Mi­tos y reali­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Nutrición Y Salud - MA­NUEL VI­SO

Se uti­li­za fun­da­men­tal­men­te co­mo es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, por­que ge­ne­ra una im­por­tan­te ac­ti­va­ción ce­re­bral y, al mis­mo tiem­po, ali­via la fa­ti­ga y la som­no­len­cia a cor­to pla­zo. Por otra par­te, au­men­ta la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y fa­ci­li­ta la me­mo­ri­za­ción, la aso­cia­ción de ideas y la per­cep­ción de los sen­ti­dos. Se­gún las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, una o dos ta­zas de ca­fé (100-200 mg de ca­feí­na) me­jo­ran los re­cuer­dos, al me­nos has­ta 24 ho­ras des­pués de su con­su­mo. Sin em­bar­go, a do­sis al­tas (ma­yo­res de 400 mg de ca­feí­na al día) pro­du­ce ex­ci­ta­ción, an­sie­dad e in­som­nio, tem­blor, hi­per­es­te­sia, al­te­ra­cio­nes ma­nía­cas y con­vul­sio­nes. Des­de el pun­to de vis­ta deportivo, es­ti­mu­la la li­be­ra­ción de adre­na­li­na y mo­vi­li­za la li­be­ra­ción de áci­dos gra­sos, lo que per­mi­te ge­ne­rar ener­gía du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, pre­ser­van­do los de­pó­si­tos de glu­có­geno y re­tra­san­do la fa­ti­ga. Ade­más, afec­ta po­si­ti­va­men­te a la con­trac­ción mus­cu­lar, lo que re­sul­ta ven­ta­jo­so en las ac­ti­vi­da­des ae­ró­bi­cas y anae­ró­bi­cas. Tam­bién me­jo­ra la re­sis­ten­cia de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va (12 %). Ca­be des­ta­car que la ma­yo­ría de los es­tu­dios ob­ser­va­cio­na­les en­con­tra­dos de­fien­den al ca­fé co­mo un fac­tor pro­tec­tor po­ten­cial fren­te al ries­go de desa­rro­llo de dia­be­tes me­lli­tus. Aun­que pue­de au­men­tar la ten­sión ar­te­rial y la ac­ti­vi­dad del co­ra­zón y de los pul­mo­nes, las evi­den­cias ac­tua­les, en cuan­to al con­su­mo cró­ni­co de ca­fé, no mues­tran un ma­yor ries­go de HTA, es más, po­dría ac­tuar co­mo fac­tor pro­tec­tor me­jo­ran­do las ci­fras de TA. En mi opi­nión, to­do ello pre­ci­sa nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes. El con­su­mo de ca­fé pro­du­ce un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo del cal­cio to­tal, pe­ro to­da­vía no hay evi­den­cias su­fi­cien­tes pa­ra re­la­cio­nar­lo con un ma­yor ries­go de os­teo­po­ro­sis y por tan­to de frac­tu­ras óseas. No dis­mi­nu­ye los efec­tos del al­cohol, aun­que al­gu­na gen­te to­da­vía cree que una ta­za de ca­fé le ayu­da­rá a es­tar más «so­bria» tras el con­su­mo del mis­mo. Tam­po­co tie­ne un cla­ro efec­to diu­ré­ti­co cuan­do se con­su­men me­nos de 300 mg de ca­feí­na al día (3 ca­fés).

Ac­tual­men­te sa­be­mos que el ca­fé jue­ga un pa­pel pro­tec­tor —o al me­nos neu­tro— fren­te a la ma­yo­ría de los cán­ce­res, gra­cias a su con­te­ni­do en sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes que ac­túan con­tra los ra­di­ca­les li­bres ge­ne­ra­do­res de neo­pla­sias. Co­mo en el res­to de las dro­gas su con­su­mo pue­de dar lu­gar a la apa­ri­ción de de­pen­den­cia, aun­que con un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia mu­cho más be­nigno que en otro ti­po de sus­tan­cias: do­lor de ca­be­za, irri­ta­bi­li­dad y som­no­len­cia pa­to­ló­gi­ca.

Tam­bién es­ti­mu­la la se­cre­ción gás­tri­ca de áci­do y pep­si­na, lo que ori­gi­na con fre­cuen­cia in­to­le­ran­cia gás­tri­ca (tam­bién el ca­fé des­ca­fei­na­do pro­du­ce un au­men­to de la se­cre­ción áci­da). Por tan­to, cui­da­do, no de­bes in­ge­rir be­bi­das con ca­feí­na jun­to con me­di­ca­men­tos po­ten­cial­men­te ul­ce­ró­ge­nos (co­mo las as­pi­ri­nas o los an­ti­in­fla­ma­to­rios). En al­gu­na oca­sión me han pre­gun­ta­do cuál es la do­sis le­tal. Se ne­ce­si­tan unos 10 g de ca­feí­na pa­ra pro­vo­car la muer­te de un adul­to de 70 Kg de pe­so, el equi­va­len­te de 100 ca­fés, 200 la­tas de co­la o 50 Kg de cho­co­la­te. No obs­tan­te, no de­be­mos de to­mar más de 400 mg de ca­feí­na al día (unos 4 ca­fés) pa­ra no pa­de­cer al­gu­nos de sus des­agra­da­bles efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.