La ci­ca­triz re­cuer­da al pa­cien­te ca­da dia lo que ha pa­de­ci­do"

UN EN­FER­MO on­co­ló­gi­co no tie­ne por qué con­vi­vir con los efec­tos se­cun­da­rios el res­to de su vi­da. De ahí que la clí­ni­ca Yolanda Al­bel­da ha­ya di­se­ña­do un PRO­TO­CO­LO pa­ra aten­der a pa­cien­tes con CÁN­CER, que per­mi­te pa­liar con­se­cuen­cias co­mo la pér­di­da de ca­be

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Estética - TEX­TO: E. Á.

Ca­da vez más pa­cien­tes de la clí­ni­ca Yolanda Al­bel­da so­li­ci­ta­ban tra­ta­mien­tos pa­ra pa­liar efec­tos se­cun­da­rios de la qui­mio­te­ra­pia o la ra­dio­te­ra­pia tras ha­ber su­pe­ra­do un cán­cer. De ahí que el cen­tro ha­ya pues­to en marcha un pro­to­co­lo pa­ra es­tos casos. Su di­rec­to­ra téc­ni­ca, Yolanda Al­bel­da, ase­gu­ra que la piel es una de las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de los efec­tos de un tu­mor. —¿Cuán­do co­men­zó es­te pro­to­co­lo? —A me­dia­dos del pa­sa­do año, es bas­tan­te re­cien­te. Las pa­cien­tes em­pe­za­ron a de­man­dar­nos es­te ti­po de tra­ta­mien­tos. Son usua­rias que se cui­dan, es­tán bien aho­ra y quie­ren se­guir man­te­nien­do la ca­li­dad de su piel. La qui­mio y la ra­dio no so­lo afec­tan a las cé­lu­las tu­mo­ra­les sino tam­bién a las sa­nas y de for­ma ge­ne­ral, es de­cir, no so­lo en la zo­na a la que va di­ri­gi­do el tra­ta­mien­to. Uno de los ór­ga­nos más afec­ta­dos es la piel por­que es el más ex­ten­so, pe­sa ca­si cin­co ki­los. —¿Hay tu­mo­res que de­jan más se­cue­las fí­si­cas que otros? —Es va­ria­do. La ra­dio afec­ta a ni­vel cu­tá­neo, pe­ro la qui­mio­te­ra­pia adel­ga­za mu­cho, pro­du­ce una des­hi­dra­ta­ción in­ten­sa de las cé­lu­las de la piel y pro­vo­ca que sea fre­cuen­te la des­ca­ma­ción, el pi­cor, y que la epi­der­mis sea más sen­si­ble a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra. Se pro­du­ce la rup­tu­ra de ca­pi­la­res, cu­pe­ro­sis, ro­sá­cea, e in­clu­so an­tes de em­pe­zar el tra­ta­mien­to po­de­mos pre­pa­rar­la. —¿Pue­den ha­cer­se tra­ta­mien­tos an­tes ya de una ope­ra­ción o mien­tras se rea­li­za la qui­mio­te­ra­pia? —Po­de­mos ha­cer una co­rrec­ción ali­men­ta­ria con nu­tri­te­ra­pia o nu­tri­ción ce­lu­lar ac­ti­va, es de­cir, tra­tar de que los ali­men­tos ayu­den a re­equi­li­brar el or­ga­nis­mo pa­ra que los efec­tos se­cun­da­rios lle­guen en me­nor me­di­da. Y tam­bién al­gún tra­ta­mien­to de ca­bi­na, in­cor­po­rar cre­mas sin adi­ti­vos ni co­lo­ran­tes, o uti­li­zar uno de los úni­cos equi­pos au­to­ri­za­dos por la FDA pa­ra em­plear du­ran­te el tra­ta­mien­to mé­di­co, In­di­ba, que se pue­de apli­car an­tes, du­ran­te y des­pués. —Una vez fi­na­li­za­do el pro­ce­so on­co­ló- gi­co, ¿qué tra­ta­mien­tos se de­man­dan? —Una de las con­se­cuen­cias más vi­si­bles, so­bre to­do en cán­cer de ma­ma y ova­rio, es la pér­di­da del ca­be­llo, tan­to del cuero ca­be­llu­do co­mo de las ce­jas. En es­tos casos po­de­mos ha­cer tra­ta­mien­tos si sa­le un pe­lo dé­bil, pe­ro cuan­do no se re­cu­pe­ra, la úni­ca op­ción es la mi­cro­pig­men­ta­ción en 3D. Vi­sual­men­te, a una cier­ta dis­tan­cia pa­re­ce pe­lo na­tu­ral. No te­ner pe­lo le re­cuer­da a la pa­cien­te on­co­ló­gi­ca to­dos los días que ha es­ta­do en­fer­ma, y con es­tos pro­ce­di­mien­tos te­ne­mos que in­ten­tar que se­pa que no tie­ne por qué con­vi­vir con los efec­tos se­cun­da­rios du­ran­te el res­to de su vi­da. Una ci­ca­triz pos ci­ru­gía, por ejem­plo, les re­cuer­da ca­da día lo que han pa­de­ci­do. A ve­ces di­cen: «he per­di­do la ex­pre­si­vi­dad de mi ca­ra», por lo que cuan­do ya han sa­li­do de la en­fer­me­dad, ¿por qué no van a re­pa­rar los da­ños que les ha pro­vo­ca­do? —Es cla­ve tam­bién la ali­men­ta­ción, ¿es di­fe­ren­te en fun­ción del ti­po de cán­cer? —En ge­ne­ral hay unas co­rrec­cio­nes ali­men­ti­cias que son es­tán­da­res. Hay ali­men­tos que sa­be­mos que nos pro­te­gen frente al cán­cer, ya que se es­ti­ma que en torno a un 40 % de los mis­mos se de­ben a la ali­men­ta­ción. Las gra­sas ani­ma­les de­ben re­ti­rar­se, en­ten­dien­do gra­sas ani­ma­les co­mo las car­nes ro­jas, y si ha­bla­mos de car­nes blan­cas, co­mo el po­llo, de­be­ría ser cam­pe­ro, no ali­men­ta­do con an­ti­bió­ti­cos u hor­mo­nas. Tam­bién de­mos re­ti­rar el pan blan­co, el azú­car re­fi­na­do, y en el ca­so de los pes­ca­dos es me­jor evi­tar los gran­des y con­su­mir el pe­que­ño de ría. De­be­mos su­ple­men­tar la ali­men­ta­ción y to­mar vi­ta­mi­na C en ele­va­das can­ti­da­des, por­que nues­tro hí­ga­do es ca­paz de de­pu­rar si es­ta­mos sa­nos, pe­ro al hí­ga­do de un pa­cien­te on­co­ló­gi­co te­ne­mos que po­nér­se­lo fá­cil.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.