Acen­tos Q

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

una de las ra­zo­nes pri­me­ras de mi de­vo­ción por la len­gua es­pa­ño­la es su de­li­cio­sa e in­abar­ca­ble va­rie­dad fo­né­ti­ca. Me pro­du­ce un pla­cer su­ti­lí­si­mo des­ci­frar la pro­ce­den­cia de las per­so­nas por su acen­to; y cuan­do via­jo al otro la­do del char­co pa­la­deo con de­lec­ta­ción aque­llos acen­tos a ve­ces dul­ces y tí­mi­dos, a ve­ces ás­pe­ros y ague­rri­dos, que flo­re­cie­ron cuan­do nues­tra len­gua se in­jer­tó en el en­jam­bre de len­guas que allí se ha­bla­ban. En es­ta ben­di­ta va­rie­dad de acen­tos en la que nin­guno tie­ne su­pre­ma­cía so­bre otro se prue­ba el ca­rác­ter es­pa­ñol tra­di­cio­nal. Pues, co­mo de­cía Maez­tu en su De­fen­sa de la His­pa­ni­dad, el ras­go cons­ti­tu­ti­vo de los pue­blos his­pa­nos es la «fe pro­fun­da en la igual­dad esen­cial de los hom­bres, sin ne­gar nun­ca el va­lor de su di­fe­ren­cia». Los pue­blos his­pá­ni­cos so­mos rea­cios a ad­mi­tir la su­pe­rio­ri­dad de unas cla­ses so­cia­les so­bre otras; en par­te, por­que ama­mos el aba­ni­co de acen­tos en los que se des­plie­ga nues­tra len­gua, tan her­mo­so y co­lo­ris­ta co­mo la co­la de un pa­vo real. Exac­ta­men­te lo con­tra­rio ocu­rre en el mun­do an­glo­sa­jón, don­de el acen­to es­ta­ble­ce un or­den so­cial je­rár­qui­co in­fi­ni­ta­men­te más se­ve­ro que cual­quier sis­te­ma de cas­tas. Pe­mán, cuan­do tra­ta­ba de ex­pli­car­se que una na­ción tan au­to­ri­ta­ria y je­rar­qui­za­da co­mo In­gla­te­rra hu­bie­se lo­gra­do man­te­ner la paz de­mo­crá­ti­ca du­ran­te si­glos, lle­ga­ba a la con­clu­sión de que la razón era fo­né­ti­ca. Las cla­ses so­cia­les siem­pre tien­den a sa­lir­se de sus ca­si­llas y a or­ga­ni­zar re­vo­lu­cio­nes; los acen­tos, en cam­bio, son me­nos mo­ve­di­zos y le­van­tis­cos. Y cuan­do los in­gle­ses de cla­se ba­ja se quie­ren re­be­lar, lo pri­me­ro que tie­nen que ha­cer es po­ner­se a gri­tar su re­bel­día: en­ton­ces es­cu­chan su acen­to y se aver­güen­zan de él, al com­pa­rar­lo con el acen­to de Ox­ford, y se re­in­te­gran ca­biz­ba­jos y mohí­nos a su ca­si­lla so­cial. Así se ex­pli­ca­ría que en In­gla­te­rra no ha­ya ha­bi­do re­vo­lu­cio­nes dig­nas de men­ción des­de tiem­pos de Crom­well; y que las pro­tes­tas ca­lle­je­ras, pe­se a los des­tro­zos van­dá­li­cos, se di­si­pen siem­pre co­mo la ga­seo­sa. Es­ta di­ver­ti­da bou­ta­de de Pe­mán es­con­de un meo­llo de ver­dad mu­cho más se­ria de lo que a sim­ple vis­ta pa­re­ce. El acen­to, en el mun­do an­glo­sa­jón, es un eje ver­ti­cal que con­so­li­da un or­den so­cial: un acen­to oxo­nien­se o bos­to­niano es­ta­ble­ce una in­fran­quea­ble je­rar­quía fren­te a un acen­to ga­lés o te­jano; en cam­bio, en el mun­do his­pá­ni­co, los acen­tos cons­ti­tu­yen un eje ho­ri­zon­tal en el que va­len lo mis­mo un acen­to de An­da­lu­cía y otro de Ara­gón, uno del va­lle del Cauca y otro de la cos­ta pa­cí­fi­ca, y la con­ver­sa­ción flu­ye de in­me­dia­to en un plano de igual­dad. A to­do es­pa­ñol tra­di­cio­nal (no me re­fie­ro a la po­bre gen­te em­pa­cha­da de ideo­lo­gías mo­der­nas) le gus­ta es­cu­char to­dos los acen­tos y to­dos le pa­re­cen igual­men­te her­mo­sos, co­mo los can­tos de los pá­ja­ros, por­que to­dos in­vi­tan al re­quie­bro, a la con­ver­sa­ción, a la vehe­men­te po­lé­mi­ca. Y así (po­dría­mos de­cir, por imi­tar la pers­pi­caz bou­ta­de de Pe­mán), a los pue­blos his­pá­ni­cos nos re­sul­ta mu­cho más com­pli­ca­do que a los an­glo­sa­jo­nes ser for­mal­men­te de­mo­crá­ti­cos, por­que so­cial­men­te lo so­mos de for­ma ra­di­cal, por­que vi­vi­mos en un im­pal­pa­ble ré­gi­men de amis­tad que no de­ja ape­nas si­tio pa­ra un ré­gi­men de de­mo­cra­cia le­gal, que es el tra­je de ga­la que se po­nen los pue­blos au­to­ri­ta­rios y je­rar­qui­za­dos. Por eso, en el mun­do his­pá­ni­co el tra­to pue­de más que el con­tra­to; por eso las obli­ga­cio­nes de amis­tad pe­san mu­cho más que las obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas. Al me­nos has­ta que nos me­tie­ron el vi­rus eu­ro­peís­ta (o eman­ci­pa­dor) y nos des­tro­za­ron. Pe­ro en nues­tra ‘ho­ri­zon­ta­li­dad fo­né­ti­ca’ si­gue re­sis­tien­do nu­man­ti­na­men­te el au­tén­ti­co ca­rác­ter his­pá­ni­co, que no en­tien­de las frías abs­trac­cio­nes del de­re­cho po­lí­ti­co, sino que ve en ca­da per­so­na una cá­li­da e irre­pe­ti­ble reali­dad de amor y de do­lor. Hay que pre­ser­var amo­ro­sa­men­te, pues, los in­fi­ni­tos acen­tos del es­pa­ñol; pe­ro no de­be­mos con­fun­dir acen­to con dic­ción ga­rra­fal, ni con sin­ta­xis ca­tas­tró­fi­ca. Se pue­de te­ner acen­to an­da­luz y una dic­ción lim­pia; se pue­de te­ner acen­to ara­go­nés y una sin­ta­xis es­me­ra­dí­si­ma. En nues­tra épo­ca, sin em­bar­go, la reivin­di­ca­ción de gro­tes­cos par­ti­cu­la­ris­mos, re­gio­na­lis­mos y na­cio­na­lis­mos im­po­ne ha­blar un es­pa­ñol

La reivin­di­ca­ción de gro­tes­cos par­ti­cu­la­ris­mos, re­gio­na­lis­mos y na­cio­na­lis­mos im­po­ne ha­blar un es­pa­ñol de­gra­da­do, de dic­ción inin­te­li­gi­ble

de­gra­da­do, de dic­ción inin­te­li­gi­ble y sin­ta­xis bes­tial. Más o me­nos el es­pa­ñol con acen­to an­da­luz o ara­go­nés que ha­bla­ría un in­glés de Ox­ford pues­to a imi­tar­nos con des­pre­cio cla­sis­ta. Una co­sa es lu­cir con go­zo una pluma en la her­mo­sa co­la de pa­vo real de nues­tra len­gua y otra pa­vo­near­se fa­tua­men­te has­ta re­sul­tar ri­dícu­los. La afec­ta­ción de acen­to pue­de lle­gar a ser una ac­ti­tud tan pa­té­ti­ca co­mo la ver­güen­za acom­ple­ja­da de aque­llos in­gle­ses de cla­se ba­ja a los que se re­fe­ría hu­mo­rís­ti­ca­men­te Pe­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.