¿Es lo mis­mo oír, es­cu­char y en­ten­der?

OÍR, es­cu­char y en­ten­der son tres pro­ce­sos di­fe­ren­tes pe­ro esen­cia­les pa­ra la co­mu­ni­ca­ción. La pér­di­da au­di­ti­va im­pi­de a las per­so­nas que la su­fren es­cu­char lo que les in­tere­sa y ha­ce que se pier­dan información esen­cial pa­ra la vi­da. Los au­dí­fo­nos son la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Auditiva -

Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre oír, es­cu­char y en­ten­der? Es­tos tres pro­ce­sos for­man par­te de la co­mu­ni­ca­ción, co­mo ex­pli­ca Jose Ca­ba­lle­ro Ca­toi­ra Director del cen­tro Au­dio­pro­té­si­co Oí­dos Di­gi­ta­les de A Co­ru­ña.

Oír de­pen­de de la con­di­ción fí­si­ca de sus oí­dos. Sus oí­dos es­tán fun­cio­nan­do las 24 ho­ras del día, in­clu­so cuan­do dor­mi­mos nues­tros oí­dos es­tán oyen­do los so­ni­dos de nues­tro al­re­de­dor: el go­teo del agua, el tic tac del re­loj, el so­ni­do del trá­fi­co, vo­ces en el tras­fon­do... pe­ro los oí­mos sin es­cu­char­los. No obs­tan­te, la con­di­ción fí­si­ca de nues­tros oí­dos pue­de cam­biar de mu­chas ma­ne­ras: to­dos los so­ni­dos pue­den pa­re­cer más dé­bi­les y otros pue­den re­sul­tar más fuer­tes. La for­ma en que es­tá afec­ta­da su au­di­ción de­pen­de del gra­do y ti­po de daño fí­si­co de sus oí­dos. Por ello, la au­di­ción de­pen­de del es­ta­do fí­si­co del oí­do, y no es al­go que us­ted pue­da co­nec­tar o des­co­nec­tar.

Es­cu­char im­pli­ca al­go más que el buen es­ta­do fí­si­co de sus oí­dos. Tam­bién sig­ni­fi­ca que se es­té aten­to a lo que se es­tá di­cien­do. Al con­tra­rio de la au­di­ción, us­ted pue­de ele­gir en­tre es­cu­char o no. Si los so­ni­dos que oye no le in­tere­san, o es­tá can­sa­do o ner­vio­so tien­de a de­jar de es­cu­char­los.

En otras pa­la­bras, us­ted pue­de te­ner una au­di­ción ex­ce­len­te y no es­cu­char. De­bi­do a su pér­di­da au­di­ti­va, la ta­rea de es­cu­char re­quie­re más con­cen­tra­ción y esfuerzo. Al prin­ci­pio de la adap­ta­ción a sus nue­vos au­dí­fo­nos, el es­cu­char pue­de re­sul­tar­le can­sa­do ya que im­pli­ca cier­to control de su ha­bi­li­dad pa­ra con­cen­trar­se, y le re­quie­re un ma­yor esfuerzo de con­cen­tra­ción, pa­ra lo­grar que sea ca­paz de se­pa­rar los so­ni­dos, ais­lan­do los que no son im­por­tan­tes, so­ni­dos sin sig­ni­fi­ca­do , y con­cen­trán­do­se en los im­por­tan­tes, los so­ni­dos con sen­ti­do. Es­te es un proceso na­tu­ral que le lle­va­rá apro­xi­ma­da­men­te en­tre tres y cua­tro se­ma­nas.

La com­pren­sión, por último, com­bi­na el oír y el es­cu­char y es la ap­ti­tud o as­tu­cia pa­ra al­can­zar el en­ten­di­mien­to de lo que nos di­cen. Pa­ra com­pren­der los men­sa­jes, el ce­re­bro rea­li­za una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de fun­cio­nes. Pri­me­ro dis­tin­gue del men­sa­je lo que pue­de ser útil del res­to, pu­dien­do se­pa­rar en­tre rui­do y pa­la­bras. Cuan­do te­ne­mos una pér­di­da de au­di­ción, esa ha­bi­li­dad la per­de­mos, pe­ro los au­dí­fo­nos vuel­ven a dar­nos so­ni­dos que ha­bía­mos per­di­do y que nos re­sul­tan desconocidos, más gra­ves o más agu­dos. De­be­re­mos vol­ver a oír y acep- tar­los an­tes de lle­gar a com­pren­der­los. La prác­ti­ca, el tiem­po y el es­cu­char esos nue­vos so­ni­dos de nue­vo nos ayu­da­rán a en­ten­der me­jor y a desen­vol­ver­nos en un mun­do pleno de so­ni­dos, a los que nues­tro ce­re­bro ya estaba acos­tum­bra­do pe­ro que, de­bi­do a la falta de au­di­ción, te­nía­mos ol­vi­da­dos. Es­tas ca­ren­cias acu­mu­la­das no se de­ben a una falta de ha­bi­li­dad in­he­ren­te en las per­so­nas con una de­fi­cien­cia au­di­ti­va, sino a un em­po­bre­ci­do me­dio ini­cial ori­gi­na­do por la falta de au­di­ción.

De­pen­de de la ac­ti­tud

En con­se­cuen­cia, se ha­ce evi­den­te que pa­ra apren­der de nue­vo a oír son ne­ce­sa­rias cier­tas ha­bi­li­da­des lin­güís­ti­cas que las per­so­nas con pro­ble­mas au­di­ti­vos pue­den te­ner ol­vi­da­das, de­bi­do a que los so­ni­dos no les lle­gan con la su­fi­cien­te información por cul­pa de la falta de fuerza en las pa­la­bras. Acos­tum­bra­se a vi­vir de nue­vo ro­dea­do de so­ni­dos con­lle­va un proceso pa­ra apren­der a usar los au­dí­fo­nos en ca­da am­bien­te, por­que no to­do el mun­do sa­ca el mis­mo pro­ve­cho de ellos. To­do de­pen­de de la na­tu­ra­le­za y de la gra­ve­dad de la pér­di­da au­di­ti­va y tam­bién de la mo­ti­va­ción in­di­vi­dual pa­ra el uso de sus nue­vos au­dí­fo­nos. En es­te proceso de adap­ta­ción, lo im­por­tan­te es que el pa­cien­te nun­ca de­be­rá es­tar so­lo —co­mo re­cuer­da Jo­sé Ca­ba­lle­ro Ca­toi­ra, director y au­dio­pro­te­sis­ta de Oí­dos Di­gi­ta­les— y siem­pre de­be es­tar ayu­da­do por su au­dio­pro­te­sis­ta. La reali­dad es que to­do el mun­do oye de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, por eso es­te pro­ce­di­mien­to de adap­ta­ción a los au­dí­fo­nos de­be ser per­so­na­li­za­do con la ayu­da del au­dio­pro­te­sis­ta por me­dio de un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co va­ria­ble pa­ra ca­da pa­cien­te, que le ayu­da­rá a acos­tum­brar­se a vi­vir de nue­vo ro­dea­do de so­ni­dos.

«No ten­ga pri­sa —ex­pli­ca el ex­per­to—. Si su pér­di­da au­di­ti­va se ha desa­rro­lla­do pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de un am­plio pe­rio­do de tiem­po, la au­sen­cia de so­ni­do for­ma­rá ya par­te de su vi­da y su adap­ta­ción se­rá más len­ta. El he­cho de que su ob­je­ti­vo sea o no fá­cil de al­can­zar, de­pen­de­rá de su au­di­ción re­si­dual, y tam­bién de la fuerza de su deseo de vol­ver a oír, de su vo­lun­tad de cam­biar sus vie­jos hábitos de au­di­ción por unos nue­vos, de su ha­bi­li­dad de en­fren­tar­se a un nue­vo re­to cuan­do un obs­tácu­lo im­pre­vis­to se pre­sen­te».

Mu­cha gen­te que pier­de su au­di­ción es rea­cia a ad­mi­tir su problema aun­que es­té su­frien­do sin ra­zón an­tes de pe­dir ayu­da. Es­to so­lo in­vi­ta al ner­vio­sis­mo y a la ten­sión pa­ra que aún se com­pli­que más el problema. ¿Exis­te al­gu­na ven­ta­ja en es­pe­rar a que su pér­di­da sea lo bas­tan­te gra­ve co­mo pa­ra ne­ce­si­tar un au­dí­fono? «Es in­du­da­ble­men­te me­jor lle­var un au­dí­fono que es­tar cons­tan­te­men­te pi­dién­do­le a la gen­te que re­pi­ta las pa­la­bras o que le ha­blen más fuer­te. Re­cuer­de, una pér­di­da au­di­ti­va es más vi­si­ble que un au­dí­fono. De to­dos mo­dos, si ig­no­ra­mos la am­pli­fi­ca­ción de los so­ni­dos se­rá más di­fí­cil adap­tar­se a un au­dí­fono si lue­go re­sul­ta ne­ce­sa­rio». Un exa­men ex­haus­ti­vo de la au­di­ción es el pri­mer pa­so hacia la so­lu­ción del problema, pe­ro es­te exa­men de­be ser rea­li­za­do por un au­dió­lo­go y au­dio­pro­te­sis­ta ti­tu­la­do.

Hacia el fi­nal de la adap­ta­ción, el re­sul­ta­do es, en tér­mi­nos sim­ples, la vuel­ta de la per­so­na afec­ta­da a una vi­da normal. Su fa­mi­lia y sus ami­gos ve­rán que co­mu­ni­car­se con us­ted es aho­ra más fá­cil. Con el tiem­po con­ti­nua­rá acos­tum­brán­do­se a usar sus au­dí­fo­nos, aun­que ha­ya al­gu­nos so­ni­dos que le se­rán di­fí­ci­les de dis­tin­guir. En esos ca­sos siem­pre ten­drá cer­ca a su au­dio­pro­te­sis­ta, en el ca­so de Oí­dos Di­gi­ta­les, que le in­for­ma­rá y ase­so­ra­rá so­bre esas ayu­das adi­cio­na­les que le po­drán ser­vir de apoyo en gran medida en los mo­men­tos más di­fí­ci­les del proceso de adap­ta­ción.

«Es me­jor lle­var un au­dí­fono que es­tar cons­tan­te­men­te pi­dién­do­le a la gen­te que re­pi­ta las pa­la­bras o que ha­blen más fuer­te»

FOTO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.