NE­CE­SI­TAS UN COACH?

¿Ne­ce­si­tas que al­guien te ayu­de a sa­ber lo que tie­nes (o quie­res) ha­cer pa­ra so­lu­cio­nar tus problemas? Los nue­vos án­ge­les de la guar­da es­tán es­pe­cia­li­za­dos, co­bran por sus ser­vi­cios y, ca­da vez más, tie­nen con­sul­ta abier­ta en internet. Aun­que no es ayu­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por SIL­VIA TORRES Ilus­tra­ción: MAI­TE NIE­BLA

HHay un coach pa­ra to­do. Pa­ra de­jar de ser sol­te­ro y pa­ra vol­ver a ser­lo. Pa­ra adel­ga­zar. Pa­ra apren­der a in­ver­tir en Bol­sa. Pa­ra los tí­mi­dos y pa­ra los bo­ca­zas. Pa­ra en­con­trar tra­ba­jo y pa­ra apren­der a vi­vir sin tra­ba­jar. Pa­ra ser un lí­der glo­bal... En fin, si ne­ce­si­tas un guía es­pi­ri­tual, se­gu­ra­men­te te lle­ga­rá en for­ma de coach, neu­ro­coach, li­fe­co­ach, exe­cu­ti­ve coach… por­que las de­no­mi­na­cio­nes tam­bién pue­den ser muy va­ria­das. “Con la ayu­da de un gu­rú del coaching el 50% de tu pro­duc­ti­vi­dad se­rá la mi­tad de tu pro­duc­ti­vi­dad”, se pue­de leer en Twit­ter a un sar­cás­ti­co @ca­pi­ta­n_ahab. Lo cier­to es que el coaching si­gue un mé­to­do clá­si­co de Só­cra­tes: in­ten­tar lle­gar a la ver­dad a tra­vés de un hi­lo de pre­gun­tas y res­pues­tas. Por ejem­plo, se­gún ex­pli­ca Jai­me Gi­mé­nez, die­tis­ta y coau­tor jun­to a Yo­lan­da

Fle­ta del li­bro Coach nu­tri­cio­nal: haz que tu die­ta fun­cio­ne (Ed. Cla­ve), si con­tra­tas los ser­vi­cios de un coach de nu­tri­ción no te pre­gun­ta­rá por qué quie­res adel­ga­zar si no pa­ra qué; la die­ta o el pro­gra­ma de ejer­ci­cios con el que sal­drás de la con­sul­ta se­rá el re­sul­ta­do del pac­to al que ha­yas lle­ga­do con él. Eduar­do La­rrie­ra, psi­có­lo­go y uno de los pri­me­ros que ejer­ció el coaching en nues­tro país a ini­cios del 2000, so­lía ayu­dar a los tu­to­res de un colegio pri­va­do con es­ta téc­ni­ca. Cuan­do lle­ga­ba un pa­dre exal­ta­do y de­cía: “¡Es im­po­si­ble que mi hi­jo ha­ya he­cho eso que us­ted di­ce! En ca­sa, su com­por­ta­mien­to es ejem­plar. ¡Us­ted mien­te!”, en lu­gar de en­zar­zar­se en el tí­pi­co cru­ce de acu­sa­cio­nes, el coach acon­se­ja­ba de­cir al­go así: “In­te­re­san­te lo que me cuen­ta: pen­se­mos por qué el com­por­ta­mien­to de su hi­jo es tan di­fe­ren­te en un si­tio y en otro’. “¡Te­nía que ser muy ce­rra­do el se­ñor pa­ra que no se de­tu­vie­ra a pen­sar!”, di­ce La­rrie­ra. El mer­ca­do del coaching se ha re­vo­lu­cio­na­do li­te­ral­men­te con internet: el te­le-coach es to­da­vía mu­cho más rá­pi­do y pro­me­te es­tar ahí don­de lo ne­ce­si­ta pa­ra, di­ga­mos, im­pe­dir que man­des ese des­afor­tu­na­do what­sapp a tu ex y, mu­cho me­jor, que le es­cri­bas la res­pues­ta que lo de­ja­rá neu­tra­li­za­do y fue­ra de com­ba­te. Tu coach nu­tri­cio­nal pue­de su­per­vi­sar tu die­ta des­de What­sapp y el laboral, con­tro­lar tus in­ter­ven­cio­nes en esa te­le­con­fe­ren­cia cru­cial pa­ra tu ca­rre­ra. El pre­cio es, ade­más de di­ne­ro, cier­ta pér­di­da de la au­to­no­mía y una in­tro­mi­sión cons­tan­te que, sin em­bar­go, pa­re­ce tran­qui­li­zar a más de uno.

Cam­biar de nom­bre pa­ra rein­ven­tar­se

Al­fon­so Al­cán­ta­ra (@yo­rien­to en Twit­ter) cree que “hay que dis­tin­guir la téc­ni­ca psi­co­ló­gi­ca de la mar­ca co­mer­cial coaching, con la que mu­chas per­so­nas han in­ten­ta­do ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do laboral”. Eduar­do La­rrie­ra co­rro­bo­ra que en los años más du­ros de la cri­sis “mu­chos se cam­bia­ron el car­tel de con­sul­tor por el de coach, por­que era más fá­cil que te con­tra­ta­ran”. “No cri­ti­co a na­die, ca­da uno ha­ce lo que pue­de pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro con­si­de­rar el coaching co­mo una dis­ci­pli­na con en­ti­dad pro­pia es so­lo una es­tra­te­gia de mar­ke­ting que per­mi­te a mu­chos pro­fe­sio­na­les rein­ven­tar­se en un mer­ca­do ca­da vez más sa­tu­ra­do y con­fu­so”, pro­si­gue

Al­cán­ta­ra. Él mis­mo, con una só­li­da ca­rre­ra en el ase­so­ra­mien­to em­pre­sa­rial de re­cur­sos hu­ma­nos, re­co­no­ce que, du­ran­te al­gu­na tem­po­ra­da, se pre­sen­tó co­mo coach: “Se te abrían más fá­cil las puer­tas del mun­do em­pre­sa­rial, pe­ro es­toy de­jan­do de ha­cer­lo; el tér­mino es­tá tan so­ba­do que es me­jor vol­ver a po­ner psi­có­lo­go”. De qué ma­ne­ra se ha con­ver­ti­do un mé­to­do so­crá­ti­co en una gran mar­ca es una bue­na pregunta. Lo cier­to es que va­rios ex­per­tos con­fir­man “cier­ta ten­den­cia a in­cluir en es­te con­cep­to co­sas que tie­nen po­co que ver con la cien­cia, en­tre ellas el reiki, la au­to­ayu­da o la psi­co­lo­gía po­si­ti­va”, se­ña­la Al­fon­so Al­cán­ta­ra. Jo­sé Ba­rro­so, “en­tre­na­dor per­so­nal de vi­da y ne­go­cios”, se­gún se de­fi­ne en su web, re­co­no­ce cier­ta “ba­na­li­za­ción” del tér­mino y una pro­fu­sión de ase­so­res en el mer­ca­do di­gi­tal y analó­gi­co, y cree que, al no ha­ber re­gu­la­ción aca­dé­mi­ca, cual­quie­ra pue­de ejer­cer co­mo tal: “Exis­te

HAY CIER­TA BA­NA­LI­ZA­CIÓN DEL TÉR­MINO Y MU­CHOS ASE­SO­RES DI­GI­TA­LES QUE NO TIE­NEN FOR­MA­CIÓN.

un sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción que ha aca­ba­do con­ver­ti­do tam­bién en un mo­de­lo de ne­go­cio”. Y aun­que ha­ya pro­fe­sio­na­les ri­gu­ro­sos, há­gan­se lla­mar coaches, men­to­res o te­ra­peu­tas, la au­sen­cia de eva­lua­cio­nes sis­te­má­ti­cas y trans­pa­ren­tes que si­gan unas re­fe­ren­cias de pro­ba­da sol­ven­cia cien­tí­fi­ca, tal y co­mo ocu­rre en otros campos del sa­ber, ha­ce di­fí­cil apar­tar el grano de la pa­ja. En opi­nión de Al­fon­so Al­cán­ta­ra, “to­das las dis­ci­pli­nas con vo­ca­ción de avan­ce cien­tí­fi­co tie­nen que di­se­ñar­se de tal for­ma que pue­dan ser eva­lua­das”. De mo­men­to, la eva­lua­ción más in­de­pen­dien­te es la ex­pe­rien­cia per­so­nal de sus clien­tes. Co­mo Ma­ría, de 43 años, que con­tra­tó un coach pa­ra sin­gles (sol­te­ros; por­que, ten­gá­mos­lo en cuen­ta, la pro­fu­sión de tér­mi­nos

an­glo­sa­jo­nes es par­te del éxi­to de la mar­ca). Cua­tro me­ses des­pués si­gue sol­te­ra pe­ro “mu­cho más a gus­to. Ya ca­si me han con­ven­ci­do de aque­llo de “me­jor so­la que mal acom­pa­ña­da”, di­ce. O Ma­tías, un em­pre­sa­rio de 50 años que con­tra­tó a un coach por­que “mez­cla­ba problemas per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les” y aho­ra con­si­de­ra que es “una per­so­na di­fe­ren­te. Cuan­do su­pe­ras di­fi­cul­ta­des, ga­nas con­fian­za y cam­bia tu for­ma de ver las co­sas. Don­de an­tes veía un pro­ble­ma, aho­ra sé que hay un re­to. Pe­ro no es ma­gia, hay que tra­ba­jar con uno mis­mo”, ex­pli­ca.

Án­gel de la guar­da por ho­ras

Los coaches de­fi­nen su tra­ba­jo co­mo acom­pa­ña­mien­to. El ser­vi­cio de un án­gel de la guar­da por ho­ras, que sim­ple­men­te pro­te­ge y de­ja ha­cer, sin im­po­ner de­ma­sia­do su pre­sen­cia. “Es co­mo un aco­mo­da­dor de ci­ne, que cuan­do uno lle­ga con la pe­lí­cu­la em­pe­za­da, nos ayu­da a avan­zar sin tro­pe­zar­nos, pe­ro res­pe­ta el lu­gar adon­de uno quie­re ir”. “Un coach nun­ca le di­ce a na­die lo que tie­ne que ha­cer, por­que hay una reali­dad pa­ra ca­da per­so­na. Nun­ca tra­ba­ja con el pa­sa­do, siem­pre del pre­sen­te ha­cia el fu­tu­ro y con un ob­je­ti­vo con­cre­to a la vis­ta”, ex­pli­ca Ba­rro­so. En opi­nión de al­gu­nos be­ne­fi­cia­rios del coaching, es­te mé­to­do triunfa por­que “vis­te más” ir al coach que al psi­quia­tra o al psi­có­lo­go y por­que a cual­quier mé­to­do de nom­bre an­glo­sa­jón (aun­que sus orí­ge­nes sean grie­gos) se le atri­bu­ye efi­ca­cia y mo­der­ni­dad. Otros ex­per­tos, sin em­bar­go, creen que con­fia­mos ca­da vez más en la ayu­da ex­ter­na pa­ra so­lu­cio­nar problemas que otras ge­ne­ra­cio­nes su­pe­ra­ban con sus pro­pios re­cur­sos. “Ex­ter­na­li­zar la in­cer­ti­dum­bre”, lo lla­ma Ba­rro­so, y se ex­pli­ca: “Son tiem­pos de ur­gen­cia y que­re­mos re­sul­ta­dos rá­pi­dos. La gen­te va a mu­chas reu­nio­nes en su tra­ba­jo, pe­ro ape­nas tie­ne tiem­po pa­ra re­unir­se con­si­go mis­ma. Flo­re­ce la ayu­da ex­ter­na por­que la gen­te de­ci­de sub­con­tra­tar la re­fle­xión”. “No se to­le­ra la más mí­ni­ma frus­tra­ción o do­lor y a to­do le bus­ca­mos una res­pues­ta pro­fe­sio­nal, di­ce Al­fon­so Bor­da­llo, di­rec­tor del ICNS (Ins­ti­tu­to de Coaching Nu­tri­cio­nal y Sa­ni­ta­rio). “Aquí se han uni­do el hambre y las ga­nas de co­mer”, opi­na la psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta Isa­bel La­rra­bu­ru. “Por un la­do, exis­te una ma­yor ne­ce­si­dad de li­ber­tad y au­to­no­mía pa­ra di­ri­gir nues­tras vi­das. Por otro la­do, los cam­bios en esa vi­da son ver­ti­gi­no­sos y ya no exis­ten re­fe­ren­tes mo­ra­les o re­li­gio­sos, ni tam­po­co se­gu­ri­dad. La exi­gen­cia de sa­ber sur­fear las olas es abru­ma­do­ra y no to­dos te­ne­mos la for­ta­le­za pa­ra so­bre­vi­vir al in­ten­to. El es­trés de los cam­bios nos pue­de enfermar”. En es­te con­tex­to, apa­re­ce un ni­cho de ase­so­res, vi­den­tes, gu­rús y cha­ma­nes que di­cen pro­veer de cer­te­zas. La­rra­bu­ru lo de­no­mi­na “el mer­ca­do del con­se­jo”. Y ha­blan­do de con­su­mis­mo, ¿se­ría bue­na idea so­la­par va­rios pro­ce­sos de coaching? Di­ga­mos una per­so­na sol­te­ra que quie­re en­con­trar pa­re­ja y adel­ga­zar, ¿de­be­ría con­tra­tar un coach nu­tri­cio­nal y otro pa­ra sol­te­ros? ¿Uno en Internet y otro con des­pa­cho? Eduar­do La­rrie­ra cree que se­ría un efec­to se­cun­da­rio de la ex­ce­si­va frag­men­ta­ción del mer­ca­do. “Lo ideal se­ría que uno so­lo in­ten­ta­rá des­cu­brir cuál es la prio­ri­dad: per­der ki­los o en­con­trar pa­re­ja. Una vez iden­ti­fi­ca­da, tra­ba­jar en ese ob­je­ti­vo. Con dos fren­tes abier­tos, pro­ba­ble­men­te no se lle­ga­rá a nin­gún si­tio”.

“LA GEN­TE APE­NAS TIE­NE TIEM­PO DE RE­UNIR­SE CON­SI­GO MIS­MA Y SUBCONTRATA LA RE­FLE­XIÓN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.