La ma­ra­tón más en­dia­bla­da del mun­do

Na­da es con­ven­cio­nal en es­ta ul­tra­ma­ra­tón. Ca­da año, unos 40 co­rre­do­res in­ten­tan re­co­rrer 161 ki­ló­me­tros en 60 ho­ras en un en­dia­bla­do es­ce­na­rio en Ten­nes­see. So­lo 15 per­so­nas lo han con­se­gui­do en más de 30 años. Así es la Bar­kley Ma­rat­hons.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DANIEL MÉN­DEZ / FOTOGRAFÍA: GEOFFREY BA­KER Y ALE­XIS BERG

ES MI DES­AFOR­TU­NA­DO DE­BER IN­FOR­MAR­LE DE QUE SU NOM­BRE HA SI­DO SE­LEC­CIO­NA­DO PA­RA LA BAR­KLEY MA­RAT­HONS, QUE TEN­DRÁ LU­GAR EN EL PAR­QUE DE FRO­ZEN HEAD, EN EL ES­TA­DO DE TEN­NES­SEE, ES­TA­DOS UNI­DOS».

Con es­ta pe­cu­liar car­ta

se in­for­ma al so­li­ci­tan­te de que ha si­do ad­mi­ti­do a una de las prue­bas de­por­ti­vas más du­ras –y pe­cu­lia­res– del mun­do. Hay iro­nía, sí, pe­ro tam­bién un avi­so a na­ve­gan­tes: «Le an­ti­ci­po que es­ta em­pre­sa no le lle­va­rá más que a un pe­río­do de su­fri­mien­to in­de­ci­ble, al fi­nal del cual pro­ba­ble­men­te no en­cuen­tre más que fra­ca­so y hu­mi­lla­ción», con­ti­núa la mi­si­va. Y no mien­te. Los par­ti­ci­pan­tes tie­nen 60 ho­ras pa­ra re­co­rrer 100 mi­llas (unos 161 ki­ló­me­tros) en mi­tad de un tu­pi­do bos­que y con un des­ni­vel acu­mu­la­do de 18.300 me­tros (el Ki­li­man­ja­ro, por ejem­plo, al­can­za los 5895 me­tros). Los po­cos que lo con­si­guen ape­nas pue­den dor­mir diez mi­nu­tos en los dos días y me­dio que du­ra la prue­ba. Cuen­tan con un ma­pa y al­gu­nos pun­tos don­de de­ben pa­sar sí o sí. Lo de­mues­tran arran­can­do una pá­gi­na con­cre­ta de un li­bro es­con­di­do en el bos­que. Al fi­nal de la prue­ba, de­ben en­tre­gar cin­co pá­gi­nas. No hay ape­nas asis­ten­cia y la in­ges­ta de lí­qui­dos o ali­men­to es ca­si inexis­ten­te. ¿Una lo­cu­ra? Sin du­da. To­do en es­ta

No hay web ni con­tac­to. "Si de ver­dad quie­res par­ti­ci­par, ya te en­car­ga­rás tú de ave­ri­guar el mo­do de que te ad­mi­tan"

ca­rre­ra es ex­cep­cio­nal, irre­ve­ren­te in­clu­so.

DE­PEN­DE DE TI.

El pro­ce­so de se­lec­ción es un secreto. No hay pá­gi­na web ofi­cial del even­to y las nor­mas no se ex­pli­ci­tan, por­que, di­cen, si real­men­te quie­res par­ti­ci­par ya te en­car­ga­rás tú de ave­ri­guar el mo­do de que te ad­mi­tan. La ins­crip­ción exi­ge el pa­go de una cuo­ta de 1,60 dó­la­res y la en­tre­ga de una ma­trí­cu­la de co­che de la lo­ca­li­dad na­tal del com­pe­ti­dor: cuel­gan de­ce­nas de ellas en el bos­que. Los que re­pi­ten en el in­ten­to pue­den aho­rrar­se la ma­trí­cu­la: basta con que en­tre­guen un par de cal­ce­ti­nes. Los que ya han su­pe­ra­do el re­to pe­ro de­ci­den re­pe­tir de­ben lle­var un pa­que­te de Ca­mel pa­ra el or­ga­ni­za­dor.

El hom­bre que ma­ne­ja el co­ta­rro se lla­ma Gary Can­trell. Él de­ci­de quién pue­de par­ti­ci­par y quién no, en par­te le­yen­do la car­ta de pre­sen­ta­ción que ca­da so­li­ci­tan­te de­be ha­cer­le lle­gar: «Por qué de­be­rían per­mi­tir­me co­rrer en Bar­kley» se ti­tu­la. Y tam­bién de­fi­ne el mo­men­to exac­to en que co­men­za­rá la com­pe­ti­ción, al­go que los par­ti­ci­pan­tes no sa­ben: una ma­ne­ra de in­cre­men­tar la pre­sión, ase­gu­ra Can­trell. Lo anun­cia ha­cien­do so­nar una ca­ra­co­la ma­ri­na y, una ho­ra más tar­de, da el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en­cen­dién­do­se un ci­ga­rri­llo. Pue­de ocu­rrir por la ma­ña­na tem­prano o a la una de la ma­dru­ga­da. Es el mo­men­to en que los co­rre­do­res se lan­zan mon­te arri­ba. La gran ma­yo­ría aban­do­na an­tes de ter­mi­nar: la edi­ción de es­te año, ce­le­bra­da a fi­na­les de mar­zo, se sal­dó sin vic­to­ria. Nin­guno de los 40 par­ti­ci­pan­tes lo­gró su­pe­rar la prue­ba. En­tre ellos ha­bía por vez pri­me­ra un es­pa­ñol, el ca­ta­lán Jo­sep Bar­be­ri­llo. Lo­gró fi­na­li­zar una vuel­ta al cir­cui­to. To­do un lo­gro. Pe­ro to­das las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en el ca­na­dien­se Gary Rob­bins. Co­rre­dor de ul­tra­ma­ra­to­nes –co­mo el pro­pio Bar­be­ri­llo y la gran ma­yo­ría de los so­li­ci­tan­tes– Rob­bins lo in­ten­ta­ba por ter­ce­ra vez. El año pa­sa­do con­si­guió lle­gar a la meta… Pe­ro con seis se­gun­dos de re­tra­so. Re­ci­bió la noticia ti­ra­do en el

El ase­sino de Lut­her King es­ca­pó de la cár­cel a tra­vés del par­que; so­lo avan­zó 13 ki­ló­me­tros. Su hui­da ins­pi­ró la ma­ra­tón

sue­lo, in­ca­paz de moverse, mien­tras su mu­jer, llo­ran­do, lo con­so­la­ba. Mi­nu­tos más tar­de abra­za­ba a Gary Can­trell: «Gra­cias por una es­tu­pen­da ca­rre­ra», de­cía con ma­ne­ras de buen per­de­dor. Ha­bía su­fri­do alu­ci­na­cio­nes du­ran­te las úl­ti­mas ho­ras, se ha­bía ju­ga­do la vi­da atra­ve­san­do un río que es­ta­ba fue­ra de la ru­ta e in­clu­so ha­bía lle­ga­do a ol­vi­dar quién era la per­so­na que co­rría de­lan­te de él du­ran­te las pri­me­ras cua­tro vuel­tas. Era otro co­rre­dor, John Kelly, que sí con­si­guió ter­mi­nar en 55 ho­ras y 30 mi­nu­tos. Se co­no­cían de so­bra, pe­ro el es­fuer­zo in­hu­mano que se ven obli­ga­dos a

rea­li­zar los co­rre­do­res les ha­ce per­der la ca­be­za, li­te­ral­men­te.

UNA LO­CU­RA.

Pa­ra mu­chos es una lo­cu­ra sin más. Pa­ra otros, el re­to más ex­ci­tan­te. Pe­ro ¿de dón­de vie­nen es­tas es­tric­tas nor­mas? Fue Gary Can­trell –hoy, un for­ni­do se­ñor de 64 años– quien tu­vo la idea en 1985. Co­no­ció en­ton­ces la frus­tran­te pe­ri­pe­cia vi­vi­da en 1977 por Ja­mes Earl Ray, el hom­bre que ha­bía ase­si­na­do a Mar­tin Lut­her King Jr., tras es­ca­par­se de la cár­cel de Brushy Moun­tain (que hoy forma par­te del re­co­rri­do de la Bar­kley). Du­ran­te las 54 ho­ras que du­ró su eva­sión, Ray ape­nas lo­gró re­co­rrer 13 ki­ló­me­tros. «Yo po­dría re­co­rrer 160 ki­ló­me­tros en ese tiem­po», fan­fa­rro­neó un co­rre­dor lo­cal. Era Can­trell, el hom­bre que pu­so en mar­cha el even­to un año más tar­de, y des­de en­ton­ces lo di­ri­ge con una au­to­ri­dad al­go ar­bi­tra­ria pe­ro acep­ta­da de buen gra­do por los par­ti­ci­pan­tes: en­tre 35 y 40 per­so­nas lo in­ten­tan en ca­da edi­ción… So­lo 15 lo han con­se­gui­do has­ta hoy.

SIN ESCAPATORIA El par­que Fro­zen Head Sta­te tie­ne un te­rreno tan abrup­to y sus co­li­nas son tan em­pi­na­das y es­ca­bro­sas que por eso se ins­ta­ló allí una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad. Na­die po­dría es­ca­par nun­ca. UN LI­BRO CO­MO PRUE­BA John Kelly –ga­na­dor del...

EVI­DEN­CIAS DEL CAL­VA­RIO Los co­rre­do­res aca­ban lle­nos de he­ri­das cau­sa­das por los es­pi­nos. La ma­ra­tón re­ci­be el nom­bre de un ami­go de su crea­dor, he­ri­do en Viet­nam.

ÉL SÍ LO LO­GRÓ En 1985, Gary Can­trell y un ami­go de­ci­die­ron emu­lar la fa­lli­da hui­da del ase­sino de Lut­her King, qué so­lo avan­zó 13 km. Can­trell sí lo­gró atra­ve­sar el par­que. Y de­ci­dió crear allí una ul­tra­ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.