Mi hi­jo lle­va­ba ra­zón

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - VÁZ­QUEZ. ALBERTO PÉ­REZ RIN­CÓN DE LA VIC­TO­RIA (MÁ­LA­GA)

Mi hi­jo de 21 años re­cién cum­pli­dos y yo so­mos ca­ma­re­ros en di­fe­ren­tes ho­te­les, pe­ro él gana más que yo y, me te­mo, co­no­ce me­jor el ofi­cio; es un gran pro­fe­sio­nal. Nun­ca le gus­tó es­tu­diar, por lo me­nos en la edu­ca­ción ofi­cial; ter­mi­nó a re­ga­ña­dien­tes la ESO y en se­gun­do de Ba­chi­lle­ra­to lo de­jó to­do. Re­cuer­do con amar­gu­ra las ho­ras de char­la que le de­di­qué en su ado­les­cen­cia para mo­ti­var­lo, para que es­tu­dia­ra, los cas­ti­gos cuan­do sus­pen­día, mis pe­ro­ra­tas de que es­tu­diar era esen­cial para ser al­guien en la vi­da y te­ner un fu­tu­ro de es­ta­bi­li­dad y em­pleos de ca­li­dad. Es­ta­ba equi­vo­ca­do: hoy, gra­cias a que no me hi­zo ca­so, lle­va va­rios años en la hos­te­le­ría y ha apren­di­do to­dos los se­cre­tos del ofi­cio; es un bar­man muy co­ti­za­do y tie­ne co­mo ayu­dan­tes a un li­cen­cia­do en Ar­te y a otra chi­ca que es­tu­dió En­fer­me­ría. Él es su je­fe, gana más di­ne­ro y tie­ne lo que ellos no: un tra­ba­jo es­ta­ble. Co­mo pa­dre, me sien­to muy fe­liz por él; co­mo es­pa­ñol, se me cae la ca­ra de ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.