Así no te es­tás cui­dan­do bien la piel

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Estética - TEX­TO: MARÍA VI­ÑAS

Da igual que hi­dra­te­mos la piel o con­su­ma­mos co­lá­geno vía oral si no nos ocu­pa­mos de los lí­pi­dos (las mo­lé­cu­las en­car­ga­das de man­te­ner uni­das las cé­lu­las) y de la es­ti­mu­la­ción de los fi­bro­blas­tos. Pe­ro, ¿se no­ta la di­fe­ren­cia en una piel cui­da­da? Los ex­per­tos lo tie­nen cla­ro: el buen as­pec­to de­pen­de de su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to

Co­lá­geno, áci­do hia­lu­ró­ni­co, an­ti­oxi­dan­tes. Bom­bar­dea­dos co­mo es­ta­mos por re­ce­tas mi­la­gro­sas pa­ra apla­zar al má­xi­mo el en­ve­je­ci­mien­to, co­no­ce­mos bien la ter­mi­no­lo­gía, pe­ro no tan­to su sig­ni­fi­ca­do. Co­mo tam­po­co las par­ti­cu­la­ri­da­des de nuestra piel, esa ca­pa fle­xi­ble y re­sis­ten­te que nos pro­te­ge y man­tie­ne in­tac­to nues­tro or­ga­nis­mo frente al ex­te­rior, y que, al mis­mo tiem­po, nos co­mu­ni­ca con él. Nos de­fen­de­mos y sen­ti­mos gra­cias y a tra­vés de la piel, el ór­gano más gran­de del cuer­po hu­mano, DNI de cor­púscu­los. Dos me­tros de epi­der­mis nos en­vuel­ven, cin­co ki­los de cor­te­za que nos ha­cen fuer­tes, ca­pa­ces de en­fren­tar­nos al mun­do. ¿Nos ocu­pa­mos lo su­fi­cien­te de ella, tan­to co­mo del hí­ga­do, co­mo del es­tó­ma­go? ¿Real­men­te hay al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre cui­dar y no cui­dar la piel? La hay. En su salud y en su apa­rien­cia. Si vi­gi­lar­la y blin­dar­la frente el sol es esen­cial pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des, te­ner­la pre­sen­te a diario no so­lo fre­na el pa­so del tiem­po, sino que me­jo­ra no­ta­ble­men­te su as­pec­to: fac­to­res ex­ter­nos (la con­ta­mi­na­ción o el cli­ma) e in­ter­nos (la ali­men­ta­ción o el es­trés) im­pi­den que desa­rro­lle co­rrec­ta­men­te su fun­ción, la pro­tec­ción. Si su ca­pa más ex­ter­na -la ca­pa cór­nea, nuestra car­ta de pre­sen­ta­ción, re­fle­jo de lo que nos su­ce­de- se de­bi­li­ta, es­ta­re­mos com­ple­ta­men­te ex­pues­tos. «Pen­sa­mos que la hidratación es una sim­ple apor­ta­ción de agua, pe­ro ol­vi­da­mos que la piel es un ór­gano com­ple­jo y son mu­chos los fac­to­res a te­ner en cuen­ta -ex­pli­ca Luís Yá­ñez, de Lya Es­té­ti­ca, un ex­clu­si­vo cen­tro que des­de el pa­sa­do di­ciem­bre ofre­ce tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos a ba­se de al­ta cos­mé­ti­ca bio­ló­gi­ca en A Coruña-. La gen­te sue­le re­fe­rir­se a sen­sa­cio­nes so­bre la su­per­fi­cie de la piel, co­mo la ti­ran­tez, pe­ro en reali­dad es­ta­mos ha­blan­do del agua que hay en el in­te­rior de las cé­lu­las y del agua en la que vi­ven las mis­mas». «Si hay una ca­ren­cia de ella, se pro­du­ci­rá un des­equi­li­brio», apun­ta. ¿Es su­fi­cien­te so­lo con be­ber mu­chos lí­qui­dos? No. Es fun­da­men­tal la apor­ta­ción de lí­pi­dos pu­ros, una se­rie de mo­lé­cu­las que, en­tre otras co­sas, man­tie­nen uni­das la cé­lu­las de la piel. Si no es­tán hi­dra­ta­das apa­re­ce la fla­ci­dez y la arru­ga. ¿Y có­mo nos nu­tri­mos de lí­pi­dos? «A tra­vés de sue­ros o cre­mas, con ma­te­rias pri­mas con­cen­tra­das», in­di­ca Yá­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.