Pa­raí­so ter­mal al otro la­do de la raia

LAS TER­MAS DE CHA­VES, al nor­te de Por­tu­gal, cuen­tan con gran va­rie­dad de téc­ni­cas y ser­vi­cios pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar en un en­torno ro­mano-me­die­val. Sus aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les, de com­po­si­ción ideal, bro­tan a 76 gra­dos. La ciu­dad, jun­to con Ve­rín, es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: CLÁU­DIA MO­RÁN

No ha­ce falta con­du­cir has­ta Lis­boa pa­ra des­cu­brir los mu­chos en­can­tos que al­ber­ga Por­tu­gal. Ni tam­po­co que­dar­se en Ga­li­cia pa­ra ha­cer una re­la­jan­te es­ca­pa­da ter­mal. Pa­sa­da la raia, a so­lo 20 mi­nu­tos en co­che de Ve­rín se en­cuen­tra Cha­ves, una aco­ge­do­ra ciu­dad a ori­llas del Tá­me­ga que es fa­mo­sa por su ar­qui­tec­tu­ra ro­mano-me­die­val y, so­bre to­do, por las ter­mas ro­ma­nas de la an­ti­gua Aquae Fla­viae.

De aque­llas que­dan hoy los res­tos, que se pue­den vi­si­tar, y a tan so­lo 5 mi­nu­tos a pie se en­cuen­tra un au­tén­ti­co «re­sort» de sa­lud y bie­nes­tar: el com­ple­jo tu­rís­ti­co ter­mal Cha­ves Ter­mas&Spa. Sus aguas bi­car­bo­na­ta­das­só­di­cas, fluo­re­ta­das y ga­so-car­bó­ni­cas bro­tan a 76 gra­dos cen­tí­gra­dos y, de­bi­do a su com­po­si­ción, es­tán to­tal­men­te in­di­ca­das pa­ra con­tri­buir a la me­jo­ra de pa­to­lo­gías múscu­lo-es­que­lé­ti­cas, car­dio-cir­cu­la­to­rias, de las vías res­pi­ra­to­rias y has­ta del apa­ra­to di­ges­ti­vo.

Es­te pa­raí­so ter­mal pre­sen­te en el va­lle del Al­to Tá­me­ga —que se ex­tien­de a nues­tro Val de Mon­te­rrei— es con­se­cuen­cia de la fa­lla tec­tó­ni­ca de Cor­ga, que atra­vie­sa el te­rri­to­rio trans­fron­te­ri­zo en­tre Ga­li­cia y Por­tu­gal. Es­to ex­pli­ca que el área te­rri­to­rial que con­for­man Cha­ves y Ve­rín con­ten­ga la ma­yor con­cen­tra­ción de ma­nan­tia­les de aguas ter­ma­les y mi­ne­ro­me­di­ci­na­les de Eu­ro­pa.

Pa­ra to­dos los bol­si­llos

Cha­ves Ter­mas&Spa no es so­lo un spa, ni tam­po­co so­lo un bal­nea­rio. Al ac­ce­der a sus ins­ta­la­cio­nes se abren un sin­fín de tra­ta­mien­tos y ser­vi­cios a dis­po­si­ción de to­dos los pú­bli­cos y cu­yos pre­cios os­ci­lan en­tre los 2 y los 100 eu­ros, ade­más de otros gra­tui­tos co­mo la hi­dro­pi­nia (o in­ges­tión de agua ter­mal ca­lien­te), al­ta­men­te beneficiosa pa­ra el in­tes­tino, y al­gu­na que otra con­sul­ta de hi­dro­lo­gía mé­di­ca.

A las téc­ni­cas de in­mer­sión de las ter­mas —que in­clu­yen ba­ños con o sin hi­dro­ma­sa­je a los que se pue­de aña­dir fi­sio­te­ra­pia asis­ti­da o la prác­ti­ca del aquagym—, se su­man dis­tin­tos ti­pos de du­cha de cho­rros a pre­sión y a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras, en­tre ellos, la hi­dro­pre­so­te­ra­pia, que me­jo­ra la cir­cu­la­ción en las ex­tre­mi­da­des.

Otra de las téc­ni­cas más de­man­da­das es la del va­por, con la que los usuarios pue­den op­tar por el fa­mo­so ba­ño tur­co o bien man­te­ner la ca­be­za fue­ra mien­tras su cuer­po, en po­si­ción ho­ri­zon­tal y den­tro de una cá­ma­ra, se be­ne­fi­cia de las aguas mi­ne­ra­les, que tienen una ac­ción cal­man­te, va­so­di­la­ta­do­ra y an­ti­in­fla­ma­to­ria.

Los ser­vi­cios de bie­nes­tar ter­mal tam­bién ofre­cen cir­cui­tos com­bi­na­dos con las tres téc­ni­cas y que du­ran en­tre uno y tres días. Los clien­tes pue­den ele­gir en­tre el ener­gé­ti­co, el re­la­jan­te, el pu­ri­fi­can­te, el equi­li­bra­dor o el des­in­to­xi­can­te. Por último, y no me­nos im­por­tan­te, los apa­ra­tos de in­ha­lo­te­ra­pia —dis­po­ni­bles pa­ra ni­ños y adul­tos— per­mi­ten so­me­ter­se a pro­ce­sos de ne­bu­li­za­ción, pul­ve­ri­za­ción e irri­ga­ción na­sal, ade­más de dis­po­ner de ae­ro­so­les só­ni­cos, pa­ra con­tri­buir a la me­jo­ra del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio.

Más que agua

Si el agua es la atrac­ción prin­ci­pal de las ter­mas de Cha­ves, los tra­ta­mien­tos com­ple­men­ta­rios no se que­dan atrás. El com­ple­jo dis­po­ne de dis­tin­tas mo­da­li­da­des de ma­sa­je, fi­sio­te­ra­pia y elec­tro­te­ra­pia. No fal­tan el dre­na­je lin­fá­ti­co y la pre­so­te­ra­pia, co­mo tam­po­co la ci­ne­si­te­ra­pia (el tra­ta­mien­to de le­sio­nes me­dian­te el mo­vi­mien­to), la apli­ca­ción de co­rrien­te de fre­cuen­cia me­dia y ba­ja y el uso der­ma­to­ló­gi­co de la pa­ra­fi­na y el pa­ra­fan­go. Ade­más, pa­ra do­len­cias co­mo las va­ri­ces es­tá dis­po­ni­ble un pro­gra­ma pa­ra pier­nas can­sa­das y un equi­pa­do gimnasio pa­ra la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca me­dian­te el ejer­ci­cio.

En su com­pro­mi­so con la sa­lud, el cen­tro ofre­ce con­sul­tas mé­di­cas y de nu­tri­ción y has­ta con­sul­tas y tra­ta­mien­tos de po­do­lo­gía, ade­más de ser­vi­cios de control del co­les­te­rol o los tri­gli­cé­ri­dos.

El en­torno de Cha­ves Ter­mas&Spa tam­po­co tie­ne pér­di­da, ya que uno pue­de dar un pa­seo jun­to al río y cru­zar el puen­te ro­mano de Tra­jano, vi­si­tar el mu­seo de las ter­mas ro­ma­nas o con­tem­plar la To­rre del Ho­me­na­je del Cas­ti­llo Me­die­val pa­ra se­guir dis­fru­tan­do del re­lax que ofre­ce la en­can­ta­do­ra ciu­dad por­tu­gue­sa.

A las téc­ni­cas de in­mer­sión se su­man cho­rros de pre­sión, cá­ma­ras de va­por, ma­sa­jes y has­ta po­do­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.