Y aho­ra, el tec­noes­trés

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - MA­NUEL LAGE

Las tecnologías de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción es­tán lla­ma­das a fa­ci­li­tar­nos la vi­da, pe­ro tam­bién pue­den com­pli­cár­nos­la. El tec­noes­trés, aun­que no es una en­fer­me­dad en sí mis­ma, tie­ne efec­tos per­ju­di­cia­les so­bre el cuer­po y la men­te. Los fi­sio­te­ra­peu­tas del Hos­pi­tal Clínico San Car­los de Madrid han ob­ser­va­do que el uso con­ti­nua­do de or­de­na­do­res, ta­ble­tas o te­lé­fo­nos mó­vi­les ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro de cer­vi­cal­gias, dor­sal­gias, lum­bal­gias o do­len­cias en hom­bro y mu­ñe­cas, y re­co­mien­dan lo que lla­man «sies­ta di­gi­tal», con­sis­ten­te en ha­cer des­can­sos, ale­ján­do­se pe­rió­di­ca­men­te y du­ran­te un buen ra­to, de es­tos dis­po­si­ti­vos. Peor aún, pue­den cau­sar adicción y, por lo tan­to, an­sie­dad: el abu­so pro­du­ce una atro­fia del sis­te­ma lím­bi­co, exac­ta­men­te igual que en la adic­cio­nes con sus­tan­cia. Los paí­ses que han he­cho una apues­ta tec­no­ló­gi­ca fuer­te, co­mo Ja­pón, Chi­na o Co­rea del Sur, han re­gis­tra­do ca­sos de adic­tos a es­tos dis­po­si­ti­vos que han lle­ga­do al fa­lle­ci­mien­to por ago­ta­mien­to. Con­tro­la­das ini­cial­men­te por re­for­za­do­res po­si­ti­vos (la eje­cu­ción de la con­duc­ta ge­ne­ra pla­cer en sí mis­ma), es­tas con­duc­tas ter­mi­nan sien­do con­tro­la­das por re­for­za­do­res ne­ga­ti­vos (el ali­vio de la abs­ti­nen­cia). La de­pen­den­cia es­tá ya ins­ta­la­da cuan­do apa­re­ce una suer­te de mono (an­sie­dad, de­pre­sión, irri­ta­bi­li­dad) an­te la im­po­si­bi­li­dad tem­po­ral de ac­ce­der a la red, se es­ta­ble­ce una to­le­ran­cia (una ne­ce­si­dad cre­cien­te de au­men­tar el tiem­po de co­ne­xión a In­ter­net pa­ra sen­tir­se sa­tis­fe­cho) y se pro­du­cen re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas en la vi­da co­ti­dia­na (ten­den­cia al ais­la­mien­to, ba­jo ren­di­mien­to, de­sin­te­rés por otros te­mas, tras­tor­nos de con­duc­ta, se­den­ta­ris­mo y obe­si­dad). Me­jor pre­ve­nir que cu­rar: de­be­ría­mos de li­mi­tar el uso de los dis­po­si­ti­vos y pac­tar ho­ras, fo­men­tar la re­la­ción con per­so­nas fí­si­cas, po­ten­cian­do otras afi­cio­nes: lec­tu­ra, ci­ne, deportes (so­bre to­do de equi­po) y, prin­ci­pal­men­te, me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción per­so­nal, so­bre to­do con la fa­mi­lia.

Ma­nuel Lage for­ma par­te del equi­po de la Uta­ca (Uni­dad de Tra­ta­mien­to del Al­cohol y Con­duc­tas Adic­ti­vas de A Co­ru­ña), cen­tro de re­fe­ren­cia del Ser­gas en es­te cam­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.