Cues­tión de me­ta­bo­lis­mo

TE­NER­LO RÁ­PI­DO O LENTO de­pen­de de nu­me­ro­sos fac­to­res, co­mo la edad, el ta­ma­ño, los ge­nes... El gas­to ener­gé­ti­co de los hom­bres es más ele­va­do que el de las mu­je­res. De ahí, la ha­bi­tual ma­yor ten­den­cia de las fé­mi­nas a ga­nar pe­so, ba­rri­gas cer­ve­ce­ras apart

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: LO­RE­TO SILVOSO

Có­mo sa­ber si tie­nes un me­ta­bo­lis­mo lento o rá­pi­do, y ac­tuar pa­ra mo­di­fi­car­lo

Te­ner un cuer­po ágil pa­ra de­glu­tir es co­mo si te to­ca­ra la lotería, pe­ro el me­ta­bo­lis­mo se pue­de acelerar con el de­por­te»

Hay per­so­nas del­ga­das que lle­van to­da la vi­da in­ten­tan­do con­ven­cer a las más grue­sas de que, en reali­dad, «co­men co­mo li­mas» pe­ro que, sin em­bar­go, de­ben su en­vi­dia­da figura a un me­ta­bo­lis­mo ace­le­ra­do. «En­tre vol­ver a na­cer con un nue­vo me­ta­bo­lis­mo y la glo­ria li­te­ra­ria, es­co­ge­ría lo pri­me­ro», sol­tó en una en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión la no­ve­lis­ta Al­mu­de­na Gran­des. Te­ner un cuer­po ágil a la hora de de­glu­tir es ca­si co­mo si te to­ca­ra la lotería. ¿Hay al­go de cier­to en to­do ello? ¿Es verdad que se pue­de te­ner un me­ta­bo­lis­mo lento o rá­pi­do? Sí, afir­ma Fernando Cor­di­do, ca­te­drá­ti­co de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña y del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio A Co­ru­ña. El me­ta­bo­lis­mo es el con­jun­to de reac­cio­nes quí­mi­cas que tienen lu­gar en nues­tro or­ga­nis­mo, así co­mo el con­su­mo ener­gé­ti­co que to­das esas ac­cio­nes su­po­nen. Hay tres ti­pos: el me­ta­bo­lis­mo ba­sal, que es el gas­to ener­gé­ti­co de nues­tro or­ga­nis­mo cuan­do es­tá en re­po­so; la ac­ción di­ná­mi­ca es­pe­cí­fi­ca de los ali­men­tos, que es el con­su­mo de ener­gía que con­lle­va su procesado; y el gas­to me­ta­bó­li­co que aca­rrea la actividad fi­si­ca. El pri­me­ro de ellos, el gas­to me­ta­bó­li­co na­sal, sí es di­fe­ren­te en ca­da per­so­na y de­pen­de de nu­me­ro­sos con­di­cio­nan­tes. Un ni­ño, por ejem­plo, tie­ne un con­su­mo me­ta­bó­li­co adi­cio­nal muy gran­de, que es el que con­lle­va su proceso de cre­ci­mien­to. En los adul­tos, el gas­to me­ta­bó­li­co de­pen­de del ta­ma­ño del or­ga­nis­mo hu­mano, del se­xo, de la edad... Una per­so­na muy gran­de tie­ne ma­yor gas­to me­ta­bó­li­co que otra de me­nor ta­ma­ño y [aten­ción, ma­las noticias, chi­cas] el con­su­mo ener­gé­ti­co de los hom­bres es ma­yor que el de las mu­je­res. ¿Por eso no­so­tras te­ne­mos una ma­yor ten­den­cia a en­gor­dar? «Efec­ti­va­men­te, así es», res­pon­de el es­pe­cia­lis­ta.

¿Có­mo in­flu­ye la edad? Los ni­ños tienen un ma­yor gas­to me­ta­bó­li­co por­que «gas­tan pa­ra cre­cer y, en cam­bio, con el en­ve­je­ci­mien­to el gas­to me­ta­bó­li­co dis­mi­nu­ye». Es­te es el ca­so tan co­mún del oc­to­ge­na­rio que so­lo pre­ci­sa in­ge­rir pe­que­ñas can­ti­da­des de ali­men­to a dia­rio sin que ello va­ríe un ápi­ce su con­di­ción fí­si­ca.

Ge­no­ti­po aho­rra­dor

Aun­que son me­nos co­no­ci­dos, exis­ten una se­rie de com­po­nen­tes ge­né­ti­cos que tam­bién in­flu­yen en el me­ta­bo­lis­mo y que po­drían ex­pli­car, en par­te, la obe­si­dad. Es lo que se ha bau­ti­za­do co­mo el ge­no­ti­po aho­rra­dor, se­gún el cual hay per­so­nas que in- gie­ren po­ca can­ti­dad de ener­gía, pe­ro su or­ga­nis­mo es­tá pro­gra­ma­do pa­ra aho­rrar­la por si vie­nen pe­río­dos de ham­bru­na. «Ge­né­ti­ca­men­te es­tán adap­ta­dos pa­ra que su or­ga­nis­mo aho­rre», ex­pli­ca el doc­tor Cor­di­do. ¿Un me­ta­bo­lis­mo lento se pue­de acelerar? «No. Pun­to». Ca­te­gó­ri­co, Fernando Cor­di­do acla­ra que nues­tro me­ta­bo­lis­mo es­tá con­di­cio­na­do por nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y por nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca, pe­ro es di­fí­cil­men­te mo­di­fi­ca­ble. Lo que hay que cam­biar son los hábitos de vi­da, por­que, ade­más, al­guno de ellos sí po­dría in­fluir en tu por­cen­ta­je de con­su­mo ener­gé­ti­co dia­rio. Po­ner­te a ha­cer ejer­ci­cio, glo­bal­men­te, no te cam­bia­rá tu gas­to me­ta­bó­li­co, pe­ro si tus múscu­los au­men­tan, con­se­gui­rás acelerar la actividad me­ta­bó­li­ca de tu cuer­po. Así lo ex­pli­ca el en­do­crino del Chuac: «El me­ta­bo­lis­mo guar­da mu­cha re­la­ción con la ma­sa mus­cu­lar. A ma­yor ma­sa mus­cu­lar, ma­yor me­ta­bo­lis­mo».

Las pa­to­lo­gías más ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den al­te­rar nues­tro me­ta­bo­lis­mo son las re­la­cio­na­das con la glán­du­la ti­roi­dea, cu­ya prin­ci­pal fun­ción es, pre­ci­sa­men­te, re­gu­lar nues­tro con­su­mo ener­gé­ti­co dia­rio: las más ha­bi­tua­les son el hi­po­ti­roi­dis­mo y el hi­per­ti­roi­dis­mo, más co­mu­nes en las mu­je­res y, a me­nu­do, in­fra­diag­nos­ti­ca­das. En el hi­po­ti­roi­dis­mo se pro­du­ce po­ca hor­mo­na ti­roi­dea y dis­mi­nu­ye o se ra­len­ti­za el me­ta­bo­lis­mo y, en el hi­per­ti­roi­dis­mo, au­men­ta. Por eso los pri­me­ros tienen ma­yor ten­den­cia a ga­nar pe­so y los hi­per­ti­roi­deos adel­ga­zan con más fa­ci­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.