Es­pa­ña es cul­pa­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

no sé qué ocu­rri­rá en Ca­ta­lu­ña en oc­tu­bre. Es­ta­ré de via­je, con la do­sis de ver­güen­za aña­di­da de quien es­tá en el ex­tran­je­ro y com­prue­ba que lo mi­ran a uno con lás­ti­ma, co­mo súb­di­to de un país de fan­to­ches, su­rrea­lis­ta has­ta el dis­pa­ra­te. Por eso, el mal ra­to que ese día voy a pa­sar quie­ro agra­de­cér­se­lo a tres gru­pos de com­pa­trio­tas, ca­ta­la­nes y no ca­ta­la­nes: los opor­tu­nis­tas, los co­bar­des y los sin­ver­güen­zas. Hay un cuar­to gru­po que in­clu­ye des­de in­ge­nuos ma­ni­pu­la­bles a anal­fa­be­tos de bue­na vo­lun­tad, pe­ro voy a de­jar­los fue­ra por­que es­ta pá­gi­na tie­ne ca­pa­ci­dad de afo­ro li­mi­ta­da. Así que me cen­tra­ré en los otros. Los que ha­rán po­si­ble que a mi edad, y con la mi­li que lle­vo, un edi­tor nor­te­ame­ri­cano, un ami­go es­cri­tor fran­cés, un pe­rio­dis­ta cul­tu­ral ale­mán, me acom­pa­ñen en el sen­ti­mien­to. Cuan­do mi­ro atrás so­bre có­mo he­mos lle­ga­do a es­to, a que una de­mo­cra­cia de cua­ren­ta años en uno de los paí­ses con más lar­ga his­to­ria en Eu­ro­pa se vea en la que nos ve­mos, me lle­van los dia­blos con la po­dre­dum­bre mo­ral de una cla­se po­lí­ti­ca ca­paz de pre­va­ri­car de to­do, de de­mo­ler­lo to­do con tal de man­te­ner­se en el po­der aun­que sea con res­pi­ra­ción asis­ti­da. De esa pan­da de char­la­ta­nes, fa­ná­ti­cos, ca­te­tos y a ve­ces la­dro­nes –con cor­ba­ta o sin ella–, due­ña de una Es­pa­ña es­tu­pe­fac­ta, clien­te­lar o cóm­pli­ce. De una fe­ria de pí­ca­ros y cor­ta­bol­sas que las nue­vas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas no re­ge­ne­ran, sino alien­tan. El dis­pa­ra­te ca­ta­lán tie­ne co­mo au­tor prin­ci­pal a esa cla­se di­ri­gen­te ca­ta­la­na de to­da la vi­da, al­ta bur­gue­sía cu­ya arro­gan­te an­sia de lu­cro e im­pu­ni­dad abrie­ron, de tan­to for­zar­la, la ca­ja de los true­nos. Pe­ro no es­tán so­los. Por la ta­pa se co­ló el in­te­rés de los em­pre­sa­rios ca­lla­di­tos y cóm­pli­ces, así co­mo esa de­ma­go­gia es­tó­li­da, fa­ci­lo­na, opor­tu­nis­ta, en­car­na­da por los Ru­fian­ci­tos de turno, alia­da pa­ra la oca­sión con el fa­na­tis­mo más anal­fa­be­to, in­tran­si­gen­te, agre­si­vo e in­con­tro­la­ble. Y en esa pin­za si­nies­tra, en ese am­bien­te de chan­ta­je so­cial fa­ci­li­ta­do por la de­ja­ción que el Es­ta­do es­pa­ñol ha he­cho de sus obli­ga­cio­nes –cual­quier ac­to de le­gí­ti­ma au­to­ri­dad de­mo­crá­ti­ca se con­si­de­ra ya un ac­to fas­cis­ta–, cre­ce y se educa des­de ha­ce años la so­cie­dad jo­ven de Ca­ta­lu­ña, con efec­tos dra­má­ti­cos en la ac­tua­li­dad y de­vas­ta­do­res, irre­ver­si­bles, a cor­to y me­dio pla­zo. En esa fá­bri­ca de des­pre­cio, cuan­do no de odio visceral, a to­do cuan­to se re­la­cio­na con la pa­la­bra Es­pa­ña. Pe­ro ojo. Si esas res­pon­sa­bi­li­da­des co­rres­pon­den a la so­cie­dad ca­ta­la­na, el resto de Es­pa­ña es tan cul­pa­ble co­mo ella. Lo fue­ron quie­nes, aun cons­cien­tes de dón­de es­ta­ban los más pe­li­gro­sos cán­ce­res his­tó­ri­cos es­pa­ño­les, tro­cea­ron en die­ci­sie­te por­cio­nes com­pe­ten­cias fun­da­men­ta­les co­mo educación y fuer­zas de se­gu­ri­dad. Lo es esa iz­quier­da que per­mi­tió que la ban­de­ra y la pa­la­bra Es­pa­ña pa­re­cie­sen pro­pie­dad ex­clu­si­va de la de­re­cha, y lo es la de­re­cha que no va­ci­ló en arro­par con ta­les sím­bo­los sus tur­bios ne­go­cios. Lo son los pre­si­den­tes des­de Gon­zá­lez a Ra­joy, sin ex­cep­ción, que du­ran­te tres dé­ca­das per­mi­tie­ron que el na­cio­na­lis­mo des­pre­cia­ra, pri­me­ro, e in­sul­ta­ra, lue­go, los sím­bo­los del Es­ta­do, con­vir­tien­do en apes­ta­dos a quie­nes con to­da le­gi­ti­mi­dad los de­fen­dían por creer en ellos. Son cul­pa­bles los mi­nis­tros de Educación y los po­lí­ti­cos que per­mi­tie­ron la con­tu­maz fal­se­dad en los li­bros de tex­to que forman ge­ne­ra­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro. Es res­pon­sa­ble la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, que pa­ra no me­ter­se en pro­ble­mas ne­gó siem­pre su am­pa­ro a los pro­fe­so­res, em­pre­sa­rios y pa­dres de fa­mi­lia que acu­dían a ella de­nun­cian­do chan­ta­jes lin­güís­ti­cos. Es res­pon­sa­ble un país que per­mi­te a una hor­da mi­se­ra­ble sil­bar su himno na­cio­nal y a su rey. Son res­pon­sa­bles los pe­rio­dis­tas y ter­tu­lia­nos que aho­ra des­pier­tan in­dig­na­dos tras guar­dar pru­den­te cau­te­la du­ran­te dé­ca­das, mien­tras a sus com­pa­ñe­ros que pro­nos­ti­ca­ban lo que iba a ocu­rrir –no era pre­ci­so ser fu­tu­ró­lo­go– los lla­ma­ban exa­ge­ra­dos y alar­mis­tas. Por­que no les que­pa du­da: cul­pa­bles so­mos us­te­des y yo, que aho­ra exi­gi­mos sentido co­mún a una so­cie­dad ci­vil ca­ta­la­na a la que de­ja­mos in­de­fen­sa en ma­nos de ma­ni­pu­la­do­res, sin­ver­güen­zas

La iz­quier­da per­mi­tió que la pa­la­bra Es­pa­ña pa­re­cie­se pro­pie­dad ex­clu­si­va de la de­re­cha, y la de­re­cha arro­pó en ella sus tur­bios ne­go­cios

y de­lin­cuen­tes. Una so­cie­dad que, en bue­na par­te, no ha te­ni­do otra que aga­char la ca­be­za y per­mi­tir que sus hi­jos se mi­me­ti­cen con el pai­sa­je pa­ra so­bre­vi­vir. Unos es­pa­ño­les des­va­li­dos a quie­nes aho­ra exi­gi­mos, des­de le­jos, la he­roi­ci­dad de que se man­ten­gan fir­mes, cuan­do he­mos per­mi­ti­do que los aplas­ten y si­len­cien. Por eso, pa­se lo que pa­se en oc­tu­bre, el da­ño es irre­pa­ra­ble y el mal es co­lec­ti­vo, pues to­dos so­mos cul­pa­bles. Por es­tú­pi­dos. Por in­di­fe­ren­tes y por co­bar­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.