EL SÍN­DRO­ME SEL­FIE

Se dis­pa­ra el nú­me­ro de jó­ve­nes que acu­de a in­yec­tar­se re­lle­nos, im­pul­sa­dos por la com­pul­sión nar­ci­sis­ta del sín­dro­me sel­fie. Su objetivo: ha­cer reali­dad una be­lle­za sexy, e im­po­si­ble, sin los fil­tros de Ins­ta­gram. ¿Es­tá la na­tu­ra­li­dad en pe­li­gro de ex­tin

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

El pa­sa­do abril, Gi­na Sh­ke­da, una de las vlog­gers de be­lle­za más po­pu­la­res de Ins­ta­gram, col­gó en su cuen­ta (de ca­si un mi­llón de se­gui­do­ras) un sel­fie sin go­ta de ma­qui­lla­je y rea­li­za­do, su­pues­ta­men­te, na­da más des­per­tar­se. La fo­to en cues­tión re­ci­bió 25 mi­llo­nes de li­kes [me gus­ta] y 200 co­men­ta­rios de­ja­ron cons­tan­cia de lo gua­pí­si­ma que es­ta­ba con la ca­ra la­va­da. Pai­ge Matt­hews, de 19 años, es­cri­bió: “Si pu­die­ra le­van­tar­me ca­da ma­ña­na es­tan­do tan pre­cio­sa co­mo Gi­na Sh­ke­da, se­ría la chi­ca más fe­liz del mun­do”. Sh­ke­da, en un arran­que de sin­ce­ri­dad, le con­tes­tó sin du­dar: “Chi­ca, lle­vo ce­jas pig­men­ta­das, ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas y bo­tox en los la­bios. En reali­dad, yo no ten­go es­ta pin­ta. Tú eres per­fec­ta”. La ho­nes­ti­dad de es­ta vlog­ger, ca­da vez me­nos ra­ra en­tre las mu­je­res que han con­ver­ti­do su pre­sen­cia di­gi­tal en un me­dio de vi­da, tie­ne im­por­tan­cia no tan­to por re­ve­lar las mo­di­fi­ca­cio­nes fa­cia­les a las que es­tas chi­cas se so­me­ten, sino por con­fir­mar que, en reali­dad, la per­so­na que sa­le en las fotos no exis­te. Que es im­po­si­ble, sean cuan­tos fue­ren los tra­ta­mien­tos y retoques que se pon­ga cual­quie­ra, obtener una be­lle­za así. En el mun­do real de tres di­men­sio­nes en cons­tan­te mo­vi­mien­to no se apli­can los fil­tros ni es po­si­ble mos­trar­se per­ma­nen­te­men­te des­de el án­gu­lo “bueno”.

Fac­cio­nes al de­ta­lle

Aún así, la afluen­cia de mu­je­res jó­ve­nes a las con­sul­tas de es­té­ti­ca en bus­ca de cier­to ideal di­gi­tal de la be­lle­za no pa­ra de cre­cer. Se­gún la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca Fa­cial y Re­cons­truc­ti­va, en­tre 2011 y 2015 se ha in­cre­men­ta­do un 41% el uso del bo­tox en clien­tes en­tre 19 y 34 años. Des­de 2000 a 2015, la So­cie­dad Es­ta­dou­ni­den­se de Ci­ru­ja­nos Plás­ti­cos ha re­gis­tra­do un in­cre­men­to del 48% en los im­plan­tes de la­bios, es­to es, 27.400 casos más. David Song, su pre­si­den­te, acha­ca es­ta cre­cien­te de­man­da en la cul­tu­ra del sel­fie: “Da­do que ve­mos imá­ge­nes de no­so­tros mis­mos ca­si cons­tan­te­men­te en los me­dios so­cia­les, so­mos mu­cho más cons­cien­tes de la apa­rien­cia de nuestros la­bios”. En Es­pa­ña, la ten­den­cia des­pe­ga len­ta pe­ro se­gu­ra: la de­man­da de tra­ta­mien­tos fa­cia­les no qui­rúr­gi­cos se ha in­cre­men­ta­do un 10% en el úl­ti­mo año, se­gún da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Plás­ti­ca Re­pa­ra­do­ra y Es­té­ti­ca (Sec­pre). Las in­yec­cio­nes de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca y áci­do hia­lu­ró­ni­co su­po­nen un 65% del to­tal de los pro­ce­di­mien­tos y son de­man­da­dos por “per­so­nas acos­tum­bra­das a cui­dar su ima­gen des­de muy jó­ve­nes”, se­gún ex­pli­ca la doc­to­ra Eva Gui­san­tes, miem­bro de Sec­pre. La doc­to­ra Ana Ji­mé­nez, ci­ru­ja­na es­té­ti­ca del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal, si­túa en un 10% el au­men­to de clien­tes jó­ve­nes que desean pro­ce­di­mien­tos de re­lleno. “Ca­da vez hay más gen­te jo­ven que se ha­ce re­lleno del la­bio o de los sur­cos na­so­ge­nia­nos, nor­mal­men­te de áci­do hia­lu­ró­ni­co, reab­sor­bi­ble en to­das sus den­si­da­des, o que blo­quean con un po­co de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca un en­tre­ce­jo que arru­gan de­ma­sia­do”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ji­mé­nez, se­cre­ta­ria de la Sec­pre. “Son mu­je­res que se ha­cen mu­chas fotos y muy de cer­ca y quie­ren me­jo­rar al de­ta­lle sus fac­cio­nes, aun­que no lo sue­len ex­pre­sar así en con­sul­ta. So­lo nos di­cen lo que quie­ren mo­di­fi­car”. Ji­mé­nez in­sis­te en una re­co­men­da­ción cen­tral a la ho­ra de in­yec­tar­se pro­duc­tos en la ca­ra: acu­dir a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta. “Te­ne­mos que huir de pe­lu­que­rías o cen­tros que no tie­nen mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas –con­fir­ma la doc­to­ra–. En reali­dad, un mé­di­co es­té­ti­co pue­de ser un mé­di­co ge­ne­ral que sim­ple­men­te ha he­cho un más­ter o un cur­so, pe­ro que no tie­ne la úni­ca es­pe­cia­li­dad re­co­no­ci­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad que es la de ci­ru­gía plás­ti­ca re­pa­ra­do­ra y es­té­ti­ca. Tam­po­co con­vie­ne fiar­se mu­cho del precio co­mo sín­to­ma de ca­li­dad: una can­ti­dad muy ba­ja pue­de ha­cer sos­pe­char, pe­ro una al­ta no ase­gu­ra que el pro­fe­sio­nal es­té usan­do el com­pues­to de re­lleno ade­cua­do. Por eso acon­se­jo re­cu­rrir siem­pre a los es­pe­cia­lis­tas”.

Pri­me­rí­si­mo plano

Lo que las jó­ve­nes bus­can al re­cu­rrir a los in­yec­ta­bles, pe­ro tam­bién pro­ce­di­mien­tos co­mo el lá­ser (pa­ra des­pig­men­tar o ilu­mi­nar la tez ), la mi­cro pig­men­ta­ción de ce­jas o los im­plan­tes de pes­ta­ñas, es aco­mo­dar el ros­tro a los pri­me­rí­si­mos pri­me­ros pla­nos que or­de­na el canon del sel­fie: el lu­gar don­de la mi­cro im­per­fec­ción se ha­ce un mun­do.

LA DE­MAN­DA DE RETOQUES FA­CIA­LES NO QUI­RÚR­GI­COS HA CRE­CI­DO EN NUES­TRO PAÍS UN 10% EN 2016.

Pa­só el tiem­po en el que el con­tou­ring y de­más téc­ni­cas del ma­qui­lla­je “hi­per­cu­brien­te” bas­ta­ban pa­ra imi­tar piel y fac­cio­nes dig­nas del me­jor fil­tro. Hoy, el ideal de be­lle­za que mar­can las her­ma­nas Jen­ner, las Ha­did y de­más rei­nas de Ins­ta­gram, re­quie­re mu­cha más in­ver­sión: pó­mu­los al­tos, ce­jas tu­pi­das, pes­ta­ñas abun­dan­tes, pár­pa­dos ter­sos y mí­ni­mos, y la­bios car­no­sos. Otra ca­ra.

El doc­tor sel­fie

El doc­tor Ti­jion Es­ho, co­no­ci­do en el Reino Uni­do co­mo “doc­tor sel­fie”, tie­ne so­lo 35 años y una clien­te­la que no su­pera los 30, EL LLA­MA­DO “DOC­TOR SEL­FIE” BRI­TÁ­NI­CO TIE­NE 35 AÑOS; SUS CLIEN­TAS NO PA­SAN DE 31. re­clu­ta­da en su red so­cial fa­vo­ri­ta: Ins­ta­gram. Su per­fil acu­mu­la más de 11.700 se­gui­do­res gra­cias a fotos de los an­tes y los des­pués de la­bios en­gro­sa­dos y na­ri­ces re­mo­de­la­das: es más rá­pi­do y ba­ra­to, y me­nos do­lo­ro­so rec­ti­fi­car un apén­di­ce na­sal con in­yec­ta­bles que con ci­ru­gía. Nin­gu­na otra con­sul­ta bri­tá­ni­ca cuen­ta con tan­to aplau­so en la red so­cial, pro­ba­ble­men­te, por­que mu­chas de sus clien­tes son mo­de­los, ac­tri­ces e in­fluen­cers que se ga­nan la vi­da en las re­des so­cia­les. Pa­ra ellas, ca­da in­yec­ción del doc­tor Es­ho es un in­ver­sión. En nues­tro en­torno, so­lo en­con­tra­mos es­te ni­vel de in­fluen­cia so­cial en al­gu­nos cen­tros de es­té­ti­ca a los que acu­den ce­le­bri­ties. A la ho­ra de va­lo­rar dón­de so­me­ter­se a las in­yec­cio­nes de to­xi­na o hia­lu­ró­ni­co, ¿hay mu­cha di­fe­ren­cia de precio en­tre una clí­ni­ca es­té­ti­ca de bue­na repu­tación y un ci­ru­jano plás­ti­co? “No, por­que en una con­sul­ta de un ci­ru­jano plás­ti­co la re­tri­bu­ción prin­ci­pal la su­po­nen las ci­ru­gías –ex­pli­ca la doc­to­ra Ji­mé­nez–. Co­bra­mos pre­cios muy si­mi­la­res a los de las clí­ni­cas, pe­ro con una ca­li­dad y un re­sul­ta­do que no es el mis­mo”. “Es cier­to que mu­chos mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas en ci­ru­gía es­té­ti­ca y re­pa­ra­do­ra te­ne­mos webs per­so­na­les, pe­ro no so­le­mos uti­li­zar téc­ni­cas de pu­bli­ci­dad agre­si­va ni di­fun­dir pre­cios que ter­mi­nan en 999 –con­ti­núa la doc­to­ra del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Madrid–. Tam­po­co con­si­de­ra­mos las re­des so­cia­les co­mo un es­pa­cio pa­ra pu­bli­ci­tar­nos. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do con esaos cen­tros de es­té­ti­ca que ex­hi­ben cier­to es­pí­ri­tu mer­can­til, por­que pue­den es­tar di­ri­gi­das por empresarios que, a ve­ces, no dis­po­nen de los me­jo­res pro­duc­tos. Ade­más, lo ha­bi­tual es que aca­ben sub­con­tra­tan­do a los mé­di­cos”. No es es­te el ca­so del bri­tá­ni­co doc­tor Ti­jion Es­ho, pues ade­más de mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en plás­ti­ca, po­see dos sú­per so­li­ci­ta­das clí­ni­cas en Londres, ca­da una

con has­ta seis me­ses de lis­ta de es­pe­ra. Su pro­ce­di­mien­to es­tre­lla es el re­lleno de la­bios, al que de­di­ca un 70% de su jor­na­da. En los úl­ti­mos tres años, la de­man­da de es­te re­to­que ha au­men­ta­do un 45% en­tre unas clien­tas que tie­nen 25 y 29 años. Tam­bién le pi­den el real­ce de pó­mu­los que per­mi­ta “acen­tuar­los sin ma­qui­lla­je” y re­lle­nos en la bar­bi­lla pa­ra “evi­tar las for­mas cua­dra­das y fe­mi­ni­zar­las”. Sus pre­cios co­mien­zan en las 465 € de un tra­ba­jo de la­bios y sus clien­tas ado­ran com­par­tir los re­sul­ta­dos. “Pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción, ha­blar de ello for­ma par­te de la ex­pe­rien­cia de sen­tir­se bien –ex­pli­ca Es­ho–. Es lo mis­mo que cuan­do fo­to­gra­fías tu pla­to en un buen res­tau­ran­te: no pue­des evi­tar la ten­ta­ción de mos­trár­se­lo a los de­más”.

Adic­tas a gus­tar

Los psi­có­lo­gos ha­blan pre­ci­sa­men­te de un pa­trón ge­ne­ra­cio­nal: los jó­ve­nes de hoy no so­lo pri­vi­le­gian la ex­pe­rien­cia de com­par­tir, sino que bus­can cier­ta sa­tis­fac­ción nar­ci­sis­ta a tra­vés de ella. Jor­di Gra­na­dos, psi­có­lo­go clí­ni­co y ex­per­to en pa­to­lo­gía dual de la clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en adic­cio­nes Cen­tre Can Ros­se­lló (Bar­ce­lo­na), co­no­ce bien los me­ca­nis­mos que se co­bi­jan tras la de­pen­den­cia de las re­des y el “sín­dro­me sel­fie”. “Es­ta ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes se vin­cu­la so­bre to­do a tra­vés de las re­des y mediante un ti­po de ex­po­si­ción so­cial que no es di­rec­ta –ex­pli­ca Gra­na­dos–. Por eso es tan im­por­tan­te la ima­gen, por­que en las ex­pe­rien­cias medidas tu úni­co va­lor vie­ne da­do por la fo­to. Tie­ne una de­pen­den­cia bru­tal de la ima­gen: las chi­cas se com­pa­ran cons­tan­te­men­te bus­can­do to­do el ra­to el re­fuer­zo po­si­ti­vo y la

PA­RA ES­TOS JÓ­VE­NES, LA CAN­TI­DAD DE LI­KES EN LAS RE­DES ES EL RASERO POR EL QUE ME­DIR­SE.

acep­ta­ción que sig­ni­fi­can los li­kes. El nar­ci­sis­mo se fa­vo­re­ce des­de el mo­men­to en que es­ta­mos to­do el ra­to cons­ta­tan­do y co­men­tan­do la ca­ra de los de­más”. Un fac­tor tras­cen­den­tal a la ho­ra de en­ten­der por­qué las jó­ve­nes ne­ce­si­tan lu­cir es­te ti­po de be­lle­za fo­to­gé­ni­ca tie­ne que ver con la im­por­tan­cia que ha co­bra­do el fac­tor po­pu­la­ri­dad. Me­dir la ca­li­dad de una mar­ca o un pro­duc­to por la can­ti­dad de ami­gos y li­kes que tie­ne es al­go ya tan au­to­má­ti­co que los jó­ve­nes lo asu­men co­mo el rasero por el que me­dir­se a sí mis­mos. “Es­tá cons­tan­te­men­te en te­le­vi­sión y se tras­la­da en los ví­deos que ven y en las can­cio­nes que es­cu­chan. Los pa­tro­nes y ro­les que se es­ta­ble­cen pa­ra ellos tie­nen ca­si siem­pre co­mo objetivo la po­pu­la­ri­dad y, gra­cias a ella, el éxi­to rá­pi­do”, con­ti­núa Gra­na­dos. Pe­ro pa­ra con­se­guir ser “po­pu­lar” en las re­des hay que ju­gar a su jue­go: el de una exa­ge­ra­da fe­mi­ni­dad hi­per­sexy y cló­ni­ca que, no po­cas ve­ces, ro­za con el uni­ver­so pa­ró­di­co de las drag queens.“las chi­cas per­si­guen mo­de­los di­rec­ta­men­te es­té­ti­cos que no trans­por­tan nin­gún otro va­lor que no sea el de la be­lle­za”, abun­da el psi­quia­tra. Ellas en­tien­den que es eso lo que les de­man­da la so­cie­dad y lo que les de­man­dan los chi­cos. De he­cho, las que no en­tran en es­te jue­go son con­si­de­ra­das ra­ri­tas y se arries­gan a ser des­pla­za­das o aco­sa­das. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en es­te con­tex­to son las chi­cas que tie­nen una au­to­es­ti­ma más tra­ba­ja­da –que lle­nan su vi­da con ele­men­tos que les ge­ne­ran bie­nes­tar y no ne­ce­si­tan el cons­tan­te re­fuer­zo po­si­ti­vo de las re­des– las que son vis­tas co­mo ex­tra­ñas.

¿Mu­je­res nor­ma­les?

Exis­te aún otro co­le­ta­zo de es­te fe­nó­meno –que via­ja del im­pe­rio del sel­fie al res­to de las mor­ta­les–, que no co­rre es­ta ca­rre­ra en pos de una be­lle­za con­ge­la­da en la pan­ta­lla. Lo ex­pli­ca en Per­fect Me, su pró­xi­mo li­bro, Heat­her Wid­dows, pro­fe­so­ra de Éti­ca en la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham (Reino Uni­do). Wid­dows ha de­tec­ta­do có­mo, a pe­sar de que exis­te una ma­yor vi­si­bi­li­dad de las “mu­je­res nor­ma­les”, en reali­dad no se ha pro­du­ci­do un en­san­cha­mien­to de los idea­les de be­lle­za. Al con­tra­rio: lo que ha su­ce­di­do es que, de­bi­do a que ca­da vez más per­so­nas ac­ce­den a es­tos pro­ce­di­mien­tos es­té­ti­cos, ha cam­bia­do la idea de lo que has­ta es­te mo­men­to se ha con­si­de­ra­do “nor­mal”. “Lo que aho­ra ve­mos es una pre­sión ca­da vez ma­yor pa­ra te­ner un aspecto que es­tá le­jos de lo que ha­ce na­da con­si­de­rá­ba­mos nor­mal”, ase­gu­ra la ex­per­ta. Es de­cir, la na­tu­ra­li­dad en los ras­gos se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción. Y pa­ra las jó­ve­nes mi­llen­nial, si no te has li­bra­do de ella no es por­que no quie­res, sino por­que no pue­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.