¿Lo es­toy ha­cien­do BIEN?

Cues­tio­nar­se so­bre si se es­tá ejer­cien­do bien o mal la fun­ción ma­ter­na es inevi­ta­ble. ¿Pe­ro qué es, en reali­dad, ser una bue­na ma­dre?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

LLa maternidad siem­pre evo­ca los mo­de­los apren­di­dos y la re­la­ción que tu­vi­mos con nues­tra pro­pia pro­ge­ni­to­ra. Do­nald Win­ni­cott, psi­coa­na­lis­ta in­glés, acu­ñó el ter­mino “ma­dre su­fi­cien­te­men­te bue­na”, a la que des­cri­bió co­mo aque­lla que vi­ve con su be­bé “la preo­cu­pa­ción ma­ter­nal pri­ma­ria”, que es la ca­pa­ci­dad de la ma­dre pa­ra ple­gar­se a las ne­ce­si­da­des de su be­bé y con­ver­tir­se en ga­ran­tía de su sa­lud. Es un re­ple­ga­mien­to ha­cia el in­te­rior, que se da en un in­ten­to de pro­te­ger al ni­ño. Des­pués de es­tos pri­me­ros e in­ten­sos me­ses, vie­ne la ca­pa­ci­dad de la ma­dre pa­ra se­pa­rar­se gra­dual­men­te del be­bé, alen­tán­do­le pa­ra que va­ya am­plian­do su mun­do. Pa­ra ello, el ni­ño tie­ne que es­tar se­gu­ro de que, cuan­do vuel­va a ne­ce­si­tar­la, la va a en­con­trar. Una mu­jer, cuan­do ejer­ce el pa­pel de ma­dre, le­jos de cul­par­se cuan­do se equi­vo­ca, ten­dría que apren­der de sus erro­res y sa­ber que es­tos no pro­du­cen in­se­gu­ri­dad en el ni­ño. No son las in­se­gu­ri­da­des de la ma­dre las que per­ju­di­can al hi­jo, sino su an­gus­tia por sen­tir­se cul­pa­ble de no ser per­fec­ta. La im­per­fec­ción de la ma­dre cum­ple un pa­pel. So­lo re­co­no­cien­do sus li­mi­ta­cio­nes le se­rá po­si­ble trans­mi­tir a su hi­jo las se­ña­les pa­ra que se se­pa­re de ella. De­be de­jar al ni­ño el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra que se cons­tru­ya co­mo ser hu­mano que desea otras co­sas más allá de ella. Pa­ra que es­to su­ce­da, es im­por­tan­te con­tar con un pa­dre que cum­pla la fun­ción que le co­rres­pon­de: dar el apo­yo que el hi­jo ne­ce­si­ta pa­ra po­der se­pa­rar­se de la ma­dre. La ma­dre “su­fi­cien­te­men­te bue­na” que Win­ni­cott des­cri­be nun­ca es “to­tal­men­te” bue­na, por eso él sub­ra­ya ese ad­ver­bio que de­ja un mar­gen pa­ra se­ña­lar sus lí­mi­tes. La per­fec­ción no exis­te y la ma­dre no es in­fa­li­ble, to­do ello pe­se a que en la fan­ta­sía del ni­ño exis­tió en un pri­mer mo­men­to una ma­dre que to­do lo po­día y de la que ha de em­pe­zar a des­pren­der­se cuan­do em­pie­za a cons­truir su “yo”, a los dos años. Va­le­ria mi­ra­ba la ca­ra de su be­bé, que es­bo­za­ba una son­ri­sa. Se sen­tía fe­liz, aun­que no ha­bía si­do na­da fá­cil lle­gar a ser ma­dre. Lo ha­bía re­tra­sa­do, pri­me­ro por­que que­ría ase­gu­rar su pro­fe­sión, des­pués por­que no en­con­tra­ba el hom­bre que ella bus­ca­ba pa­ra

Pa­ra el ni­ño, la an­gus­tia y la cul­pa de la ma­dre son peo­res que sus erro­res.

que fue­ra el pa­dre de sus hi­jos. Al fin lo en­con­tró y ha­cía po­co, a los 37 años, se ha­bía con­ver­ti­do en ma­dre. Pro­ba­ble­men­te to­dos los im­pe­di­men­tos an­te­rio­res tam­bién ocul­ta­ban su mie­do a ha­cer­se car­go de un be­bé, mie­do que se ha­bía di­suel­to en el pro­ce­so psi­co­te­ra­péu­ti­co. En él pu­do ela­bo­rar la re­la­ción con su ma­dre, a la que no que­ría pa­re­cer­se, y con su pa­dre, al que siem­pre sin­tió au­sen­te. A Va­le­ria le en­can­ta­ba su tra­ba­jo y tu­vo que ela­bo­rar al­gu­nos con­flic­tos in­cons­cien­tes pa­ra te­ner un hi­jo sin sen­tir­se cul­pa­ble. La elec­ción de pa­re­ja que ha­bía he­cho tam­bién le po­bía si­bi­li­ta­ba ocu­par su lu­gar de ma­dre con me­nos mie­do, ya que él era un hom­bre que se im­pli­ca­ría mu­cho en la la­bor de res­pon­sa­bi­li­zar­se emo­cio­nal­men­te de un hi­jo. Ade­más, la ima­gen que te­nía de su ma­dre se ha­bía trans­for­ma­do bas­tan­te. Va­le­ria aca­bó acep­tan­do las li­mi­ta­cio­nes de su pro­ge­ni­to­ra, cu­yo ma­ri­do no le ha- ayu­da­do, por lo que con fre­cuen­cia se ha­bía sen­ti­do so­bre­pa­sa­da. Ya no de­pen­día tan­to de la ima­gen idea­li­za­da que te­nía de ella, pues la que­ría co­mo era: im­per­fec­ta.

El ver­da­de­ro ca­ri­ño

La maternidad lle­va a ca­bo una trans­mi­sión ge­né­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca y cul­tu­ral. Cul­tu­ral­men­te y du­ran­te mu­chos si­glos, se ha iden­ti­fi­ca­do y re­du­ci­do a la mu­jer a su pa­pel de ma­dre, al­go que la cul­pa­bi­li­za­ba so­bre to­do aque­llo que se sa­lie­ra de esa fun­ción. Esa cul­pa si­gue fun­cio­nan­do hoy en mu­chas mujeres, lo que au­men­ta los pro­ble­mas que su­fren al no te­ner in­terio­ri­za­do un mo­de­lo de ma­dre con el que pue­dan iden­ti­fi­car­se. Por si fue­ra po­co, si­guen en­con­trán­do­se con di­fi­cul­ta­des pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar maternidad y tra­ba­jo. Cuan­do su­ce­de es­to, la mu­jer tie­ne que ana­li­zar lo que fa­mi­liar y cul­tu­ral­men­te le in­flu­ye y arries­gar­se a en­fren­tar­se a ello pa­ra cons­truir una maternidad sin di­fi­cul­ta­des. Fra­nçoi­se Dol­to afir­ma que por más aten­to y ca­ri­ño­so que sea el sen­ti­mien­to ma­terno so­lo es ver­da­de­ra­men­te bueno pa­ra el ni­ño si co­exis­te en la ma­dre con otro ti­po de in­tere­ses, ya sean cul­tu­ra­les, so­cia­les o la­bo­ra­les, que la lle­ven más allá de lo que se re­fie­re a sus hi­jos.

La per­fec­ción no exis­te y la ma­dre no pue­de ser in­fa­li­ble: so­lo su­fi­cien­te­men­te bue­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.