Man­tén tu ro­di­lla a prue­ba de le­sio­nes

NI TO­DOS los fut­bo­lis­tas se rom­pen el li­ga­men­to cru­za­do an­te­rior ni to­dos los co­rre­do­res aca­ban pa­de­cien­do de la ro­di­lla. Pe­ro es­ta ar­ti­cu­la­ción con­cen­tra mu­chas de las le­sio­nes de los de­por­tis­tas. Pa­ra evi­tar­lo, es­ti­ra, ca­lien­ta y man­tén siem­pre un buen

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Fisioterapia - TEX­TO: LO­RE­TO SILVOSO

La cla­ve pa­ra blin­dar tus ro­di­llas es­tá en man­te­ner una mus­cu­la­tu­ra to­ni­fi­ca­da y en adap­tar el ejer­ci­cio a tus po­si­bi­li­da­des. «Haz aque­llo que no su­pon­ga de­ma­sia­do es­fuer­zo pa­ra ti», afir­ma la ma­ri­nen­se Es­tre­lla Pa­llín Ta­to, vo­cal del Co­le­xio Ofi­cial de Fi­sio­te­ra­peu­tas de Ga­li­cia en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra. Una vez me­ti­dos en la le­sión, «lo que siem­pre re­co­mien­do a mis pa­cien­tes es que lo abor­den cuan­to an­tes». Sino, la la­bor del fi­sio­te­ra­peu­ta se­rá más com­pli­ca­da e in­clu­so pue­de for­zar a un pa­rón en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Pa­ra el trau­ma­tó­lo­go del Hospital San Ra­fael (A Coruña) Ós­car Ga­yo­so Rey, «si so­lo prac­ti­cas deportes de im­pac­to co­mo el fút­bol o el ba­lon­ces­to, es ca­si inevi­ta­ble que tus ro­di­llas se re­sien­tan. Es­to es al­go que no pa­sa con la na­ta­ción o la bi­ci­cle­ta, deportes en los que la ro­di­lla se gas­ta me­nos». Lo que más ve en su con­sul­ta es­te es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de ro­di­lla es la pa­to­lo­gía de me­nis­co. El per­fil ti­po es un pa­cien­te jo­ven o de en­tre 40 y 50 años que acu­de al mé­di­co di­cien­do al­go así co­mo: «Doc­tor, em­pe­zó a do­ler­me la ro­di­lla y no sé por qué».

Una bue­na op­ción pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go de le­sión es man­te­ner tus ro­di­llas fuer­tes, te­ner un pre­pa­ra­dor fí­si­co que se- pa ca­len­tar bien y sea un pro­fe­sio­nal y lue­go ya cen­trar­se en ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos se­gún el ti­po de de­por­te que se prac­ti­que. Por ejem­plo, «en fút­bol se pue­de tra­ba­jar pa­ra pre­ve­nir la ro­tu­ra del li­ga­men­to an­te­rior, —to­do un clá­si­co— y en ba­lon­ces­to es im­por­tan­te có­mo se cae des­pués de un sal­to».

Ade­más de es­ta, las le­sio­nes de ro­di­llas más fre­cuen­tes son el sín­dro­me de la ban­da ilio­ti­bial, la ten­di­ni­tis ro­tu­lia­na, el do­lor pa­te­lo­fe­mo­ral o ro­di­lla de co­rre­dor y la pa­to­lo­gía de ar­tro­sis. «El 90 % de las ci­ru­gías de ro­di­lla es por las ro­tu­ras me­nis­ca­les, las del li­ga­men­to o por la ar­tro­sis», ex­pli­ca el doc­tor Ga­yo­so. Cuan­do los car­tí­la­gos de la ro­di­lla se han des­gas­ta­do, hay do­lor e in­fla­ma­ción. Esa es la afec­ción de la ar­tro­sis. Lue­go es­tán los es­guin­ces, las ro­tu­ras o las dis­ten­sio­nes en los múscu­los y las le­sio­nes en los car­tí­la­gos de la ro­di­lla, lla­ma­dos me­nis­cos.

Otro que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra nues­tras ro­di­llas, ade­más del mal apo­yo plan­tar, es la ali­nea­ción del cuer­po. Las per­so­nas que tie­nen las lla­ma­das pier­nas o ro­di­llas de vaquero o en X sue­len pa­de­cer so­bre­car­gas tan pro­ble­má­ti­cas co­mo las de la pi­sa­da inade­cua­da de un co­rre­dor inex­per­to.

Cuan­do lle­ga una le­sión de ro­di­lla a la con­sul­ta de la fi­sio­te­ra­peu­ta, «hay que ana­li­zar to­da la mus­cu­la­tu­ra de al­re­de­dor y tam­bién las ar­ti­cu­la­cio­nes. Pue­de ser de­bi­do tan­to a una so­bre­car­ga co­mo a que ha­gas mal la pi­sa­da en la ca­rre­ra. La ro­di­lla es una ar­ti­cu­la­ción com­ple­ja con un sis­te­ma de li­ga­men­tos muy in­trin­ca­do y en uno de los lu­ga­res de ma­yor mo­vi­li­dad de to­do el cuer­po. Nuestra ró­tu­la se mue­ve cuan­do co­rre­mos pe­ro tam­bién cuan­do ca­mi­na­mos y cuan­do nos sen­ta­mos», ase­ve­ra la fi­sio­te­ra­peu­ta Es­tre­lla Pa­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.