Pe­que­ñas in­fa­mias.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­men Po­sa­das.

Mi­llo­nes de mos­cas no pue­den es­tar equi­vo­ca­das.

en El prin­ci­pi­to, An­toi­ne de Saint-exu­péry cuen­ta có­mo cier­to trau­ma in­fan­til lo lle­vó a aban­do­nar su ca­rre­ra de di­bu­jan­te y de­di­car­se a la avia­ción. Su pri­me­ra y tem­pra­na obra maestra, Boa di­gi­rien­do ele­fan­te, no ob­tu­vo la apro­ba­ción del pú­bli­co adul­to, que la con­fun­dió con un som­bre­ro. Al pa­re­cer, el jo­ven An­toi­ne te­nía aún más pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción con las per­so­nas ma­yo­res. En lu­gar de pre­gun­tar­le por su co­lec­ción de ca­ni­cas o si sa­bía mon­tar en bi­ci sin ma­nos, so­lían in­tere­sar­se so­lo por lo que él lla­ma­ba «cuán­tos». Cuán­tos años tie­nes, cuán­tos her­ma­nos, cuán­to ga­na tu pa­dre… Se­gún él, los adul­tos so­lo en­ten­de­mos por ci­fras. Tal es nues­tra ado­ra­ción por los nú­me­ros que, siem­pre en sus pa­la­bras, los pla­ne­tas nue­vos que se des­cu­bren ya no se lla­man Ve­nus, Jú­pi­ter o Mar­te, aho­ra los as­tros van con ma­trí­cu­la y se los co­no­ce por XG-5387 o KW-3726. In­clu­so las per­so­nas de­ja­mos de te­ner nom­bre y pa­sa­mos a ser el nú­me­ro del DNI, el de la se­gu­ri­dad so­cial o, si uno tie­ne la ma­la suer­te de in­gre­sar en un hos­pi­tal, por ejem­plo, se con­vier­te sim­ple­men­te en «el de la 32». Des­de que Saint-exu­péry hi­cie­se aque­lla re­fle­xión, las es­ta­dís­ti­cas, los nú­me­ros y los ran­kings no han he­cho más que cre­cer y co­lo­ni­zar nues­tras vi­das. To­do pa­re­ce des­cri­bir­se con nú­me­ros. Ya no se pue­de de­cir que hay mi­les de te­le­vi­so­res en Ma­drid, sino que son 1,32 apa­ra­tos por per­so­na; no bas­ta con apun­tar que la na­ta­li­dad es­tá ba­jan­do, na­die se ha­ce una idea a me­nos que se di­ga que pa­só de 1,6 hi­jos por fa­mi­lia a 1,3. En cuan­to a los gus­tos, la sen­si­bi­li­dad y el cri­te­rio pro­pios po­co im­por­tan, las co­sas se juz­gan por por­cen­ta­jes ba­sa­dos en opi­nio­nes aje­nas. Así, la ca­li­dad de un li­bro se mi­de por el nú­me­ro de ejem­pla­res ven­di­dos y por su­pues­to una pe­lí­cu­la es una bi­rria si no la han vis­to al me­nos un mi­llón de es­pec­ta­do­res, lo que ima­gino da­rá mu­cha ale­gría a li­te­ra­tos co­mo Pau­lo Coeh­lo y a ex­cel­sos ci­neas­tas co­mo Les­lie Niel­sen o Bo­rat. Lo mis­mo ocu­rre con los pro­gra­mas de te­le­vi­sión, y no creo que ha­ga fal­ta men­cio­nar nin­gún te­le­bo­drio pa­ra que se­pan us­te­des de qué –y de quién– ha­blo. Sin em­bar­go, el gra­do má­xi­mo de nu­me­ri­tis agu­da lo en­con­tra­mos en las com­pa­ñías. In­de­pen­dien­te­men­te del cam­po al que se de­di­quen, to­das son nú­me­roa­dic­tas. Quie­ren ser la nú­me­ro uno y eso las ha­ce pri­sio­ne­ras de las es­ta­dís­ti­cas y de es­tu­dios lle­nos de por­cen­ta­jes, me­dias, ín­di­ces y pa­la­bre­jas en in­glés, que no son otra co­sa que más que nú­me­ros, pa­ra cal­cu­lar en qué po­si­ción del ran­king se en­cuen­tran res­pec­to a sus com­pe­ti­do­res. To­das las mar­cas nos ven­den la mo­to con aque­llo de que su pro­duc­to es el de ma­yor acep­ta­ción, el que pre­fie­re to­do el mun­do. Aca­ba uno un po­co har­to de co­mer las ga­lle­tas más ri­cas del mun­do, por­que así lo afir­ma el 80 por cien­to de la po­bla­ción, o de be­ber el me­jor re­fres­co, ava­la­do por el 79 por cien­to, o de la­var con el de­ter­gen­te que de­ja la ro­pa más blan­ca, se­gún el 83,5 por cien­to. ¿Y qué me di­cen de la nu­me­ri­tis al es­ti­lo orácu­lo de Del­fos? No es ra­ro en­con­trar en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­ta­dís­ti­cas co­mo: «El 68 por cien­to de los es­pa­ño­les pien­sa que es­te va a ser el ve­rano más ca­lu­ro­so del si­glo», o si no: «El 53,5 por cien­to de los en­cues­ta­dos cree que el Real Ma­drid ga­na­rá la li­ga y la co­pa la pró­xi­ma tem­po­ra­da», co­mo si a la reali­dad y al fu­tu­ro les im­por­ta­ra un hui­to la opi­nión de la gen­te. ¿De dón­de vie­ne nues­tra fas­ci­na­ción por los nú­me­ros? ¿En qué mo­men­to se han con­ver­ti­do en ár­bi­tros y jue­ces de to­do? Tal vez ten­ga que ver

Las es­ta­dís­ti­cas, los nú­me­ros y los 'ran­kings' no han he­cho más que cre­cer y co­lo­ni­zar nues­tras vi­das. To­do pa­re­ce des­cri­bir­se con nú­me­ros

con esa idea de que lo úni­co in­ape­la­ble en es­te mun­do son las ma­te­má­ti­cas, au­men­ta­do aho­ra el fe­nó­meno por In­ter­net gra­cias a sus «me gus­ta», sus me­mes y so­bre to­do sus tren­ding to­pics. El va­lor de es­ta for­ma de ar­gu­men­tar (los pe­dan­tes la lla­man ar­gu­men­tum ad po­pu­la­rum) pa­re­cía san­ta pa­la­bra, pe­ro por fin em­pie­za a cues­tio­nar­se. Con mo­ti­vo del vo­to de los bri­tá­ni­cos en el bre­xit y la de­ba­cle que se pro­du­jo lue­go, el pres­ti­gio­so se­ma­na­rio The Eco­no­mist res­ca­tó ha­ce unas se­ma­nas una fra­se es­ca­to­ló­gi­ca muy usa­da en el mun­do an­glo­sa­jón que se­gu­ro co­no­cen: «Co­ma­mos mier­da, mi­llo­nes de mos­cas no pue­de es­tar equi­vo­ca­das».

Car­men Po­sa­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.