¿Un po­co de cal­do de hue­sos?

SE HA CON­VER­TI­DO en el desayuno de mu­chos en lu­gar del ca­fé, y aun­que es tam­bién in­gre­dien­te de cóc­te­les y cos­mé­ti­cos ca­se­ros es, so­bre to­do, un re­cons­ti­tu­yen­te y un sa­bro­so ten­tem­pié que pro­me­te salud y be­lle­za. El cal­do de hue­sos es la úl­ti­ma ten­den­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Nutrición - TEX­TO: ANA MON­TES

Co­lá­geno, ami­noá­ci­dos y mi­ne­ra­les son los tres com­po­nen­tes má­gi­cos del cal­do de hue­sos que se ha usa­do co­mo re­me­dio na­tu­ral du­ran­te más de mil años, un su­per­ali­men­to que so­me­ten al ri­gor de la cien­cia y la co­ci­na Loui­se Hay y Heat­her Da­ne en El

se­cre­to del cal­do de hue­sos cu­ra­ti­vo (Ed. Urano). Con agua y hue­sos her­vi­dos a fue­go len­to en­tre una y tres ho­ras sa­le un líquido medicinal, ener­gé­ti­co y sa­bro­so que se pue­de so­fis­ti­car o sim­pli­fi­car en fun­ción de la die­ta o la receta. Por­que en la bús­que­da má­gi­ca de su co­lá­geno, la pro­teí­na más es­tu­dia­da por la cien­cia y la más bus­ca­da por al in­dus­tria de la be­lle­za, po­de­mos aña­dir hue­sos, ten­do­nes, li­ga­men­tos, car­tí­la­go, piel y tué­tano de aves de co­rral, ca­za, va­ca, cer­do, co­ne­jo, cor­de­ro, e in­clu­so pes­ca­do que po­de­mos acom­pa­ñar de ve­ge­ta­les pa­ra po­ten­ciar­lo.

Una sor­pre­sa es que los cor­tes de car­ne más ba­ra­tos –co­mo es­pal­da, cue­llo y pa­tas— sue­len ser más saludables que los se­lec­tos y con­te­ner más co­lá­geno y áci­dos gra­sos esen­cia­les. Pe­ro tam­bién po­de­mos apro­ve­char las so­bras de hue­sos de otras co­mi­das. Así que, ade­más de sos­te­ni­ble, es­te el cal­do, be­ne­fi­cia al bol­si­llo por­que los hue­sos se pue­den re­uti­li­zar tras una pri­me­ra coc­ción pa­ra ha­cer otro nue­vo cal­do.

Pe­ro el prin­ci­pal fac­tor de su re­no­va­da fa­ma es que es es­pe­cial­men­te bueno pa­ra los tras­tor­nos di­ges­ti­vos-, el in­tes­tino y afec­cio­nes que de­pen­den de él, co­mo al­gu­nas neu­ro­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas pro­du­ci­das por la re­la­ción tan es­tre­cha que exis­te en­tre in­tes­tino y ce­re­bro. El cal­do de hue­sos des­na­tu­ra­li­za el co­lá­geno y lo trans­for­ma en ge­la­ti­na, muy di­ges­ti­va y útil pa­ra pro­te­ger y se­llar los in­tes­ti­nos al re­ge­ne­rar la mu­co­sa y de­fen­der la pared in­tes­ti­nal, da­ña­da o no, de la en­tra­da de cier­tos ali­men­tos y tó­xi­cos hoy día cau­sa del sub­es­ti­ma­do sín­dro­me de per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal en no­ta­ble au­men­to.

Es­ta nu­tri­ti­va so­pa es una fuen­te de co­lá­geno na­tu­ral bio­dis­po­ni­ble, asi­mi­la­ble, que pue­de nu­trir sua­ve­men­te nues­tro cuer­po, aña­dien­do ade­más vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les si lo mez­cla­mos con car­ne, ver­du­ras, hier­bas o es­pe­cias. No es mi­la­gro­so ni con­si­gue re­sul­ta­dos rá­pi­dos, sino trans­cu­rri­das unas se­ma­nas o me­ses, por eso se acon­se­ja su con­su­mo re­gu­lar.

Pe­ro si ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en ten­den­cia cu­ra­ti­va y cos­mé­ti­ca es por­que el co­lá­geno man­tie­ne la piel jo­ven y ter­sa, tie­ne efec­to an­ti­tu­mo­ral, pro­te­ge las cé­lu­las, ali­via la dia­be­tes, el do­lor ar­ti­cu­lar y ba­ja el azú­car en san­gre, me­jo­ra el sue­ño, nor­ma­li­za la aci­dez es­to­ma­cal y for­ta­le­ce las uñas. Por eso los es­tu­dios so­bre el cal­do de hue­sos han de­mos­tra­do que pue­de es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ne, re­for­zar los hue­sos y dien­tes, ali­viar el res­fria­do, me­jo­rar la re­sis­ten­cia car­dio­rres­pi­ra­to­ria gra­cias a su efec­to rehi­dra­tan­te y los elec­tro­li­tos, re­ba­jar pe­so, for­mar ma­sa mus­cu­lar y com­ba­tir la in­fla­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.