Re­lá­ja­te: apren­de a res­pi­rar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Hábitos -

¿LO HA­CE­MOS BIEN? Res­pi­ra­mos mi­llo­nes de ve­ces, pe­ro ¿có­mo res­pi­ra­mos? Los há­bi­tos erró­neos y el es­trés sue­len ir bo­rran­do el pa­trón res­pi­ra­to­rio idó­neo con el que na­ci­mos. Un ta­ller de re­pa­so de so­lo unas ho­ras es su­fi­cien­te pa­ra in­cor­po­rar­lo a nues­tra ru­ti­na.

No so­mos po­cos los que res­pi­ra­mos mal sino cer­ca del 80 %. Mu­cha gen­te lo ha­ce a pi­cos: con cor­tas res­pi­ra­cio­nes a rit­mo más un sus­pi­ro, lo cual au­men­ta la ten­sión mus­cu­lar. Otras res­pi­ran muy rá­pi­do y de for­ma su­per­fi­cial mo­vi­li­zan­do la ca­ja to­rá­ci­ca en vez del dia­frag­ma, que es el pa­trón ideal a se­guir du­ran­te to­do el día y la for­ma na­tu­ral que uti­li­zan los ni­ños aun­que lue­go lo va­ya­mos ol­vi­dan­do con los años.

Ade­más el es­trés em­peo­ra la ca­li­dad del sue­ño y de la res­pi­ra­ción, aca­rrean­do a su vez pro­ce­sos or­gá­ni­cos (tras­tor­nos o en­fer­me­da­des) que van su­bien­do el ni­vel de es­trés has­ta que­mar­nos. Pe­ro es­to se pue­de co­rre­gir e in­terio­ri­zar a tra­vés del en- tre­na­mien­to, re­for­zan­do de pa­so la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar y la con­cen­tra­ción. Por eso, el maes­tro de yo­ga Ra­mi­ro Ca­lle acon­se­ja con­ser­var la res­pi­ra­ción des­de ni­ños de­ta­llan­do ade­más va­rios ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios en Res­pi­ra (Edi­cio­nes B).

A tra­vés de dis­tin­tas téc­ni­cas sin di­fi­cul­tad es po­si­ble co­rre­gir nues­tra res­pi­ra­ción que de­be ser re­gu­lar, dia­frag­má­ti­ca y len­ta. Aun­que muy di­fun­di­dos los be­ne­fi­cios de la res­pi­ra­ción ab­do­mi­nal, «tie­ne efec­tos pa­to­ló­gi­cos en las es­truc­tu­ras cor­po­ra­les ya que, en­tre otras co­sas, dis­mi­nu­ye el ma­sa­je vis­ce­ral y el re­torno de san­gre a las mis­mas», ins­tru­ye el psi­có­lo­go y te­ra­peu­ta Car­los Ve­las­co, for­ma­dor en téc­ni­cas de res­pi­ra­ción en va­rios hos­pi­ta­les es­pa­ño­les y uni­ver­si­da­des. Tam­po­co la to­rá­ci­ca es la per­fec­ta. «La res­pi­ra­ción de­be ha­cer­se con el dia­frag­ma, di­ri­gien­do el ai­re que en­tra por la na­riz ha­cia aba­jo en un mo­vi­mien­to des­cen­dien­te y ex­pan­si­vo en el que tam­bién se ex­pan­de el tó­rax y la par­te in­fe­rior del ab­do­men», ex­pli­ca. Lo mues­tra de for­ma ob­je­ti­va en tiem­po real el bio­feed­back, el úni­co mé­to­do que po­ne so­bre una pan­ta­lla nues­tra for­ma de res­pi­rar mi­dien­do la ta­sa res­pi­ra­to­ria (las ve­ces que res­pi­ra­mos por mi­nu­to) y la am­pli­tud (la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar y có­mo la mo­vi­li­za­mos). El bio­feed­back per­mi­te re­cons­truir nues­tro pa­trón res­pi­ra­to­rio con el se­gui­mien­to de un te­ra­peu­ta pa­ra in­te­grar­lo de for­ma in­cons­cien­te en­tre nues­tros há­bi­tos al tiem­po que re­du­ci­mos si­mul­tá­nea­men­te el es­trés, aun­que tam­bién es útil en an­sie­dad, hi­per­ten­sión o bruxismo, ex­pli­ca Pa­blo Mu­ñoz, CEO de Nas­cia, con va­rias se­des en Es­pa­ña. «Ca­da ti­po de res­pi­ra­ción apor­ta al­go. Pe­ro es la per­so­na quien tie­ne que ver si esa téc­ni­ca le re­sul­ta idó­nea», ex­pli­ca Ma­ría del So­cas­tro, cu­yo ta­ller en el cen­tro Te­ra­pias Ener­gé­ti­cas de Madrid se ba­sa en ejer­ci­cios del chi kung y la re­gu­la­ción de las emo­cio­nes a tra­vés de la res­pi­ra­ción por­que, se­gún la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na, ca­da una es­tá aso­cia­da a un ór­gano. Pe­ro ade­más tam­bién la cien­cia ac­tual re­co­no­ce que una res­pi­ra­ción equi­li­bra­da fa­vo­re­ce to­dos los sis­te­mas (ner­vio­so, cir­cu­la­to­rio, di­ges­ti­vo y en­do­crino), se agu­di­zan los ór­ga­nos sen­so­ria­les, in­clu­so el sen­ti­do del equi­li­brio, la orien­ta­ción y la lí­bi­do, se es­ti­mu­la la ho­meos­ta­sis, el sis­te­ma in­mu­ne y to­da nues­tra ener­gía en ge­ne­ral. Así que, res­pi­ra.

TEX­TO: ANA MON­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.