Há­bla­le a tu es­trés

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Emocional - TEX­TO: NATALIA VÁZ­QUEZ GIAO / J.F.

EL DIÁ­LO­GO IN­TE­RIOR, ME­JOR EN TER­CE­RA PER­SO­NA. Un es­tu­dio ame­ri­cano ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que si en vez de tra­tar­te de «yo» te tra­tas de «él», du­ran­te tus au­to­rre­fle­xio­nes, con­tro­la­rás me­jor las emo­cio­nes. Se­gún el tra­ba­jo, no su­po­ne más es­fuer­zo que ha­cer­lo en pri­me­ra per­so­na y pue­de ser un gran ha­llaz­go de ca­ra al fu­tu­ro pa­ra com­pren­der el au­to­con­trol.

Una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan y la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mí­chi­gan (am­bas en Es­ta­dos Uni­dos), pu­bli­ca­da en Scien­ti­fic Re­ports, des­cu­bre que ha­blar en si­len­cio con uno mis­mo en ter­ce­ra per­so­na po­dría ayu­dar a con­tro­lar me­jor el es­trés y las emo­cio­nes. Pa­ra po­der en­ten­der­lo más fá­cil­men­te, lo ejem­pli­fi­can con la fi­gu­ra de un hom­bre que se sien­te mo­les­to por­que ha si­do des­pe­di­do re­cien­te­men­te. El mo­do de pen­sar su­ge­ri­do pa­ra re­fle- xio­nar so­bre los pro­pios sen­ti­mien­tos en ter­ce­ra per­so­na se­ría: «¿Por qué es­tá mo­les­to?, ¿por qué se sien­te así?», en vez de se­guir la lí­nea de re­fle­xión en pri­me­ra: «¿Por qué es­toy mo­les­to?, ¿por qué me sien­to así?».

Lí­neas de in­ves­ti­ga­ción

¿Y por qué de es­te mo­do y no de otro? ¿Cuál es la di­fe­ren­cia? El mo­ti­vo que les ha lle­va­do a es­ta con­clu­sión pro­vie­ne de que ha­blar­se a uno mis­mo co­mo si se ha­bla­se con otras per­so­nas ha­ce que pen­se­mos de una ma­ne­ra más si­mi­lar a có­mo pen­sa­ría­mos de los de­más, de una for­ma me­nos crí­ti­ca y emo­cio­nal­men­te me­nos reac­ti­va. Es más, se­gún los es­tu­dios, exis­ten evi­den­cias en el ce­re­bro que lo con­fir­man, y por ló­gi­ca, es­te mé­to­do re­sul­ta útil y de ayu­da a las per­so­nas pa­ra que desa­rro­llen cier­ta dis­tan­cia psi­co­ló­gi­ca de las ex­pe­rien­cias pro­pias y re­gu­len sus emo­cio­nes. Por lo tan­to, su­po­ne un mo­do s sen­ci­llo de au­to­con­trol.

El es­tu­dio, que ha si­do fi­nan­cia­do en par­te por la Fun­da­ción John Tem­ple y los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud, es­tá cons­ti­tui­do por dos ex­pe­ri­men­tos realizados por se­pa­ra­do por am­bas uni­ver­si­da­des y re­fuer­zan no­to­ria­men­te es­ta con­clu­sión prin­ci­pal.

Di­ri­gir­se a uno mis­mo co­mo si se ha­bla­se con otra per­so­na es emo­cio­nal­men­te me­nos reac­ti­vo que ha­cer­lo de for­ma di­rec­ta

En el pri­me­ro, rea­li­za­do en el La­bo­ra­to­rio de Psi­co­fi­sio­lo­gía de la Clí­ni­ca de Mo­ser, los par­ti­ci­pan­tes reac­cio­na­ron an­te imá­ge­nes neu­tra­les e in­quie­tan­tes mien­tras su ac­ti­vi­dad ce­re­bral es­ta­ba sien­do mo­ni­to­ri­za­da por un elec­tro­en­ce­fa­ló­gra­fo. Lo cu­rio­so es que la ac­ti­vi­dad ce­re­bral dis­mi­nu­yó muy rá­pi­do cuan­do reac­cio­na­ron a las imá­ge­nes per­tur­ba­do­ras en ter­ce­ra per­so­na que cuan­do se re­fi­rie­ron a sí mis­mos. Al mis­mo tiem­po, tam­bién fue me­di­da la ac­ti­vi­dad ce­re­bral re­la­ti­va al es­fuer­zo que les su­pu­so. Los da­tos con­du­je­ron a la se­gun­da deducción: pen­sar en ter­ce­ra per­so­na no su­po­ne más es­fuer­zo que ha­cer­lo en pri­me­ra. Es un da­to re­mar­ca­ble, por­que otros mé­to­dos de re­gu­la­ción emo­cio­nal re­quie­ren un no­ta­ble es­fuer­zo de con­cen­tra­ción. En el se­gun­do ex­pe­ri­men­to —di­ri­gi­do por Et­han Kross, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan que di­ri­ge el La­bo­ra­to­rio de Emo­ción y Au­to­con­trol— los par­ti­ci­pan­tes tu­vie­ron que re­fle­xio­nar uti­li­zan­do la lí­nea de pen­sa­mien­tos en pri­me­ra y ter­ce­ra per­so­na so­bre ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas de su pa­sa­do mien­tras se me­día con re­so­nan­cia mag­né­ti­ca su ac­ti­vi­dad ce­re­bral. De la mis­ma ma­ne­ra que en el pri­mer ex­pe­ri­men­to, se mos­tró me­nor ac­ti­vi­dad en la par­te del ce­re­bro que nor­mal­men­te es­tá im­pli­ca­da en di­cha re­fle­xión al em­plear la au­to­ex­pre­sión en ter­ce­ra per­so­na, de for­ma que su­gie­re una me­jor re­gu­la­ción de las emo­cio­nes a la par de re­afir­mar el pri­mer re­sul­ta­do de que no su­po­ne más es­fuer­zo que en pri­me­ra per­so­na. Si fi­nal­men­te se ter­mi­nan de con­fir­mar, es­tos ha­llaz­gos son de gran im­por­tan­cia pa­ra la com­pren­sión del fun­cio­na­mien­to del au­to­con­trol y pa­ra ave­ri­guar có­mo ayu­dar a los pa­cien­tes a ma­ne­jar el con­trol de sus emo­cio­nes en la vi­da or­di­na­ria.

La es­cu­cha in­ter­na

Pe­ro no se tra­ta so­lo de ha­blar in­te­rior­men­te, tam­bién se ha de es­cu­char lo que el mis­mo cuerpo di­ce. Mar Sán­chez, psi­có­lo­ga en Neu­ro­mo­ti­va, ad­vier­te que el pri­mer pa­so es es­cu­char al pro­pio cuerpo pa­ra apren­der a ges­tio­nar­se y li­be­rar­se de pen­sa­mien­tos que im­pi­den vi­vir de una for­ma ple­na.

Ex­ce­si­va car­ga de tra­ba­jo, fal­ta de des­can­so, rit­mo de vi­da ace­le­ra­do... Es­tos son al­gu­nos de los fac­to­res que más in­flu­yen en desa­rro­llo nor­mal de la vi­da or­di­na­ria en­tre la po­bla­ción. Se­gún da­tos de la OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud) un 28 % de los tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos pa­de­cen es­trés la­bo­ral, y un 7 % de las per­so­nas pa­de­cen es­trés y an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­dos. Ade­más apun­tan que pa­ra 2020 la de­pre­sión se es­ta­ble­ce­rá en se­gun­do pues­to en el rán­king de en­fer­me­da­des in­ca­pa­ci­tan­tes.

Apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de la po­bla­ción acu­de a con­sul­ta de aten­ción pri­ma­ria por­que se sien­te en­fer­ma pe­ro no se en­cuen­tra nin­gu­na ex­pli­ca­ción mé­di­ca. «Las pa­to­lo­gías psi­co­so­má­ti­cas afec­tan a cual­quie­ra y la la­bor de pre­ven­ción es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes en nues­tra sa­ni­dad», ase­gu­ra la psi­có­lo­ga. Es­tas pa­to­lo­gías es­tán di­rec­ta­men­te li­ga­das a la sa­lud men­tal. Los sín­to­mas de quie­nes los pa­de­cen son una reali­dad y ca­da uno tie­ne un de­ter­mi­na­do um­bral, por lo que se de­be apren­der a reac­cio­nar a los pro­pios sen­ti­mien­tos, acon­se­ja. «Los blo­queos emo­cio­na­les par­ten de emo­cio­nes re­pri­mi­das que desem­bo­can en an­sie­dad, de­pre­sión, es­trés, y de­bi­li­tan nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co ha­cién­do­nos más vul­ne­ra­bles a cier­tas en­fer­me­da­des o di­fi­cul­tan­do la re­cu­pe­ra­ción de otras».

La ges­tión de las mis­mas es im­pres­cin­di­ble pa­ra te­ner una bue­na ca­li­dad de vi­da, y por eso, apun­ta Mar Sán­chez, hay que te­ner en cuen­ta los sín­to­mas ya que son pun­tos cla­ve pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el ne­xo en­tre men­te y cuerpo. «Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas acu­mu­la­das en el tiem­po pro­du­cen un blo­queo emo­cio­nal que afec­ta a nues­tra sa­lud fí­si­ca y men­tal. Es más, cam­bian nues­tro ADN, nos aci­di­fi­ca (los ór­ga­nos en­fer­man en en­tor­nos áci­dos), im­pi­den que ten­ga­mos oxí­geno su­fi­cien­te y afec­ta no so­lo nues­tra sa­lud cor­po­ral sino tam­bién a nues­tras ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les», ar­gu­men­ta. Ali­ge­rar la car­ga emo­cio­nal ayu­da a evi­tar ma­les­ta­res re­la­cio­na­dos con la men­te-cuerpo. La psi­có­lo­ga de Neu­ro­mo­ti­va re­co­mien­da no huir de lo que le ocu­rre al cuerpo sino acep­tar­lo. Así que — con­ti­núa— «si es­tás can­sa­do, des­can­sa; si tie­nes frío, abrí­ga­te y si tie­nes ga­nas de llo­rar, ¡haz­lo! Si te due­le el cuerpo, es­cú­cha­lo. Es sa­bio y te guia­rá».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.