ZOË KRAVITZ

“LA BE­LLE­ZA ES FU­GAZ. POR ESO NO DE­JO QUE SE CON­VIER­TA EN MI IDEN­TI­DAD”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca - Por RO­SA GIL Fo­tos: NAGI SAKAI

Lle­va su tí­tu­lo de “he­re­de­ra” con ho­nes­ti­dad y es­tá de­ci­di­da a tra­ba­jar du­ro pa­ra con­ven­cer­nos de su ta­len­to. La des­cu­bri­mos en la se­rie Big little lies y se in­cor­po­ra aho­ra a Ani­ma­les fan­tás­ti­cos, lo nue­vo de Harry Pot­ter. Su as­cen­so es im­pa­ra­ble.

Sí, cuan­do tie­nes co­no­ci­dos en el mun­do del es­pec­tácu­lo, es fá­cil tras­pa­sar la pri­me­ra puer­ta. Eso es in­du­da­ble”, di­ce Zoë Kravitz con na­tu­ra­li­dad. Y, des­de lue­go, co­no­ci­dos en el show bu­si­ness no le fal­tan. La ac­triz es hi­ja de Lenny Kravitz, can­tan­te, ac­tor y por­ta­dor de bu­fan­das over­si­ze, y de Li­sa Bo­net, es­tre­lla de La ho­ra de Bill Cosby en su ju­ven­tud y de Li­fe on Mars en su ma­du­rez. Su pa­dras­tro es Ja­son Mo­moa (más co­no­ci­do co­mo Khal Dro­go o Aqua­man, y al que Zoë lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te “pa­pá oso”); su ma­dri­na, Ma­ri­sa To­mei; su me­jor ami­go, el di­se­ña­dor Ale­xan­der Wang; su no­vio, el ac­tor Karl Glus­man (Ani­ma­les noc­tur­nos). Es­tá acos­tum­bra­da a que le pre­gun­ten por to­dos ellos y no pa­re­ce im­por­tar­le que su tra­ba­jo atrai­ga tan­ta aten­ción so­bre sus fa­mo­sos de pro­xi­mi­dad, por mu­cho que su pu­bli­cis­ta ad­vier­ta: “So­lo una pre­gun­ta so­bre su fa­mi­lia, por fa­vor”, an­tes de de­jar­nos pa­sar a su sui­te. Tal vez esa sea la cla­ve, de he­cho, pa­ra cons­truir una ca­rre­ra po­co a po­co y que de pron­to nos de­mos cuen­ta de que Zoë Kravitz, de ca­si 30 años, siem­pre ha es­ta­do allí. Em­pe­zó a los 18, con pe­que­ños pa­pe­les (Sin re­ser­vas, La ex­tra­ña que hay en ti) y más tar­de lle­ga­ron per­so­na­jes epi­só­di­cos en se­ries de pres­ti­gio (Ca­li­for­ni­ca­tion). El pú­bli­co re­pa­ró en ella ha­ce cin­co años en la sa­ga ju­ve­nil Di­ver­gen­te; la crí­ti­ca, en la se­rie Big little lies, el pa­sa­do año. Y, de pron­to, te­nía­mos una es­tre­lla: “Hay per­so­nas que em­pie­zan en es­te mun­do a lo gran­de y eso les fun­cio­na. Pe­ro a mí lle­gar a ese pun­to me lle­vó un tiem­po. He ido ave­ri­guan­do po­co a po­co quién soy, ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do. Ca­da vez lo ha­go me­jor y es­toy más se­gu­ra de mí mis­ma. Eso me gus­ta. Es­toy cre­cien­do y me es­tán sur­gien­do opor­tu­ni­da­des fa­bu­lo­sas. Es­toy muy con­ten­ta con la for­ma que es­tá to­man­do mi ca­rre­ra”. Y, tras años de siem­bra si­len­cio­sa, to­ca co­se­char. Tie­ne un par de películas y la se­gun­da tem­po­ra­da de Big little lies pen­dien­tes de es­treno, y es­tá in­mer­sa en la pre­pro­duc­ción de la se­rie Al­ta fi­de­li­dad (da­to cu­rio­so: su ma­dre par­ti­ci­pó en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma, ba­sa­da en el li­bro de Nick Hornby). Ade­más, pre­pa­ra nue­vo dis­co con su gru­po, Lo­la­wolf, que lle­va el nom­bre de sus dos her­ma­nos pe­que­ños por par­te de ma­dre, con los que a me­nu­do po­sa en su cuen­ta de Ins­ta­gram. Y, por su­pues­to, aca­ba de en­trar a for­mar par­te de una de las fran­qui­cias

más ren­ta­bles del pla­ne­ta, la de Harry Pot­ter. Zoë se en­cuen­tra en Lon­dres pro­mo­cio­nan­do Ani­ma­les fan­tás­ti­cos. Los crí­me­nes de Grin­del­wald (es­treno, 16 de no­viem­bre), la se­gun­da de cin­co películas en torno a las aven­tu­ras de Newt Sca­man­der (Ed­die Red­may­ne) y la pri­me­ra en la que ella par­ti­ci­pa. “Es­ta­ba ner­vio­sa –re­co­no­ce–. El re­par­to es­tá lleno de ac­to­res a los que ad­mi­ro, y mu­chos ha­bían es­ta­do ya en la pri­me­ra pe­lí­cu­la. Me sen­tía co­mo la ni­ña nue­va el pri­mer día de co­le­gio. Pe­ro to­dos fue­ron muy ama­bles. Me lo pu­sie­ron muy fá­cil pa­ra en­trar a for­mar par­te de es­te uni­ver­so”. Kravitz ya te­nía una his­to­ria per­so­nal con el mun­do crea­do por J.K. Row­ling. “Harry Pot­ter y la pie­dra fi­lo­so­fal fue el pri­mer li­bro que ele­gí leer yo sola, sin que me lo le­ye­ran mis pa­dres o sin que fue­ra una ta­rea es­co­lar”. Y la ma­gia que sin­tió en­ton­ces si­gue in­tac­ta. J.K. Row­ling, que tam­bién es guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la, le dio li­ber­tad pa­ra in­ter­pre­tar co­mo qui­sie­ra a su per­so­na­je, Le­ta Les­tran- ge, una mu­jer lle­na de cla­ros­cu­ros. “Las mu­je­res, creo yo, son las cria­tu­ras más com­pli­ca­das y fas­ci­nan­tes que hay. Y lo bueno de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos que es­cri­be Row­ling es que no son bue­nos ni ma­los, so­lo per­so­nas com­ple­jas que tie­nen mu­chas co­sas di­fe­ren­tes en su in­te­rior. Es lo mis­mo que me he en­con­tra­do con las mu­je­res de Big little lies”. La ac­triz aca­ba de ter­mi­nar la gra­ba­ción de la se­gun­da tem­po­ra­da de es­ta se­rie, que HBO es­tre­na­rá en 2019. Y la ve­te­ra­nía se no­ta. Aho­ra son­ríe al re­cor­dar lo mu­cho que le asus­ta­ba la pers­pec­ti­va de tra­ba­jar jun­to a Ni­co­le Kid­man, Ree­se Wit­hers­poon o Lau­ra Dern, con cu­yas películas cre­ció. “To­das fue­ron ado­ra­bles y na­da in­ti­mi­dan­tes. Era mi in­se­gu­ri­dad la que me ha­cía pa­sar­lo mal. Las ad­mi­ra­ba mu­chí­si­mo y no que­ría fas­ti­diar­lo”. Da­do que su per­so­na­je, Bon­nie, si­gue es­tan­do en la se­gun­da tem­po­ra­da, asu­mi­re­mos que no lo fas­ti­dió. “Sí, no me han echa­do –di­ce rien­do–, su­pon­go que les gus­té. Me aco­gie­ron mag­ní­fi­ca­men­te, y se han con­ver­ti­do en gran­des ami­gas. Ha si­do un via­je ma­ra­vi­llo­so”. Un via­je al que, en es­ta nue­va tem­po­ra­da, se su­ma Meryl Streep. “¿Te lo pue­des creer? Jus­to cuan­do te es­tás di­cien­do: “To­do va bien, sé lo que me ha­go, so­lo son Ree­se y Ni­co­le…”, ¡te anun­cian que vas a tra­ba­jar con Meryl y vuel­ves a en­trar en pá­ni­co! Pe­ro ella es… ma­ra­vi­llo­sa, es to­do lo que po­drías desear: ama­ble, di­ver­ti­da, es­tu­pen­da. Ver­la tra­ba­jar ha si­do una opor­tu­ni­dad úni­ca en la vi­da”. Pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da, to­do el re­par­to se fue a ju­gar a los bo­los. “Con­se­guí un stri­ke y me di­jo que era su he­roí­na –re­cuer­da Kravitz–. Se to­mó la par­ti­da muy en se­rio”.

CO­MU­NI­DAD FEMENINA

Big little lies, anec­do­ta­rio apar­te, ha si­do una se­rie im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res. Zoë se sien­te muy iden­ti­fi­ca­da con su lla­ma­da a la so­ro­ri­dad: “Es cru­cial. Mi ma­dre y yo es­ta­mos muy uni­das y ella, a su vez, tie­ne ami­gas ma­ra­vi­llo­sas. Me cria­ron un po­co en­tre to­das. Y me sien­to muy afor­tu­na­da, por­que cre­cí sa­bien­do que esa co­mu­ni­dad de mu­je­res fuer­tes era al­go que ne­ce­si­ta­ba en mi vi­da. No sé qué ha­ría sin mis ami­gas”. Y eso, por su­pues­to, lla­ma la aten­ción en una so­cie­dad –y una in­dus­tria– que no fo­men­ta esa so­li­da­ri­dad. “A las mu­je­res se nos edu­ca pa­ra com­pe­tir en­tre no­so­tras. Nos ha­cen sen­tir que no hay si­tio su­fi­cien­te pa­ra to­das. Tam­bién se nos exi­ge un ni­vel de per­fec­ción im­pe­ca­ble. No sé si es­to pa­sa en Eu­ro­pa, pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos, en oca­sio­nes los hom­bres te di­cen por la ca­lle: “Oh, son­ríe un po­co”. ¿Por qué ten­go que ir por la vi­da son­rien­do? ¿No soy una per­so­na, so­lo soy una fi­gu­ra bo­ni­ta a la que mi­rar? Creo que la gen­te ha ol­vi­da­do que las mu­je­res so­mos se­res hu­ma­nos”.

“CRE­CÍ SA­BIEN­DO QUE NE­CE­SI­TA­BA MU­JE­RES FUER­TES EN MI VI­DA”.

“QUIE­RO QUE LAS NI­ÑAS SE­PAN QUE NO TIE­NEN QUE SER DE CIER­TA MA­NE­RA”.

Ella co­no­ce esa pre­sión, tan­to por su pro­fe­sión co­mo por las cam­pa­ñas que ha pro­ta­go­ni­za­do pa­ra fir­mas de mo­da y be­lle­za (la más re­cien­te, co­mo ima­gen del per­fu­me Black Opium, de Yves Saint Lau­rent). “Es agra­da­ble sen­tir­se bo­ni­ta. Pe­ro yo no me le­van­to de la ca­ma con el as­pec­to que ten­go en esas fo­tos y es­pe­ro que la gen­te lo se­pa. Hay un equi­po de pe­lu­que­ría y ma­qui­lla­je, ilu­mi­na­ción, re­to­ques… Mi­ra, la be­lle­za es al­go fu­gaz. No voy a te­ner es­te as­pec­to siem­pre. Y creo que, si al­guien per­mi­te que su ju­ven­tud y su be­lle­za se con­vier­tan en su iden­ti­dad, lo va a pa­sar mal cuan­do des­apa­rez­can. Yo in­ten­to ser cons­cien­te de ello, man­te­ner mi iden­ti­dad. Es­pe­cial­men­te, en un mun­do co­mo es­te, en el que no hay mu­chas mu­je­res ne­gras o bi­rra­cia­les co­mo yo”.

OB­JE­TI­VO: DI­VER­SI­DAD

Zoë es afro­ame­ri­ca­na y ju­día (am­bas co­sas por par­te de pa­dre y ma­dre), con unas go­tas de san­gre na­ti­va ame­ri­ca­na y ca­ri­be­ña. Y sa­be lo im­por­tan­te que es reivin­di­car esa he­ren­cia en un Holly­wood, aún po­co di­ver­so. “De ni­ña, no veía mu­chas mu­je­res ne­gras en cam­pa­ñas de mo­da o be­lle­za, y en las películas ha­cían so­lo cier­to ti­po de pa­pe­les –di­ce–. Por eso es fan­tás­ti­co que en una fran­qui­cia co­mo la de Harry Pot­ter se ha­ya cui­da­do la di­ver­si­dad.

Eso per­mi­ti­rá a mu­chos es­pec­ta­do­res jó­ve­nes ver a al­guien co­mo ellos en una pe­lí­cu­la de gran pre­su­pues­to. Quie­ro que las ni­ñas se­pan que no tie­nen que ser de una cier­ta ma­ne­ra, te­ner cier­to look, ves­tir de una ma­ne­ra con­cre­ta. Las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. Y de­ben sa­ber­lo, es­pe­cial­men­te aho­ra, cuan­do el ra­cis­mo es­tá tan al­to y en Es­ta­dos Uni­dos hay una división so­cial tan gran­de, que se sien­te ca­si co­mo una gue­rra ci­vil”. ¿La ra­za ha si­do un pro­ble­ma en su ca­rre­ra, en­ton­ces? “Oh, por su­pues­to. Bueno, no lo lla­ma­ría “pro­ble­ma”. Pe­ro la in­dus­tria del ci­ne es una de las po­cas en las que te pue­den de­cir: “No te voy a dar es­te tra­ba­jo por el co­lor de tu piel”, al­go to­tal­men­te ile­gal en otras en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Cla­ro que te di­cen “no es­ta­mos bus­can­do al­go tan ur­bano” o “que­re­mos un look muy ame­ri­cano”, por ejem­plo”. Y el re­cha­zo, pa­ra una ac­triz, es du­ro. ¿Sus pa­dres se lo ad­vir­tie­ron? ¿Có­mo reac­cio­na­ron cuan­do les sol­tó el “ma­má, quie­ro ser ar­tis­ta”? “No creo que les sor­pren­die­ra –son­ríe–. Se ase­gu­ra­ron de que fue­ra una de­ci­sión mía, no al­go que yo creía que te­nía que ha­cer por su cau­sa. Por­que, una vez te ex­po­nes a la luz pú­bli­ca, ya no hay vuel­ta atrás. Les preo­cu­pa­ba que su­pie­ra en qué me me­tía. Y me di­je­ron que no me to­ma­ra es­to muy en se­rio por­que la fa­ma es efí­me­ra. Creo que una vez pi­llas to­do eso, vas bien”. Ase­gu­ra que pa­ra ella nun­ca hu­bo un plan B. Can­ta­ba des­de pe­que­ña, es­ta­ba en el gru­po de tea­tro del ins­ti­tu­to... Sa­bía lo que que­ría. Y aun así, no las te­nía to­das con­si­go. “Nun­ca su­pe si es­to iba a fun­cio­nar y no sé qué otra co­sa po­dría ha­ber he­cho. Du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de tiem­po, no me sa­lía na­da de tra­ba­jo. Y eso da mu­cho mie­do”. ¿In­clu­so con ese pa­se VIP pa­ra la pri­me­ra puer­ta de Holly­wood del que nos ha­bla­ba an­tes? “Una vez es­tás den­tro, mu­cha gen­te cree que no tie­nes el ta­len­to ne­ce­sa­rio, que has en­tra­do en una pe­lí­cu­la por­que tus pa­dres son quie­nes son. Y tie­nes que tra­ba­jar más du­ro pa­ra que te to­men en se­rio. Creo que una co­sa se equi­li­bra con la otra. Y yo in­ten­to con­ver­tir­lo en al­go po­si­ti­vo, por­que me ha he­cho es­for­zar­me más. Quie­ro ase­gu­rar­me de que me me­rez­co ca­da pa­pel que con­si­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.