¿Qué le pasa a mioí­do?

EXIS­TEN mu­chas y di­fe­ren­tes cau­sas que pue­den pro­vo­car una pér­di­da de au­di­ción. Pue­de ver­se afec­ta­da por la edad, por al­gu­na en­fer­me­dad, por una obs­truc­ción del con­duc­to au­di­ti­vo, por una ex­po­si­ción a rui­dos fuer­tes, al­gu­nos me­di­ca­men­tos, fie­bres al­tas. E

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Audiología -

Su ca­pa­ci­dad de oír es co­mo una hue­lla di­gi­tal úni­ca pa­ra ca­da per­so­na, por eso dos per­so­nas no pue­den te­ner exac­ta­men­te la mis­ma au­di­ción, por­que es­ta es sub­je­ti­va y de­pen­de de la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos de oír, es­cu­char y en­ten­der lo que nos di­cen.

Des­gra­cia­da­men­te nues­tros oí­dos no es­ca­pan a la evo­lu­ción que afec­ta a nues­tro cuer­po con la edad, pro­vo­cán­do­nos un de­cli­ve gra­dual de la ha­bi­li­dad au­di­ti­va, es­pe­cial­men­te pa­ra los so­ni­dos agu­dos o de al­tas fre­cuen­cias, di­fi­cul­tan­do la com­pren­sión de lo que nos di­cen. Es­to pro­du­ce un efec­to muy cu­rio­so, el de oír pe­ro no en­ten­der, y ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción, de an­sie­dad y de ais­la­mien­to de los de­más, por la in­ca­pa­ci­dad de en­ten­der las pa­la­bras que nos di­cen, es­con­dién­do­nos de­trás de una mu­ra­lla de ais­la­mien­to. La pér­di­da au­di­ti­va es una mi­nus­va­lía in­vi­si­ble e in­do­lo­ra que se desa­rro­lla nor­mal­men­te a un rit­mo tan len­to que ape­nas se no­ta y de la que los de­más no pue­den per­ca­tar­se has­ta pa­sa­dos unos años.

Más de nue­ve millones de es­pa­ño­les su­fren de un pro­ble­ma de au­di­ción, y es­tos ocu­pan el ter­cer lu­gar en im­por­tan­cia de las mi­nus­va­lías cró­ni­cas en nues­tro país. Una de­fi­cien­cia au­di­ti­va es nor­mal­men­te pro­gre­si­va, es muy po­co pro­ba­ble que me­jo­re y con el pa­so del tiempo, en la ma­yo­ría de los ca­sos, em­peo­ra si no es tra­ta­da a su de­bi­do tiempo.

No oír al­gu­nas pa­la­bras y ma­len­ten­der otras con­lle­va mu­chos pro­ble­mas que pue­den cam­biar su vi­sión de la vi­da, co­mo ex­pli­ca Jo­sé Caballero Ca­toi­ra, di­rec­tor de Oí­dos Di­gi­ta­les en A Co­ru­ña. No obs­tan­te con unos au­dí­fo­nos, una bue­na re­edu­ca­ción y si­guien­do los con­se­jos de su au­dió­lo­go, la pos­tu­ra an­te la vi­da y su ha­bi­li­dad pa­ra desen­vol­ver­se en cual­quier si­tua­ción de es­cu­cha de­be­rían me­jo­rar no­ta­ble­men­te.

Con el pa­so del tiempo, es nor­mal que sos­pe­che que le es­tá pa­san­do al­go, pe­ro no sa­be que le su­ce­de, pues las con­se­cuen­cias de su de­te­rio­ra­da au­di­ción son de­ma­sia­do evi­den­tes pa­ra ser ig­no­ra­das. Ade­más, no se­rá us­ted la úni­ca per­so­na que sea cons­cien­te de su pro­ble­ma de au­di­ción, ya que lo ha­brá des­cu­bier­to cual­quie­ra que es­té en con­tac­to con us­ted y ellos se­rán los pri­me­ros en in­ten­tar ayu­dar­le. Por lo tan­to, ha­ga fren­te a la reali­dad, no in­ten­te fin­gir que no le pasa na­da a su au­di­ción, ni in­ten­te en­ga­ñar a los de­más. Cuan­to an­tes ad­mi­ta que tie­ne una pér­di­da au­di­ti­va y se de­ci­da a ha­cer­le fren­te, an­tes po­drá so­lu­cio­nar­lo pa­ra bien su­yo y de sus pró­ji­mos.

No se de­je in­fluen­ciar por di­ri­gis­mos nor­mal­men­te mal in­ten­cio­na­do e in­for­ma­cio­nes de otras per­so­nas, ni por las fan­tás­ti­cas his­to­rias de las úl­ti­mas tec­no­lo­gías con las gran­des ofer­tas que le pue­dan nu­trir de fal­sas es­pe­ran­zas. La au­di­ción es un pro­ce­so muy com­pli­ca­do, el so­ni­do que se re­co­ge a tra­vés del oí­do es pro­ce­sa­do en nues­tro ce­re­bro, que es el que real­men­te nos ha­ce oír y com­pren­der lo que nos di­cen. Bus­que, por tan­to, siempre el con­se­jo de un buen pro­fe­sio­nal de la au­di­ción. Un au­dió­lo­go o au­dio­pro­te­sis­ta sa­brá com­pren­der­le, guiar­le y ajus­tar­le sus au­dí­fo­nos se­gún sus ne­ce­si­da­des pro­te­gién­do- le del shock au­di­ti­vo y en­se­ñán­do­le a re­co­rrer pa­so a pa­so las fa­ses pa­ra apren­der de nue­vo a oír. Re­cuer­de, apren­der a usar un au­dí­fono re­quie­re de un pe­río­do de adap­ta­ción y apren­di­za­je.

Per­so­na­li­za­do

To­do el mun­do oye de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, por lo que nues­tro au­dió­lo­go de­be desa­rro­llar un pro­gra­ma que va­ria­rá se­gún ca­da per­so­na. Si su pér­di­da de au­di­ción es le­ve o re­cien­te su pe­río­do de adap­ta­ción se­rá, pues, po­si­ble­men­te más cor­to. Si, por el con­tra­rio, su pér­di­da de au­di­ción se ha desa­rro­lla­do pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de un am­plio es­pa­cio de tiempo, la re­duc­ción o au­sen­cia de so­ni­do for­ma­rá ya par­te de su au­di­ción co­ti­dia­na, y su adap­ta­ción se­rá más len­ta. Re­cuer­de que un au­dí­fono por si so­lo, sin un au­dió­lo­go pro­fe­sio­nal que lo ajus­te a su pér­di­da de au­di­ción, no le val­drá pa­ra na­da y ter­mi­na­rá sus días des­gra­cia­da­men­te en un ca­jón.

Si us­ted no prac­ti­ca con sus au­dí­fo­nos, no pue­de es­pe­rar que tra­ba­jen pa­ra us­ted. ¿Exis­te al­gu­na ven­ta­ja en es­pe­rar a que su pér­di­da de au­di­ción sea lo bas­tan­te gra­ve co­mo pa­ra ne­ce­si­tar un au­dí­fono?. No, al con­tra­rio. Usar un au­dí­fono en las pri­me­ras fa­ses de una pér­di­da au­di­ti­va le ayu­da­rá a acos­tum­brar­se al so­ni­do cap­tan­do las pa­la­bras que se ha­bían vuel­to me­nos cla­ras de­bi­do a su pér­di­da de au­di­ción. Los so­ni­dos de fre­cuen­cias al­tas son los pri­me­ros que des­apa­re­cen, co­mo las «f» las «s», la «h» o la «ch»... etc. Es co­mo leer un pe­rió­di­co al que le fal­ten es­tas le­tras. Se ha­ce real­men­te difícil.

Pe­ro si su pér­di­da au­di­ti­va se nos ha­ce ca­da vez más gra­ve, esa di­fi­cul­tad se con­ver­ti­rá en dis­tor­sión del ha­bla, por­que oí­mos pe­ro no com­pren­de­mos lo que nos di­cen, y eso ha­rá mu­cho más difícil la adap­ta­ción a sus au­dí­fo­nos. El ex­per­to in­sis­te en que «una pér­di­da de au­di­ción se ve más que un au­dí­fono» y re­cuer­da que si se tie­ne una pér­di­da au­di­ti­va pe­ro que­da to­da­vía al­go de au­di­ción, «es­ta au­di­ción re­si­dual en ma­nos de un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do es la só­li­da ba­se en la que va a es­ta­ble­cer­se su fu­tu­ra au­di­ción».

Una pér­di­da de au­di­ción se ve mu­cho más que un au­dí­fono», re­cuer­da el ex­per­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.