PA­TRI­MO­NIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Si Yo Hubiera Estado Allí - POR ES­PI­DO FREI­RE

Lo más pro­ba­ble es que yo no vi­si­te nun­ca Me­di­na Azaha­ra, por­que es­toy en un mo­men­to en el que via­jar es un in­cor­dio, y yo lle­vo una vi­da or­de­na­da: dor­mir unas 20 ho­ras al día, co­mer equi­li­bra­da­men­te de to­do lo que me gus­ta, es­ti­rar­me un po­co, ca­zar a mi pe­rri­ta Tru­di y dor­mir de nue­vo. Pe­ro en fin, de mo­nu­men­to a mo­nu­men­to, quie­ro trans­mi­tir mi ca­lu­ro­sa y fe­li­na en­ho­ra­bue­na a esa pre­cio­sa ciu­dad de Cór­do­ba, que ha si­do nom­bra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Qué ra­cha lle­va Cór­do­ba: ya son Pa­tri­mo­nio la Mez­qui­ta, su Cas­co His­tó­ri­co, la Fies­ta de los Pa­tios, con sus ties­tos re­ven­tan­do de flo­res y de co­lo­res, y la ciu­dad ca­li­fal que lle­van ex­ca­van­do más de un si­glo y que ape­nas ha co­men­za­do a mos­trar sus be­lle­zas. Si no hu­bie­ra lo­gra­do esa dis­tin­ción, no ha­bría pa­sa­do na­da. Aquí es­toy yo, sin que na­die me ha­ya nom­bra­do; pe­ro en mi in­te­rior sé que soy una de las mo­der­nas ma­ra­vi­llas del mun­do. No del mun­do fe­lino. Del mun­do, en ge­ne­ral. De au­to­es­ti­ma an­do bas­tan­te bien, y de pe­lo, ni os cuen­to.

Pe­ro no ha si­do así: en Ba­réin, la je­que­sa que pre­si­de el co­mi­té ha de­cla­ra­do lo que to­do el mun­do sa­bía, que me­re­ce la pe­na que ese pa­tri­mo­nio sea co­no­ci­do y re­co­no­ci­do, que hay que cui­dar­lo co­mo si fue­ra un ser vi­vo y que ya va sien­do ho­ra de que los que aquí vi­vi­mos apre­cie­mos lo que otros va­lo­ran co­mo ex­tra­or­di­na­rio. Me ha­bría gus­ta­do es­tar en Ba­réin co­mo re­pre­sen­tan­te de mi es­pe­cie. Al fin y al ca­bo, al­guien de­be­ría ha­blar por los ga­ti­tos en el yacimiento de Me­di­na Azaha­ra, que sa­len a la luz de Lu­na pa­ra con­tem­plar las es­tre­llas y mau­llar las le­yen­das de las que he­mos si­do tes­ti­gos. Ah, si no­so­tros ha­blá­ra­mos. Ya ha­bía ga­tos cuan­do los ome­yas edi­fi­ca­ron esa ciu­dad en el si­glo X, con sus jar­di­nes y sus fuen­tes, las ca­lles y las ca­sas, los pa­la­cios y esos ar­cos de he­rra­du­ra tan ex­qui­si­tos y ca­rac­te­rís­ti­cos, pin­ta­dos de blan­co y de ese ro­jo in­ten­so que se lla­ma al­ma­gra. Aun­que no lo re­co­ge el Co­rán, la tra­di­ción oral cuen­ta que Maho­ma te­nía una ga­ta a la que que­ría mu­cho, y que una vez que se ha­bía que­da­do dor­mi­da so­bre él, se cor­tó un tro­zo de tú­ni­ca pa­ra no des­per­tar­la. En el si­glo X, mo­vía­mos nues­tras co­las so­bre al­moha­do­nes de se­da, o nos co­lá­ba­mos por los callejones en bus­ca de aven­tu­ras, exac­ta­men­te igual que aho­ra, aun­que la se­da sea po­liés­ter. Es lo que tie­ne vi­vir con una es­cri­to­ra y no con una sul­ta­na.

Si yo hu­bie­ra es­ta­do allí, con un pe­que­ño tur­ban­te, co­mo una je­que­sa en miniatura, ha­bría ala­ba­do con to­da mi elo­cuen­cia las vir­tu­des de Me­di­na Azaha­ra. Ha­bría di­cho, por ejem­plo, que so­bre su no­che se vuel­ca la pla­ta de Lu­na ra­ja­da en el cie­lo. O que el na­ran­jo ape­nas pres­ta par­te de su aro­ma a su nom­bre. Soy un po­co poe­ta, y un mu­cho ma­ra­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.