"Con­ge­lar óvu­los es dar es­pe­ran­za de vi­da"

MOI­SÉS MO­REI­RA PACHECO Di­rec­tor de HM Fer­ti­lity Cen­ter, Ma­ter­ni­dad Be­lén de A Co­ru­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Especial: Reproducción Asistida - TEX­TO: NATALIA VÁZ­QUEZ GIAO / J.F.

Re­cu­rrir a la fe­cun­da­ción in vi­tro es ca­da vez más co­mún en­tre las pa­re­jas que no pue­den te­ner hi­jos . El doc­tor Moi­sés Mo­rei­ra, di­rec­tor del HM Fer­ti­liy Cen­ter Be­lén de A Co­ru­ña des­de el 2015, es­pe­cia­li­za­do en fer­ti­li­dad, ase­gu­ra que es fa­bu­lo­so ayu­dar a las pa­re­jas a te­ner fa­mi­lia. Re­co­mien­da a las mu­je­res «que acu­dan a la clí­ni­ca cuan­do de­tec­ten que no pue­den que­dar­se em­ba­ra­za­das. A par­tir de los 35 años esas di­fi­cul­ta­des no hay que de­jar­las pa­sar más de 6 me­ses. En fun­ción de la edad se tie­nen unos re­sul­ta­dos u otros». Con una son­ri­sa en la ca­ra de­cla­ra: «Cuan­do te vie­nen a en­se­ñar el be­bé y te dan un abra­zo di­ces: ‘Pe­ro qué tra­ba­jo más fa­bu­lo­so ten­go’; es una emo­ción in­des­crip­ti­ble».

—¿Cuál es la pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo con la fe­cun­da­ción in vi­tro?

—Con el coi­to un 25 % en una pa­re­ja que no ten­ga nin­gún pro­ble­ma. Al año una mu­jer tie­ne on­ce po­si­bi­li­da­des de que­dar­se em­ba­ra­za­da: do­ce re­glas, on­ce ovu­la­cio­nes. Tie­ne que coin­ci­dir to­do pa­ra que en el día ade­cua­do se ten­gan re­la­cio­nes y el es­per­ma­to­zoi­de en­cuen­tre al óvu­lo. Con la fe­cun­da­ción in vi­tro, de­pen­dien­do de la edad de la pa­cien­te, la pro­ba­bi­li­dad os­ci­la en­tre un 35 y un 5 % en pa­cien­tes de me­nos de 35 años.

—¿Có­mo es el pro­ce­so de fe­cun­da­ción?

—Des­pués de la cap­ta­ción de ovo­ci­tos, el ma­ri­do en­tre­ga una mues­tra de su se­men y se pro­ce­de a jun­tar­los con los es­per­ma­to­zoi­des en el la­bo­ra­to­rio. Al día si­guien­te se ve cuan­tos em­brio­nes se han ob­te­ni­do y los de­ja­mos evo­lu­cio­nar has­ta el es­ta­dio de blas­to­cis­to, que es el quin­to día. En­ton­ces se co­lo­can den­tro del úte­ro con la mu­jer des­pier­ta ba­jo con­trol eco­grá­fi­co.

—¿Qué pro­ba­bi­li­da­des hay de éxi­to?

—La pri­me­ra vez fun­cio­na en un 35 % de los ca­sos, en la se­gun­da oca­sión fun- cio­na en otro 35 %. Por eso ha­bla­mos de ta­sa acu­mu­la­da de na­ci­do vi­vo por tra­ta­mien­to, por­que si hay más em­brio­nes que sean via­bles, apar­te de los que po­ne­mos, los con­ge­la­mos. En­ton­ces no es ne­ce­sa­rio re­pe­tir to­do el pro­ce­so nue­va­men­te. Con un úni­co tra­ta­mien­to, a lo me­jor hay dos o tres opor­tu­ni­da­des, y ahí el por­cen­ta­je pue­de subir has­ta el 60-70 % de em­ba­ra­zo.

—¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el va­rón en to­do es­to?

—Le da­mos mu­cha im­por­tan­cia al óvu­lo por­que es más di­fí­cil de con­se­guir. Pe­ro una mi­tad es el es­per­ma­to­zoi­de y otra el óvu­lo. Si la edad del hom­bre avan­za, la ca­li­dad del se­men em­peo­ra ge­né­ti­ca­men­te, y es una co­sa que los hom­bres no tie­nen to­da­vía muy asu­mi­da. Hay que tra­tar de des­mi­ti­fi­car la cul­pa, es­to es co­sa de dos y hay que bus­car las so­lu­cio­nes.

—¿Có­mo es­co­ger en­tre fe­cun­da­ción in vi­tro o in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial?

—La in­di­ca­ción de la téc­ni­ca es mé­di­ca. Una in­se­mi­na­ción no es­tá in­di­ca­da pa­ra una mu­jer de 40 años por­que el por­cen­ta­je de éxi­to es muy ba­jo. So­le­mos ha­cer in­se­mi­na­cio­nes por de­ba­jo de los 38 años. A par­tir de esa edad, por ta­sa de éxi­to, la in­di­ca­ción es la fe­cun­da­ción in vi­tro.

—¿Si­gue ha­bien­do es­tig­ma­ti­za­ción en la so­cie­dad por te­ner hi­jos con téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da?

—Des­de ha­ce unos 10 años ya no tan­to. Vie­nen mu­chas chi­cas pa­ra ha­cer­se el tra­ta­mien­to. An­tes, ser ma­dre sol­te­ra era un es­tig­ma, aho­ra es una se­ñal de mo­der­ni­dad.

— ¿Es es­te tra­ta­mien­to una opor­tu­ni­dad pa­ra las en­fer­mas on­co­ló­gi­cas que no quie­ren re­nun­ciar a ser ma­dres?

—Sí. Se pre­ser­van sus óvu­los pa­ra en un fu­tu­ro, cuan­do ter­mi­nen la qui­mio­te­ra­pia, te­ner esa po­si­bi­li­dad. Pa­ra ellas es un ali­cien­te al que aga­rrar­se pa­ra curarse. Con­ge­lan­do los óvu­los les es­tás dan­do es­pe­ran­zas de vi­da, que se cu­ren y que los pue­dan uti­li­zar más ade­lan­te.

— ¿Qué otros re­cur­sos ofre­ce la clí­ni­ca pa­ra te­ner des­cen­den­cia?

—La ovo­do­na­ción, los óvu­los do­na­dos por chi­cas jó­ve­nes pa­ra mu­je­res de una edad avan­za­da, que ahí se equi­pa­ra a las ta­sas de las mu­je­res jó­ve­nes. Mu­chas ve­ces vie­nen y quie­ren in­ten­tar­lo con sus óvu­los, por­que no asu­men que no ten­gan sus ge­nes. Cuan­do ven la reali­dad tras el fra­ca­so, ha­cen el lu­to, y vuel­ven: «Bueno, ¿qué me ha­bías ha­bla­do de esos óvu­los jo­ven­ci­tos?». Se ha­cen el tra­ta­mien­to y en­ton­ces se que­dan em­ba­ra­za­das.

Ya no se tra­ta so­lo de pa­re­jas con pro­ble­mas pa­ra te­ner un hi­jo por vía na­tu­ral. Moi­sés Mo­rei­ra cons­ta­ta la evo­lu­ción so­cial y la des­apa­ri­ción de es­tig­mas re­la­cio­na­dos con la ma­ter­ni­dad

CE­SAR QUIÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.