El flúor, ¿a par­tir de qué edad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Medicina Infantil - TEX­TO: SU­SA­NA ACOS­TA

Es el den­tis­ta el que de­be in­di­car el mo­men­to en el que em­pe­zar a uti­li­zar­lo pa­ra la hi­gie­ne bucal, pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les una vez que erup­cio­nen los dien­tes es re­co­men­da­ble ce­pi­llar­los con pas­ta fluo­ra­da. Se des­acon­se­ja su uti­li­za­ción en go­tas y com­pri­mi­dos por el ries­go de reacciones ad­ver­sas, co­mo la fluo­ro­sis den­tal.

El flúor for­ma par­te de nues­tras vi­das. Pe­ro, ¿a par­tir de qué edad es re­co­men­da­ble uti­li­zar­lo? A mu­chos pa­dres les sur­gen du­das. La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Epi­de­mio­lo­gía y Sa­lud Pú­bli­ca Oral (Ses­po) pu­bli­có en el 2014 una se­rie de re­co­men­da­cio­nes en for­ma de guía que nos pue­den ser­vir de uti­li­dad al es­tar ava­la­das cien­tí­fi­ca­men­te. Lo pri­me­ro que de­be­mos sa­ber es que es­tas in­di­ca­cio­nes son ge­né­ri­cas y que ca­da ni­ño de­be ser eva­lua­do por su den­tis­ta. En lo que sí exis­te bas­tan­te con­sen­so es que en el ca­so de los be­bés no es ne­ce­sa­rio, a me­nos que el es­pe­cia­lis­ta así lo in­di­que, apli­car flúor en for­ma de go­tas o com­pri­mi­dos pa­ra evi­tar fu­tu­ras ca­ries. Lo que sí re­co­mien­da la Ses­po es «ini­ciar el ce­pi­lla­do con pas­ta den­tal fluo­ra­da tras la erup­ción de los pri­me­ros dien­tes, al­re­de­dor de los seis me­ses, es­pe­cial­men­te en ca­sos de lac­tan­cia a de­man­da noc­tur­na de al­ta fre­cuen­cia». Pe­ro an­tes de lle­gar a es­te pun­to, se pue­den rea­li­zar los pri­me­ros in­ten­tos de hi­gie­ne bucal: «Los odon­to­pe­dia­tras re­co­mien­dan que an­tes de la erup­ción de los dien­tes, en el cuar­to mes de vi­da apro­xi­ma­da­men­te, se reali­cen es­tos si­mu­la­cros una vez al día pa­ra acos­tum­brar al be­bé. Se usa­rían de­da­les de si­li­co­na, ga­sas hu­me­de­ci­das en agua, sue­ro fi­sio­ló­gi­co o toa­lli­tas es­pe­cia­les co­mer­cia­li­za­das con es­te fin», ex­pli­ca Ma­ría Con­sue­lo Cou­si­do, den­tis­ta del Ser­gas. Y una vez que erup­cio­nan los dien­tes, lo re­co­men­da­ble es ha­cer «dos ce­pi­lla­dos dia­rios co­mo mí­ni­mo con una pas­ta den­tal fluo­ra­da, uno de ellos

por la no­che». Con la sa­li­da de las pri­me­ras mue­las, a los 18 me­ses, «se op­ta­rá por un ce­pi­llo de cer­das sua­ves y re­don­dea­das de ta­ma­ño pro­por­cio­nal a su bo­ca».

Pe­ro, ¿por qué ya no es re­co­men­da­ble la uti­li­za­ción de flúor en go­tas y com­pri­mi­dos pa­ra be­bés? Cou­si­do ex­pli­ca que, en ge­ne­ral, la Ses­po pre­fie­re su uti­li­za­ción co­mo co­lu­to­rio o pas­ta den­tal por su efec­to tó­pi­co en lu­gar de pres­cri­bir com­pri­mi­dos y go­tas, de­bi­do a que es­tas for­mas far­ma­céu­ti­cas «tie­nen un efec­to pre­ven­ti­vo mí­ni­mo y el ries­go de reacciones ad­ver­sas es ele­va­do». En pa­la­bras de es­ta odon­tó­lo­ga del Ser­gas, la fluo­ro­sis den­tal es el prin­ci­pal pro­ble­ma. Apa­re­ce co­mo re­sul­ta­do de la in­ges­ta de de­ma­sia­do fluo­ru­ro du­ran­te el pe­río­do de desa­rro­llo den­tal, es de­cir, des­de los seis me­ses has­ta los ocho años, e im­pi­de que el es­mal­te ma­du­re nor­mal­men­te. Pue­den apa­re­cer des­de pe­que­ñas man­chas blan­cas en el es­mal­te den­tal has­ta mo­tas, en los ca­sos más gra­ves.

Por eso, ca­da me­nor de­be ser eva­lua­do por su den­tis­ta, por­que exis­ten mu­chos fac­to­res a te­ner en cuen­ta co­mo, por ejem­plo, con­vie­ne sa­ber el apor­te de flúor que el ni­ño re­ci­be de pro­duc­tos no den­ta­les, es de­cir, del agua mi­ne­ral o la sal fluo­ra­da, en­tre otros. Tam­bién in­flu­ye el ries­go in­di­vi­dual de ca­ries que pue­de te­ner.

En lo que no exis­te nin­gún gé­ne­ro de du­das es en que el flúor es es­pe­cial­men­te útil pa­ra ra­len­ti­zar la pro­gre­sión de la ca­ries, tan­to en me­no­res co­mo en adul­tos. Y la guía de la Ses­po no ofre­ce nin­gu­na du­da so­bre su im­por­tan­cia. El do­cu­men­to di­ce, li­te­ral­men­te, que «más de 50 años de in­ves­ti­ga­ción en to­do el mun­do han de­mos­tra­do la se­gu­ri­dad y efec­ti­vi­dad de los com­pues­tos fluo­ra­dos».

En cuan­to a la téc­ni­ca del ce­pi­lla­do que se de­be usar con los me­no­res, lo más im­por­tan­te es que es­tén siem­pre su­per­vi­sa­dos, en­se­ñán­do­les a que lim­pien bien to­das las su­per­fi­cies y la len­gua. Se de­be in­sis­tir, es­pe­cial­men­te, en la lim­pie­za de las mue­las y en las zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so. Se pue­de rea­li­zar un en­jua­gue fluo­ra­do pos­te­rior, des­pués del ce­pi­lla­do, pa­ra ob­te­ner una ma­yor con­cen­tra­ción de flúor, pe­ro en es­te ca­so se­rá el den­tis­ta el que lo in­di­que y «siem­pre y cuan­do el ni­ño con­tro­le la de­glu­ción pa­ra te­ner la se­gu­ri­dad de que no lo tra­ga», acla­ra Cou­si­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.