¿To­ma­mos mu­chas pas­ti­llas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: BEA ABE­LAI­RAS

Los psi­quia­tras aler­tan del gran pe­li­gro de las per­so­nas que se au­to­me­di­can

LA CRI­SIS ha dis­pa­ra­do las preo­cu­pa­cio­nes y la ne­ce­si­dad de en­con­trar un ali­vio rá­pi­do a los sen­ti­mien­tos que más due­len, por eso en Ga­li­cia el 25 % de la po­bla­ción to­ma pas­ti­llas con­tra la tris­te­za, el es­trés o unos pro­ble­mas que a ve­ces es me­jor su­pe­rar por otras vías. Los psi­quia­tras aler­tan del gran pe­li­gro que co­rren los que se au­to­me­di­can

Des­de el 2010 la pres­crip­ción de psi­co­fár­ma­cos pa­ra la an­sie­dad y la tris­te­za se ha dis­pa­ra­do en Ga­li­cia. Más de un 25 % de la po­bla­ción si­gue al­gún tra­ta­mien­to se­gún Ma­nuel Se­rrano, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Psi­quia­tría, que afir­ma que los más re­ce­ta­dos son el an­sio­lí­ti­co lo­ra­ze­pam (idal­prem y or­fidal) y el an­ti­de­pre­si­vo es­ci­ta­lo­pram.

Se­rrano ase­gu­ra que son los mé­di­cos de fa­mi­lia los que es­tán re­ce­tan­do to­dos es­tos an­sio­lí­ti­cos y re­ci­bien­do un alu­vión de per­so­nas que re­cla­man píl­do­ras pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas vi­ta­les re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo, la pa­re­ja o la fa­mi­lia. An­to­nio Nú­ñez Pé­rez es el je­fe de la uni­dad de Sa­lud Men­tal del hos­pi­tal Ar­qui­tec­to Mar­ci­de de Fe­rrol, una de las ciu­da­des ga­lle­gas con más ta­sa de pa­ro, y apun­ta que des­de la cri­sis el con­su­mo de tran­qui­li­zan­tes se ha dis­pa­ra­do. Cla­ro que re­co­no­ce que la fal­ta de pers­pec­ti­vas ha­ce da­ño a la men­te, pe­ro aler­ta de una «ex­ce­si­va pa­to­lo­gi- za­ción de los pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na, que se de­ben re­sol­ver fue­ra del ám­bi­to sa­ni­ta­rio, a ve­ces en el fa­mi­liar, a ve­ces en el so­cio­la­bo­ral».

Fal­sa de­pre­sión

Es­te psi­quia­tra apun­ta que hay que di­fe­ren­ciar la de­pre­sión de un sim­ple ba­jón: «La de­pre­sión tie­ne una sin­to­ma­to­lo­gía más pre­ci­sa, pa­ra em­pe­zar sue­le du­rar más de un mes y afec­ta a la fun­cio­na­li­dad de la per­so­na, a su ren­di­mien­to men­tal y fí­si­co». Por eso re­cuer­da que en to­das las bio­gra­fías hay ca­pí­tu­los du­ros, que unas per­so­nas en­ca­jan bien y otras no tan­to. O in­clu­so el mis­mo in­di­vi­duo tie­ne más re­cur­sos pa­ra so­bre­lle­var­lo en un mo­men­to que en otro de su exis­ten­cia. «La vi­da de to­do el mun­do es com­ple­ja y siem­pre van a lle­gar mo­men­tos con­flic­ti­vos o de dis­gus­to, yo veo que exis­te una ten­den­cia a bus­car so­lu­cio­nes rá­pi­das, es al­go que lo cons­ta­tan so­bre to­do los com­pa­ñe­ros de Pri­ma­ria y no so­lo an­te pér­di­das co­mo una muer­tes, sino tam­bién a pro­ble­mas en las re­la­cio­nes de pa­re­ja», se la­men­ta un mé­di­co que tie­ne cla­ro que la gen­te que en­tra en las con­sul­tas pi- dien­do pro­zac pa­ra de­jar de su­frir cuan­to an­tes —o sim­ple­men­te sen­tir­se bien siem­pre— de­be re­fle­xio­nar, por­que no to­das las vi­ven­cias se pue­den tra­tar con me­di­ca­men­tos.

«En una si­tua­ción con­flic­ti­va lo pri­me­ro que de­be­ría­mos ha­cer es dar­nos un tiem­po y bus­car a al­guien de con­fian­za con el que po­da­mos sin­ce­rar­nos, ha­blar, con­tar en al­to lo que nos preo­cu­pa, desaho­gar­nos y te­ner una pri­me­ra apro­xi­ma­ción a un pun­to de apo­yo que nos pue­de ayu­dar a ver la si­tua­ción con otros ojos. So­lo si des­pués de es­te in­ten­to no en­con­tra­mos la se­re­ni­dad y con­ti­núa la sen­sa­ción de an­gus­tia se de­be­ría de con­tac­tar con un pro­fe­sio­nal». El ca­mino en­ton­ces de­be em­pe­zar en el cen­tro de sa­lud, que so­lo re­mi­te a las uni­da­des de los hos­pi­ta­les a los ca­sos más gra­ves.

Au­to­me­di­ca­ción

Ha­ce años que los es­tu­dios aler­tan de que en Ga­li­cia la gen­te se au­to­me­di­ca ca­da vez más y la bre­cha es ca­da día más gran­de con res­pec­to a paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Fran­cia, don­de an­tes del 2007 se con­su­mían más psi­co­fár­ma­cos que en Ga­li­cia. Ade­más de la cri­sis, se han dis­pa­ra­do las pres­crip­cio­nes por el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. «No hay pas­ti­llas que cu­ren los sen­ti­mien­tos, a ve­ces hay que re­cu­rrir a te­ra­pias de re­la­ja­ción, an­ti­es­trés, psi­co­te­ra­pias, a ha­cer de­por­te o sim­ple­men­te a cam­biar la ru­ti­nas o el es­ti­los de vi­da», re­co­mien­dan los psi­quia­tras que aler­tan de los ries­gos de la au­to­me­di­ca­ción. «Nos ti­ra­mos al re­me­dio fá­cil, que es el fár­ma­co, y le atri­bui­mos unas pro­pie­da­des ex­ce­si­vas cuan­do no pue­de cam­bia rla vi­da, so­lo fa­vo­re­ce el des­cen­so de la an­sie­dad y que las os­ci­la­cio­nes en el áni­mo sean me­nos pro­nun­cia­das». La pri­me­ra me­di­da se­ría eli­mi­nar de los bo­ti­qui­nes los psi­co­fár­ma­cos que so­lo de­ben to­mar­se den­tro de un tra­ta­mien­to en el que un es­pe­cia­lis­ta ha­ce un se­gui­mien­to di­rec­to y nun­ca co­mo un re­me­dio ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.