Ellos quie­ren com­par­tir tiempo contigo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Geriatría - TEX­TO: CLAU­DIA G. MORÁN

DE­DI­CAR­LES tiempo a los ma­yo­res es una prác­ti­ca ca­da vez me­nos ha­bi­tual. Por eso sor­pren­den ini­cia­ti­vas co­mo la del ta­ller «sha­ring ti­me», del cen­tro de ma­yo­res Ge­ria­tros de Olei­ros (A Co­ru­ña), en el que re­si­den­tes, in­clui­dos de­pen­dien­tes, y fa­mi­lia­res com­par­ten ac­ti­vi­da­des que pri­man las emo­cio­nes y el tiempo de ca­li­dad

Son mu­chas las per­so­nas que vi­ven en re­si­den­cias de ma­yo­res. Ini­cia­ti­vas co­mo el

Sha­ring Ti­me, del cen­tro Ge­ria­tros-SAR­qua­vi­tae de Olei­ros (A Co­ru­ña), de­mues­tran que es­tos cen­tros no tie­nen por qué ser un lu­gar don­de los fa­mi­lia­res aban­do­nan a sus ma­yo­res, y que es­tos re­ci­ben atención, tam­bién emo­cio­nal.

El sha­ring ti­me se im­plan­tó ha­ce tres años en el cen­tro a raíz de «una ne­ce­si­dad de­tec­ta­da en fa­mi­lias y re­si­den­tes», cuen­ta Laura Pre­se­do, la te­ra­peu­ta que lle­va a ca­bo el ta­ller. «Aun­que las fa­mi­lias vie­nen mu­cho, veía­mos se que­da­ban con la an­gus­tia de si su ser que­ri­do es­ta­ba bien aten­di­do», ex­pli­ca, y se­ña­la que «a ve­ces le cues­ta más al fa­mi­liar el in­gre­so re­si­den­cial que al pro­pio re­si­den­te». Por eso, tam­bién tie­ne co­mo ob­je­ti­vo «tra­ba­jar la idea de que no es un aban­dono, sino a ve­ces una ne­ce­si­dad de la vi­da».

Es­ta ini­cia­ti­va es un ti­po de tra­ta­mien­to no far­ma­co­ló­gi­co que sir­ve, en­tre otras co­sas, pa­ra «pre­ve­nir la de­pen­den­cia, alar­gar la au­to­no­mía y evi­tar el ais­la­mien­to». Pe­ro tam­bién hay mu­chos re­si­den­tes que re­cu­rren al mis­mo «pa­ra deses­tre­sar­se, li- be­rar la emo­ción o la ten­sión o pa­ra ele­var la au­to­es­ti­ma».

Se lle­van a ca­bo dos o tres ta­lle­res al año en los que se tra­ba­ja con fa­mi­lia­res, con re­si­den­tes o con am­bos a la vez. «Es­te último es el que me­jor fun­cio­na —di­ce Pre­se­do—. Se con­vier­te en un es­pa­cio de com­par­tir y de des­cu­brir, pa­ra que tan­to unos co­mo otros apren­dan a vi­vir el pre­sen­te, de­jan­do atrás el pa­sa­do y no pen­san­do en el fu­tu­ro».

SE ERIZA LA PIEL

Las se­sio­nes du­ran al­re­de­dor de una ho­ra y me­dia. Pe­ro no se tra­ta de tiempo de can­ti­dad, sino de ca­li­dad. «In­ten­to lle­var­los al juego, a la ri­sa, a re­du­cir la an­gus­tia, que vean las co­sas po­si­ti­vas y no so­lo lo ne­ga­ti­vo», di­ce la te­ra­peu­ta.

«Son ta­lle­res muy emo­ti­vos. A ve­ces no les de­jo ha­blar y so­lo pue­den mi­rar­se o aca­ri­ciar­se. Pien­sa que es­ta­mos ha­blan­do de pa­dres, hi­jos, nie­tos, un ma­ri­do que es­tá fue­ra y su mu­jer que es­tá den­tro… Se vi­ven si­tua­cio­nes muy bo­ni­tas, pe­ro que eri­zan la piel», cuen­ta, y ase­gu­ra que re­ci­be muy buen feed­back. Aun­que de lo que pre­pa­ra a lo que sa­le des­pués «hay un abismo». «Si veo que un ejer­ci­cio sa­ca mu­cha ra­bia o tris­te­za, lo cor­to y cam­bio», afir­ma.

El ta­ller tie­ne va­rias fa­ses: «Siempre em­pie­zo con una ron­da en círcu­lo pa­ra que se vean las ca­ras, que se cor­te la ten­sión. Sue­lo ha­cer ejer­ci­cios de re­la­ja­ción, co­mo ri­so­te­ra­pia, yo­ga de la ri­sa o ex­pre­sión cor­po­ral, pa­ra que pier­dan la ver­güen­za». A con­ti­nua­ción, los que pue­den se po­nen de pie y «se em­pie­za a tra­ba­jar los cha­kras, que es abrir el con­tac­to con la tie­rra, con el ai­re y con los cin­co sen­ti­dos. Des­pués vie­ne la par­te mu­si­cal, con bio­dan­za, y se van al­ter­nan­do ejer­ci­cios sua­ves con otros más ac­ti­vos, y siempre mez­cla­do con ri­so­te­ra­pia, pa­ra que sa­quen al ni­ño que lle­van den­tro, o el llan­to, o la ri­sa con llan­to».

Lue­go se rea­li­zan ejer­ci­cios pa­si­vos, pa­ra ir ba­jan­do el rit­mo, y se ter­mi­na con «una rue­da de ri­sa pro­vo­ca­da y con re­la­ja­ción». «Sue­lo ha­cer un tú­nel de ca­ri­cias o una rue­da de pa­la­bras agra­da­bles». A la ho­ra de des­pe­dir­se, lo ha­cen con una so­la pa­la­bra. Re­la­ja­do, tranquilo o sa­tis­fe­cho son al­gu­nas de las más co­mu­nes. «A ve­ces no les de­jo ha­blar y les ha­go es­cri­bir la pa­la­bra en un post-it que se lle­van pa­ra re­cor­dar esa sen­sa­ción con la que se que­da­ron», di­ce Pre­se­do, que in­ten­ta que ca­da ta­ller sea di­fe­ren­te.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.