Col­ga­do en el uni­ver­so ver­sá­til

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Primera Persona - TEX­TO: MA­NUEL BLAN­CO FOTOS: MAR­COS MÍ­GUEZ

DOS SIM­PLES CIN­TAS su­je­tas en una pa­red o una puer­ta pue­den dar mu­cho jue­go pa­ra guar­dar la lí­nea. El TRX, el mé­to­do de en­tre­na­mien­to en sus­pen­sión idea­do por los ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses, se ha con­so­li­da­do en los gim­na­sios por su ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a cual­quier per­fil y for­ta­le­cer to­dos los gru­pos mus­cu­la­res

Sos­te­nían los clá­si­cos que lo sim­ple es be­llo. Y en apa­rien­cia, el TRX lo es. Dos cin­tas col­ga­das de una pa­red con una va­rie­dad de aga­rres que per­mi­ten tra­ba­jar ca­si to­dos los gru­pos mus­cu­la­res, ya sean del tren su­pe­rior o del in­fe­rior. De he­cho, es­te mé­to­do de en­tre­na­mien­to en sus­pen­sión ha pe­ne­tra­do en mi­les de ho­ga­res de to­do el pla­ne­ta pre­ci­sa­men­te por su fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y ma­ne­jo, ade­más de su ase­qui­ble pre­cio. Ocu­rre que las po­si­bi­li­da­des de es­tas dos co­rreas son tan gran­des, tan ver­sá­ti­les, que es en las ma­nos de pro­fe­sio­na­les don­de re- ve­lan su po­ten­cial pa­ra for­ta­le­cer has­ta los cuer­pos más cas­ti­ga­dos.

Acu­di­mos una tar­de de miér­co­les a Sens Bo, el co­que­to cen­tro de en­tre­na­mien­to que Jo­sé Ma­nuel Lu­na y Ale­jan­dro Ra­mos di­ri­gen en San­ta Cris­ti­na, en Olei­ros. Am­bos son ex­pe­ri­men­ta­dos en­tre­na­do­res per­so­na­les y se­rán ellos quie­nes guíen al que sus­cri­be en el trans­cur­so de una se­sión que irá co­gien­do rit­mo a me­di­da que pa­san los mi­nu­tos.

En la pri­me­ra par­te, Lu­na to­ma el man­do y, tras ca­len­tar en una elíp­ti­ca, dis­po­ne va­rios ejer­ci­cios de pier­na, bí­ceps, trí­ceps y es­pal­da en los que al­ter­na dis­tin­tos aga­rres e in­cor­po­ra otros ele­men­tos co­mo un bo­su pa­ra op­ti­mi­zar el en­tre­na­mien­to. El TRX usa tu pe­so cor­po­ral, por lo que se desa­rro­lla un tra­ba­jo de fuer­za que se adap­ta a las ca­pa­ci­da­des de ca­da in­di­vi­duo. La téc­ni­ca no es cues­tión me­nor en es­te mé­to­do: có­mo aga­rrar, có­mo po­ner los pies, los hom­bros, la es­pal­da... Las ins­truc­cio­nes del pre­pa­ra­dor son, pues, claves pa­ra sa­car­le to­do el pro­ve­cho a la se­sión, to­do el ju­go al fin y al ca­bo a es­te mé­to­do de en­tre­na­mien­to.

In cres­cen­do

Las se­ries que or­de­na Lu­na se com­ple­tan con su­dor, pe­ro sin lá­gri­mas. Y en­tra en es­ce­na Ale­jan­dro. Pri­me­ro pa­ra di­se­ñar otra ga­ma de ejer­ci­cios dis­tin­tos de los ha­bi­li­ta­dos por su so­cio pe­ro con la mis­ma ca­den­cia de tra­ba­jo, una ru­ti­na fo­ca­li­za­da en me­jo­rar la fuer­za de los gru­pos mus­cu­la­res que po­ne­mos en ac­ción. Las se­ries se rea­li­zan con cier­ta exi­gen­cia pe­ro sin el co­ra­zón es­pe­cial­men­te ace­le­ra­do. Se­rá en el úl­ti­mo tra­mo de la se­sión cuan­do em­pie­ce el bai­le.

El pre­pa­ra­dor pro­po­ne al plu­mi­lla efec­tuar una ru­ti­na de Ta­ba­ta usan­do el TRX co­mo ele­men­to prin­ci­pal. El Ta­ba­ta es un mé­to­do de en­tre­na­mien­to que con­sis­te en rea­li­zar ocho ejer­ci­cios en al­ta in­ten­si­dad. Ca­da uno de ellos du­ra­rá 20 se­gun­dos, con diez de des­can­so en­tre uno y otro. En to­tal, ape­nas cua­tro mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad que se­rán más ex­te­nuan­tes de lo que pa­re­cen si se to­man en se­rio. Equi­pos co­mo el FC Barcelona o el Real Madrid han in­cor­po­ra­do es­te sis­te­ma a la pre­pa­ra­ción de sus ju­ga­do­res, ha­bi­da cuen­ta de sus cua­li­da­des pa­ra me­jo­rar la re­sis­ten­cia ae­ró­bi­ca y anae­ró­bi­ca de sus es­tre­llas. Pa­ra los no pro­fe­sio­na­les, es ideal pa­ra que­mar gra­sa, una de las ob­se­sio­nes de nues­tro tiem­po.

La com­bi­na­ción que ha pro­pues­to Ale­jan­dro sa­cu­de al que sus­cri­be: hom­bros, pe­cho, es­pal­da, pier­nas, bí­ceps... En esos 20 se­gun­dos, hay que ex­pri­mir el fí­si­co al má­xi­mo. El TRX, plan­tea­do en es­tos tér­mi­nos, pue­de mu­tar en oxí­mo­ron: un ma­ra­vi­llo­so po­tro de tor­tu­ra. Su ver­sa­ti­li­dad, en ma­nos de un ex­per­to, es sor­pren­den­te. Al fi­na­li­zar las se­ries, el co­ra­zón la­te a ca­si 170 pul­sa­cio­nes. La prue­ba de­fi­ni­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.