corazón Cui­dar el de ni­ños es co­sa

VA­LEN­TÍN FUSTER, di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res, cree que hay que en­se­ñar a los ni­ños de tres a seis años, que es cuan­do se for­ma la con­duc­ta, a con­tro­lar los fac­to­res de ries­go. El ex­per­to no de­ja de la­do que el 20% de l

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Cardiología - TEX­TO: DO­LO­RES CE­LA

El 80% de los in­far­tos se pue­den pre­ve­nir con­tro­lan­do los fac­to­res de ries­go: obe­si­dad, ta­ba­quis­mo, co­les­te­rol ele­va­do, hi­per­ten­sión, se­den­ta­ris­mo... És­ta es la teo­ría. En la prác­ti­ca, los car­dió­lo­gos es­tán en­con­tran­do se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra que los pa­cien­tes y la po­bla­ción en ge­ne­ral, si­gan sus recomendaciones. La teo­ría so­bre há­bi­tos car­dio­sa­lu­da­bles es­tá al al­can­ce de to­dos, pe­ro fa­lla su apli­ca­ción. Va­len­tín Fuster, di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res y del Ins­ti­tu­to de Car­dio­lo­gía del hos­pi­tal Mon­te Si­naí, de Nue­va York, lo tie­ne muy cla­ro. Los re­sul­ta­dos de seis es­tu­dios rea­li­za­dos a ni­vel mun­dial, que pre­sen­tó re­cien­te­men­te en Lu­go, coin­ci­dien­do con el Congreso Ga­lle­go-As­tu­riano de Car­dio­lo­gía, ava­lan sus te­sis. Se­gún es­te pres­ti­gio­so es­pe­cia­lis­tas, los hu­ma­nos nos cree­mos in­vul­ne­ra­bles y las es­pe­ran­zas pa­ra re­du­cir las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res —que en un fu­tu­ro nin­gún go­bierno va a po­der asu­mir por los ele­va­dos cos­tes que lle­van apa­re­ja­das—, es­tán pues­tas en edu­car a los ni­ños en­tre los tres y los seis años. ¿Por qué ese tra­mo de edad? Fuster sos­tie­ne que en esa eta­pa es cuan­do se for­ma la con­duc­ta de adul­tos. Ar­gu­men­ta que ya es­tá de­mos­tra­do que son los me­jo­res años pa­ra apren­der idio­mas.

Con una edu­ca­ción ade­cua­da so­bre los fac­to­res de ries­go im­par­ti­da en­tre los tres y los seis años, con pos­te­rio­res do­sis de re­cuer­do an­tes de la ado­les­cen­cia, el car­dió­lo­go re­co­no­ci­do mun­dial­men­te cree que es po­si­ble me­jo­rar la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. Es­tas en­se­ñan­zas du­ra­rían has­ta la ado­les­cen­cia, eta­pa en la que ya no se ob­ten­dría la res­pues­ta es­pe­ra­da, co­mo con­se­cuen­cia del cóc­tel hor­mo­nal que acom­pa­ña a la per­so­na en esa eta­pa de la vi­da. El ex­per­to no ob­vió en nin­gún mo­men­to de su in­ter­ven­ción en Lu­go que el 20% de la po­bla­ción in- fan­til ya pa­de­ce obe­si­dad, sien­do uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar. Sus te­sis las avala con es­tu­dios rea­li­za­dos con ni­ños en di­fe­ren­tes paí­ses, en­tre ellos Co­lom­bia. En Es­pa­ña es­tán rea­li­zan­do en es­tos mo­men­tos uno con 25.000 me­no­res.

En cuan­to a las in­ter­ven­cio­nes con los adul­tos, Fuster sos­tie­ne que la fa­mi­lia es fun­da­men­tal a la ho­ra de in­fluir en el cam­bio de há­bi­tos y en su man­te­ni­mien­to. Tam­bién abo­gó por la te­ra­pia gru­pal pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos que no son po­si­bles in­di­vi­dual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.