El sa­lu­da­ble po­der del agua

TRES MA­NAN­TIA­LES sur­ten al bal­nea­rio de Cal­das de Par­to­via con 15.480 li­tros por ho­ra: la Fuen­te de los Ba­ños, que ma­na a 37 gra­dos; la Fuen­te In­te­rior, que emer­ge a 28; y el de la Fuen­te del Pra­do, a 18. Las dos úl­ti­mas tie­nen his­tó­ri­ca­men­te un con­su­mo p

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: FI­NA ULLOA

Del po­der te­ra­péu­ti­co y cu­ra­ti­vo de las aguas ter­ma­les y mi­ne­ro­me­di­ci­na­les sa­bían, y mu­cho, los ro­ma­nos. Ellos de­bie­ron ser los pri­me­ros en uti­li­zar el abun­dan­te cau­dal que hoy nu­tre al bal­nea­rio de Cal­das de Par­to­via, co­mo ates­ti­gua el pa­so de una cal­za­da ro­ma­na pró­xi­ma de la que aún se con­ser­van res­tos. Des­de en­ton­ces las es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas del ma­nan­tial ou­ren­sano no han de­ja­do de uti­li­zar­se co­mo ele­men­to cu­ra­ti­vo. De ello dan fe do­cu­men­tos me­die­va­les del Mo­nas­te­rio de Osei­ra, del cu­yo prio­ra­to de­pen­dió el bal­nea­rio y, más tar­de, las me­mo­rias mé­di­cas que se con­ser­van en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. y que do­cu­men­ta­ban gran­des éxi­tos en tra­ta­mien­tos a los que acu­dían des­de to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Su fa­ma se ci­men­tó con la crea­ción del Cuer­po de Mé­di­cos de Ba­ños, crea­do en 1816, que lo in­clu­yó en el se­lec­to gru­po de ins­ta­la­cio­nes que dis­po­nían de ser­vi­cio de fa­cul­ta­ti­vos. Mu­cho han cam­bia­do las co­sas des­de en­ton­ces pe­ro el bal­nea­rio de Cal­das de Par­to­via, cu­yas aguas fue­ron de­cla­ra­das de uti­li­dad pú­bli­ca en 1928, si­gue man­te­nien­do y dan­do prio­ri­dad a esa esen­cia del cui­da­do de la salud. En ello se em­pe­ña una plan­ti­lla de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos que, ba­jo la su­per­vi­sión de la mé­di­ca Liz­beth He­rre­ra, se ocu­pan de las dis­tin­tas te­ra­pias y tra­ta­mien­tos des­de las mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes que ofre­cen, en el nue­vo edi­fi­cio re­cién es­tre­na­do, to­dos los ser­vi­cios que el usua­rio ac­tual de­man­da. Mu­chos de ellos acu­den aque­ja­dos de problemas que afec­tan a hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes. «Nues­tras aguas emer­gen a tem­pe­ra­tu­ra si­mi­lar a la cor­po­ral y se ca­rac­te­ri­zan por ser esen­cial­men­te sul­fu­ra­das, des­ta­ca su con­te­ni­do en áci­do sulf­hí­dri­co; ade­más de só­di­cas y de es­ca­sa mi­ne­ra­li­za­ción. Tie­nen otros io­nes en me­nor con­cen­tra­ción co­mo bi­car­bo­na­to, clo­ru­ro, sul­fa­tos, et­cé­te­ra. La ac­ción te­ra­péu­ti­ca se de­be pro­ba­ble­men­te al re­sul­ta­do de una com­bi­na­ción de fac­to­res fí­si­cos, me­cá­ni­cos y quí­mi­cos», re­la­ta la mé­di­ca que re­cuer­da que mien­tras la tem­pe­ra­tu­ra ofre­ce un efec­to va­so­di­la­ta­dor que con­tri­bu­ye a la me­jo­ría en la irri­ga­ción y el tro­fis­mo ti­su­lar, tam­bién apor­ta un efec­to se­dan­te y re­la­jan­te de la mus­cu­la­tu­ra y li­ga­men­tos que lle­va a una ma­yor mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar jun­to con una ac­ción anal­gé­si­ca. «A su vez, exis­te un efec­to me­cá­ni­co el cual tie­ne re­la­ción con la pre­sión hi­dros­tá­ti­ca que con­tri­bu­ye a me­jo­rar el tono mus­cu­lar, la mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar y la in­ten­si­dad del do­lor; y un efec­to quí­mi­co gra­cias al pa­so de los ele­men­tos del agua a tra­vés de la piel. Por ejem­plo, en el ca­so del azu­fre, la ab­sor­ción por piel, mu­co­sas y sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal es­ta am­plia­men­te do­cu­men­ta­do», aña­de la fa­cul­ta­ti­va. To­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas ha­cen a es­tas aguas es­pe­cial­men­te idó­neas pa­ra me­jo­rar sín­to­mas co­mo son el do­lor, la ri­gi­dez, la in­fla­ma­ción ar­ti­cu­lar y la li­mi­ta­ción en el ran­go de mo­vi­mien­to. Ar­tro­sis,, ar­tri­tis reuma­toi­de, es­pon­di­li­tis an­qui­lo­san­te, ar­tri­tis pso­riá­si­ca, go­ta y fi­bro­mial­gia son al­gu­nas de las pa­to­lo­gías pa­ra las que se in­di­can es­tas aguas. No obs­tan­te, Liz­beth He­rre­ra re­cuer­da que «no se de­ben rea­li­zar cu­ras ter­ma­les en las fa­ses agu­das o bro­tes de pa­to­lo­gías in­fla­ma­to­rias». En el cam­po trau­ma­to­ló­gi­co, es­tá in­di­ca­da en lum­bal­gias, ciá­ti­ca, dor­sal­gias, mial­gias, ten­di­ni­tis, neu­ral­gias, bur­si­tis, hom­bro do­lo­ro­so, le­sio­nes de­por­ti­vas y en se­cue­las pos­trau­má­ti­cas de frac­tu­ras o es­guin­ces. Es im­por­tan­te se­ña­lar que to­dos los pa­cien­tes que bus­quen una cu­ra ter­mal de­ben pa­sar pri­me­ro por la con­sul­ta mé­di­ca pa­ra una eva­lua­ción completa de, en­tre otras cues­tio­nes, sus an­te­ce­den­tes personales, las pa­to­lo­gías que ten­ga o los tra­ta­mien­tos mé­di­cos o qui­rúr­gi­cos pre­vios a los que se ha­ya so­me­ti­do. «Ca­da pa­cien­te es un mun­do y por eso las in­di­ca­cio­nes de las dis­tin­tas téc­ni­cas de bal­neo­te­ra­pia de­ben ser per­so­na­li­za­das», aña­de. El tra­ta­mien­to de­pen­de­rá de esa eva­lua­ción, aun­que de for­ma ge­ne­ral en el bal­nea­rio de Cal­das de Par­to­via se uti­li­zan la in­mer­sión en pis­ci­na di­ná­mi­ca con cho­rros sub­acuá­ti­cos, el ca­nal de fle­bo­te­ra­pia, los ba­ños sim­ples o con hi­dro­ma­sa­je, la du­cha cir­cu­lar, cho­rros a pre­sión, apli­ca­ción de pa­ra­fan­go y ma­sa­jes. «La bal­neo­te­ra­pia no sus­ti­tu­ye a la terapia far­ma­co­ló­gi­ca con­ven­cio­nal pues­to que la ma­yor par­te de las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas son cró­ni­cas y no exis­te cu­ra de­fi­ni­ti­va pa­ra ellas. De­be­mos con­si­de­rar­la co­mo una al­ter­na­ti­va te­ra­péu­ti­ca vá­li­da que apor­ta me­jo­ría en di­fe­ren­tes sín­to­mas» re­cal­ca la mé­di­ca. He­rre­ra re­cuer­da que «los es­tu­dios rea­li­za­dos su­gie­ren que la bal­neo­te­ra­pia de­be apli­car­se en­tre dos y cua­tro se­ma­nas pa­ra po­der ob­te­ner una me­jo­ría sin­to­má­ti­ca; te­ne­mos evi­den­cia de que exis­te un ali­vio del do­lor y ri­gi­dez ar­ti­cu­lar, me­jo­ra la fun­cio­na­li­dad y dis­mi­nu­ye el con­su­mo de anal­gé­si­cos». Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta en la cu­ra ter­mal es que «los efec­tos no sue­len ser in­me­dia­tos, pue­den tar­dar va­rias se­ma­nas en apa­re­cer y pue­den du­rar en­tre 3 a 9 me­ses, por ello se re­co­mien­da rea­li­zar al me­nos 2 a 3 tra­ta­mien­tos en el año».

Problemas en la piel

Otro de los gran­des gru­pos de pa­cien­tes que acu­den a es­te bal­nea­rio es el de quie­nes tie­nen problemas der­ma­to­ló­gi­cos. Psoriasis, der­ma­ti­tis ató­pi­ca, ec­ze­mas de con­tac­to, li­quen plano, der­ma­ti­tis se­bo­rrei­cas, ac­né ju­ve­nil y otras der­ma­to­sis que cur­sen con pi­cor son las más ha­bi­tua­les. El azu­fre es uno de los ele­men­tos quí­mi­cos más es­tu­dia­dos en es­te ám­bi­to. Aun­que es­te ti­po de aguas se pue­den uti­li­zar por vía tó­pi­ca, in­ha­la­to­ria o be­bi­da, en el ca­so de las pa­to­lo­gías der­ma­to­ló­gi­cas «la más uti­li­za­da es la tó­pi­ca, da­da la ab­sor­ción del azu­fre a tra­vés de la piel que ejer­ce una ac­ción so­bre los que­ra­ti­no­ci­tos, las cé­lu­las de la epi­der­mis, desa­rro­llan­do un efec­to re­ge­ne­ra­dor del epi­te­lio gra­cias a sus pro­pie­da­des que­ra­to­lí­ti­cas y ex­fo­lian­tes; y tam­bién es­ti­mu­la la pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar fa­vo­re­cien­do así la ci­ca­tri­za­ción. Se ha des­cri­to que tie­ne ac­ción an­ti­se­bo­rrei­ca y pro­du­ce efec­tos vas­cu­la­res que ayu­dan a dis­mi­nuir el ede­ma y el pru­ri­to», se­ña­la He­rre­ra. En Par­to­via pue­den re­ci­bir ba­ños, du­chas y cho­rros acom­pa­ña­dos por apli­ca­ción de pa­ra­fan­go e hidratación. En al­gu­nos casos se tra­tan con cu­ra hi­dro­pí­ni­ca, es de­cir la in­ges­ta del agua con una de­ter­mi­na­da fre­cuen­cia. La du­ra­ción del tra­ta­mien­to de­pen­de del ti­po de en­fer­me­dad y de su gra­do evo­lu­ti­vo. Clá­si­ca­men­te se re­co­men­da­ban «las no­ve­nas» es de­cir el tra­ta­mien­to de­bía cum­plir un mí­ni­mo de 9 días. «Es­to coin­ci­de con un es­tu­dio que di­ce que el efec­to an­ti­oxi­dan­te se ob­ser­va a par­tir del no­veno día y que se du­pli­ca a los 14 días. Lo que tam­bién se sa­be es que la me­jo­ría de las le­sio­nes des­apa­re­ce al ca­bo de unos me­ses, en­tre 3 y 6, se­gún el pa­cien­te y el ti­po de pa­to­lo­gía», ex­pli­ca la mé­di­ca.

Ca­da pa­cien­te es un mun­do y por eso las in­di­ca­cio­nes de las téc­ni­cas de­ben ser per­so­na­li­za­das»

Hi­dro­te­ra­pia y ma­sa­jes El cen­tro ofre­ce tra­ta­mien­tos de hi­dro­te­ra­pia y ma­sa­jes, y tie­ne en marcha va­rios pro­gra­mas pa­ra el bie­nes­tar per­so­nal: reuma­to­ló­gi­co, der­ma­to­ló­gi­co, sport, an­ti­es­trés, de re­la­ja­ción, des­con­trac­tu­ran­te y an­ti­ce­lu­lí­ti­co. El bal­nea­rio es­tá ubi­ca­do a dos ki­ló­me­tros de O Car­ba­lli­ño, en la pro­vin­cia de Ou­ren­se. Con va­rios si­glos de his­to­ria a sus es­pal­das, los his­to­ria­do­res creen que ya en la épo­ca ro­ma­na, la po­bla­ción co­no­cía y ha­cía uso de es­tas aguas. FO­TOS: MI­GUEL VI­LLAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.