Isa­bel Coi­xet

“Siem­pre me han acu­sa­do de que en mis pe­lí­cu­las se llo­ra­ba mu­cho pa­ra mi­ni­mi­zar­las”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - Por Ana San­tos

Nues­tra di­rec­to­ra de ci­ne más re­co­no­ci­da lle­va ca­si tres dé­ca­das enamo­rán­do­nos con su mi­ra­da pro­fun­da, so­li­da­ria y sin­ce­ra.

La vi­da de Isa­bel Coi­xet (Bar­ce­lo­na, 1960) trans­cu­rre a un rit­mo en­dia­bla­do. Aún tie­ne pen­dien­te el es­treno in­ter­na­cio­nal de La li­bre­ría en el pró­xi­mo Fes­ti­val de Berlín y ya pre­pa­ra el ro­da­je de Elisa y Mar­ce­la, su pe­lí­cu­la ba­sa­da en el pri­mer ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual que se ce­le­bró en Es­pa­ña en 1901. Eso sin de­jar de la­do do­cu­men­ta­les con com­pro­mi­so so­cial, cor­tos, anun­cios y ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos en los que se ex­pre­sa sin au­to­cen­su­rar­se y que co­rren co­mo la pól­vo­ra por la red. Su pa­sión por con­tar his­to­rias se la ino­cu­la­ron sus pa­dres –“El mis­mo día de su bo­da fue­ron al ci­ne”, cuen­ta– y se hi­zo reali­dad cuan­do co­men­zó a ver el mun­do a tra­vés de la cá­ma­ra Su­per 8 que re­ci­bió por su Pri­me­ra Co­mu­nión. Ca­si me­dio si­glo des­pués, Coi­xet es uno de los gran­des de la his­to­ria del ci­ne es­pa­ñol. Mu­jer­hoy. 2017 ha si­do un año in­ten­so: La li­bre­ría ha re­ci­bi­do 12 no­mi­na­cio­nes a los Go­ya y us­ted se ha con­ver­ti­do en una res­pe­ta­da voz en con­tra del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán. Isa­bel Coi­xet. Ha si­do un año muy ra­ro y de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos; esa di­ná­mi­ca de in­sul­tos y abra­zos te des­pis­ta mu­cho y no sa­bes muy bien dón­de es­tás. Es cu­rio­so que so­lo por de­cir lo que opi­nas se desaten esas reac­cio­nes, pe­ro sen­tía la obli­ga­ción de ex­pre­sar­me; me ha­bría arre­pen­ti­do si no. Y La li­bre­ría me ha da­do mu­chas más ale­grías de las que es­pe­ra­ba. Yo pen­sa­ba que no le gus­ta­ría a na­die. Me cos­tó años le­van­tar el pro­yec­to y ha co­nec­ta­do en un ni­vel muy pro­fun­do con la gen­te. Mu­chas per­so­nas, co­mo me ocu­rrió a mí, se han sen­ti­do muy cer­ca de la pro­ta­go­nis­ta. Eso me ha­ce muy fe­liz. Ade­más, la crí­ti­ca ha si­do uná­ni­me y la ha pues­to fe­no­me­nal. ¡Por una vez!

Sue­len cri­ti­car­la afir­man­do que su ci­ne es “pa­ra mu­je­res”.

Siem­pre se me ha acu­sa­do de que en mis pe­lí­cu­las se llo­ra­ba mu­cho con la úni­ca in­ten­ción de mi­ni­mi­zar­las y si­tuar­las en un gue­to de mu­je­res con sen­ti­mien­tos a flor de piel. Lo acep­to con re­sig­na­ción. ¿Ci­ne de mu­je­res? Pues bueno, so­mos un po­qui­to más de la mi­tad del pla­ne­ta. Pa­sa prác­ti­ca­men­te en to­dos los sec­to­res de la cul­tu­ra. Mira lo que ha cos­ta­do que a Ja­ne Aus­ten la con­si­de­ren una au­to­ra a la al­tu­ra de Henry Ja­mes o de sus con­tem­po­rá­neos. ¿Por qué es tan di­fí­cil en­con­trar­se con mu­je­res di­rec­to­ras de ci­ne cuan­do se tra­ta de un sec­tor apa­ren­te­men­te pro­gre­sis­ta? Lle­ga­rá el día en que ya no ten­ga­mos que ha­blar de es­to, pe­ro no lo veo cer­cano. El ci­ne es un club de chi­cos: ellos to­man las de­ci­sio­nes y se re­par­ten los pre­su­pues­tos, mien­tras no­so­tras te­ne­mos que pa­sar­nos el día re­cla­man­do lo que nos co­rres­pon­de. Eso es ago­ta­dor. Me gus­ta­ría que, más que pro­tes­tar, se ana­li­za­ra lo que ocu­rre y se to­ma­ran me­di­das con­cre­tas. La si­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra es peor. Allí aún hay me­nos di­rec­to­ras que aquí, y yo he vi­vi­do fal­tas de res­pe­to fun­da­men­ta­les en el te­rreno la­bo­ral. Hoy, en el mun­do del ci­ne hay una su­pre­ma­cía mas­cu­li­na, blanca y an­glo­sa­jo­na. ¿Qué su­po­ne ser un re­fe­ren­te pa­ra las jó­ve­nes as­pi­ran­tes a di­rec­to­ras de ci­ne? Me en­can­ta ir a dar char­las a las es­cue­las de ci­ne y que los es­tu­dian­tes, chi­cos y chi­cas, me bom­bar­deen a pre­gun­tas. Es una par­te muy gra­ti­fi­can­te de mi tra­ba­jo. Han pa­sa­do 28 años des­de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, De­ma­sia­do vie­jo pa­ra mo­rir jo­ven. ¿Có­mo ha si­do el via­je has­ta aho­ra? Co­mo una mon­ta­ña ru­sa; con mo­men­tos de pen­sar que has lo­gra­do al­go con lo que la gen­te ha co­nec­ta­do y otros de dar­te gol­pes con­tra la pa­red y ve­nir­te aba­jo; y tam­bién de pe­lear mu­chí­si­mo. Creo que es el sino de to­dos los di­rec­to­res. Pe­ro, a pe­sar de to­do, lo úni­co que pi­do es se­guir ro­dan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.