Sen­ti­do del RI­DÍCU­LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo - CA­RE SAN­TOS Escritora

en el com­ple­jo mun­do de ado­les­cen­tes en el que vi­vo in­mer­sa ha apa­re­ci­do un nue­vo te­ma tabú: la tier­na in­fan­cia. Mis hi­jos pú­be­res, afec­ta­dos de ac­né ju­ve­nil y en ple­na eta­pa de “apren­da us­ted a afei­tar­se/de­pi­lar­se so­lo/a” de pron­to po­nen el gri­to en el cie­lo si pre­ten­do con­tar al­go de cuan­do eran unos ni­ñi­tos ado­ra­bles, gra­cio­sos y tre­men­da­men­te de­pen­dien­tes. El pe­rio­do afec­ta­do, se­gún he po­di­do ob­ser­var, com­pren­de des­de el mis­mo día de su na­ci­mien­to has­ta apro­xi­ma­da­men­te los ocho o nue­ve años. Es de­cir, has­ta el pri­mer des­per­tar de sus pro­pios gus­tos e in­cli­na­cio­nes. No es que les agra­de mu­cho que cuen­te lo que ha­cían con nue­ve o 10 años, pe­ro en la me­di­da en que lo re­cuer­dan pue­den lle­var­me la con­tra­ria (nue­vo de­por­te na­cio­nal en mi ca­sa) y sa­lir­se con la su­ya aun­que no ten­gan ra­zón.

Men­ción apar­te me­re­cen las na­rra­cio­nes de su na­ci­mien­to. Nun­ca he si­do afi­cio­na­da a los re­la­tos épi­cos de par­tos, pe­ro de vez en cuan­do, en fe­chas pro­pi­cias, sur­ge el te­ma. Ho­rror. So­lo ima­gi­nar­se en el tran­ce de na­cer po­nen ca­ra de as­co (bueno, igual tie­nen ra­zón en eso). Si cuen­to sus pri­me­ros mi­nu­tos en el mun­do, mien­tras el mé­di­co les des­anu­da­ba el cor­dón um­bi­li­cal del cue­llo, o mien­tras Isa­bel, la co­ma­dro­na, les po­nía el pri­mer exa­men de su vi­da, que su­pe­raron con no­ta mien­tras es­tre­na­ban sus es­fín­te­res y sus ve­ji­gas con gran en­tu­sias­mo, si lo cuen­to, di­go, me lle­vo la bron­ca del si­glo. Có­mo es po­si­ble que les ri­di­cu­li­ce así, qué ne­ce­si­dad ten­go de re­cor­dar al­go tan as­que­ro­so, por qué siem­pre ten­go que con­tar lo mis­mo. No me acos­tum­bro a es­te sen­ti­do del ri­dícu­lo tan acu­sa­do de que ha­cen ga­la mis hi­jos. Los bebés les ho­rro­ri­zan. Y no hay na­da más la­ce­ran­te pa­ra ellos que re­cor­dar que no ha­ce tan­to —en reali­dad no ha­ce na­da— ellos mis­mos fue­ron un be­bé. Cui­da­do, pa­dres y ma­dres. Re­ser­vaos el te­mi­ta has­ta den­tro de, pon­ga­mos, 10 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.