Él te en­se­ña a cal­ma es­tar en

VEIN­TE MI­NU­TOS al día de yo­ga pue­den cam­biar­te la vi­da. El maes­tro Ka­malroop Singh apor­ta su sa­bi­du­ría a Kun­da­li­ni Yo­ga en Do­maio, don­de en­se­ñan téc­ni­cas bá­si­cas pa­ra li­be­rar­se del es­trés que pue­den apli­car quie­nes creen que lo es­pi­ri­tual no es lo su­yo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: MAR­TA OTE­RO

Con vein­te mi­nu­tos al día, de los que pa­sa­mos tran­qui­la­men­te en Fa­ce­book, el yo­ga pue­de cam­biar­te la vi­da. « No ha­ce fal­ta ni can­tar man­tras ni ir­se a los Hi­ma­la­yas —ex­pli­ca Carlos Pal­más, de Kun­da­li­ni Yo­ga— , so­lo de­te­ner­te, res­pi­rar, es­cu­char­te y co­nec­tar contigo mis­mo... Es el pa­rón que ne­ce­si­ta­mos en nues­tra vi­da pa­ra po­der se­guir».

Los usua­rios de es­te cen­tro, que tie­ne su se­de en Do­maio, «muy cer­qui­ta de Vi­go», pu­die­ron be­ne­fi­ciar­se ha­ce unos días de la sa­bi­du­ría del maes­tro Ka­malroop Singh, que les tra­jo des­de la In­dia las claves pa­ra dar al es­trés la pa­ta­da de­fi­ni­ti­va. «Lo que nos en­se­ñó Ka­mal son téc­ni­cas pa­ra per­so­nas de to­do ti­po, in­clu­so pa­ra los que no tie­nen ni idea y pa­ra com­par­tir­las tam­bién con la fa­mi­lia, con los ni­ños», ex­pli­ca Carlos.

Son, ase­gu­ra, ejer­ci­cios sen­ci­llos y de me­di­ta­ción pa­ra ali­viar y su­pe­rar el es­trés ca­da día sin ne­ce­si­dad de ser una per­so­na que prac­ti­ca yo­ga de for­ma ha­bi­tual. Por­que los be­ne­fi­cios de po­ner en prac­ti­ca es­tas sen­ci­llas téc­ni­cas, in­sis­te, son mu­chos. «No ha­ce fal­ta que seas una per­so­na es­pi­ri­tual ni que in­gre­ses en un mo­nas­te­rio, lo que tie­nes que con­se­guir es que la vi­da que lle­ves sea de la me­jor ca­li­dad po­si­ble. Ese es el pro­pó­si­to». Por eso, el ex­per­to nos re­co­mien­da re­ser­var un tiempo al lle­gar a ca­sa «pa­ra de­jar al la­do tu tra­ba­jo y to­do lo que ten­gas que ha­cer, des­co­nec­tar pa­rar­se y de­di­car­le tiempo a lo im­por­tan­te, que es tu fa­mi­lia».

Na­da de pos­tu­ras com­pli­ca­das ni me­di­ta­cio­nes pro­fun­das. El yo­ga va­le pa­ra to­do el mun­do y, ade­más, «los efec­tos se no­tan des­de el pri­mer día por­que van su­ce­dien­do cam­bios en tu cuer­po y en tu men­te. Pe­ro, de re­pen­te, cuan­do lle­vas vein­te o trein­ta días lle­gas y di­ces: ‘¡ca­ray que bien me sien­to hoy!’».

Uno de los dos pi­la­res fun­da­men­ta­les es la res­pi­ra­ción, por­que res­pi­rar «de­ter­mi­na nues­tro es­ta­do aními­co, es nues­tro ta­ble­ro de man­dos. Cuan­do es­tás re­la­ja­do tu res­pi­ra­ción es mu­cho me­jor y es­to te fa­vo­re­ce a ti emo­cio­nal­men­te, a ca­da ór­gano y a ca­da cé­lu­la de tu cuer­po». El otro pi­lar es la fle­xi­bi­li­dad, so­bre to­do en la zo­na de la co­lum­na, «que es la que más su­fre». Tra­ba­jan­do es­tos dos pi­la­res se ob­tie­nen be­ne­fi­cios pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so, pa­ra el es­trés, pa­ra el in­som­nio, pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los.

Lo im­por­tan­te, con­clu­ye Pal­más, es lo­grar el bie­nes­tar, «por­que si una per­so­na es­tá mal na­da le va a sa­tis­fa­cer».

Cuan­do es­tás re­la­ja­do tu res­pi­ra­ción es me­jor y eso fa­vo­re­ce a ca­da ór­gano y ca­da cé­lu­la de tu cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.