CA­RA DE­LE­VIN­GNE

"YO LO VI­VO TODO AL MÁ­XI­MO"

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - News -

De la aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca al trono del uni­ver­so fas­hion; de top im­pres­cin­di­ble a ac­triz en su­per­pro­duc­cio­nes. Re­bel­de, es­pon­tá­nea, am­bi­gua, icono pa­ra los mi­llen­nial... Ca­ra da un gi­ro a su vi­da y se rein­ven­ta a los 25. Por CRIS­TI­NA URANGA Fotos: JEAN BAP­TIS­TE MON­DINO

No es fá­cil ser Ca­ra De­le­vin­gne. O lo que es lo mis­mo: una in­fan­cia pri­vi­le­gia­da, una fa­mi­lia de san­gre azul y una ma­dri­na fa­mo­sa no dan la fe­li­ci­dad. Por mu­cho que tu abue­la sea la da­ma de com­pa­ñía de la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta; tu ma­dre, la com­pa­ñe­ra de juer­gas de la du­que­sa de York; y tu ma­dri­na, la ma­la te­le­vi­si­va más fa­mo­sa de to­dos los tiem­pos: Ale­xis Ca­rring­ton, alias Joan Co­llins. Y so­bre todo, si los ex­ce­sos de tus pro­ge-

ni­to­res te obli­gan a li­diar con las con­se­cuen­cias de las adic­cio­nes cuan­do to­da­vía no has cum­pli­do los nue­ve años. Más de 41 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y el trono de Ka­te Moss, que el uni­ver­so fas­hion le en­tre­gó en ban­de­ja ha­ce unos años, tam­po­co era exac­ta­men­te lo que bus­ca­ba. Ca­ra es­ta­ba po­co in­tere­sa­da en lo que la mo­da o la be­lle­za pu­die­ran ofre­cer­le, pe­ro se vio ele­va­da, de la no­che a la ma­ña­na, al po­dio ce­les­tial de la mo­de­lo más desea­da (y me­jor pa­ga­da) del pla­ne­ta. Lo que real­men­te re­di­me a De­le­vin­gne –que aho­ra, a los 25 años, se con­si­de­ra ac­triz por en­ci­ma de todo–, es la sin­ce­ri­dad. Al­go que, por cier­to, ejer­ci­ta sin cons­tric­cio­nes. Con to­tal fran­que­za, ha­bló por pri­me­ra vez de su flui­dez se­xual a los 22 años, aun­que no se sien­te de­fi­ni­da por ello. “No soy gay, ni mi re­la­ción con An­nie [su ex, la can­tan­te nor­te­ame­ri­ca­na St Vincent, aho­ra no­via ofi­cial de Kris­ten Ste­wart] fue una fa­se; es otra co­sa com­ple­ta­men­te dis­tin­ta”, in­sis­te. Con ab­so­lu­ta y fir­me can­di­dez, con­fe­só en Ins­ta­gram ha­ber si­do víc­ti­ma del de­pre­da­dor Har­vey Weins­tein. El pro­duc­tor le hi­zo un en­ce­rro­na en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel pa­ra obli­gar­le a be­sar a otra mu­jer en su pre­sen­cia y la mo­de­lo so­lo se le ocu­rrió lan­zar­se a can­tar pa­ra sa­lir del en­tuer­to. Con na­tu­ra­li­dad aplas­tan­te, ex­pli­ca a su fans en las re­des so­cia­les que sa­be per­fec­ta­men­te lo que es la de­pre­sión por­que la ha su­fri­do des­de que era ado­les­cen­te. Con en­can­ta­do­ra es­pon­ta­nei­dad, ase­gu­ra que si­gue sien­do una eter­na fan­ta­sio­sa que es­pe­ra “ir al es­pa­cio al­gún día. Quie­ro su­mer­gir­me en las aguas más pro­fun­das del pla­ne­ta. Y ex­plo­rar el mun­do. Y via­jar a to­das par­tes”. Por­que vi­vir es lo más im­por­tan­te.

Dis­fru­tar ca­da mo­men­to

“Sue­ño con lo­grar que las mu­je­res no so­lo sean más be­llas, sino más fe­li­ces”. La ci­ta no es su­ya, es de Ch­ris­tian Dior, el maes­tro. Pe­ro Ca­ra se la apro­pia por­que sien­te que ese es su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo en la vi­da, ayu­dar a chi­cas como ella a en­con­trar­se a sí mis­mas: “Lo que im­por­ta es la men­te y el co­ra­zón”, les res­pon­de en los co­men­ta­rios de Ins­ta­gram. Tam­bién la ha­ce su­ya por­que com­par­te con el mo­dis­to sus ini­cia­les, CD, al­go que le ha­ce un ilu­sión ca­si in­fan­til. Y por­que aho­ra es la ima­gen de la nue­va lí­nea de be­lle­za de Dior pa­ra pie­les mi­llen­nials: Cap­tu­re Youth. Y no pue­de es­tar más con­ten­ta. “Fue una sor­pre­sa ma­ra­vi­llo­sa, no me lo es­pe­ra­ba y me sien­to muy or­gu­llo­sa de que ha­yan pen­sa­do en mí”, ase­gu­ra. Es­ta nue­va ga­ma de be­lle­za, en­ca­ja ade­más a la per­fec­ción con el nue­vo plan­tea­mien­to vi­tal que se ha mar­ca­do la mo­de­lo. Ese en el que la vi­da es un re­ga­lo que “hay que dis­fru­tar ca­da mo­men­to” y en to­das sus di­men­sio­nes. Una ma­du­rez en la que la se­gu­ri­dad en sí mis­ma, la in­di­vi­dua­li­dad y la fe­li­ci­dad son los ejes pri­mor­dia­les. Cu­rio­sa­men­te, son las tres pa­la­bras con las que de­fi­ne la be­lle­za. “So­lo me sien­to gua­pa de ver­dad cuan­do es­toy ro­dea­da de per­so­nas a las que quie­ro”, ase­gu­ra. “Lo vi­vo todo al má­xi­mo y nun­ca doy na­da por sen­ta­do”. Ahí es­tá, el nue­vo man­tra de Ca­ra.

NO SOY GAY, NI MI RE­LA­CIÓN CON AN­NIE FUE UNA FA­SE; ES OTRA CO­SA TO­TAL­MEN­TE DIS­TIN­TA”.

Al­go más de un lus­tro ha pa­sa­do des­de que se eri­gie­ra en ese pre­cio­so ros­tro ubi­cuo que era im­po­si­ble evi­tar en por­ta­das, car­te­les, cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, pe­rió­di­cos y re­des so­cia­les. En tér­mi­nos de ten­den­cias, es como si hu­bie­ran pa­sa­do eras gla­cia­les. En­ton­ces pri­ma­ban los gui­ños y los ges­tos gam­be­rros, los go­rros de la­na y los ta­tua­jes po­co me­di­ta­dos (como la pa­la­bra ba­con, que ador­na uno de sus pies y de la que aho­ra es­tá más que arre­pen­ti­da). Y los pa­pa­raz­zi, que la per­se­guían pa­ra en­con­trar sus rin­co­nes os­cu­ros. En reali­dad, la ca­rre­ra como mo­de­lo de Ca­ra em­pe­zó mu­cho an­tes, a los 16. Jus­to cuan­do su her­ma­na Poppy, seis años ma­yor, em­pe­za­ba a des­pun­tar en la su­ya. Eso sí, en­ton­ces bre­ga­ba con se­sio­nes ma­ra­to­nia­nas de cin­co días a la se­ma­na en la na­ve in­dus­trial don­de se fo­to­gra­fia­ban los ca­tá­lo­gos di­gi­ta­les de ASOS, la tien­da de bri­tá­ni­ca de ro­pa on­li­ne don­de pro­ba­ble­men­te vis­te aso­mar­se a Ca­ra por pri­me­ra vez.

De 0 a 100

De des­cu­brir­la se en­car­gó la ma­dre de su me­jor ami­ga del co­le­gio, Sa­ra Dou­kas, un nom­bre con lar­ga y an­cha pre­emi­nen­cia fas­hion. Fun­da­do­ra de Storm Mo­dels, Dou­kas es la mu­jer que pu­so a Ka­te Moss en el ma­pa y una de las men­tes más po­de­ro­sas de la in­dus­tria de la mo­da. En 2011 con­si­guió a Ca­ra su pri­mer tra­ba­jo im­por­tan­te: ser, jun­to a Ed­die Red­may­ne, la ima­gen de pri­ma­ve­ra de Bur­berry. Su exu­be­ran­te per­so­na­li­dad, su ges­to gra­ve, su be­lle­za atí­pi­ca y su sin­gu­lar for­ma de desen­vol­ver­se an­te la cá­ma­ra le con­si­guie­ron, so­lo un año des­pués, el pre­mio a la Mo­de­lo del Año en los Bri­tish Fas­hion Awards. En 2013, se ha­bía con­ver­ti­do en la mo­de­lo más de­man­da­da y par­ti­ci­pó en más de 100 des­fi­les en ape­nas tres tem­po­ra­das fas­hion. Lo de­más es his­to­ria: unas ce­jas po­bla­das y ro­tun­das que han trans­for­ma­do la for­ma en la que to­das nos en­fren­ta­mos al es­pe­jo y a las pin­zas; un ros­tro ga­tuno, de mi­ra­da so­ca­rro­na, que igual ha­ce un dúo con Pha­rrell Wi­lliams que ha­ce play­back a Sha­nia Twain o se pa­sea del bra­zo de Karl La­ger­feld (a quien, por cier­to, tam­bién co­no­ce des­de la in­fan­cia); una ac­ti­tud desafian­te, la de quien no du­da en ra­par­se la ca­be­za; y una po­ten­cia vi­tal a prue­ba de apo­ca­lip­sis. Lo real­men­te di­fí­cil aho­ra es ver a la mo­de­lo en­ci­ma de una pasarela. Pre­fie­re de­di­car sus mu­chos ta­len­tos a otras co­sas. Como el ci­ne, en el que es­pe­ra te­ner una lar­ga y fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra que ini­ció con un pe­que­ño pa­pel sin diá­lo­go en An­na Ka­re­ni­na y ha ido cre­cien­do po­co a po­co has­ta su pro­ta­go­nis­ta el pa­sa­do ve­rano en Va­le­rian y la ciu­dad de los mil pla­ne­tas, de Luc Bes­son. En 2018 tie­ne tres gran­des apues­tas: Li­fe in a Year, con Ja­den Smith; Fe­ver Heart, con el hom­bre del mo­men­to, Ale­xan­der Skars­gard; y la se­rie de te­le­vi­sión Car­ni­val Row, con Orlando Bloom. Aun­que tam­bién es­tá el ac­ti­vis­mo, su fa­ce­ta me­nos co­no­ci­da y la que más ale­grías le da, como em­ba­ja­do­ra de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Fun­da­ción Girl Up, con la que ha via­ja­do a Tan­za­nia. Y su pri­me­ra no­ve­la pa­ra ado­les­cen­tes, Mirror, mirror, co-es­cri­ta con Ro­wan Co­le­man y pu­bli­ca­da con bas­tan­te éxi­to en Reino Uni­do es­te oto­ño. Tra­ba­jo no le fal­ta. Tem­pe­ra­men­to tam­po­co. Pe­ro don­de an­tes ha­bía caos y des­or­den aho­ra hay, ade­más, tem­plan­za y au­to­co­no­ci­mien­to. Cre­cer era eso.

SO­LO ME SIEN­TO GUA­PA DE VER­DAD CUAN­DO ES­TOY RO­DEA­DA DE LAS PER­SO­NAS A LAS QUE QUIE­RO”.

Ca­ra De­le­vin­gne es ima­gen del sue­ro Cap­tu­re Youth Glo­wboos­ter de Dior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.