Por qué op­tar por un im­plan­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

Pros y con­tras de la al­ter­na­ti­va ca­da vez más uti­li­za­da pa­ra re­po­ner pie­zas den­ta­les

IR AL DEN­TIS­TA nun­ca es pla­to de buen gus­to. Y los cli­chés y es­tig­mas no sue­len fal­tar. Pe­ro si uno tie­ne que re­po­ner una pie­za den­tal ha de sa­ber que las nue­vas ten­den­cias pro­por­cio­nan más re­sis­ten­cia y una con­vi­ven­cia más sana con los te­ji­dos de la bo­ca.

Eso sí, el pre­cio no ba­ja, sino to­do lo con­tra­rio.

So­ñar que se te caen los dien­tes es una de las pe­sa­di­llas más re­cu­rren­tes y des­agra­da­bles pa­ra mu­chas per­so­nas. Pe­ro más des­agra­da­ble es la si­tua­ción que vi­ven aque­llos que, por di­ver­sos mo­ti­vos, se ven sin una o va­rias pie­zas den­ta­les. Los más co­mu­nes son pa­de­cer una en­fer­me­dad pe­rio­don­tal, un gol­pe o el pa­so de los años. Si pa­sar por el den­tis­ta no es un tra­go agra­da­ble, me­jor que a la ho­ra de es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes es­tas sean lo más efec­ti­vas, rá­pi­das y, a po­der ser, eco­nó­mi­cas. Aun­que es­tas tres si­tua­cio­nes no sue­len ir de la mano, so­bre to­do en lo que a nue­vas ten­den­cias se re­fie­re.

Exac­ta­men­te, los im­plan­tes se co­lo­can den­tro del ma­xi­lar o la man­dí­bu­la, y tras la oseoin­te­gra­ción —co­lo­ca­ción de la pró­te­sis en el hue­so—, con­vi­ven de for­ma sana y na­tu­ral con el res­to de los dien­tes y los te­ji­dos de la zo­na. Pe­ro no to­dos los im­plan­tes son igua­les, y de­be­mos ser es­cru­pu­lo­sos a la ho­ra de dis­cri­mi­nar qué que­re­mos en nues­tra bo­ca. Se­gún la odon­tó­lo­ga Gabriela Chao, en la ac­tua­li­dad se es­tán co­men­zan­do a uti­li­zar «los im­plan­tes de co­ne­xión in­ter­na con tran­se­pi­te­lial». Es­to es de­bi­do a que los im­plan­tes nor­mal­men­te pier­den in­ser­ción en el hue­so y, en es­te ca­so, «in­clu­yen una pie­za in­ter­me­dia que res­pe­ta más el equi­li­brio bio­ló­gi­co por­que ge­ne­ran un cam­bio de pla­ta­for­ma». Aun­que efi­ca­ces, no son ba­ra­tos, pues es­te ti­po de pie­zas pue­de lle­gar a cos­tar «has­ta 250 eu­ros más la in­ter­ven­ción y el tran­se­pi­te­lial», ex­pli­ca es­ta ex­per­ta. Lo que ter­mi­na­ría de­jan­do un cos­te de en­tre 600 y 1.000 eu­ros. Se­gún los ma­te­ria­les, los im­plan­tes de ti­ta­nio son los más co­mu­nes, y las co­ro­nas de zir­co­nio, que es­tán pi­san­do fuer­te, más re­sis­ten­tes.

Sin du­da, las «ce­le­bri­ties» siem­pre son pio­ne­ras en ma­te­ria de in­ter­ven­cio­nes pa­ra me­jo­rar su es­té­ti­ca. Quién no re­cuer­da el cam­bio que pe­gó Tom Crui­se gra­cias a sus nue­vos dien­tes o Ce­li­ne Dion. Si uno ha to­ma­do la de­ci­sión de se­guir los pa­sos de al­guno de sus ído­los pa­ra me­jo­rar su sa­lud bu­co­den­tal o por una cues­tión es­té­ti­ca con uno o va­rios im­plan­tes, qué me­nos que po­ner­se ma­nos a la obra pa­ra man­te­ner su hi­gie­ne. «Pa­ra lo­grar el éxi­to de la du­ra­ción de los im­plan­tes hay que man­te­ner una hi­gie­ne bucal mi­nu­cio­sa du­ran­te to­da la vi­da del pa­cien­te. Ade­más, es ne­ce­sa­ria una re­vi­sión pe­rió­di­ca con su den­tis­ta e hi­gie­nis­ta pa­ra man­te­ner cui­da­das la pró­te­sis, así co­mo los te­ji­dos blan­dos a su al­re­de­dor», ex­pli­can des­de el Co­le­gio Ofi­cial de Den­tis­tas de Pon­te­ve­dra y Ou­ren­se. Un buen ce­pi­lla­do de be du­rar mí­ni­mo «tres mi­nu­tos, tres ve­ces al día, y ca­da vez que se in­gie­ra al­go de ali­men­to, si te­ne­mos en­fer­me­dad pe­rio­don­tal ins­tau­ra­da, ha­cer en­jua­gues de clor­he­xi­di­na tras el ce­pi­lla­do de la no­che, en di­fe­ren­tes con­cen­tra­cio­nes se­gún el es­ta­do de la en­fer­me­dad»–. Si los im­plan­tes no se cui­dan bien, la per­so­na pue­de lle­gar a su­frir pio­rrea, en lu­gar de en el dien­te, en la nueva pie­za. «Si se su­fre una pe­riim- plan­ti­tis ne­ce­si­ta­mos eva­luar el hue­so re­ma­nen­te dis­po­ni­ble pa­ra ver si es po­si­ble la co­lo­ca­ción de un nue­vo im­plan­te», ex­pli­ca Chao. «La co­ro­na es lo que de­be­mos cam­biar en ca­so de frac­tu­ra de la ce­rá­mi­ca o por mo­ti­vos es­té­ti­cos y fun­cio­na­les, pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble co­no­cer la ca­sa co­mer­cial del im­plan­te, ya que se pue­de ha­cer un sí­mil con los co­ches: no son igua­les las pie­zas pa­ra Mer­ce­des que pa­ra BMW».

Los fu­ma­do­res, en es­te ca­so, han de te­ner es­pe­cial cui­da­do con su hi­gie­ne, pues «tie­nen un ma­yor ries­go de pér­di­da de una pie­za por­que la zo­na no tie­ne irri­ga­ción san­guí­nea, por lo que es más fá­cil que un im­plan­te se pier­da», ma­ti­za la doc­to­ra.

Los ni­ños no

El su­fri­mien­to a la ho­ra de acu­dir a la ci­ta con el den­tis­ta no tie­ne por­qué ser más que el que nues­tra men­te quie­ra, y es que la úni­ca mo­les­tia que se sien­te es la in­fil­tra­ción anes­té­si­ca; es­ta ope­ra­ción ni si­quie­ra se con­si­de­ra ci­ru­gía. Pe­ro los im­plan­tes tam­bién pue­den dar pro­ble­mas, «so­bre to­do, de­ri­va­dos de una ma­la pla­ni­fi­ca­ción a la ho­ra de rea­li­zar las pró­te­sis: hay mu­chos ti­pos dis­tin­tos y de­be­mos ele­gir la que me­jor se adap­te a las con­di­cio­nes de nues­tro pa­cien­te. Tam­po­co es lo mis­mo reha­bi­li­tar una ar­ca­da com­ple­ta –to­da la bo­ca– que un dien­te», afir­ma la odon­tó­lo­ga.

Y hay quien ni pue­de so­me­ter­se a es­tas in­ter­ven­cio­nes, y es que «no to­do el mun­do pue­de co­lo­car­se im­plan­tes. De­pen­de de su es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral y que la bo­ca es­té en unas con­di­cio­nes muy óp­ti­mas de sa­lud pre­via». ex­pli­can en es­te co­le­gio de odon­tó­lo­gos. Tam­po­co se pue­den po­ner es­tas pró­te­sis en ni­ños en edad de cre­ci­mien­to, ya que el hue­so no ha al­can­za­do la ma­du­rez ni en per­so­nas ma­yo­res con zo­nas atró­fi­cas —au­sen­cia de hue­so— ya que ne­ce­si­ta­mos unos mi­lí­me­tros mí­ni­mos pa­ra po­der co­lo­car la pie­za», co­men­ta es­ta odon­tó­lo­ga ex­per­ta en im­plan­to­pró­te­sis.

La hi­gie­ne bucal pa­sa a te­ner un pa­pel aún más in­dis­pen­sa­ble en per­so­nas con im­plan­tes, so­bre to­do en el ca­so de los fu­ma­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.