Ate­rri­za... sin oí­dos de­jar­te los

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Auditiva - TEX­TO: MAR TO­RRES

UNA DE CA­DA tres per­so­nas su­fre do­lor de oí­dos cuan­do via­ja en avión. La cau­sa es la di­fe­ren­cia de pre­sión, so­bre to­do si el via­je­ro es­tá aca­ta­rra­do, lo que agra­va la si­tua­ción. Mas­ti­car chi­cle, bos­te­zar o prac­ti­car la ma­nio­bra de Val­sa­va son so­lu­cio­nes que pue­den cal­mar el ma­les­tar. Las aza­fa­tas tam­bién tie­nen sus trucos.

El 20 por cien­to de la po­bla­ción tie­ne ries­go de su­frir pro­ble­mas en los oí­dos co­mo ta­po­na­mien­to o do­lor al vo­lar en avión, lo que se co­no­ce co­mo ba­ro­trau­ma, y se pro­du­ce por cam­bios brus­cos de pre­sión, por lo que tam­bién pue­de apa­re­cer co­mo con­se­cuen­cia del as­cen­so o des­cen­so de puer­tos o mon­ta­ñas, via­jes en tren, así co­mo la prác­ti­ca de bu­ceo o el pa­ra­cai­dis­mo, se­gún afir­ma la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Ci­ru­gía de Ca­be­za y Cue­llo (SEORL-CCC).

«Las per­so­nas con en­fer­me­da­des que pro­vo­can in­fla­ma­ción de la mu­co­sa na­sal, co­mo la ri­ni­tis alér­gi­ca, son las que ma­yor pro­ba­bi­li­dad tie­nen de su­frir­lo», ase­gu­ra el doctor Guillermo Til.

El ba­ro­trau­ma es un da­ño que pue­de pro­du­cir­se en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po co­mo los se­nos pa­ra­na­sa­les o los pul­mo­nes, co­mo con­se­cuen­cia de cam­bios de pre­sión en el en­torno, ya sea en ai­re o agua, aun­que el da­ño más co­no­ci­do es el de los oí­dos. «La pa­to­lo­gía ba­ro­trau­má­ti­ca del oí­do me­dio es­tá cau­sa­da por cual­quier en­fer­me­dad que des­en­ca­de­ne una in­fla­ma­ción de la mu­co­sa na­sal y, por tan­to, de la trom­pa. En­tre las más co­mu­nes des­ta­can las in­fec­cio­nes co­mo los ca­ta­rros o aler­gias a los áca­ros, el polen, etc», se­ña­la el doctor Til.

Los prin­ci­pa­les sín­to­mas que pue­de pro­vo­car son do­lor, sen­sa­ción de ta­po­na­mien­to, pér­di­da de au­di­ción y ma­reos. Y cuan­to ma­yor y más rá­pi­do sea el cam­bio de pre­sión, ma­yo­res se­rán las po­si­bi­li­da­des de su­frir un ba­ro­trau­ma­tis­mo, ar­gu­men­ta es­te es­pe­cia­lis­ta. A ni­vel del mar la pre­sión es de 760 mm Hg, mien­tras que a 10.000 me­tros de al­tu­ra, que es a la que vue­lan los avio­nes, es cua­tro ve­ces me­nor. Aun así, ex­pli­ca, «los avio­nes es­tán pre­su­ri­za­dos por lo que en su in­te­rior se man­tie­ne una pre­sión equi­va­len­te a la de 2.500 me­tros apro­xi­ma­da­men­te».

CÓ­MO EVI­TAR­LO

Pa­ra pre­ve­nir los pro­ble­mas de oí­dos al vo­lar, bucear, ha­cer pa­ra­cai­dis­mo u otras ac­ti­vi­da­des que im­pli­quen cam­bios brus­cos de pre­sión, «es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que aque­llas per­so­nas con in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias o epi­so­dios alér­gi­cos que no es­tén bien tra­ta­dos, de­ben evi­tar po­ner­las en prác­ti­ca en la me­di­da de lo po­si­ble», acon­se­ja el ex­per­to.

Tam­bién es acon­se­ja­ble, si no hu­bie­ra re­me­dio, efec­tuar ma­nio­bras que po­si­bi­li- ten la per­mea­bi­li­dad de la trom­pa du­ran­te el des­pe­gue y el ate­rri­za­je, co­mo son la de­glu­ción, el bos­te­zo y la mas­ti­ca­ción.

Pue­de ser útil, ade­más, la ma­nio­bra de Val­sal­va cuan­do el avión em­pie­za a des­cen­der. «Con­sis­te en to­mar ai­re, ta­par la na­riz, ce­rrar la bo­ca y so­plar au­men­tan­do la pre­sión en la fa­rin­ge, que ayu­da a ven­ti­lar el oí­do», in­di­ca el doctor Til. Por otro la­do, es im­por­tan­te man­te­ner­se des­pier­tos, so­bre to­do du­ran­te la úl­ti­ma par­te del tra­yec­to, por­que du­ran­te el sue­ño el me­ca­nis­mo de de­glu­ción se ra­len­ti­za, lo que im­pi­de re­gu­lar la pre­sión y pue­de cau­sar­nos ma­yor ma­les­tar a la ho­ra de aterrizar.

Fuen­tes de Luft­han­sa acon­se­jan, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas pre­vios «apli­car un es­pray na­sal an­ti­in­fla­ma­to­rio apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra an­tes de que el avión co­mien­ce a des­cen­der. Los con­duc­tos que unen los se­nos pa­ra­na­sa­les con el oí­do me­dio que­dan des­blo­quea­dos y per­mi­ten una com­pen­sa­ción de la pre­sión del oí­do in­terno y la ex­te­rior».

En el ca­so de los be­bés es im­por­tan­te lle­var a mano un bi­be­rón o una bo­te­lla de agua pa­ra dar­les sor­bos con fre­cuen­cia en el des­pe­gue y ate­rri­za­je, ade­más de de­jar­les el chu­pe­te pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.