DIS­CU­TIR por dis­cu­tir

Por el di­ne­ro, por las cues­tio­nes do­més­ti­cas y, so­bre to­do, por los hi­jos. Mu­chas pa­re­jas aca­ban ins­ta­lán­do­se en un enfrentamiento per­ma­nen­te, que ex­pre­sa un con­flic­to y ocul­ta in­se­gu­ri­dad e in­tran­si­gen­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

AAl­gu­nas pa­re­jas se ins­ta­lan en una dis­cu­sión per­ma­nen­te, un sín­to­ma que ex­pre­sa un con­flic­to ocul­to y des­co­no­ci­do. Si dis­cu­ti­mos es por­que en las re­la­cio­nes afec­ti­vas, ade­más de amor, tam­bién hay ri­va­li­dad, ra­bia, in­com­pren­sión e in­to­le­ran­cia. En es­te ti­po de en­fren­ta­mien­tos no so­lo no se es­cu­cha al otro, sino que ni si­quie­ra se ha­bla de lo que se quie­re. Tras el rui­do de la pe­lea se ocul­ta la in­se­gu­ri­dad y la in­tran­si­gen­cia. En ta­les ca­sos, las pa­la­bras no sir­ven pa­ra co­mu­ni­car­se, sino pa­ra da­ñar al otro y a uno mis­mo. Le­jos de acer­car, au­men­tan la dis­tan­cia en­tre los miem­bros de la pa­re­ja, que son víc­ti­mas de emo­cio­nes que se nie­gan a re­co­no­cer y que ni si­quie­ra pue­den nom­brar, pues per­te­ne­cen a con­flic­tos in­cons­cien­tes. En la re­la­ción de pa­re­ja se pro­du­cen com­pen­sa­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Por ejem­plo, se pue­de bus­car un hom­bre pro­tec­tor o una mu­jer ma­ter­nal pa­ra equi­li­brar de­seos in­fan­ti­les que no pu­die­ron ser sa­tis­fe­chos. Pe­ro si ello nos re­pre­sen­ta un con­flic­to y no acep­ta­mos la ra­zón de por qué he­mos ele­gi­do a una pa­re­ja así y no a otra, po­de­mos ata­car­la allí don­de pre­ci­sa­men­te nos evo­ca una li­ga­zón de­ma­sia­do con­flic­ti­va con al­gu­na per­so­na de nues­tra vi­da afec­ti­va.

Des­va­lo­ri­zar al otro

Ja­vier se que­ja­ba de la ap­ti­tud de Leo­nor pa­ra con­tro­lar el di­ne­ro: le pa­re­cía que gas­ta­ba de­ma­sia­do. Él vi­vía el tra­ba­jo co­mo un sa­cri­fi­cio y se creía con de­re­cho a pe­dir­le que fue­ra co­mo él que­ría, lo que in­cluía ha­cer­se car­go de sus hi­jos y de la ad­mi­nis­tra­ción de la eco­no­mía do­més­ti­ca. Leo­nor, por su par­te, no po­día re­sis­tir la re­cri­mi­na­ción de Ja­vier, al que acu­sa­ba de no es­tar en ca­sa el tiem­po su­fi­cien­te. Ella tra­ba­ja­ba co­mo abo­ga­da, pe­ro me­nos ho­ras que él, y sen­tía que él no re­co­no­cía su tra­ba­jo. Ja­vier huía de ca­sa por­que se ha­bía iden­ti­fi­ca­do con un pa­dre que tra­ba­ja­ba de sol a sol, lo que tam­bién era una for­ma de ple­gar­se a la idea que su ma­dre te­nía de los hom­bres. De es­ta ma­ne­ra, se acer­ca­ba a su ma­dre y se ale­ja­ba de su mu­jer. Leo­nor, por su la­do, le re­cri­mi­na­ba su fal­ta de tiem­po, pe­ro cuan­do es­ta­ba en ca­sa no le pe­día que hi­cie­ra co­sas con los ni­ños, su­po­nien­do que él no que­ría. De es­ta for­ma re­pe­tía sin sa­ber­lo la re­la­ción con su pa­dre, cu­ya aten­ción siem­pre echó de me­nos. Ella, en oca­sio­nes, com­pra­ba al­go que a Ja­vier le pa­re­cía un ex­ce­so sin avi­sar­le y, co­mo era

Lo que más irri­ta a la mu­jer es que res­ten im­por­tan­cia a sus emo­cio­nes.

un po­co ta­ca­ño, Leo­nor sa­bía que eso le ha­ría es­tar pen­dien­te de ella, tra­tán­do­la co­mo a una ni­ña. Al cul­par­la por su ma­la ges­tión eco­nó­mi­ca, evi­ta­ba cul­pa­bi­li­zar­se a sí mis­mo de su ma­la ges­tión emo­cio­nal. Los dos man­te­nían una po­si­ción in­fan­til con res­pec­to a sus pro­pios pa­dres, lo que no les de­ja­ba te­ner una po­si­ción de adul­tos res­pec­to a sus hi­jos. Él pen­sa­ba que Leo­nor le des­ca­li­fi­ca­ba co­mo pa­dre y no le va­lo­ra­ba co­mo hom­bre; ella sen­tía que él la de­ja so­la co­mo ma­dre y la des­va­lo­ri­za­ba co­mo mu­jer. Y to­do ello se tra­du­cía en pe­leas. Lo que más irri­ta a la mu­jer es que el hom­bre in­ten­te qui­tar­le im­por­tan­cia a sus sen­ti­mien­tos. Ella se sien­te an­te es­ta ac­ti­tud des­ca­li­fi­ca­da y cul­pa­ble por sus sen­ti­mien­tos, so­la y sin apo­yo. El hom­bre por su par­te es asus­ta­di­zo cuan­do se tra­ta de ha­blar de sen­ti­mien­tos y, ade­más, se sien­te res­pon­sa­ble de to­do lo que le ocu­rre a ella, lo que le ha­ce sen­tir­se des­va­lo­ri­za­do. En­ton­ces co­mien­za a dar­le so­lu­cio­nes prác­ti­cas cre­yen­do que ayu­da a su pa­re­ja con es­tos con­se­jos, cuan­do en reali­dad le ta­pa la bo­ca y la de­ja so­la. No la acom­pa­ña en la vi­ven­cia que la mu­jer tie­ne, sino que in­ten­ta con­tro­lar sus sen­ti­mien­tos. Las dis­cu­sio­nes en las pa­re­jas pue­den dar­se por cues­tio­nes do­més­ti­cas, eco­nó­mi­cas y, so­bre to­do, por los hi­jos. Es en es­te te­rreno don­de se des­li­za aque­llo que vi­vi­mos en nues­tra edu­ca­ción emo­cio­nal y que aho­ra po­de­mos re­edi­tar al co­lo­car­nos en el pa­pel de pa­dres, que he­mos de com­pa­ti­bi­li­zar con el de cón­yu­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.