Pa­to­lo­gías cau­sa­das por el es­trés

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada -

1 DO­LO­RES DE CA­BE­ZA, MIGRAÑAS

La acu­mu­la­ción de ten­sio­nes en la zo­na del cue­llo, las cer­vi­ca­les y los hom­bros aca­ba cau­san­do do­lo­res de ca­be­za por es­trés. Es­ta si­tua­ción pro­vo­ca ma­les­tar, fal­ta de con­cen­tra­ción y ba­jo ren­di­mien­to que afec­ta a adul­tos, ado­les­cen­tes y, en al­gu­nos ca­sos, a ni­ños.

2 PRO­BLE­MAS DEN­TA­LES, BRUXISMO

Una de las con­se­cuen­cias más de­vas­ta­do­ras del es­trés es el bruxismo, que se pro­du­ce cuan­do la per­so­na aprie­ta o re­chi­na los dien­tes pa­ra ven­cer el ner­vio­sis­mo. Es­te há­bi­to in­vo­lun­ta­rio cau­sa pro­ble­mas im­por­tan­tes en los dien­tes: des­de des­gas­te y grie­tas en las pie­zas has­ta mo­les­tias en la man­dí­bu­la (ATM).

3 PRO­BLE­MAS DE CO­RA­ZÓN, IN­FAR­TOS

El 12% de los pro­ble­mas co­ro­na­rios tie­nen una re­la­ción di­rec­ta con el es­trés. Los ex­per­tos ase­gu­ran que pue­de cau­sar el mis­mo mal que el ta­ba­co y con­tri­buir a la hi­per­ten­sión. Los pro­ble­mas vie­nen por­que el es­trés con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de pla­cas de gra­sa en la san­gre y ha­ce que el en­do­te­lio de las ar­te­rias no fun­cio­ne bien

4 PRO­BLE­MAS DI­GES­TI­VOS

El es­trés es uno de los gran­des enemi­gos del in­tes­tino. Vi­vir es­ta si­tua­ción de for­ma con­ti­nua­da pro­du­ce una dis­mi­nu­ción en la ab­sor­ción de nu­trien­tes y del oxí­geno que re­ci­be es­te ór­gano, ade­más de re­du­cir el flu­jo san­guí­neo, las en­zi­mas y el me­ta­bo­lis­mo.

5 PRO­BLE­MAS GINECOLÓGICOS

El al­to ni­vel de au­to­exi­gen­cia en mu­chas mujeres pro­vo­ca un es­trés cró­ni­co que pue­de cau­sar cam­bios hor­mo­na­les, al­te­ra­cio­nes en el ci­clo mens­trual, fal­ta de de­seo se­xual e in­clu­so la des­apa­ri­ción tem­po­ral de la re­gla.

6 IN­FEC­CIO­NES Y VI­RUS POR LA BA­JA­DA DE DE­FEN­SAS

Se ha de­mos­tra­do que el es­trés agu­do en hu­ma­nos pro­vo­ca el des­cen­so de los lin­fo­ci­tos Ty B y de las cé­lu­las ase­si­nas, im­pli­ca­das en la de­fen­sa con­tra las cé­lu­las tu­mo­ra­les y los agen­tes vi­ra­les. El sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y el in­mu­no­ló­gi­co es­tán, pues, co­nec­ta­dos.

7 EN­FER­ME­DA­DES DE LA PIEL

Sar­pu­lli­dos, ron­chas, der­ma­ti­tis, ur­ti­ca­ria... La piel su­fre di­rec­ta­men­te los efec­tos del es­trés, que es­tá tam­bién de­trás de los bro­tes de al­gu­nas en­fer­me­da­des, co­mo la pso­ria­sis y de al­gu­nos ti­pos de alo­pe­cia. De he­cho, hay un con­jun­to de pa­to­lo­gías que se lla­man ya en­fer­me­da­des psi­co­der­ma­to­ló­gi­cas.

8 DO­LO­RES MUS­CU­LA­RES

Las con­trac­tu­ras y do­lo­res mus­cu­la­res tam­bién pue­den ser cau­sa­das por el es­trés. La ra­zón es que el cuer­po adop­ta la res­pues­ta de lu­cha o hui­da, que pro­vo­ca que los múscu­los se ten­sen pa­ra so­bre­vi­vir a una ame­na­za. De he­cho, es­ta cau­sa es­tá de­trás de un al­to por­cen­ta­je de los do­lo­res de es­pal­da.

9 PRO­BLE­MAS SE­XUA­LES

Se­gún da­tos de las clí­ni­cas es­pe­cia­li­za­das en tra­tar la dis­fun­ción eréc­til, el 74% de los hom­bres que pa­de­cen es­te tras­torno re­co­no­cen que se en­cuen­tran es­tre­sa­dos. Quie­nes tie­nen pro­fe­sio­nes de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y ten­den­cia a su­frir an­sie­dad y es­trés cons­tan­te son can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.