¿Tie­ne ra­zón tu abue­la?

LAS ABUE­LAS tie­nen re­me­dio pa­ra ca­si to­do. El sa­ber po­pu­lar y los años de ex­pe­rien­cia las con­vier­ten en mé­di­cos, en­fer­me­ras y psi­có­lo­gas a la vez, pe­ro lo que nos pre­gun­ta­mos es ¿cuán­tos de esos re­me­dios avala ya la cien­cia? Pues la res­pues­ta es­ta­ría en t

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Remedios Caseros - TEX­TO: UXÍA RO­DRÍ­GUEZ

Vahos de eu­ca­lip­to pa­ra la con­ges­tión, ajos pa­ra el corazón, ce­bo­lla en la me­si­ta de noche pa­ra la tos noc­tur­na, gár­ga­ras de agua con miel y li­món pa­ra ali­viar la gar­gan­ta, men­ta pa­ra el mal alien­to o, in­clu­so, vod­ka pa­ra el olor de pies... Se­gu­ro que tú mis­mo has pro­ba­do es­tos trucos y al­guno que otro más por­que la lis­ta es in­ter­mi­na­ble. Nues­tro ob­je­ti­vo es ave­ri­guar qué re­me­dios de la abue­la se que­dan en mi­tos y cuá­les fun­cio­nan en reali­dad con la ayu­da de Ma­nuel Vi­so, mé­di­co del hos­pi­tal San Ra­fael. Lo pri­me­ro que hay que sa­ber es que no te­ne­mos que in­fra­va­lo­rar esos co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les ba­sa­dos en uti­li­zar «lo que ha­bía a mano» pa­ra ali­viar ma­les que, sin ser gra­ves, sir­ven pa­ra amar­gar­nos uno o más días de nues­tra vi­da. Al­gu­nos tie­nen evi­den­cia cien­tí­fi­ca, otros no la tie­nen pe­ro fun­cio­nan y los hay que han lo­gra­do pa­sar de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a pe­sar de no de­mos­trar nin­gún efec­to directo. ¿Có­mo es po­si­ble?

El ca­so de la za­naho­ria

To­da­vía no sa­be­mos có­mo al­gu­nos de los re­me­dios ca­se­ros han pa­sa­do du­ran­te dé­ca­das sin que se ha­ya pro­ba­do su eficacia. Pe­ro una de las his­to­rias más ilus­tra­ti­vas de es­ta reali­dad es la de la za­naho­ria: es­te ve­ge­tal no me­jo­ra la vi­sión y lo cu­rio­so es de dón­de sa­lió to­do ese mi­to que vie­ne de le­jos. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial el mi­nis­tro bri­tá­ni­co de avia­ción de­cla­ró que sus pi­lo­tos dis­fru­ta­ban de una gran agu­de­za que les per­mi­tía aba­tir a los avio­nes ale­ma­nes des­de muy le­jos, in­clu­so por la noche, gra­cias a que co­mían za­naho­rias. Un cuen­to pa­ra des­pis­tar a los ale­ma­nes y ocul- tar que los bri­tá­ni­cos ha­bían desa­rro­lla­do una tec­no­lo­gía de ra­dar. Pe­ro es­te ca­so no es el úni­co. Si sa­ca­mos li­bre­ta y bo­li po­de­mos ela­bo­rar nues­tra pro­pia lis­ta de so­lu­cio­nes ca­se­ras pa­ra me­jo­rar dis­tin­tos ti­pos de ma­les­tar sin ol­vi­dar que las abue­las eran y si­guen sien­do unas gran­des sa­bias y ca­si siempre tie­nen la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.