Chan­clas, nun­ca pa­ra to­do el día!

SON TEN­DEN­CIA, PE­SAN PO­CO Y SON FRESQUITAS, pe­ro ca­mi­nar mu­cho o lle­var­las de­ma­sia­das ho­ras pue­de ori­gi­nar pro­ble­mas en los pies. Los trau­ma­tó­lo­gos aler­tan de que ca­si tan­tos co­mo pa­sar­se la vi­da en­ca­ra­ma­da a unos ta­co­nes bien al­tos o lle­var bai­la­ri­nas en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Actualidad - TEX­TO: BEA ABE­LAI­RAS

Las chan­clas son pa­ra el ve­rano, pe­ro nun­ca pa­ra lle­var to­do el día, so­lo a ra­tos. Al me­nos esa es la re­co­men­da­ción de trau­ma­tó­lo­gos co­mo Cé­sar de la Fuen­te, que ya co­mien­zan a te­ner en la con­sul­ta a aque­ja­dos de los efec­tos se­cun­da­rios de lle­var es­te cal­za­do pa­ra co­rrer o ca­mi­nar du­ran­te los via­jes de­ma­sia­das ho­ras. Es­te es­pe­cia­lis­ta no quiere de­mo­ni­zar nin­gún ti­po de cal­za­do, re­co­no­ce que las chan­clas son idea­les pa­ra ir a la pla­ya o es­tar un ra­to so­bre una su­per­fi­cie sin mo­jar­se, man­char­se o sin que el pie se ara­ñe, por­que pro­te­gen del es­ta­do y la tem­pe­ra­tu­ra del sue­lo. «Son fres­cas pa­ra el ve­rano, pe­ro su uso con­ti­nua­do cau­sa pro­ble­mas co­mo ines­ta­bi­li­dad al ca­mi­nar, por­que no se su­je­ta bien el pie y no tie­ne la amor­ti­gua­ción que ne­ce­si­ta», pre­ci­sa el ci­ta­do es­pe­cia­lis­ta del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Fe­rrol. El prin­ci­pal problema es que el pie ca­mi­na for­za­do, ya que los de­dos se con­traen pa­ra aguan­tar el cal­za­do y ge­ne­ran una po­si­ción que los fa­cul­ta­ti­vos co­no­cen co­mo de­dos en ga­rra y que no es na­da sa­na: «Pro­du­ce un po­co más ten­sión en la fas­cia plan­tar y pue­de que eso se aso­cie a un au­men­to de la fas­ci­tis plan­tar. Al ser un cal­za­do muy plano tam­bién in­cre­men­ta esta fas­ci­tis, ya que se rea­li­za to­do el apoyo con el ta­lón y otro problema que pre­sen­ta es que cam­bia el pa­trón de la mar­cha. Así que no son na­da acon­se­ja­bles pa­ra co­rrer o pa­ra ca­mi­nar dis­tan­cias lar­gas. Son bue­nas y úti­les pa­ra un ra­ti­to en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes co­mo la pla­ya o la pis­ci­na», in­sis­te De la Fuen­te. La lis­ta de le­sio­nes que pue­den cau­sar va des­de di­fe­ren­tes ti­pos de ten­di- ni­tis a pro­ble­mas un­guea­les de­ri­va­dos de for­zar a los de­dos a pa­sar ho­ras apre­ta­dos pa­ra su­je­tar la ha­waia­na.

Plano, ma­lo tam­bién

Cuan­do se ca­mi­na con chan­clas, igual que cuan­do se ha­ce de­ma­sia­das ho­ras con un za­pa­to de­ma­sia­do plano to­do el cuer­po su­fre: «Lo ideal pa­ra los za­pa­tos es un po­qui­to de ta­cón pa­ra fa­vo­re­cer el apoyo. Tam­bién es im­por­tan­te el ti­po de sue­lo, cuan­do es du­ro co­mo los que so­le­mos te­ner aquí en plano se su­fre. Sin em­bar­go, cuan­do se va por un si­tio muy blan­do el ta­cón ya no es tan im­por­tan­te y por eso los in­dí­ge­nas de al­gu­nas zo­nas tro­pi­ca­les no ne­ce­si­tan esta pro­tec­ción, que si nos ayu­da en nues­tros sue­los, que son mu­cho más du­ros», pre­ci­sa un es­pe­cia­lis­ta que aler­ta de que ca­mi­nar sin nin­gún ti­po de ta­cón es más can­sa­do, por­que se obli­ga a es­ti­rar los ge­me­los y la postura ha­ce su­frir un po­co más.

A la con­sul­ta de es­te trau­ma­tó­lo­go tam­bién lle­gan pa­cien­tes con se­cue­las por su­bir­se a ta­co­nes al­tos du­ran­te de­ma­sia­das ho­ras: «Pue­den ge­ne­rar jua­ne­tes, me­ta­tar­sal­gia o al­gún neu­ro­ma de Mor­ton, que es bas­tan­te fre­cuen­te y con­sis­te en un do­lor que se pro­du­ce en la raíz de los de­dos del pie. Es re­la­ti­va­men­te ha­bi­tual en mu­je­res, aun­que ten­go ca­sos de hom­bres que lo pre­sen­tan».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.