Un cán­cer de ca­da dos es­tá vin­cu­la­do a los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios

La for­ma de co­mer es fun­da­men­tal pa­ra nues­tra sa­lud, pe­ro tam­bién es res­pon­sa­ble de nues­tras en­fer­me­da­des. Es­te oncólogo y ci­ru­jano fran­cés desafía con sus teo­rías a los lobbys de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y agroa­li­men­ta­ria. Por Mar­co Ló­pez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - HENRY JOYEUX

De­trás de su apa­rien­cia jo­vial y cor­tés, el doc­tor Hen­ri Joyeux es­con­de una per­so­na­li­dad con­tro­ver­ti­da y au­daz, com­pro­me­ti­da con el mun­do de la me­di­ci­na y la ali­men­ta­ción. Oncólogo, ci­ru­jano y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na de Mont­pe­llier, se hi­zo fa­mo­so en Fran­cia gra­cias a su su­per­ven­tas Chan­ger d’ali­men­ta­tion, pre­sen­te ya en las li­bre­rías es­pa­ño­las con el tí­tu­lo de Co­me bien hoy, vi­ve me­jor ma­ña­na (Edi­to­rial Pla­ne­ta). Un in­tere­san­te ma­nual prác­ti­co acer­ca de có­mo co­ci­nar y co­mer sa­lu­da­ble­men­te, don­de el doc­tor, enemigo público de los gran­des en­tra­ma­dos in­dus­tria­les, abor­da la ali­men­ta­ción co­mo el pri­mer y más im­por­tan­te fac­tor de sa­lud pú­bli­ca, y de­nun­cia con con­tun­den­cia a los lobbys de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y agroa­li­men­ta­ria. Un li­bro es­cri­to mano a mano con su mu­jer, Ch­ris­ti­ne Bou­guet-joyeux, que es nu­tri­cio­nis­ta, y nos des­ve­la las cla­ves pa­ra go­zar de una sa­lud de hie­rro sin de­jar de dis­fru­tar de la bue­na co­ci­na.

Mu­jer­hoy. Es­tá de mo­da ha­cer die­ta. Las hay de to­do ti­po, pe­ro creo que a us­ted no le gus­ta la pa­la­bra ré­gi­men... Henry Joyeux. No, na­da. Es una pa­la­bra muy res­tric­ti­va, hay que te­ner una vi­sión glo­bal. Cuan­do le pro­po­nes un ré­gi­men a un pa­cien­te, lo si­gue du­ran­te dos me­ses y lue­go vuel­ve a co­mer mal. Lo que hay que ha­cer es cam­biar nues­tros há­bi­tos ali­men­ti­cios. Y es­to no se ha­ce de un día pa­ra otro. El ré­gi­men se pres­cri­be cuan­do uno es­tá en­fer­mo; pe­ro a lo que te­ne­mos que pres­tar aten­ción es a la sa­lud, no a la en­fer­me­dad. A la gen­te le in­tere­sa la sa­lud y a los mé­di­cos, la en­fer­me­dad.

Y me lo di­ce un doc­tor.

Pre­ci­sa­men­te por­que soy ci­ru­jano y oncólogo, y co­noz­co bien el cuer­po hu­mano, de­di­co una bue­na par­te de mi tra­ba­jo a la nu­tri­ción. Por­que es la ba­se de la sa­lud.

Us­ted su­gie­re que de­be­mos de­jar atrás la cul­tu­ra de la me­di­ci­na pre­ven­ti­va y ha­cer de la ali­men­ta­ción nues­tra pri­me­ra me­di­ci­na. ¿Qué quie­re de­cir? El mé­di­co es muy bueno pa­ra re­sol­ver en­fer­me­da­des con­cre­tas, pe­ro muy ma­lo pa­ra pre­ve­nir­las. Lo que tie­ne en men­te des­de el pri­mer se­gun­do es: “¿Qué es lo que voy a pres­cri­bir al pa­cien­te?”. Yo, a mis pa­cien­tes les pi­do que de­jen de to­mar an­sio­lí­ti­cos, som­ní­fe­ros… y que cam­bien su ali­men­ta­ción. Co­mo de­cía Hi­pó­cra­tes, “que la co­mi­da sea tu ali­men­to y el ali­men­to, tu me­di­ci­na”.

La me­di­ci­na del fu­tu­ro, por lo tan­to, pon­drá la ali­men­ta­ción en el cen­tro... Exac­to. Los es­pe­cia­lis­tas del fu­tu­ro ha­rán con­fluir la me­di­ci­na más mo­der­na con la pre­ven­ción. Es­to pa­sa por en­se­ñar a la gen­te a ges­tio­nar su sa­lud. Y aquí en­tra la ali­men­ta­ción. Hay que va­lo­rar al agri­cul­tor co­mo pri­mer agen­te de sa­lud.

De he­cho, en su li­bro afir­ma que lo nu­tri­cio­nal po­dría evi­tar 100.000 ca­sos de cán­cer al año so­lo en Fran­cia... Co­rrec­to. Un cán­cer de ca­da dos es­tá li­ga­do a los ma­los

há­bi­tos ali­men­ti­cios. Cuan­do uno tie­ne una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, se re­fuer­za la in­mu­ni­dad. Evi­den­te­men­te, hay que ana­li­zar a ca­da pa­cien­te. Y a con­ti­nua­ción, pres­tar aten­ción a la ali­men­ta­ción pa­ra con­se­guir una bue­na in­mu­ni­dad. En mi con­sul­ta acos­tum­bro a pre­gun­tar: “¿Quie­re te­ner un cán­cer, se­ño­ra? Dí­ga­me cuál desea, que yo le di­go qué tie­ne que co­mer”.

¿Y de qué ma­ne­ra la ali­men­ta­ción pue­de im­pe­dir que las cé­lu­las se vuel­van can­ce­ro­sas?

Lo pri­me­ro, hay que ana­li­zar la for­ma que te­ne­mos de ali­men­tar­nos. En Oc­ci­den­te, nues­tra ali­men­ta­ción se re­par­te entre un 80% de pro­duc­tos ani­ma­les y un 20% de ve­ge­ta­les. Hay que in­ver­tir es­tas ci­fras. Más ve­ge­ta­les y me­nos pro­duc­tos ani­ma­les es el ob­je­ti­vo. Pe­ro no se con­si­gue de un día pa­ra otro.

En su li­bro ci­ta un ar­tícu­lo del pro­fe­sor J.A. Schar­fen­berg, que sos­tie­ne que el con­su­mo de car­ne fa­vo­re­ce el cán­cer. ¿Los ve­ge­ta­ria­nos y los ve­ga­nos tie­nen en­ton­ces ra­zón? No to­mar nun­ca pro­duc­tos de ori­gen ani­mal me pa­re­ce ex­ce­si­vo. Na­da de miel. por­que vie­ne de las abe­jas; na­da de hue­vos, por­que vie­nen de la ga­lli­na... Yo a los ve­ga­nos les lla­mo los ta­li­ba­nes de lo ve­ge­tal. De lo que se tra­ta es de afron­tar la ali­men­ta­ción de una ma­ne­ra lú­ci­da, au­men­tan­do el con­su­mo de le­gum­bres, fru­tas y verduras.

¿Ser ve­gano per­ju­di­ca la sa­lud?

Con una die­ta ve­ga­na es po­si­ble man­te­ner­se bien du­ran­te un año, por­que te­ne­mos re­ser­vas: en el hí­ga­do, en los te­ji­dos gra­sos, en los múscu­los... Pe­ro al ca­bo de ese tiem­po, co­mien­za uno a sen­tir­se fa­ti­ga­do y a te­ner la li­bi­do ba­jo mí­ni­mos. Por ejem­plo, si se quie­re te­ner hi­jos, pue­de ha­ber di­fi­cul­ta­des al no te­ner su­fi­cien­te co­les­te­rol. La mi­tad del co­les­te­rol lo fa­bri­ca nues­tro pro­pio cuer­po, pe­ro la otra mi­tad vie­ne de la ali­men­ta­ción.

En­ton­ces, ¿có­mo de­be ser nues­tro con­su­mo de car­ne y em­bu­ti­dos? Se pue­de co­mer ja­món una vez a la se­ma­na, pe­ro es con­ve­nien­te que sea del me­jor. Los cer­dos que han si­do ali­men­ta­dos de for­ma na­tu­ral, ge­ne­ran un ja­món con áci­dos gra­sos ome­ga 3. En cuan­to a la car­ne ro­ja, de­be con­su­mir­se una vez por se­ma­na, pe­ro siem­pre de ex­ce­len­te ca­li­dad. La car­ne pro­por­cio­na pro­teí­na de muy bue­na ca­li­dad y hie­rro.

Us­ted afir­ma que mas­ti­car es fun­da­men­tal. ¿Por qué?

No mas­ti­car su­fi­cien­te ter­mi­na por pro­vo­car do­lor de vien­tre, es­tre­ñi­mien­tos y dia­rreas. La sa­li­va con­tie­ne en­ci­mas di­ges­ti­vas muy im­por­tan­tes, que sir­ven pa­ra di­ge­rir y pa­ra sa­bo­rear. He­mos ol­vi­da­do que te­ne­mos un pa­la­dar y, que al co­mer rá­pi­do, per­de­mos

“Dí­ga­me que cán­cer quie­re y yo le di­go lo que tie­ne que co­mer pa­ra desa­rro­llar­lo”.

la ca­pa­ci­dad de sa­bo­rear. El es­tó­ma­go no nos di­ce si al­go es­tá bueno, sino que es el pa­la­dar. Dis­fru­tar del sa­bor pro­du­ce fe­li­ci­dad y es bueno pa­ra la sa­lud.

¿Có­mo es el desa­yuno ideal?

El ce­real azu­ca­ra­do, el zu­mo de fru­tas y el pan in­dus­trial se han nor­ma­li­za­do en la ma­yo­ría de los ho­ga­res. Pe­ro de­ben evi­tar­se, so­bre to­do con los ni­ños. El azú­car que con­tie­nen ge­ne­ra una hi­per­glu­ce­mia que de­ri­va en una reac­ción au­to­má­ti­ca del pán­creas y se tra­du­ce en que el ni­ño es­té ner­vio­so, agi­ta­do. Es una ca­tás­tro­fe de desa­yuno. Los ali­men­tos que to­ma­mos en esa co­mi­da de­be­rían ser fres­cos. Al me­nos una fru­ta de tem­po­ra­da, o dos si se es adul­to, pe­ro no zu­mo. Las fi­bras de la fru­ta ayu­dan a desa­rro­llar la flo­ra in­tes­ti­nal, que su­po­ne el 80% de nues­tra in­mu­ni­dad. Tam­bién hay que pres­cin­dir de pro­duc­tos lác­teos que des­tru­yen nues­tra flo­ra. Jun­to a la fru­ta, el pan in­te­gral ayu­da a te­ner una bue­na re­gu­la­ción del trán­si­to in­tes­ti­nal. Los fru­tos se­cos pro­por­cio­nan cal­cio ve­ge­tal y los hue­vos, co­les­te­rol bueno. Un buen desa­yuno de­be­ría in­cluir­los

De los fri­tos, ni ha­bla­mos…

No, no es bueno freír, no es sa­lu­da­ble. Si freí­mos con acei­te de oli­va es me­jor. Lo im­por- tan­te es no de­jar nun­ca que el acei­te hu­mee, ya que in­di­ca que se ini­cia la com­bus­tión de la gra­sa y se con­vier­te en tó­xi­co.

¿Y el azú­car? Da mu­cha ener­gía.

¿Ener­gía el azú­car? ¡De­ma­sia­da pu­bli­ci­dad! El me­jor azú­car es la miel, pe­ro siem­pre de pro­xi­mi­dad, nun­ca de Chi­na. Cho­co­la­te sí, pe­ro ne­gro, sin azú­car aña­di­do, no con le­che.

¿Es ma­lo el glu­ten, co­mo di­cen?

El mal glu­ten es ma­lo pa­ra la sa­lud. Hoy, el tri­go es­ta ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do, co­mo el de Mon­san­to, que no tie­ne sa­bor. Ade­más, pro­vo­ca po­ro­si­dad in­tes­ti­nal: el cal­cio ani­mal atra­vie­sa las pa­re­des y aca­ba en nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes, ge­ne­ran­do do­lo­res de ro­di­lla y ca­de­ra. El tri­go an­ti­guo, sin em­bar­go, pro­por­cio­na una ha­ri­na y un pan ex­tra­or­di­na­rios y evi­ta que el in­tes­tino se vuel­va po­ro­so. Ha­ce fal­ta re­cu­pe­rar­lo.

¿Por qué re­co­mien­da lác­teos de ca­bra u ove­ja, en vez de va­ca?

La le­che ma­ter­na con­tie­ne los fac­to­res de cre­ci­mien­to ne­ce­sa­rios pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los de un be­bé. Pe­ro, la le­che de va­ca los tie­ne pa­ra las di­men­sio­nes de un ter­ne­ro y no son bue­nos pa­ra nues­tra sa­lud. Hoy, pa­ra es­te­ri­li­zar­la, la le­che re­ci­be un cho­que tér­mi­co de 140 ºc, du­ran­te tres o cua­tro se­gun­dos, pe­ro no se des­tru­yen los fac­to­res de cre­ci­mien­to. De­be­mos to­mar le­che o pro­duc­tos lác­teos de ani­ma­les pe­que­ños, co­mo la ca­bra o la ove­ja. Son más sa­lu­da­bles.

Us­ted aler­ta del pe­li­gro que su­po­ne pa­ra las mu­je­res la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va, ¿por qué? ¿Sa­be lo que hay que ha­cer? Dar­le la píl­do­ra a los hom­bres, ve­rá có­mo no la quie­ren. En bre­ve, sal­drá en Fran­cia un li­bro de la pe­rio­dis­ta Sa­bri­na De­bus­quat, ti­tu­la­do J’arrê­te la pi­lu­le [Pa­ro de to­mar la píl­do­ra]. Aun no ha sa­li­do y los la­bo­ra­to­rios ya la es­tán ata­can­do. La píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va es can­ce­rí­ge­na. La can­ti­dad de es­tró­geno y pro­ges­te­ro­na que lle­va pa­ra blo­quear los ova­rios es enor­me y la can­ti­dad de mu­je­res que mue­ren por cán­cer de ma­ma, tam­bién. Pe­ro es­te da­to se ocul­ta de­li­be­ra­da­men­te, se di­ce que es por el es­trés o cual­quier otra ra­zón.

“El desa­yuno in­fan­til con zu­mo, ce­rea­les azu­ca­ra­dos y pan in­dus­trial es una ca­tás­tro­fe”. “La píl­do­ra es can­ce­rí­ge­na. Dé­se­la a los hom­bres y ve­rá có­mo no la quie­ren”.

Dr. Henry Joyeux.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.