Jen­ni­fer Law­ren­ce

“ENA­MO­RAR­SE Y QUE­RER A AL­GUIEN DA MU­CHO MIE­DO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

En la ca­lle, cua­tro o cin­co pa­pa­raz­zi se co­lo­can es­tra­té­gi­ca­men­te en las in­me­dia­cio­nes del ho­tel de lu­jo. Han re­ci­bi­do el chi­va­ta­zo: Jen­ni­fer Law­ren­ce es­tá en Lon­dres y sus fotos se pa­gan a pre­cio de oro. Cuan­do por fin se abre la puer­ta de la sui­te, pri­me­ro en­tra su guar­daes­pal­das, pin­ga­ni­llo en la ore­ja. Se­gu­ri­dad fé­rrea y om­ni­pre­sen­cia de la pren­sa, esa es la realidad co­ti­dia­na de la ac­triz más fa­mo­sa del pla­ne­ta. Law­ren­ce lle­ga a Lon­dres pro­ce­den­te de Ve­ne­cia, don­de ha presentado su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. “Ob­via­men­te, es­toy muy des­can­sa­da”, di­ce rién­do­se y de­jan­do cla­ro que la fies­ta pos­te­rior al es­treno se alar­gó más de la cuen­ta. Pe­ro si ha dor­mi­do po­co, no se le no­ta. Es­tá per­fec­ta. Con una so­fis­ti­ca­da y va­po­ro­sa blu­sa ne­gra ador­na­da por va­rios col­gan­tes, la me­le­na ru­bia suel­ta y li­ge­ra­men­te on­du­la­da y un ma­qui­lla­je tan na­tu­ral que re­sul­ta ca­si im­per­cep­ti­ble, la ac­triz y em­ba­ja­do­ra de Dior pa­re­ce lle­gar de un día de com­pras y spa. “Ayer la vi con pú­bli­co por pri­me­ra vez. Me pa­sé to­da la pe­lí­cu­la ta­pán­do­me los ojos. Sa­bía lo que iba a pa­sar y aun así… ¡es­ta­ba ate­rro­ri­za­da! Es una ex­pe­rien­cia muy vis­ce­ral”. Ha­bla Ha al­can­za­do la ci­ma en tiem­po ré­cord y, de pa­so, ha cam­bia­do las re­glas de Holly­wood. A sus 27 años, es la ac­triz más co­ti­za­da, gra­cias a su ex­plo­si­va mez­cla de ta­len­to, in­te­li­gen­cia, in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca y be­lle­za. Siem­pre en bus­ca de desafíos, pro­ta­go­ni­za Ma­dre!, la pe­lí­cu­la más es­pe­ra­da (e in­quie­tan­te) del año. Por Ixo­ne D. Lan­da­lu­ce / Fotos: S. Ko­ma­rovs­ki de Ma­dre!, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. Y tie­ne ra­zón. La cin­ta de Da­rren Aro­nofsky es to­da una ex­pe­rien­cia. Pe­ro, ¿de qué va? Es di­fí­cil de ex­pli­car. O, me­jor di­cho, im­po­si­ble. Hay que ver­la. Y no es fá­cil. To­do em­pie­za (y ter­mi­na) en una ca­sa, con dos per­so­na­jes, una pa­re­ja in­ter­pre­ta­da por Law­ren­ce y Ja­vier Bar­dem. “Tra­ba­jar con Ja­vier fue ma­ra­vi­llo­so. Es un ac­tor in­creí­ble. To­do lo que ha­ce es real”, di­ce so­bre el ma­dri­le­ño. Ma­dre! es una pe­lí­cu­la in­quie­tan­te y su­rrea­lis­ta, a ra­tos fas­ci­nan­te e hip­nó­ti­ca; a ra­tos, des­agra­da­ble y claus­tro­fó­bi­ca. Por eso, par­te de la crítica la ha ma­sa­cra­do sin pie­dad (re­ci­bió abu­cheos en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia) mien­tras otros la han ca­li­fi­ca­do de “obra maes­tra”. “Es el ti­po de pe­lí­cu­la que odias o amas. No de­ja a na­die in­di­fe­ren­te. Tie­ne un mi­llón de as­pec­tos di­fe­ren­tes con los que la gen­te se iden­ti­fi­ca­rá, se asus­ta­rá, se in­tri­ga­rá… Amar a al­guien da mu­cho mie­do, ena­mo­rar­se da mie­do, mos­trar­se vul­ne­ra­ble es ate­rra­dor; pe­ro no per­mi­tir­te a ti mis­mo ser­lo, tam­bién es te­rro­rí­fi­co”, ex­pli­ca críp­ti­ca­men­te la ac­triz. An­tes de ro­dar, ella y Bar­dem en­sa­ya­ron du­ran­te tres me­ses en un al­ma­cén de Brooklyn. Pe­ro, pe­se a la pre­pa­ra­ción,

la in­ten­si­dad y el dra­ma­tis­mo del guion ter­mi­na­ron pa­sán­do­le fac­tu­ra. “Hu­bo un mo­men­to que me su­peró. Te­nía que in­ter­pre­tar una si­tua­ción muy os­cu­ra que no le de­seo a na­die… Em­pe­zó a afec­tar­me días an­tes de ro­dar la es­ce­na. Y en la pri­me­ra to­ma, me des­ma­yé. Em­pe­cé a hi­per­ven­ti­lar y me le­sio­né el dia­frag­ma. Nun­ca he te­ni­do que lle­gar tan le­jos y no creo que quie­ra vol­ver a ha­cer­lo. Si al­gu­na vez vuel­vo a leer al­go así en un guion, di­ré: “No, gra­cias”, ex­pli­ca. El equi­po de la pe­lí­cu­la pre­pa­ró un es­pa­cio pa­ra que pu­die­ra relajarse y des­co­nec­tar. Su “lu­gar fe­liz”, de­co­ra­do con fotos de las Kar­das­hian (Jen­ni­fer es fan) y una te­le­vi­sión don­de los epi­so­dios de su reality se re­pro­du­cían en bu­cle. “Nun­ca lle­gué a uti­li­zar­lo. Ter­mi­né con el mé­di­co y una mas­ca­ri­lla de oxí­geno en la na­riz –di­ce rién­do­se–. Lue­go, te vas a ca­sa, te po­nes tu ro­pa y eso te ayu­da a ate­rri­zar. Me da un po­co de ver­güen­za… Siem­pre se me ha da­do bien des­co­nec­tar des­pués de ro­dar. Es­te era un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do pa­ra mí”.

Tras los pa­sos de Meryl

Jen­ni­fer no es, pre­ci­sa­men­te, una ac­triz del mé­to­do. Al con­tra­rio. Nun­ca ha re­ci­bi­do una cla­se de in­ter­pre­ta­ción. Cre­ció en Ken­tucky y odia­ba ir al co­le­gio, don­de so­lo des­ta­có por ser la alum­na más ha­bla­do­ra de su cla­se. Un fo­tó­gra­fo la des­cu­brió en Nue­va York cuan­do te­nía 14 años, una co­sa lle­vó a la otra y con 20 años pro­ta­go­ni­zó la pe­lí­cu­la in­die Win­ter’s bone y re­ci­bió su pri­me­ra no­mi­na­ción al Os­car. El su­yo es un ca­so prác­ti­ca­men­te iné­di­to. A sus 27 años, ha re­ci­bi­do cua­tro no­mi­na­cio­nes al Os­car, es pro­pie­ta­ria de una es­ta­tui­lla (por El la­do bueno de las co­sas) y ya fi­gu­ra en­tre las fa­vo­ri­tas de las qui­nie­las más ma­dru­ga­do­ras por su tra­ba­jo en Ma­dre!. Por po­ner sus lo­gros en pers­pec­ti­va, un da­to: Meryl Streep, que os­ten­ta el ré­cord de 20 can­di­da­tu­ras al Os­car, no ha­bía re­ci­bi­do nin­gu­na no­mi­na­ción a la mis­ma edad. Pe­ro los premios son lo de me­nos. Ella no es so­lo la es­tre­lla más im­por­tan­te del mo­men­to, se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno que ame­na­za con di­na­mi­tar (si no lo ha he­cho ya) las re­glas del jue­go de Holly­wood. Pa­ra em­pe­zar, ha de­mos­tra­do que se pue­de ser es­tre­lla del ci­ne de pa­lo­mi­tas y mu­sa in­die, arra­sar en la ta­qui­lla, co­lec­cio­nar premios y se­du­cir has­ta al crí­ti­co más des­pia­da­do. De pa­so, ha de­ja­do cla­ro que las pe­lí­cu­las con pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na tam­bién lle­nan los ci­nes: la sa­ga de Los jue­gos del ham­bre re­cau­dó más de 2.300 mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do. Y ha­ce dos años ter­mi­nó con el ta­bú so­bre la de­sigual­dad sa­la­rial en Holly­wood pu­bli­can­do una en­cen­di­da car­ta en la news­let­ter de su ami­ga, Le­na Dun­ham. Aho­ra, es una de las ac­tri­ces me­jor pa­ga­das (24 mi­llo­nes de dó­la­res en 2016, se­gún For­bes) y ha apren­di­do a pe­lear sin com­ple­jos en los des­pa­chos, aun­que ese no era su ob­je­ti­vo: “Nun­ca qui­se que aque­lla car­ta so­na­ra a que­ja... Se tra­ta de lo que es jus­to y lo que no lo es. To­da­vía hay un 21% de di­fe­ren­cia sa­la­rial en mu­chos sec­to­res pro­fe­sio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos, no se tra­ta úni­ca­men­te de Holly­wood”, di­ce en tono reivin­di­ca­ti­vo. Sin em­bar­go, ta­len­to, in­te­li­gen­cia y activismo apar­te, el in­gre­dien­te se­cre­to de su éxi­to siem­pre ha si­do su re­fres­can­te per­so­na­li­dad. Tan ho­nes­ta que a ve­ces re­sul­ta po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta, no tie­ne fil­tro en las en­tre­vis­tas: lo mis­mo suel­ta un ta­co que cuen­ta una anéc­do­ta es­ca­to­ló­gi­ca o com­par­te una in­ti­mi­dad. Se ha cons­trui­do una ima­gen de es­tre­lla de­sen­fa­da, di­ver­ti­da, es­pon­tá­nea y agu­da, que no se to­ma de­ma­sia­do en se­rio a sí mis­ma. Al­guien con la que a to­do el mun­do le gus­ta­ría ir­se de mar­cha. No es una po­se, pe­ro en es­ta oca­sión pa­re­ce más apa­ci­gua­da. Ha­bla con otra tem­plan­za, mi­de más sus pa­la­bras, evi­ta ti­tu­la­res in­de­sea­dos, sa­be has­ta dón­de pue­de con­tar y cuán­do me­re­ce la pe­na ca­llar­se. Ha desa­rro­lla­do un ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia me­diá­ti­ca. Tam­bién es que se acer­ca a la trein­te­na…

“NUN­CA HE TE­NI­DO QUE LLE­GAR TAN LE­JOS EN UNA PE­LÍ­CU­LA Y NO CREO QUE VUEL­VA A HA­CER­LO”.

“ME GUS­TAN LOS DESAFÍOS. SI LEO UN GUION Y ES AL­GO QUE YA HE HE­CHO, NO ME IN­TERE­SA”.

Jen­ni­fer ha atra­ve­sa­do va­rias fa­ses en su com­pli­ca­da re­la­ción con la fa­ma. Al prin­ci­pio, la di­ges­tión fue pe­sa­da: te­nía 22 años y lle­gó a de­cir que su vi­da per­so­nal “es­ta­ba arrui­na­da”. Se sen­tía ex­clui­da del mun­do y ha re­co­no­ci­do que se pa­só va­rios años “en­fa­da­da”. Le cos­tó cua­tro años más en­ten­der (y re­sig­nar­se) a los pea­jes de la ce­le­bri­dad, el aco­so de los pa­pa­raz­zi, las in­tro­mi­sio­nes… Pe­ro, en el pro­ce­so, apren­dió a de­fen­der­se. Cuan­do en 2014 un hac­ker ro­bó y dis­tri­bu­yó fotos pri­va­das en las que apa­re­cía des­nu­da, ta­chó el in­ci­den­te de “cri­men se­xual”. ¿Ser fa­mo­so es co­mo es­tar en una pe­lí­cu­la de te­rror? Se ríe. “No… No lo es. Me en­can­ta mi tra­ba­jo y mis fans, pe­ro me­rez­co dis­fru­tar de cier­tos lí­mi­tes por­que tam­bién soy hu­ma­na. A na­die le gus­ta que se vio­le su es­pa­cio per­so­nal”, ex­pli­ca.

Sin co­men­ta­rios

Des­pués de eso, no es fá­cil to­car el te­ma, pe­ro es el gran ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción y hay que in­ten­tar­lo. Law­ren­ce y el di­rec­tor de Ma­dre!, Da­rren Aro­nofsky, son pa­re­ja des­de ha­ce un año. “Es­ta­mos tra­tan­do de que so­lo se ha­ble de la pe­lí­cu­la. Des­pués de to­do el tra­ba­jo que he­mos he­cho, se­ría una pe­na que la bri­llan­te idea de Da­rren que­da­ra eclip­sa­da o di­lui­da por una ton­te­ría… Así que, des­afor­tu­na­da­men­te, ten­go que de­cir: no com­ment. Sim­ple­men­te por­que si di­go al­go, se con­ver­ti­ría en el ti­tu­lar de es­ta en­tre­vis­ta”, di­ce con se­re­ni­dad y de­mos­tran­do que es­tá su­bli­man­do el ar­te de en­fren­tar­se a la pren­sa y sa­lir vic­to­rio­sa. Pe­ro su gue­rra es otra. A la ac­triz le apa­sio­na lo que ha­ce. “Me gus­tan los desafíos. Si leo un guion fan­tás­ti­co, pe­ro es al­go que ya he he­cho y sé que pue­do re­pe­tir­lo con los ojos ce­rra­dos, de­ja de in­tere­sar­me”, ex­pli­ca so­bre su mé­to­do pa­ra es­co­ger per­so­na­jes. Su agen­da in­me­dia­ta es­tá lle­na de re­tos: se­rá una bai­la­ri­na me­ti­da a espía en Red Spa­rrow; da­rá vi­da a la em­pren­de­do­ra de Si­li­con Va­lley Eli­za­beth Hol­mes, en Bad blood; y es­tá pre­pa­ran­do un bio­pic so­bre la icó­ni­ca no­ve­lis­ta y so­cia­li­té Zel­da Fitz­ge­rald que di­ri­gi­rá Ron Ho­ward. Pe­ro hay más: Spiel­berg cuen­ta con ella pa­ra po­ner­se en la piel de la fo­tó­gra­fa de gue­rra Lyn­sey Ad­da­rio y en ju­nio los pa­pa­raz­zi la “ca­za­ron” en una reu­nión con Quen­tin Ta­ran­tino, que pre­pa­ra una pe­lí­cu­la so­bre los ase­si­na­tos de la fa­mi­lia Man­son. Mu­chos de es­tos pro­yec­tos con­si­guen fi­nan­cia­ción cuan­do ella es­tam­pa su fir­ma. ¿De­ma­sia­da res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra al­guien tan jo­ven? “Es una pre­sión ma­ra­vi­llo­sa. Sig­ni­fi­ca que, si un pro­yec­to me apa­sio­na, pue­do ha­cer que ocu­rra, pe­ro a la vez da bas­tan­te mie­do. Pien­sas: ‘To­da es­ta gen­te… ¿Real­men­te creen en el guion o me es­tá si­guien­do a mí? ¿Qué pa­sa si me equi­vo­co?”. Lo úni­co que no se le da bien es es­tar de­socu­pa­da. Por eso, en­ca­de­na un ro­da­je con otro. Tam­bién se tra­ta de una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca: es­tá ex­pri­mien­do al má­xi­mo su mo­men­to. No du­ra­rá pa­ra siem­pre. A no ser que tam­bién con­si­ga rom­per la úl­ti­ma re­gla del jue­go en Holly­wood: la di­cho­sa fe­cha de ca­du­ci­dad de sus es­tre­llas. Si al­guien pue­de, es ella.

Jen­ni­fer Law­ren­ce y el di­rec­tor Da­rren Aro­nofksy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.