MI FA­MI­LIA, MI GUE­RRA

He­ren­cias in­jus­tas, cu­ña­dos in­so­por­ta­bles, trai­cio­nes, ce­los in­me­mo­ria­les, re­pro­ches que caen co­mo la fa­mo­sa go­ta que col­ma el va­so... Y des­pués, ¿qué? ¿Me­re­ce la pe­na se­guir en gue­rra? Por Ana San­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Inés y Be­go­ña son her­ma­nas. O ca­si ha­bría que de­cir que lo eran, por­que des­de ha­ce una dé­ca­da se com­por­tan co­mo dos per­fec­tas des­co­no­ci­das. Am­bas ron­dan los 40 y siem­pre se lle­va­ron bien, has­ta que su ma­dre fa­lle­ció e Inés sa­lió fa­vo­re­ci­da en el testamento por ha­ber cui­da­do de ella en sus úl­ti­mos años. In­dig­na­ción, pe­leas, dis­tan­cia­mien­to y, fi­nal­men­te, el más ab­so­lu­to si­len­cio se ins­ta­ló en­tre ellas. Y su ca­so no es tan inusual: son mu­chos los fa­mi­lia­res y ami­gos que de­ci­den cor­tar por lo sano los la­zos que los unen y no dan nin­gún pa­so pa­ra re­con­ci­liar­se. ¿Cuál sue­le ser el ori­gen de es­tos con­flic­tos que se en­quis­tan en el tiem­po? “Hay dos te­mas re­cu­rren­tes: to­do lo re­la­cio­na­do con el amor, co­mo nue­vas pa­re­jas, di­vor­cios, etc., y con el di­ne­ro, he­ren­cias, prés­ta­mos, deu­das… –afir­ma Eva Pe­rea, coach y me­dia­do­ra fa­mi­liar–. Pe­ro, nor­mal­men­te, no es un gran pro­ble­ma el cau­san­te de un dis­tan­cia­mien­to, sino la su­ma de con­flic­tos pre­vios no re­suel­tos que, lle­ga­do un mo­men­to, por una si­tua­ción que pue­de ser in­sig­ni­fi­can­te o gra­ve, sa­len a la luz y pro­vo­can la rup­tu­ra. Di­ga­mos, que es la go­ta que col­ma el va­so. Por­que si dos per­so­nas se lle­van real­men­te bien es di­fí­cil que no se den una se­gun­da opor­tu­ni­dad y su­peren sus di­fe­ren­cias”.

Del re­pro­che al adiós

¿Quién no se ima­gi­na una ce­na en la que unos ami­gos de to­da la vi­da em­pie­zan ha­blan­do de fút­bol y aca­ban echán­do­se en ca­ra cuen­tas pen­dien­tes des­de el si­glo pa­sa­do? La psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ra­mí­rez re­su­me los mo­ti­vos en una pa­la­bra: de­cep­ción. “El mo­ti­vo prin­ci­pal de una rup­tu­ra es sen­tir­se de­sen­ga­ña­do por­que esa per­so­na no cum­ple tus ex­pec­ta­ti­vas. Bien por­que no te de­ja di­ne­ro, no te ha­ce el su­fi­cien­te ca­so, no te va­lo­ra… Y el gra­do de de­cep­ción de­pen­de mu­cho de tu es­ca­la de va­lo­res. Si lo que ha­ce la otra per­so­na ata­ca di­rec­ta­men­te lo que pa­ra ti es muy im­por­tan­te, va a ser mu­cho más di­fí­cil la re­con­ci­lia­ción. Por ejem­plo, hay hi­jos que son tre­men­da­men­te egoís­tas y creen que ese amor in­con­di­cio­nal de los pa­dres im­pli­ca que re­nun­cien a to­do. Quie­ren que les den di­ne­ro, que cui­den de sus nie­tos, que les apo­yen siem­pre… Y si no lo ha­cen pien­san que les es­tán fa­llan­do cuan­do, en realidad, se tra­ta de ex­pec­ta­ti­vas equi­vo­ca­das”. La es­ca­sa fle­xi­bi­li­dad an­te los cam­bios tam­bién jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te. “To­dos evo­lu­cio­na­mos a lo lar­go de nues­tra vi­da, no so­mos se­res li­nea­les y, a ve­ces, cues­ta acep­tar­lo –ex­pli­ca Pe­rea–. La per­so­na cam­bia en sus prin­ci­pios, sus cos­tum­bres, su ma­ne­ra de ver la vi­da o su for­ma de ha­blar­nos; per­ci­bi­mos que ya no es la que era y apa­re­cen las fric­cio­nes: “Tú an­tes no te com­por­ta­bas así con­mi­go”, “no te to­ma­bas tan en se­rio ese te­ma…”. Co­mien­za a ha­ber una no acep­ta­ción de la per­so­na en que se es­tá con­vir­tien­do mi ami­ga, mi pa­dre o mi her­mano y las re­cri­mi­na­cio­nes desem­bo­can en rup­tu­ra. Por eso la apa­ri­ción de per­so­nas nue­vas en un gru­po, co­mo un yerno o una no­via, pue­de ser con­flic­ti­vo. Idea­li­za­mos las re­la­cio­nes pa­ra siem­pre, co­mo la de los ami­gos del co­le­gio, pe­ro pa­ra que fun­cio­nen te­ne­mos que es­tar muy abier­tos al cam­bio”. Vo­ces es­con­di­das. Rup­tu­ras fa­mi­lia­res en la épo­ca adul­ta, un es­tu­dio rea­li­za­do en 2015 por la

Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y la ONG Stand Alo­ne, re­co­ge los mo­ti­vos de 800 per­so­nas que de­ja­ron de re­la­cio­nar­se con al­gún fa­mi­liar. Y los más fre­cuen­tes, tan­to en­tre pa­dres e hi­jos co­mo en­tre her­ma­nos, son abu­so emo­cio­nal, de­sigual­da­des en los ro­les fa­mi­lia­res, di­fe­ren­cias de per­so­na­li­dad, des­aten­ción, en­fer­me­dad y un even­to trau­má­ti­co. Ade­más, los hi­jos va­ro­nes des­ta­can cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca (25%) co­mo el de­to­nan­te del ale­ja­mien­to. Y si des­cri­bi­mos una rup­tu­ra ti­po, en la ma­yo­ría de los ca­sos son los pro­ge­ni­to­res los que ini­cian el dis­tan­cia­mien­to, los hi­jos es­tán en la trein­te­na y se pro­du­ce en fe­chas se­ña­la­das co­mo Na­vi­dad o ce­le­bra­cio­nes im­por­tan­tes. Otro da­to in­tere­san­te: los her­ma­nos alu­den co­mo des­en­ca­de­nan­te, en un 34% de los ca­sos, al fa­vo­ri­tis­mo de los pa­dres. Un da­to: se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad de Oa­kland (EE.UU.) en­tre el 66% y el 75% de las ma­dres tie­ne un hi­jo pre­fe­ri­do. Y eso tam­bién su­ce­de con los pa­dres, lo que ge­ne­ra una ri­va­li­dad que pue­de te­ner con­se­cuen­cias desas­tro­sas. “Prác­ti­ca­men­te to­dos nues­tros pro­ble­mas tie­nen su ori­gen en la in­fan­cia –apun­ta la me­dia­do­ra fa­mi­liar–. Y to­dos asu­mi­mos un rol en el gru­po, co­mo hi­jo y co­mo her­mano, y en oca­sio­nes lle­gas a la ma­du­rez y ese rol que te han asig­na­do te des­agra­da. Tú no quie­res se­guir sien­do el que lo ha­ce to­do bien, el irres­pon­sa­ble, el triun­fa­dor o el so­ber­bio. O crees que a tus her­ma­nos les han fa­vo­re­ci­do y ese sen­ti­mien­to, que es­ta­ba arrin­co­na­do, de re­pen­te es­ta­lla. Y ade­más siem­pre pla­nea la du­da de que si tu her­mano fue­ra una per­so­na a la que co­no­cie­ras en la ca­lle tal vez no te gus­ta­ría y no man­ten­drías nin­gu­na re­la­ción. Pe­ro lo quie­res por­que es san­gre de tu san­gre, co­mo si fue­ra una obli­ga­ción. A la fa­mi­lia no la eli­ges, es un gru­po que tie­ne que ir cons­tru­yen­do unos víncu­los emo­cio­na­les, y no es fá­cil”.

El 75% de las ma­dres tie­ne un hi­jo fa­vo­ri­to, y eso ge­ne­ra una ri­va­li­dad desas­tro­sa.

La trai­ción de un ami­go

Pre­ci­sa­men­te, es­ta es una de las cla­ves pa­ra que la rup­tu­ra con un buen ami­go sea tan trau­má­ti­ca: co­mo tú lo es­co­ges, na­die te lo im­po­ne y no se to­le­ra la trai­ción. “El círcu­lo de ami­gos, al igual que la pa­re­ja y la fa­mi­lia, se en­cuen­tra en el gru­po primario del in­di­vi­duo, que es el más du­ra­de­ro y el que más afec­to nos pro­por­cio­na. For­ma par­te del pro­ce­so de so­cia­li­za­ción y sin él es im­po­si­ble desa­rro­llar

la per­so­na­li­dad –ex­pli­ca el so­ció­lo­go San­tia­go Pa­di­lla–. Por tan­to, al per­der un ami­go po­de­mos lle­gar a su­frir tan­to co­mo con una se­pa­ra­ción amo­ro­sa o el ale­ja­mien­to de un fa­mi­liar”. Y en es­te pun­to, Eva Pe­rea ha­ce una dis­tin­ción de gé­ne­ro: “Los ami­gos sue­len dis­tan­ciar­se por las pa­re­jas, cam­bios en el es­ti­lo de vi­da o asun­tos eco­nó­mi­cos, mien­tras que en­tre ami­gas la pér­di­da de con­fian­za o una des­leal­tad es lo más di­fí­cil de per­do­nar. Es al­go más emo­cio­nal. Las mu­je­res tien­den a con­tar in­ti­mi­da­des y no so­por­tan que las trai­cio­nen”.

¿Dis­tan­cias in­sal­va­bles?

Que le­van­te la mano quien no se ha­ya pe­lea­do en al­gu­na oca­sión con un ami­go o un fa­mi­liar. In­clu­so que le ha­ya evi­ta­do por tie­rra, mar y ai­re du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da has­ta que los áni­mos vuel­ven a su cau­ce. Pe­ro a ve­ces el con­flic­to va más allá, “se ha­ce bo­la” y las dis­tan­cias se tor­nan in­sal­va­bles. “Bá­si­ca­men­te, de­pen­de de tres va­ria­bles: lo ren­co­ro­sa que sea una per­so­na, por­que hay quien no le cues­ta na­da pe­dir per­dón pe­ro es in­ca­paz de per­do­nar y vi­ce­ver­sa; la can­ti­dad de ve­ces que el otro te ha­ya de­silu­sio­na­do, por­que es pro­ba­ble que no sea la pri­me­ra; y si aque­llo en lo que te de­cep­cio­na es es­pe­cial­men­te gra­ve pa­ra ti”, ar­gu­men­ta la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ra­mí­rez. “El ego y el or­gu­llo es de­ter­mi­nan­te. Y lo que más cues­ta es dar el pri­mer pa­so por­que to­mar la ini­cia­ti­va pue­de per­ci­bir­se co­mo un sín­to­ma de de­bi­li­dad –aña­de la me­dia­do­ra Eva Pe­rea–. Tam­bién es pro­ba­ble que ese en­fa­do no sea más que la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción de al­go que ya se “La ma­yo­ría de las per­so­nas que no se re­la­cio­na con sus pa­dres o her­ma­nos lo ocul­ta. Es­tá es­ta­ble­ci­do que a tu fa­mi­lia tie­nes que que­rer­la. La sociedad tien­de a se­ña­lar­te con el de­do por no ser fiel al clan y te exi­ge que jus­ti­fi­ques por qué has to­ma­do la de­ci­sión de dis­tan­ciar­te. Pe­ro lo cier­to es que ca­si to­dos te­ne­mos co­sas que re­cri­mi­nar a nues­tros fa­mi­lia­res que, en al­gu­nos ca­sos, pro­vo­can una drás­ti­ca rup­tu­ra”, afir­ma la coach y me­dia­do­ra Eva Pe­rea. “Con al­go de pe­sar y de ali­vio os anun­cio que re­nun­cio a Oa­sis. La gen­te es­cri­bi­rá y di­rá lo que quie­ra, pe­ro sim­ple­men­te no po­día con­ti­nuar tra­ba­jan­do con Liam un so­lo día más”. Con es­tas pa­la­bras Noel Ga­llag­her dio a co­no­cer una rup­tu­ra con su her­mano que ya du­ra ocho años. Una se­pa­ra­ción que ni si­quie­ra se dio una tre­gua en el re­cien­te con­cier­to ce­le­bra­do a be­ne­fi­cio de las víc­ti­mas del aten­ta­do de Man­ches­ter. Pa­re­ci­dos mo­ti­vos han he­cho que los her­ma­nos Jo­sé Ma­ría y Na­cho Cano tam­po­co se di­ri­jan la pa­la­bra des­de ha­ce lus­tros. Arant­xa Sán­chez Vicario cor­tó to­do víncu­lo fa­mi­liar tras ca­sar­se con un yerno no desea­do y acu­sar a sus pa­dres de ha­ber­se apro­pia­do del di­ne­ro que ga­nó du­ran­te sus años co­mo te­nis­ta. Cues­tio­nes sen­ti­men­ta­les y eco­nó­mi­cos tam­bién es­tán de­trás de la frá­gil re­la­ción que man­tie­nen Car­men Thys­sen y su hi­jo Bor­ja. Nue­ve años es­tu­vie­ron sin ha­blar­se Jon Voight y An­ge­li­na Jo­lie por unas de­cla­ra­cio­nes en las que él po­nía en du­da la es­ta­bi­li­dad men­tal de su hi­ja. Y la ac­triz Jen­ni­fer Anis­ton so­lo con­si­guió re­con­ci­liar­se con su pro­ge­ni­to­ra, tras una vi­da re­ple­ta de en­fren­ta­mien­tos, po­co an­tes de que fa­lle­cie­ra. “Era muy crítica con­mi­go. Era una mu­jer des­lum­bran­te, pe­ro yo no, y creo que to­da­vía hoy no ten­go esa luz que ella bus­ca­ba en mí”, re­co­no­cía con tris­te­za la ac­triz.

Lo que más cues­ta es dar el pri­mer pa­so y su­pe­rar el or­gu­llo:

al­gu­nos lo ven co­mo una de­bi­li­dad.

que­ría ha­cer des­de ha­ce tiem­po. Es de­cir, te pe­leas por­que el otro te de­be una botella de agua pe­ro la realidad es que es­ta­bas desean­do ale­jar­te de él des­de ha­ce 20 años y has en­con­tra­do una ex­cu­sa. Y no le pi­des per­dón por­que no lo per­ci­bes co­mo una ton­te­ría, sino co­mo el re­sul­ta­do de car­gar con una mo­chi­la lle­na de re­pro­ches”. Vi­vir ene­mis­ta­do no es fá­cil. De­jar de ha­blar­te con tu ma­dre o tu me­jor ami­go aca­rrea más con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de las que pen­sa­mos. De he­cho, es al­go de lo que no nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos y tra­ta­mos de ocul­tar. Pe­ro tam­bién un sen­ti­mien­to que, al fi­nal, se con­vier­te en el me­jor es­tí­mu­lo pa­ra fir­mar la paz. “Ade­más de es­tar in­mer­sos en un con­flic­to, se pier­de lo que esa per­so­na apor­ta­ba a tu vi­da y se rom­pe la ima­gen idea­li­za­da, y equi­vo­ca­da, que te­ne­mos de las re­la­cio­nes. Y cuan­do las com­pa­ra­mos con otras que son bue­nas nos ha­cen sen­tir muy mal”, afir­ma Pa­tri­cia Ra­mí­rez. “En un prin­ci­pio, una rup­tu­ra pue­de ser li­be­ra­do­ra: te pue­des ale­jar de esa per­so­na con un mo­ti­vo jus­ti­fi­ca­do. Pe­ro con el pa­so del tiem­po, quie­ras o no, apa­re­cen los re­cuer­dos po­si­ti­vos que en­fa­ti­zan la ne­ce­si­dad de reha­cer el víncu­lo. Por­que re­cha­zar­lo es co­mo re­cha­zar­te a ti mis­mo. Es cier­to que hay quien dis­fru­ta con esa si­tua­ción, pe­ro a la ma­yo­ría le ge­ne­ra un es­ta­do de tris­te­za, preo­cu­pa­ción e in­sa­tis­fac­ción cons­tan­tes”, aña­de Pe­rea.

Al prin­ci­pio, la rup­tu­ra es li­be­ra­do­ra; pe­ro vi­vir ene­mis­ta­do no es fá­cil.

ARANT­XA SÁN­CHEZ VICARIO EN­TRE SUS PA­DRES

BOR­JA THYS­SEN Y CAR­MEN CER­VE­RA

LOS HER­MA­NOS GA­LLAG­HER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.