¿Es ME­JOR el se­xo con amor?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tú Y El Sexo - VALÉRIE TAS­SO Es­cri­to­ra y se­xó­lo­ga La es­cri­to­ra y se­xó­lo­ga fran­ce­sa, au­to­ra de li­bros como An­ti­ma­nual del se­xo o Se­xo 4.0. (am­bos, en Te­mas de hoy), ana­li­za dis­tin­tos as­pec­tos de nues­tra es­fe­ra más ín­ti­ma en Tú y el se­xo, su blog de Mu­jer­hoy.com.

“No po­de­mos te­ner se­xo sa­tis­fac­to­ria­men­te sin de­seo, pe­ro sí sin amor”.

El enamo­ra­mien­to es po­si­ble­men­te el me­jor es­tu­pe­fa­cien­te pa­ra el se­xo. De­ci­mos “es­tu­pe­fa­cien­te” por la es­tre­cha re­la­ción que guar­da es­ta pa­la­bra con tér­mi­nos como “es­tú­pi­do” o “es­tu­pen­do”. Y es que al­guien enamo­ra­do tie­ne al­go de ben­di­ta­men­te es­tú­pi­do, al ver todo lo que tie­ne que ver con el otro como in­de­fec­ti­ble­men­te es­tu­pen­do. En esas con­di­cio­nes, di­ga­mos cog­ni­ti­vas, no es de ex­tra­ñar que so­la­mos con­si­de­rar el es­tar enamo­ra­do como una si­tua­ción que nos co­lo­ca un pel­da­ño por en­ci­ma en la ob­ten­ción del go­zo que se de­ri­va de una in­ter­re­la­ción se­xual. Enamo­ra­da, una per­so­na se con­vier­te en más atre­vi­da, más em­pá­ti­ca, me­nos pu­do­ro­sa y más con­tem­pla­ti­va; más gra­ti­fi­ca­da por el go­ce del otro y tam­bién más en­tre­ga­da y fo­ca­li­za­da en la in­ter­ac­ción se­xual. To­das es­tas con­di­cio­nes fa­vo­re­cen, sin du­da, la sa­tis­fac­ción en el en­cuen­tro eró­ti­co. Y tan “es­tu­pen­do” es ese en­cuen­tro ín­ti­mo cuan­do se es­tá enamo­ra­do, que ha­ce que (es­pe­cial­men­te al­gu­nas mu­je­res), ha­ga­mos eso tan “es­tú­pi­do” de enamo­rar­nos so­lo por­que que­re­mos re­pe­tir­lo. Y eso, como to­das las es­tu­pi­de­ces, me­re­ce una re­fle­xión.

De­seo y amor han ido in­se­pa­ra­ble­men­te aso­cia­dos en las mu­je­res Su­ce­de que esas ca­rac­te­rís­ti­cas que apor­ta el enamo­ra­mien­to cuan­do te­ne­mos se­xo, tam­bién nos las pro­por­cio­na el de­seo. Y si bien el enamo­ra­mien­to pue­de en­ten­der­se como un pa­ro­xis­mo del de­seo (al­go así como el de­seo lle­va­do a su más al­ta cumbre), és­te no ne­ce­si­ta del com­ple­men­to vi­ta­mí­ni­co del enamo­ra­mien­to pa­ra ac­ti­var­se y des­ple­gar­se como un hu­ra­cán. Si el amor vie­ne, el de­seo se lo to­ma sin hie­lo; si no, pue­de funcionar con el mis­mo arro­jo, con la mis­ma va­len­tía. Eso ha­ce que no po­da­mos te­ner se­xo sa­tis­fac­to­ria­men­te sin sen­tir de­seo, pe­ro que sí lo po­da­mos te­ner sin amor. Sin em­bar­go, has­ta ha­ce no mu­cho, eso no es­ta­ba na­da cla­ro, al aso­ciar­se in­de­fec­ti­ble­men­te en la mu­jer el de­seo y el amor. Pa­re­cía que una mu­jer, sin sen­tir amor, no po­día go­zar de una in­ter­ac­ción se­xual sa­tis­fac­to­ria; sí, qui­zá po­día te­ner se­xo sin amor, “pe­ro no se­rá lo mis­mo”. O sí. Ob­je­ti­va­men­te, la in­men­sa ma­yo­ría de las mu­je­res sa­be­mos, por­que lo he­mos ex­pe­ri­men­ta­do, que se pue­den te­ner ex­tra­or­di­na­rios en­cuen­tros se­xua­les des­de el afec­to ha­cia el otro que pro­du­ce el de­seo, sin te­ner que pen­sar que se­rá el padre de nues­tros ni­ños. El neo­lo­gis­mo fran­cés “ha­cer el amor” pue­de per­fec­ta­men­te ha­cer­se sin amor… ¿Por qué, en­ton­ces, esa in­sis­ten­cia en aso­ciar siem­pre el me­jor se­xo al amor?

Las mu­je­res siem­pre es­ta­mos dis­pues­tas Las mu­je­res, las hem­bras de nues­tra es­pe­cie, te­ne­mos una par­ti­cu­la­ri­dad que so­lo com­par­ti­mos en el reino ani­mal con al­gu­nos otros pri­ma­tes su­pe­rio­res. No te­ne­mos “es­tro”, no en­tra­mos en épo­ca de ce­lo, y por lo tan­to no se nos desata en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos pun­tua­les y pre­vi­si­bles una in­con­tro­la­ble avi­dez por apa­rear­nos. Nues­tro mo­men­to de ma­yor fer­ti­li­dad no nos ad­vier­te ni a no­so­tras mis­mas de esa si­tua­ción ni des­en­ca­de­na, por tan­to, nin­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía emo­cio­nal o un de­seo par­ti­cu­lar. No­so­tras siem­pre es­ta­mos dis­pues­tas; te­ne­mos una pre­dis­po­si­ción a tiem­po com­ple­to pa­ra po­ner en prác­ti­ca eró­ti­ca nues­tra con­di­ción de se­res se­xua­dos. Nues­tro de­seo se pue­de ac­ti­var en cual­quier mo­men­to del día o de la no­che, del ve­rano o del in­vierno. ¿Pue­de ima­gi­nar­se al­guien lo que esa

“Cul­tu­ral­men­te, he­mos crea­do a la mu­jer un “ce­lo” ar­ti­fi­cial: su enamo­ra­mien­to”.

con­di­ción bio­ló­gi­ca de las mu­je­res de­bía y de­be su­po­ner pa­ra el mar­co nor­ma­ti­vo que or­de­na nues­tra sociedad y que veía en la ac­ti­va­ción del de­seo fe­me­nino to­dos los ma­les de es­te mun­do? El ho­rror, el apo­ca­lip­sis, la per­pe­tua in­tru­sión del dia­blo. Y ahí vie­ne mi te­sis. Cul­tu­ral­men­te, he­mos crea­do a la mu­jer un “ce­lo” ar­ti­fi­cial: su enamo­ra­mien­to. Lo que le­gi­ti­ma­ba a la mu­jer a in­ter­ac­tuar se­xual­men­te –y es al­go que no­so­tras he­mos acep­ta­do– era la pre­mi­sa de sen­tir amor. Fue­ra de ese mar­co de le­gi­ti­ma­ción, es­ta­ban las gol­fas, las pu­tas o las his­té­ri­cas. Y es que, mien­tras que una mu­jer pue­de te­ner se­xo to­dos los días de su exis­ten­cia y con quien quie­ra, lo que no pue­de ha­cer es enamorarse a vo­lun­tad to­dos los días de di­cha exis­ten­cia. Los “pe­rio­dos”, las “con­di­cio­nes”, la “nor­ma” pa­ra “de­sen­ga­ñar” su de­seo y li­mi­tar su pre­dis­po­si­ción esa­ban así es­ta­ble­ci­dos, siem­pre des­pués de que sin­tie­ra el amor. Y no un amor cual­quie­ra, no va­ya a ser que nos sal­ga enamo­ra­di­za, no, un amor de por vi­da, que im­pli­que el com­pro­mi­so exis­ten­cial e in­di­so­lu­ble del ma­tri­mo­nio en su con­cep­ción más ar­cai­ca, pe­ro que ha triun­fa­do du­ran­te to­da la exis­ten­cia de eso que ve­ni­mos en lla­mar Oc­ci­den­te. Un amor “ma­tri­mo­nial” al que en­tre­gar­le su pri­me­ra vez; so­me­ti­do a ri­tos tan de­li­cio­sa­men­te per­ver­sos como la “lu­na de miel”, la “no­che de bo­das” o el “via­je de no­vios”. Es­tas prác­ti­cas ri­tua­les “au­to­ri­za­ban” a la mu­jer pa­ra co­pu­lar con ob­je­ti­vos muy cla­ros: blin­dar y blo­quear en el tiem­po el cuer­po desean­te de la mu­jer y pri­va­ti­zar esa au­to­ri­za­ción en la fi­gu­ra del es­po­so. La “lu­na de miel” obli­ga­ba ori­gi­na­ria­men­te a los ca­sa­dos a per­ma­ne­cer jun­tos du­ran­te 28 días (una lu­na), be­bien­do lo que se con­si­de­ra­ba un afro­di­sía­co (la hi­dro­miel), con el fin de ase­gu­rar que al­gu­nas de las re­pe­ti­das có­pu­las coin­ci­die­ran con el mo­men­to de fer­ti­li­dad de la mu­jer. Por su par­te, el “via­je de no­vios” no pre­ten­día otra co­sa que des­pla­zar a la mu­jer de las ten­ta­cio­nes del en­torno ha­bi­tual pa­ra au­men­tar así su de­pen­den­cia fun­cio­nal del es­po­so. Y la “no­che de bo­das” ga­ran­ti­za­ba que el pri­mer “ti­ro” lo die­ra el le­gí­ti­mo ma­ri­do.

Ri­tua­les pa­ra pen­sar que el se­xo con amor es mu­cho me­jor Es­tas “prác­ti­cas po­lí­ti­cas del amor y el se­xo” nos pue­den pa­re­cer hoy ex­tra­ñas, ar­cai­cas y has­ta ri­dí­cu­las en su fun­ción so­lo por­que aho­ra nos va­mos de via­je de no­vios a las Sey­che­lles en lu­gar de a Al­cor­cón (o el pue­blo de al la­do); o por­que lle­ga­mos al ma­tri­mo­nio (cuan­do lle­ga­mos) con una lar­ga ex­pe­rien­cia en el se­xo; o por­que ya ni si­quie­ra re­cor­da­mos quién fue nues­tro pri­mer aman­te... Pe­ro si en al­go nos si­guen in­flu­yen­do es en pen­sar que, es­pe­cial­men­te pa­ra no­so­tras, el se­xo con amor siem­pre es mu­cho me­jor, mu­cho más pleno. A lo que po­dría­mos res­pon­der, igual que hi­cie­ra Woody Allen, di­cien­do que, po­si­ble­men­te, “el se­xo sin amor sea una ex­pe­rien­cia va­cía, pe­ro que como ex­pe­rien­cia va­cía es la me­jor”. O, si que­re­mos ser más la­có­ni­cas en la res­pues­ta, opi­nar que sí… o que no, que pa­ra que­dar­nos es­tu­pe­fac­tas, siem­pre ha­brá tiem­po en­tre se­xo y se­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.