El pro­tec­tor es el ma­jor an­tia­rru­gas>>

El SOL es FUEN­TE DE VI­DA. Y muy ne­ce­sa­rio. Lo que no es ne­ce­sa­rio es to­mar­lo al me­dio­día o sa­lir de casa sin pro­tec­ción. Hu­go Váz­quez, je­fe de der­ma­to­lo­gía del CHUS, re­cuer­da que se­gui­mos ha­cien­do un mal uso y avi­sa: un ni­ño que lle­ga a pe­lar tras ex­po­ner

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - La Entrevista - TEX­TO: ELISA ÁLVAREZ

Los ries­gos de to­mar el sol sin pro­tec­ción o de ha­cer­lo a ho­ras no ade­cua­das se han enu­me­ra­do en in­con­ta­bles oca­sio­nes. No im­por­ta, las pla­yas si­guen es­tan­do lle­nas en las ho­ras más crí­ti­cas del día y son ha­bi­tua­les lo bron­cea­dos ex­ce­si­vos. Hu­go Váz­quez, je­fe del ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de Santiago (CHUS) es muy ta­jan­te: nos que­da­mos cor­tos en la pro­tec­ción con­tra el sol du­ran­te to­do el año, y la me­jor an­tia­rru­gas que po­de­mos usar es una bue­na cre­ma pro­tec­to­ra.

—¿Qui­zás en ve­rano exa­ge­ra­mos la pro­tec­ción fren­te al sol y el res­to del año nos des­preo­cu­pa­mos?

—No, en ve­rano nos que­da­mos cor­tos tam­bién co­mo en el res­to del año. No hay una exa­ge­ra­ción ni mu­chí­si­mo me­nos en el cui­da­do so­lar. Se­gui­mos vien­do gen­te al me­dio­día en la pla­ya, per­so­nas con un bron­cea­do ex­ce­si­vo, pie­les en­ve­je­ci­das con pér­di­da de elas­ti­ci­dad, des­col­ga­mien­to, que es co­mo lo lla­man nues­tros pa­cien­tes y se de­be a esta pér­di­da de elas­ti­ci­dad. Lo ve­mos to­dos los días. Si nos da­mos una vuel­ta por cual­quier pla­ya al me­dio­día, no­so­tros evi­den­te­men­te con go­rra y ves­ti­dos co­mo tie­ne que ser, ve­mos a gen­te, nos pa­sa­mos por las co­las de los so­la­rios y exac­ta­men­te igual. Tan­to en pri­ma­ve­ra co­mo en ve­rano, oto­ño e in­vierno, se­gui­mos ha­cien­do un mal uso del sol.

—Por mu­cha pro­tec­ción que se use ¿a de­ter­mi­na­das ho­ras no se pue­de to­mar el sol?

—Al me­dio­día, evi­den­te­men­te. Es­ta­mos re­ci­bien­do di­rec­ta­men­te el sol des­de mu­chas vías, nos cae en un án­gu­lo de 90 gra­dos so­bre nues­tro cuer­po, pe­ro ade­más de eso re­fle­ja di­rec­ta­men­te des­de la are­na, lo que ha­ce un efec­to es­pe­jo in­creí­ble; y des­de el agua, tan­to en la pis­ci­na co­mo en el mar, es de­cir, es­ta­mos re­ci­bien­do el sol des­de arri­ba y des­de aba­jo.

—¿Se pue­de pre­pa­rar la piel pa­ra el ve­rano?

—Sí, po­de­mos ha­cer una die­ta ri­ca en be­ta­ca­ro­te­nos, los de­ri­va­dos de la vi­ta­mi­na A nos vie­nen bien, no la vi­ta­mi­na A en sí, pe­ro sí el be­ta­ca­ro­teno, los li­co­pe­nos. Tam­bién in­cre­men­tar el con­su­mo de las fru­tas y le­gum­bres, hor­ta­li­zas, to­ma­te, za­naho­ria, pa­san­do por to­das las fru­tas tan­to de co­lor ro­jo co­mo de co­lor ama­ri­llo.

—¿Qué le pue­de aca­rrear en el fu­tu­ro a un ni­ño que se pon­ga ro­jo o lle­gue a pe­lar con el sol?

—Si lle­ga a pe­lar tie­ne una que­ma­du­ra de se­gun­do gra­do, su­per­fi­cial, pe­ro de se­gun­do gra­do, y su ín­di­ce y las po­si­bi­li­da­des de te­ner un cán­cer de piel, y un me­la­no­ma, se han mul­ti­pli­ca­do sin du­da.

—¿Los cui­da­dos va­rían mu­cho en fun­ción del ti­po de piel?

—Evi­den­te­men­te, de­ter­mi­na­dos ti­pos de piel ne­ce­si­tan unos cui­da­dos ma­yo­res. Las per­so­nas que vi­vi­mos en esta zona, al nor­te, que lle­va­mos mu­chos años aquí y es­ta­mos adap­ta­dos a es­te me­dio, te­ne­mos una piel que no se de­fien­de de­ma­sia­do bien del sol. So­mos de piel cla­ra, nor­mal­men­te, y nos que­ma­mos con más fa­ci­li­dad. La gen­te del sur es­tá pre­pa­ra­da, con otro ti­po de piel que se ha adap­ta­do. El ejem­plo más cla­ro es el de Aus­tra­lia, que ha si­do el pa­ra­dig­ma del cán­cer de piel. Ha ha­bi­do una ver­da­de­ra epi­de­mia de me­la­no­ma y de cán­cer no me­la­no­ma, pe­ro ¿quié­nes fue­ron los que tu­vie­ron cán­cer, los na­ti­vos aus­tra­lia­nos? No, los que lo su­frie­ron han si­do los in­gle­ses que han ido allí, y los eu­ro­peos que se han ido a vi­vir allí, ellos son los que han te­ni­do me­la­no­ma y los que han te­ni­do cán­cer de piel.

—Siem­pre se ha­bla del cán­cer de piel pe­ro, ¿el sol nos crea otros pro­ble­mas der­ma­to­ló­gi­cos?

—Evi­den­te­men­te, to­das las en­fer­me­da­des que de al­gu­na ma­ne­ra tienen que ver con la ex­po­si­ción ex­ce­si­va al sol, des­de los lu­pus a otros cua­dros. Por ejem­plo, en­fer­me­da­des co­mo la ro­sá­cea, que em­peo­ra con el sol; ur­ti­ca­rias so­la­res; pru­ri­gos so­la­res, que son de al­gu­na ma­ne­ra lla­ma­das de aten­ción que ha­ce nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra re­fle­jar que nos es­tá ha­cien­do daño el sol; de­ter­mi­na­das reac­cio­nes que ha­ce el cuer­po co­mo el me­las­ma, esas man­chas os­cu­ras que no nos gus­tan, que tam­bién es­tán pro­du­ci­das por el sol. Y des­pués exis­ten una se­rie de cambios de la piel que son lo que lla­ma­mos las der­ma­to­pa­tías pro­du­ci­das por el sol, man­chas que apa­re­cen en el tor­so de la mano y en la ca­ra, que son los len­ti­gos so­la­res, que la gen­te de­no­mi­na man­chas de vie­jo y son man­chas de sol; u otra se­rie de man­chas blan­cas que sue­len apa­re­cer des­de los co­dos hacia

No de­be­mos to­mar el sol cuan­do no ha­ce­mos som­bra, es una for­ma fá­cil de acor­dar­se»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.