En bus­ca de los do­cu­men­tos se­cre­tos de los na­zis

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR FRANK THADEUSZ

Las ga­le­rías inex­plo­ra­das de un bún­ker de Bran­dem­bur­go es­con­den im­por­tan­tes do­cu­men­tos y prue­bas del po­der bé­li­co de los na­zis. Lo asegura un po­lé­mi­co his­to­ria­dor ale­mán que se ha aden­tra­do en él.

Po­cos días an­tes del fin de la gue­rra, un enor­me es­truen­do sa­cu­dió Gens­ha­gen, en Bran­dem­bur­go. Aun­que el Ejér­ci­to Ro­jo ya se en­con­tra­ba prác­ti­ca­men­te a la vis­ta, la ex­plo­sión no la cau­só el enemi­go que avan­za­ba im­pa­ra­ble des­de el es­te, sino las SS. ¿Qué que­rían ocul­tar? ha­bían de­ci­di­do con­ver­tir Gens­ha­gen en un gran cen­tro de pro­duc­ción de ar­ma­men­to: Daim­ler-benz le­van­tó una plan­ta de fa­bri­ca­ción de mo­to­res de avión en es­te pe­que­ño pue­blo si­tua­do jun­to a Lud­wigs­fel­de. A co­mien­zos de los años cua­ren­ta, cua­dri­llas de tra­ba­ja­do­res ex­ca­va­ron un bún­ker sub­te­rrá­neo al la­do de las ins­ta­la­cio­nes. Las mu­je­res em­plea­das en la fá­bri­ca bus­ca­ban re­fu­gio ba­jo sus bóvedas de hor­mi­gón cuan­do ha­bía ata­ques aé­reos. En abril de 1945, con las tro­pas alia­das acer­cán­do­se rá­pi­da­men­te al lu­gar, un co­man­do de las SS vo­ló los cin­co ac­ce­sos del bún­ker. Uti­li­za­ron un des­plie­gue ex­ce­si­vo pa­ra un bún­ker que, en prin­ci­pio, so­lo ser­vía pa­ra pro­te­ger de las bom­bas a un pu­ña­do de tra­ba­ja­do­ras… o así lo ve el his­to­ria­dor ber­li­nés Rai­ner Karlsch. ¿Es po­si­ble que el tú­nel ex­ca­va­do ba­jo la su­per­fi­cie fue­se al­go más que un re­fu­gio an­ti­aé­reo? ¿No po­dría ser que sus cons­truc­to­res lo hu­bie­sen uti­li­za­do, ade­más, pa­ra al­ma­ce­nar do­cu­men­tos se­cre­tos? Re­sul­ta lla­ma­ti­vo que no se ha­yan en­con­tra­do pla­nos del bún­ker ni en los ar­chi­vos de Daim­ler ni en otros re­gis­tros ofi­cia­les.

Las SS cus­to­dia­ban el bún­ker, pe­ro, cu­rio­sa­men­te, no se han en­con­tra­do pla­nos de él en los ar­chi­vos ofi­cia­les

Karlsch tam­bién en­cuen­tra sos­pe­cho­so que un bún­ker nor­mal y co­rrien­te fue­ra vi­gi­la­do por las SS. El his­to­ria­dor Rai­ner Karlsch, que 'pa­ti­nó' cuan­do sos­tu­vo que los fí­si­cos ale­ma­nes ha­bían lo­gra­do cons­truir tres bom­bas nu­clea­res an­tes de que ter­mi­na­ra la gue­rra, se ha zam­bu­lli­do de lleno en la bús­que­da de un la­be­rin­to sub­te­rrá­neo cu­ya po­si­ción exac­ta no fi­gu­ra en nin­gún ma­pa y que no se ha en­con­tra­do ni en los años cin­cuen­ta, cuan­do se es­ca­vó en el lu­gar con el pre­tex­to de ex­traer gra­va pa­ra el man­te­ni­mien­to de las ca­rre­te­ras, ni en los ochen­ta, cuan­do una nue­va cua­dri­lla vol­vió a in­ten­tar­lo. En 2011, el his­to­ria­dor con­tra­tó a unos es­pe­cia­lis­tas de Leip­zig pa­ra que rea­li­za­ran me­di­cio­nes geo­mag­né­ti­cas en el lu­gar. Es­te pro­ce­di­mien­to por fin per­mi­tió lo­ca­li­zar uno de los ac­ce­sos al bún­ker ca­si sie­te dé­ca­das des­pués de que fue­ran vo­la­dos por las SS.

El his­to­ria­dor des­cu­brió un sis­te­ma de co­rre­do­res bas­tan­te ra­mi­fi­ca­do, aun­que ini­cial­men­te ha­bía su­pues­to que el bún­ker era un úni­co es­pa­cio de gran ta­ma­ño. La ex­plo­ra­ción se com­pli­có por la fal­ta de se­gu­ri­dad. «Los cru­ji­dos nos ha­cían te­mer que la es­ta­bi­li­dad de las pa­re­des no es­tu­vie­ra del to­do ga­ran­ti­za­da», afir­ma Tors­ten Klaehn, vi­ceal­cal­de de Lud­wigs­fel­de, que se aden­tró en las ga­le­rías con el his­to­ria­dor. De­ja­ron sin ex­plo­rar bue­na par­te del com­ple­jo sub­te­rrá­neo. Pe­ro lo que vie­ron les bas­tó pa­ra ca­li­fi­car el di­se­ño de las ins­ta­la­cio­nes de «sim­ple­men­te ge­nial». Tam­bién Daim­ler-benz en­car­gó, a co­mien­zos de los años cua­ren­ta, a una em­pre­sa mi­ne­ra que ex­ca­va­ra el in­trin­ca­do com­ple­jo en el sue­lo are­no­so de la Mar­ca de Bran­dem­bur­go. El tú­nel se construyó con pie­zas de hor­mi­gón pre­fa­bri­ca­das que so­lo ha­bía que unir en­tre sí, una téc­ni­ca muy mo­der­na pa­ra la épo­ca. To­do apun­ta a que los ope­ra­rios tra­ba­ja­ron en unas ins­ta­la­cio­nes que fi­nal­men­te que­da­ron in­con­clu­sas. A pe­sar de to­do, los in­ves­ti­ga­do­res no han ha­lla­do en es­tos es­pa­cios sub­te­rrá­neos ni el oro ocul­to de los na­zis ni tam­po­co los do­cu­men­tos se­cre­tos. La vo­la­du­ra de las en­tra­das en los ins­tan­tes fi­na­les de la gue­rra afec­tó enor­me­men­te al so­brio in­te­rior del com­ple­jo. En las po­cas zo­nas del bún­ker ya re­co­rri­das no hay na­da de va­lor, so­lo so­por­tes oxi­da­dos de vie­jos ca­tres, bo­te­llas de vino, bo­tes de me­di­ci­nas… y puer­tas de ace­ro arran­ca­das de sus goz­nes por la ex­plo­sión. Sin em­bar­go, es po­si­ble que en las par­tes aún inex­plo­ra­das del bún­ker de Gens­ha­gen se en­cuen­tre es­con­di­da una sor­pre­sa esperando a los his­to­ria­do­res. Se­gún las de­cla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos, en los caó­ti­cos días de abril de 1945 lle­ga­ron a la zo­na va­rios ca­mio­nes car­ga­dos. Uno de es­tos tes­ti­gos, que ser­vía en las ga­ri­tas de guar­dia que to­da­vía se pue­den vi­si­tar en el lu­gar, sos­tu­vo has­ta su muer­te que du­ran­te aque­llos días lle­ga­ron al bún­ker hom­bres de las SS con un car­ga­men­to muy sos­pe­cho­so. EL MI­NIS­TRO DE CO­RREOS El his­to­ria­dor Rai­ner Karlsch ha re­cons­trui­do una ca­de­na de in­di­cios que apun­tan a que allí se es­con­dió do­cu­men­ta­ción cru­cial. Po­co an­tes del co­lap­so fi­nal se or­de­nó un cam­bio en la pro­duc­ción. En la fá­bri­ca em­pe­za­ron a mon­tar mo­to­res pa­ra el Mes­sersch­mitt 262, el pri­mer ca­za a reac­ción fa­bri­ca­do en se­rie de la historia. Hitler de­ci­dió in­cluir el ca­za a reac­ción en­tre las lla­ma­das 'ar­mas mi­la­gro­sas' na­zis en el úl­ti­mo año de la gue­rra. En marzo de 1945 se pu­so a Hans Kamm­ler, un hom­bre de las SS, al fren­te de la pro­duc­ción del reac­tor. Kamm­ler con­si­guió ge­ne­rar en­tre los alia­dos la sen­sa­ción de que el nuevo avión era un pro­di­gio tec­no­ló­gi­co. Por lo tan­to, se­ría ra­zo­na­ble pensar que Kamm­ler hu­bie­ra que­ri­do po­ner los pla­nos de cons­truc­ción en un lu­gar se­cre­to, qui­zá pa­ra usar­los co­mo mo­ne­da de cam­bio en las in­mi­nen­tes ne­go­cia­cio­nes de paz con los enemi­gos. El his­to­ria­dor Rai­ner Karlsch no lo cree pro­ba­ble. In­me­dia­ta­men­te an­tes de la caí­da del ré­gi­men se car­ga­ron va­go­nes de fe­rro­ca­rril con ma­te­rial pro­ce­den­te de la fá­bri­ca con la in­ten­ción de tras­la­dar la pro­duc­ción al sur de Ale­ma­nia. Ade­más, los de­ta­lles téc­ni­cos de es­tos mo­to­res no tu­vie­ron un ca­rác­ter es­pe­cial­men­te re­ser­va­do. Tras la gue­rra fue­ron mu­chos los in­ge­nie­ros que con­ta­ron a los mi­li­ta­res alia­dos to­do lo que sa­bían so­bre la tec­no­lo­gía de los reac­to­res. A la luz de es­tos da­tos, to­mar­se tan­tas mo­les­tias pa­ra es­con­der in­for­ma­ción re­la­ti­va a la plan­ta de pro­duc­ción de mo­to­res no pa­re­ce te­ner mu­cho sen­ti­do. El his­to­ria­dor ber­li­nés apun­ta en una di­rec­ción di­fe­ren­te. Cree que lo que se es­con­dió en el bun­ker pro­ce­día del cas­ti­llo de Ha­ke­burg, a unos 15 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Se­gún va­rios tes­ti­gos, en abril de 1945 las SS lle­va­ron al bún­ker un car­ga­men­to sos­pe­cho­so

Wil­helm Oh­ne­sor­ge, mi­nis­tro de Co­rreos del Reich, eli­gió esa an­ti­gua man­sión se­ño­rial co­mo re­si­den­cia a par­tir de 1938 tras ca­sar­se y re­ci­bir de par­te de Hitler 250.000 mar­cos co­mo re­ga­lo de bodas. Pa­re­ce ser que Oh­ne­sor­ge hi­zo cons­truir en la mis­ma fin­ca unas com­ple­tas ins­ta­la­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y un cen­tro de prue­bas, en cu­yos la­bo­ra­to­rios ha­bía cien­tí­fi­cos tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de ma­te­rial mi­li­tar, co­mo apa­ra­tos de in­fra­rro­jos pa­ra vi­sión noc­tur­na y cohe­tes te­le­di­ri­gi­dos. Pe­ro sus ex­pe­ri­men­tos ar­ma­men­tís­ti­cos en­con­tra­ron po­co en­tu­sias­mo por par­te de Hitler. Con­for­me se pro­lon­ga­ba la gue­rra, Oh­ne­sor­ge se di­ri­gía con ma­yor fre­cuen­cia al Füh­rer pa­ra ha­blar­le de las ma­ra­vi­llo­sas crea­cio­nes que sa­lían de sus la­bo­ra­to­rios se­cre­tos. Hitler lo ig­no­ra­ba. En su círcu­lo más ín­ti­mo llegó a co­men­tar: «Has­ta ahí íba­mos a lle­gar, que aho­ra la gue­rra me la ten­ga que ga­nar el mi­nis­tro de Co­rreos…». Al fi­nal de la con­tien­da que­dó pa­ten­te lo in­no­va­dor que en reali­dad ha­bía si­do el tra­ba­jo rea­li­za­do en los la­bo­ra­to­rios ar­ma­men­tís­ti­cos de ese sim­ple mi­nis­tro de los car­te­ros. Por ejem­plo, ba­jo las ór­de­nes de Oh­ne­sor­ge se fa­bri­ca­ron mi­si­les an­ti­aé­reos que po­dían guiar­se a dis­tan­cia a tra­vés de mo­ni­to­res de te­le­vi­sión. Sus cien­tí­fi­cos tam­bién desa­rro­lla­ron di­mi­nu­tas cá­ma­ras que po­dían instalarse en los cohe­tes pa­ra con­ver­tir­los así en bom­bas do­ta­das de vi­sión. UN BUEN TRA­BA­JO Si nos ate­ne­mos al po­ten­cial des­truc­tor de es­tas ar­mas, Wil­helm Oh­ne­sor­ge ha­bría te­ni­do que sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos en los juicios de Nú­rem­berg, jun­to con com­pa­ñe­ros de par­ti­do co­mo Her­mann Gö­ring y Ru­dolf Hess. Sin em­bar­go, una vez fi­na­li­za­da la gue­rra, el an­ti­guo mi­nis­tro vi­vió sin que na­die le mo­les­ta­ra du­ran­te años y fa­lle­ció po­co an­tes de cum­plir los 90. Una bue­na par­te de los in­for­mes que po­drían arro­jar luz so­bre el la­bo­ra­to­rio de ar­mas de Wil­helm Oh­ne­sor­ge es­tán en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. ¿El mi­nis­tro se des­hi­zo del ma­te­rial en abril de 1945 an­tes de que el Ejér­ci­to Ro­jo pu­die­se po­ner sus ma­nos so­bre él? Oh­ne­sor­ge con­ta­ba con ex­ce­len­tes con­tac­tos en las SS; por lo tan­to, un po­si­ble trans­por­te de la do­cu­men­ta­ción po­dría ha­ber­se or­ga­ni­za­do sin pro­ble­mas. Los in­di­cios apun­tan a que el bún­ker de Gens­ha­gen bien po­dría ha­ber si­do el des­tino de esa úl­ti­ma mi­sión. El vi­ceal­cal­de de Lud­wigs­fel­de asegura ha­ber sa­bi­do por tes­ti­gos de la épo­ca que al me­nos un trans­por­te pro­ce­den­te de Ha­ke­burg ha­bría lle­ga­do al bún­ker de Daim­le­rbenz. El his­to­ria­dor Rai­ner Karlsch tam­bién cree plau­si­ble que, en los apu­ros pro­pios del fi­nal de la gue­rra, los cien­tí­fi­cos de Oh­ne­sor­ge op­ta­ran por es­con­der el ma­te­rial en las ins­ta­la­cio­nes sub­te­rrá­neas de Lud­wigs­fel­de, po­si­ble­men­te sin el co­no­ci­mien­to de su je­fe. Sea co­mo fue­re, has­ta su muer­te, en 1962, Oh­ne­sor­ge no di­jo ni pa­la­bra so­bre la do­cu­men­ta­ción es­con­di­da. El his­to­ria­dor Rai­ner Karlsch des­car­ta que las fuer­zas alia­das se hi­cie­ran con los do­cu­men­tos na­da más ter­mi­nar la gue­rra, en el ca­so de que hu­bie­sen es­ta­do escondidos en el bún­ker. No lo cree por­que en uno de los tú­ne­les des­cu­brió mu­chos la­dri­llos amon­to­na­dos. «Al fi­nal de la gue­rra, es­te ma­te­rial de cons­truc­ción era ex­tre­ma­da­men­te co­di­cia­do. Cual­quier ejér­ci­to se ha­bría apo­de­ra­do de él», asegura. En cual­quier ca­so, si al­guien ocul­tó do­cu­men­tos va­lio­sos en ese bún­ker, hi­zo un buen tra­ba­jo: 70 años des­pués de la gue­rra, na­die los ha en­con­tra­do.

Se cree que los na­zis fa­bri­ca­ron mi­si­les an­ti­aé­reos guia­dos a dis­tan­cia a tra­vés de mo­ni­to­res de te­le­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.