¿Có­mo aca­bar con los mo­cos?

PO­CO PO­DE­MOS ha­cer los pa­dres, sal­vo que be­ban mu­cha agua, la­va­dos na­sa­les y pa­cien­cia. A me­di­da que el ni­ño crez­ca es­tos problemas irán des­apa­re­cien­do por­que ya ha­brán pa­sa­do es­tos pro­ce­sos ví­ri­cos. El mi­to de que la le­che los pro­vo­ca no tie­ne nin­gu­na ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Medicina Infantil - TEX­TO: SU­SA­NA ACOSTA

Mo­cos y ni­ños son una so­la en­ti­dad y un au­tén­ti­co que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra los pa­dres. ¿Có­mo se pue­den com­ba­tir? ¿Exis­ten tra­ta­mien­tos efec­ti­vos? Son mu­chas las in­cóg­ni­tas que tie­nen los pro­ge­ni­to­res a la ho­ra de en­fren­tar­se a es­te pro­ble­ma tan co­mún en los ni­ños y, so­bre to­do, en los be­bés, al ser in­ca­pa­ces de ex­pul­sar­los.

«Los ni­ños siem­pre van a te­ner mo­cos. So­bre to­do, en eda­des pre­co­ces por­que no han pa­sa­do nin­gu­na in­fec­ción ví­ri­ca y tie­nen que te­ner­la en al­gún mo­men­to», ex­pli­ca Ra­mi­ro Blan­co, pe­dia­tra del Hospital Qui­rón de A Coruña y es­pe­cia­lis­ta tam­bién en neo­na­to­lo­gía y aler­go­lo­gía in­fan­til. Es­tos pro­ce­sos se ini­cian ha­bi­tual­men­te con la es­co­la­ri­za­ción o si tie­nen her­ma­nos: «A me­di­da que el ni­ño cre­ce co­ge me­nos ca­ta­rros. No por­que se ha­ga más fuer­te, que tam­bién, sino por­que esos vi­rus ya los ha pa­sa­do», acla­ra.

Pa­ra Blan­co, «no hay na­da que po­da­mos ha­cer pa­ra evi­tar que el ni­ño ten­ga ca­ta­rro», ni si­quie­ra al prin­ci­pio del pro­ce­so: «El tra­ta­mien­to re­co­men­da­do pa­ra los cua­dros ca­ta­rra­les co­mu­nes es agua, la­va­dos na­sa­les con sue­ro y po­co más. No hay nin­gún ja­ra­be, ni nin­gún pro­duc­to far­ma­céu­ti­co que es­té re­co­men­da­do. Y de he­cho la ma­yo­ría de los an­ti­ca­ta­rra­les es­tán con­tra­in­di­ca­dos en ni­ños. So­bre to­do, en los me­no­res de dos años», acla­ra. Ade­más, des­mien­te el mi­to de que los pro­duc­tos lác­teos pro­vo­can mo­cos: «No se sa­be muy bien de dón­de sur­ge. En mi opi­nión, creo que na­ce de la ob­ser­va­ción de que los ni­ños pe­que­ños tie­nen mo­co, los ni­ños pe­que­ños to­man le­che y, por con­si­guien­te, la le­che da mo­cos. Pe­ro no tie­ne nin­gu­na ba­se cien­tí­fi­ca. Ade­más, nos en­con­tra­mos que ca­da vez hay más ofer­tas de le­che de so­ja, le­che de arroz, de ave­na... pro­duc­tos que no son de le­che pe- ro que lo pa­re­cen. Y nos los ven­den co­mo que nu­tri­cio­nal­men­te son igua­les y que en­ci­ma no les pro­du­cen mo­co. Creo que nos ha­cen fla­co fa­vor des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal por­que ahí sí que nos en­con­tra­mos con ni­ños que pue­den te­ner más problemas de nu­tri­ción y, por con­si­guien­te, un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co me­nos fuer­te y más ca­ta­rros», ex­pli­ca.

Es­tos pro­ce­sos pue­den de­ri­var in­clu­so en bron­quio­li­tis: «Es una pa­to­lo­gía re­la­ti­va­men­te fre­cuen­te por de­ba­jo de los tres o cua­tro años cuan­do el bron­quio to­da­vía es­tá in­ma­du­ro. A ve­ces, hay an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de as­ma o con problemas res­pi­ra­to­rios. Pe­ro cuan­do el ni­ño ma­du­ra, a los cua­tro o cin­co años, es­tos problemas sue­len des­apa­re­cer». En es­tos casos, se de­be ob­ser­var la fre­cuen­cia con la que el ni­ño pa­de­ce bron­quio­li­tis y su in­ten­si­dad: «Hay dos tra­ta­mien­tos es­tre­llas, que son dos an­ti­in­fla­ma­to­rios. Los cor­ti­coi­des in­ha­la­dos y el Mon­te­lu­kast, un an­ti­in­fla­ma­to­rio no cor­ti­coi­de que se usa mu­cho en ni­ños en­tre seis me­ses y cua­tro años cuan­do los pro­ce­sos se des­en­ca­de­nan, so­bre to­do, por in­fec­cio­nes ví­ri­cas. Se tra­ta de dos me­di­ca­men­tos que se dan en ni­ños que tie­nen ex­ce­si­vas cri­sis bus­can­do re­du­cir­las», co­men­ta.

Otro de los te­mas que pue­den lle­gar a preo­cu­par es el ex­ce­si­vo uso de an­ti­bió­ti­cos: «Hay un es­tu­dio que de­mues­tra que has­ta un 60 % de los an­ti­bió­ti­cos que se re­ce­tan, so­bre to­do, en ni­ños me­no­res de tres años, no eran ne­ce­sa­rios. La in­men­sa ma­yo­ría de los cua­dros son ví­ri­cos. Lo que sí in­ci­de di­rec­ta­men­te en la pres­crip­ción del an­ti­bió­ti­co es la vi­si­ta a ur­gen­cias. El tra­ta­mien­to sue­le ser más agre­si­vo por el mis­mo en­torno en el que es­tá, que sue­le ha­ber los casos gra­ves. En ese sen­ti­do, se sue­le pe­car de ex­ce­so». Sin du­da, pa­ra Blan­co, el me­jor tra­ta­mien­to an­te los ca­ta­rros es la pa­cien­cia: «Eso y co­no­cer un po­co a tu hi­jo. Y, so­bre to­do, que quien vea re­gu­lar­men­te al ni­ño sea su pe­dia­tra, que es quien me­jor lo co­no­ce», con­clu­ye.

Es­tu­diar la fre­cuen­cia y la in­ten­si­dad con la que el me­nor pa­de­ce bron­quio­li­tis es im­por­tan­te y, so­bre to­do, que el pe­dia­tra vea re­gu­lar­men­te al ni­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.