¡Pon­te a fre­gar, hom­bre!

HOM­BRE, MA­YOR de 40 años, que no ha­ce ejer­ci­cio y ve mu­cha te­le­vi­sión. Es el per­fil de ries­go pa­ra su­frir so­bre­pe­so y obe­si­dad. Pe­ro un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da tie­ne la so­lu­ción: po­ner­se las pi­las en las ta­reas do­més­ti­cas. Es­tá de­mos­tra­do que

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: MARTA OTE­RO

No es bro­ma. Lo di­ce un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da pu­bli­ca­do por la Revista Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía. Rea­li­zar ta­reas do­més­ti­cas po­dría me­jo­rar la salud car­dio­vas­cu­lar de los hom­bres obe­sos, por­que, ase­gu­ran, las per­so­nas que ha­bi­tual­men­te frie­gan, co­ci­nan o ba­rren pre­sen­tan me­jor per­fil car­día­co. En la in­ves­ti­ga­ción par­ti­ci­pa­ron 2.698 per­so­nas de en­tre 25 y 79 años, y cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y del Sis­te­ma Ex­tre­me­ño de Salud, que han de­mos­tra­do que usar más la fre­go­na y la es­co­ba po­dría ser­vir pa­ra me­jo­rar la salud car­dio­vas­cu­lar de los hom­bres obe­sos y re­du­cir el ries­go que pa­de­cen de su­frir dia­be­tes y en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar.

Los in­ves­ti­ga­do­res par­tie­ron de un con­cep­to muy no­ve­do­so en el ám­bi­to de la cien­cia, el del obe­so me­ta­bó­li­ca­men­te sano (OMS), que ha­ce re­fe­ren­cia a un gru­po de in­di­vi­duos obe­sos que pa­re­cen es­tar pro­te­gi­dos de las prin­ci­pa­les com­pli­ca­cio­nes car­dio­me­ta­bó­li­cas aso­cia­das a la obe­si­dad.

La au­to­ra prin­ci­pal de es­te tra­ba­jo, Vir­gi­nia Ariad­na Apa­ri­cio Gar­cía-Mo­li­na, del de­par­ta­men­to de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, ha ex­pli­ca­do que los par­ti­ci­pan­tes con el fe­no­ti­po obe­so me­ta­bó­li­ca­men­te sano pre­sen­ta­ron ma­yo­res ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca de cual­quier ti­po y me­jor cum­pli­mien­to de las re­co­men­da­cio­nes que los in­di­vi­duos con al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas, sean obe­sos o no.

«Cuan­do in­clui­mos la ac­ti­vi­dad fí­si­ca do­més­ti­ca en el su­ma­to­rio, los ni­ve­les to­ta­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca del gru­po obe­so me­ta­bó­li­ca­men­te sano son ma­yo­res que am­bos fe­no­ti­pos de per­fil me­ta­bó­li­co ad­ver­so», ha re­su­mi­do. «Un ha­llaz­go im­por­tan­te de es­te es­tu­dio es que las mu­je­res pre­sen­ta­ban ma­yo­res ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca si se tie­ne en cuen­ta la do­més­ti­ca, y es­to po­dría ex­pli­car en par­te la ma­yor pro­por­ción de OMS en ellas», ha ex­pli­ca­do. Apa­ri­cio Gar­cía-Mo­li­na.

De igual mo­do, los ma­yo­res ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca ob­ser­va­dos en las mu­je­res tam­bién po­dría ex­pli­car en par­te el per­fil car­dio­me­ta­bó­li­co más fa­vo­ra­ble ob­ser­va­do en ellas, con in­de­pen­den­cia del fe­no­ti­po de ta­ma­ño cor­po­ral.

Los da­tos de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da en­la­zan con los de otro es­tu­dio cien­tí­fi­co, el ANIBES, pu­bli­ca­do en la revista cien­tí­fi­ca PLoS ONE. Se­gún es­te, en Es­pa­ña, ser hom­bre y con una edad su­pe­rior a los 40 años; ver la te­le­vi­sión bas­tan­te, o muy a me­nu­do; y no rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca se aso­cia con un ma­yor ries­go de so­bre­pe­so y obe­si­dad ge­ne­ral y ab­do­mi­nal. Por el con­tra­rio, te­ner un ma­yor ni­vel edu­ca­ti­vo o ser fu­ma­dor; de­di­car más de 150 mi­nu­tos a la semana a rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca de in­ten­si­dad vi­go­ro­sa; y dormir 7 o más ho­ras al día se aso­cia con una pro­tec­ción frente a la obe­si­dad.

En los re­sul­ta­dos, el so­bre­pe­so, obe­si­dad ge­ne­ral y obe­si­dad ab­do­mi­nal eran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rior en la po­bla­ción mas­cu­li­na. (40,5% en los hom­bres frente al 31,4% de mu­je­res). en lo que se re­fie­re a la obe­si­dad ge­ne­ral, el 22,7% de la po­bla­ción mas­cu­li­na la pa­de­cía, frente al 17,3% de la po­bla­ción fe­me­ni­na; por úl­ti­mo, el 64,7% de los hom­bres te­nían obe­si­dad ab­do­mi­nal, mien­tras que en­tre las mu­je­res es­ta ci­fra des­cen­día al 52,5%.

«Si nos cen­tra­mos en el es­tu­dio cien­tí­fi­co ANIBES el au­men­to del ries­go de desa­rro­llar so­bre­pe­so u obe­si­dad en hom­bres po­dría ve­nir de­ter­mi­na­do por las di­fe­ren­cias en los pa­tro­nes de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, o de há­bi­tos ali­men­ta­rios, que exis­ten en­tre la po­bla­ción mas­cu­li­na y fe­me­ni­na», afir­ma la doc­to­ra Ro­sa Mª Or­te­ga, ca­te­drá­ti­ca de Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.