WEINS­TEIN: SU VI­DA, AHO­RA

Ha cam­bia­do Los Án­ge­les por un pue­blo per­di­do de Ari­zo­na. Sus an­ti­guos co­le­gas no le co­gen el te­lé­fono y es­tá aco­rra­la­do por los pro­ce­sos ju­di­cia­les. Mien­tras tan­to, tra­ta su adic­ción al se­xo en un cen­tro don­de pa­ga 58.000 dó­la­res, y des­mien­te to­das las a

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por AMY CHOZICK

Ca­da ma­ña­na, el pro­duc­tor de ci­ne Har­vey Weins­tein se le­van­ta tem­prano, con­sul­ta con sus abo­ga­dos de la Cos­ta Es­te y desa­yu­na en una tien­da de zu­mos don­de sue­le pe­dir un ca­fé y una be­bi­da de­pu­ra­ti­va con ka­le y pe­pino. Se­gún cuen­tan per­so­nas de su en­torno (que pre­fie­ren man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to), vi­ve en un apar­ta­men­to amue­bla­do de 157 m2, si­tua­do cer­ca de un cen­tro co­mer­cial en Scot­ts­da­le, Ari­zo­na (el es­ta­do del Gran Ca­ñón de Co­lo­ra­do). Así sue­le ser la ru­ti­na de un hom­bre que si­gue ge­ne­ran­do no­ti­cias a dia­rio, aun­que no di­ga ni ha­ga na­da. El pro­duc­tor de Holly­wood se ha con­ver­ti­do en un pa­ria en los ba­rrios de Be­verly Hills y Man­hat­tan don­de so­lía te­ner sus do­mi­nios, des­de que, el pa­sa­do oto­ño, The New York Ti­mes y la re­vis­ta The New Yor­ker [aho­ra pre­mia­das con el Pu­lit­zer por su co­ber­tu­ra] des­ve­la­ran las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual y agre­sio­nes que ha­bría co­me­ti­do du­ran­te dé­ca­das. Mu­chas de sus acu­sa­do­ras, y la ola de per­so­nas que se han pro­nun­cia­do con­tra las agre­sio­nes y el aco­so se­xual, se pre­gun­tan por qué no ha si­do de­te­ni­do to­da­vía. “Quie­ro ver­lo en pri­sión”, de­cla­ró la ac­triz Jen­ni­fer Law­ren­ce al pro­gra­ma de te­le­vi­sión 60 mi­nu­tos en fe­bre­ro. Se sa­be que Weins­tein ha pa­sa­do mu­cho tiem­po en su pur­ga­to­rio de Scot­ts­da­le, ha­cien­do te­ra­pia pa­ra adic­tos al se­xo. Así que en lu­gar de acu­dir a la ce­re­mo­nia de los Os­car ro­dea­do de glo­ria, co­mo hi­zo du­ran­te tan­tos años (la Aca­de­mia del ci­ne lo ex­pul­só en oc­tu­bre), Weins­tein se ha atrin­che­ra­do en es­te rin­cón del con­da­do de Ma­ri­co­pa, mien­tras ve có­mo su im­pe­rio se des­mo­ro­na y los fis­ca­les

de Nue­va York, Los Án­ge­les y Lon­dres in­ves­ti­gan las nu­me­ro­sas cau­sas pe­na­les que hay en su con­tra. En es­tos me­ses el pro­duc­tor ha des­men­ti­do, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes, las acu­sa­cio­nes que se han for­mu­la­do con­tra él. Weins­tein se une así al re­du­ci­do gru­po de fa­mo­sos –que in­clu­yen a O.J. Sim­pson y Bill Cosby– que han si­do pro­ce­sa­dos y de­cla­ra­dos más o me­nos cul­pa­bles por la opi­nión pú­bli­ca an­tes de sen­tar­se en el ban­qui­llo. Sim­pson y Cosby aca­ba­ron en­fren­tán­do­se a pro­ce­sos pe­na­les muy me­diá­ti­cos y, a pe­sar del fa­llo ab­so­lu­to­rio de Sim­pson y de la anu­la­ción del jui­cio a Cosby, pa­sa­ron de la in­fa­mia a una reali­dad ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja. Weins­tein se en­cuen­tra, por aho­ra, en el lim­bo.

Lu­ces apa­ga­das

Las lu­ces de su ca­sa de Nue­va York, de la­dri­llos ro­jos y 465 m2, sue­len es­tar apa­ga­das. Se­gún la re­vis­ta Va­riety, su ca­sa de cam­po es­ti­lo Tu­dor en West Holly­wood (Ca­li­for­nia) se al­qui­la por 7.495 dó­la­res al mes. Ade­más, mal­ven­dió su fin­ca de Ama­gan­sett, en Nue­va York (per­dió unos dos mi­llo­nes de dó­la­res en la ope­ra­ción), y lle­gó a un acuer­do de di­vor­cio con Geor­gi­na Chap­man por un va­lor es­ti­ma­do de más de 15 mi­llo­nes de dó­la­res. Su es­po­sa de­ci­dió di­vor­ciar­se a raíz de las acu­sa­cio­nes. Los re­pre­sen­tan­tes del pro­duc­tor lle­va­ban me­ses di­cien­do que su clien­te bus­ca­ba te­ra­pia pa­ra su adic­ción en Ari­zo­na. “La te­ra­pia de­be de es­tar fun­cio­nan­do”, di­jo Uma Thur­man, des­pués de que Weins­tein ad­mi­tie­ra en The New York Ti­mes que ha­bía lla­ma­do a la ac­triz pa­ra pe­dir­le dis­cul­pas por ha­ber pro­ta­go­ni­za­do un in­ci­den­te en un ho­tel de Lon­dres en los años 90, una si­tua­ción que ella ha­bía des­cri­to pre­via­men­te co­mo “un ata­que”. Sa­be­mos que par­te de la te­ra­pia que ha he­cho el

De mo­men­to, la de­man­da ci­vil con­tra Weins­tein avan­za más de­pri­sa que las cau­sas pe­na­les, en­tre otras, la pre­sun­ta vio­la­ción a la ac­triz Paz de la Huer­ta.

pro­duc­tor has­ta aho­ra ha te­ni­do lu­gar en Wic­ken­burg (una po­bla­ción de 6.300 ha­bi­tan­tes), en la clí­ni­ca Gentle Path at the Mea­dows [que en in­glés sig­ni­fi­ca Ca­mino sua­ve en la pra­de­ra]: un cen­tro pa­ra pa­cien­tes mas­cu­li­nos, con más de 15 hec­tá­reas, ca­ba­ñas de ado­be y un jar­dín de cac­tus. Por la clí­ni­ca han pa­sa­do, en­tre otros fa­mo­sos, Ke­vin Spa­cey y Ti­ger Woods. ¿El pre­cio? 58.000 dó­la­res por 45 días. Allan Ben­ham, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, no ha que­ri­do con­fir­mar si Weins­tein ha­bía se­gui­do su tra­ta­mien­to y ha de­cli­na­do ha­cer co­men­ta­rios so­bre pa­cien­tes. Se­gún gen­te del lu­gar, Weins­tein no lle­gó a cum­plir los 45 días de es­tan­cia. No obs­tan­te, la clí­ni­ca nos per­mi­tió ha­cer una vi­si­ta a sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra ver có­mo fun­cio­na su pro­gra­ma te­ra­péu­ti­co. Gentle Path cuen­ta con 28 ha­bi­ta­cio­nes y su ru­ti­na dia­ria es ri­gu­ro­sa, por lo que es más co­no­ci­da con el so­bre­nom­bre de ca­mino bru­tal. Los pa­cien­tes se le­van­tan a las seis y me­dia de la ma­ña­na y co­mien­zan el día con una se­sión de me­di­ta­ción. El de­sa­yuno, com­pues­to por ali­men­tos pro­du­ci­dos en gran­jas or­gá­ni­cas, se sir­ve a las sie­te y cuar­to. Una ho­ra des­pués tie­ne lu­gar una “reunión co­mu­ni­ta­ria” don­de el per­so­nal y los pa­cien­tes de­ba­ten so­bre te­mas de con­vi­ven­cia. En­tre las nue­ve y cuar­to y las 10, man­tie­nen reunio­nes in­di­vi­dua­les con te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­dos en trau­mas, y ex­per­tos en neu­ro­feed­back ce­re­bral, en­tre otros. Des­pués, acu­den a una sa­la de es­tu­dio pa­ra cum­plir las ta­reas pres­cri­tas por los te­ra­peu­tas: de­be­res re­la­cio­na­dos con re­pa­rar el da­ño a otras per­so­nas y la ela­bo­ra­ción de una “pla­ni­lla de ex­ci­ta­ción” don­de re­gis­tran sus pa­tro­nes de con­duc­ta.

Con­tra la arro­gan­cia

A con­ti­nua­ción se rea­li­zan se­sio­nes de te­ra­pia de gru­po has­ta la ho­ra de la co­mi­da (en­tre las 12 y la una), a las que si­guen dos ho­ras de char­las edu­ca­ti­vas. De tres a cin­co de la tar­de, los pa­cien­tes se reúnen con psi­quia­tras, psi­có­lo­gos y otros te­ra­peu­tas. De cua­tro a cin­co, pue­den ele­gir una “ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria” (co­mo te­ra­pia ar­tís­ti­ca, yo­ga o tai chi). A las cin­co ce­nan y des­pués asis­ten a las se­sio­nes del lla­ma­do pro­gra­ma de 12 pa­sos pa­ra el tra­ta­mien­to de adic­cio­nes [si­mi­lar al de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos]. A las sie­te se apa­gan las lu­ces. Ha­blan­do en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, sin alu­dir a Weins­tein, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Gentle Path afir­ma que la lle­ga­da de fa­mo­sos a la clí­ni­ca siem­pre su­po­ne un re­to: “Vie­nen con una ac­ti­tud más arro­gan­te. Así que lo pri­me­ro que les ha­ce­mos sa­ber es que son co­mo los de­más.” Des­pués de cum­plir una es­tan­cia de 45 días en es­te cen­tro, se re­co­mien­da a los pa­cien­tes que si­gan asis­tien­do a di­fe­ren­tes ti­pos de tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio con el fin de se­guir re­com­po­nien­do sus vi­das. Sin em­bar­go, y se­gún el tes­ti­mo­nio de di­ver­sas per­so­nas que han te­ni­do ac­ce­so a Weins­tein re­cien­te­men­te, el pro­duc­tor, le­jos de fi­na­li­zar el pro­gra­ma, re­du­jo con­si­de­ra­ble­men­te su es­tan­cia

Los pa­cien­tes se le­van­tan a las seis y me­dia de la ma­ña­na y se acues­tan a las sie­te de la tar­de. Du­ran­te el día: reunio­nes, te­ra­pia, co­mi­da or­gá­ni­ca y tai chi...

en Ari­zo­na, mien­tras acu­día a al­gu­nas se­sio­nes en otra ins­ti­tu­ción y afron­ta­ba sus pro­ble­mas le­ga­les. Su pre­sen­cia en la clí­ni­ca ha pro­vo­ca­do la ira de los ju­bi­la­dos y los tu­ris­tas de Scot­ts­da­le y de la cer­ca­na Pa­ra­di­se Valley, al­gu­nos de los cua­les se han que­ja­do de su fa­mo­so ve­cino en las re­des so­cia­les. En es­tos me­ses, Weins­tein ha per­di­do pe­so. Si­gue tra­ba­jan­do su red de con­tac­tos (o lo in­ten­ta). Pe­ro, en el sis­te­ma de cas­tas de Holly­wood, la ma­yo­ría de los pu­bli­cis­tas in­de­pen­dien­tes, pro­duc­to­res y di­rec­to­res pro­me­te­do­res que so­lían so­por­tar sus ca­pri­chos y su ira ver­bal ya no res­pon­den a sus lla­ma­das. Así lo con­fir­man va­rios de ellos, que han de­ci­di­do ig­no­rar­lo.

Su pe­lí­cu­la más di­fí­cil

Di­chas fuen­tes ase­gu­ran tam­bién que el hom­bre de­trás de Pulp Fic­tion y Sha­kes­pea­re in lo­ve ha da­do al­gu­nos pa­sos pa­ra pro­du­cir su pe­lí­cu­la más di­fí­cil: un do­cu­men­tal di­se­ña­do pa­ra pre­pa­rar su re­gre­so a la in­dus­tria. Has­ta aho­ra na­die quie­re que le aso­cien al pro­yec­to. An­tes de que Gwy­neth Pal­trow, An­ge­li­na Jo­lie, Ka­te Bec­kin­sa­le y otras do­ce­nas de mu­je­res acu­sa­ran en pú­bli­co a Weins­tein, su ri­que­za es­ta­ba es­ti­ma­da en 300 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro las mi­nu­tas de sus abo­ga­dos, más su pro­ce­so de di­vor­cio en cur­so, han re­du­ci­do su for­tu­na. Ha­ce unas se­ma­nas, The Weins­tein Com­pany, an­ta­ño la jo­ya de la Co­ro­na de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, anun­ció que pre­sen­ta­rá un con­cur­so de acree­do­res, tras el fra­ca­so de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra su ven­ta a un gru­po in­ver­sor. La ope­ra­ción se frus­tró tras el plei­to ini­cia­do el mes pa­sa­do por el fis­cal ge­ne­ral de Nue­va York, pa­ra blo­quear la li­qui­da­ción de la com­pa­ñía. El es­cri­to de la Fis­ca­lía in­clu­ye nue­vos de­ta­lles so­bre el “am­bien­te tó­xi­co pa­ra las mu­je­res” que rei­na­ba en el es­tu­dio y la “con­duc­ta ilí­ci­ta” de Weins­tein res­pec­to a sus em­plea­das. Va­rios ex­per­tos ju­rí­di­cos han in­ter­pre­ta­do es­ta de­man­da ci­vil co­mo una se­ñal de que el pro­ce­so pe­nal es­tá es­tan­ca­do. La Po­li­cía de Nue­va York ha acu­mu­la­do prue­bas so­bre las acu­sa­cio­nes de vio­la­ción rea­li­za­das por la ac­triz es­pa­ño­la Paz de la Huer­ta (lue­go ne­ga­das por Weins­tein a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes). Pe­ro en no­viem­bre, Cy­rus R. Van­ce Jr., el fis­cal del dis­tri­to de Man­hat­tan, de­cla­ró no es­tar aún en con­di­cio­nes de acu­sar­le for­mal­men­te. “La po­si­ble pres­crip­ción de al­gu­nos de­li­tos su­po­ne [pa­ra la Fis­ca­lía] un pro­ble­ma, así que ¿qué es lo si­guien­te que pue­den ha­cer pa­ra mos­trar al pú­bli­co que es­tán ha­cien­do al­go? –se pre­gun­ta el abo­ga­do pe­na­lis­ta Louis J. Sha­pi­ro, de Los Án­ge­les–. De­jar el ca­so en ma­nos de la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral y em­pren­der la vía ci­vil”. En fe­bre­ro, la po­li­cía de Los Án­ge­les en­vió tres po­si­bles cau­sas pe­na­les a la ofi­ci­na del fis­cal del dis­tri­to. En Reino Uni­do, nue­ve mu­je­res han for­mu­la­do acu­sa­cio­nes de agre­sión se­xual. El pro­duc­tor tam­bién se en­fren­ta a otras de­man­das ci­vi­les, en­tre otras, una de­man­da co­lec­ti­va con­tra la Weins­tein Com­pany. Mien­tras, el pai­sa­je se­co de Ari­zo­na ha ser­vi­do a los in­tere­ses de la de­fen­sa. En enero, hu­bo cier­to pá­ni­co en los mo­men­tos pre­vios a la ce­re­mo­nia de los Glo­bos de Oro al pro­pa­gar­se el fal­so ru­mor de que es­ta­ba en Be­verly Hills y se hos­pe­da­ba en el Ho­tel Mon­ta­ge. Allí ha­bría te­ni­do lu­gar una su­pues­ta vio­la­ción. Al­go im­pro­ba­ble, pues­to que en esos días es­ta­ba en Ari­zo­na. Por esas mis­mas fe­chas, un clien­te del res­tau­ran­te de lu­jo Elements, en Pa­ra­di­se Valley, le dio un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra mien­tras ce­na­ba en el mis­mo lo­cal con su pa­drino de adic­ción, se­gún in­for­mó TMZ [un si­tio web de­di­ca­do a las no­ti­cias so­bre fa­mo­sos]. En el ca­so de Weins­tein, sus fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes en pú­bli­co (nor­mal­men­te vis­tien­do una ca­mi­se­ta ne­gra y un som­bre­ro Fe­do­ra), ya sea en un res­tau­ran­te de lu­jo ita­liano de Scot­ts­da­le o en un ca­fé de Phoe­nix que pre­su­me de te­ner “in­fluen­cias cu­li­na­rias re­fi­na­das de Los Án­ge­les, Nue­va York y Lon­dres”, han en­som­bre­ci­do el mo­vi­mien­to #Metoo y au­men­ta­do el ci­nis­mo co­lec­ti­vo an­te el tra­ta­mien­to se­gui­do por Weins­tein pa­ra su adic­ción al se­xo. Pe­ro Re­bec­ca Roip­he, pro­fe­so­ra en la Es­cue­la de De­re­cho de Nue­va York y exad­jun­ta al fis­cal de dis­tri­to de Man­hat­tan, pi­de pa­cien­cia y lo re­su­me así: “Por muy frus­tran­te y, en cier­to mo­do, le­si­vo pa­ra el mo­vi­mien­to #Metoo que re­sul­te, te­ne­mos que de­jar, de ver­dad, que el pro­ce­so pe­nal si­ga su cur­so”.

Sus nue­vos ve­ci­nos, la ma­yo­ría ju­bi­la­dos, se han que­ja­do de su pre­sen­cia en el pue­blo, y en un res­tau­ran­te le die­ron un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra.

Por el cen­tro han pa­sa­do otros fa­mo­sos co­mo Ke­vin Spa­cey y Ti­ger Woods. ¿El pre­cio? 58.000 dó­la­res por los 45 días que du­ra el tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.