Are­nas mo­ve­di­zas

Crí­me­nes en Londres y Nue­va York

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

leo una crónica de Iván Alonso en ABC en la que por­me­no­ri­za al­gu­nos da­tos del do­ble pro­ble­ma que ha bro­ta­do en Londres a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos me­ses, tal vez años: los crí­me­nes y el co­no­ci­mien­to de los mis­mos. Pa­ra una ciu­dad es la­men­ta­ble que mue­ra mu­cha gen­te ase­si­na­da y, en me­nor me­di­da pe­ro no des­pre­cia­ble, que se se­pa. De re­pen­te lle­ga a los ti­tu­la­res la no­ti­cia de que la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca su­pera en nú­me­ro de ase­si­na­tos a Nue­va York, cier­to que por po­co mar­gen, pe­ro de for­ma vi­si­ble y con­ta­ble: en 2017 per­die­ron la vi­da por ac­ti­vi­dad cri­mi­nal 116 per­so­nas (pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, en Ma­drid fue­ron apro­xi­ma­da­men­te 15), ex­pe­ri­men­tan­do un au­men­to pro­por­cio­nal en lo que va del pre­sen­te 2018, la ma­yo­ría de ellos apu­ña­la­dos. En Nue­va York, con libre cir­cu­la­ción de ar­mas de fue­go, la muer­te so­bre­vie­ne por dis­pa­ros. Es­ta epi­de­mia de vio­len­cia, ni que de­cir tie­ne, cau­sa pá­ni­co en la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en la que mo­ra en los ba­rrios más pe­li­gro­sos, los del Es­te. Pe­ro tam­bién cau­sa pá­ni­co en quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de mer­can­ti­li­zar el atrac­ti­vo de la ca­pi­tal del Tá­me­sis, los cua­les sa­ben lo te­rro­rí­fi­co de un ti­tu­lar co­mo el que ha pu­bli­ca­do me­dio mun­do y se­gún el cual via­jar a esa ca­pi­tal pue­de ser arries­ga­do. Nun­ca se sa­be si eso pue­de afec­tar al ne­go­cio tu­rís­ti­co, una de las pa­tas del in­gre­so me­tro­po­li­tano: el de la City pro­pia­men­te di­cho es­tá afectado por el bre­xit y el de los eu­ro­peos atraí­dos pa­ra re­si­dir en ella tam­bién. Hay un Nue­va York an­tes y des­pués del al­cal­de Giu­lia­ni y su cé­le­bre «to­le­ran­cia ce­ro». Man­hat­tan era una gran man­za­na po­dri­da y pe­li­gro­sa en la que dar un pa­seo de no­che era arries­gar­se de­ma­sia­do a su­frir se­rios con­tra­tiem­pos, asal­tos, vio­la­cio­nes o ase­si­na­tos, unos seis dia­rios, so­lo en la is­la. No ha­ble­mos de ba­rrios co­mo Har­lem o Bronx. La epi­de­mia del crack, el van­da­lis­mo y la co­rrup­ción po­li­cial aso­la­ban una ciu­dad que hoy pre­su­me de ser una de las más se­gu­ras del país. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de la era Clin­ton in­flu­yó, pe­ro más lo hi­zo lo que el so­ció­lo­go Ho­ward Wil­son lla­ma­ba ‘teo­ría de las ven­ta­nas ro­tas’: si en un edi­fi­cio aban­do­na­do se veía una ven­ta­na ro­ta y no se re­pa­ra­ba in­me­dia­ta­men­te, los ve­ci­nos aca­ba­rían ape­drean­do las de­más y, even­tual­men­te, des­trui­rían to­da la pro­pie­dad. Es de­cir, es con­ve­nien­te arre­glar los pro­ble­mas cuan­do aún son pe­que­ños. El re­pu­bli­cano Giu­lia­ni ase­gu­ra­ba que ha­bía le­yes que no se apli­ca­ban en 25 años, y así no ha­bía ma­ne­ra de con­vi­vir. Ba­rrios de la is­la de Man­hat­tan en los que era im­po­si­ble vi­vir con tran­qui­li­dad son hoy lu­ga­res se­gu­ros y co­ti­za­dos. Dar un pa­seo por la 125 y Len­nox en Har­lem es has­ta con­for­ta­ble. Así es­tán los pre­cios de la vi­vien­da en Nue­va York, cla­ro. No es el úni­co ejem­plo. En ciu­da­des co­mo Caracas, Río de Ja­nei­ro, San Sal­va­dor, Tegucigalpa, Guatemala City o Mé­xi­co DF, por ci­tar al­gu­nas ame­ri­ca­nas, deam­bu­lar por sus ca­lles es una lotería con ca­si to­dos los nú­me­ros pa­ra que te lle­ves un dis­gus­to, co­mo lo era ha­ce años pa­sear por Bo­go­tá. Sin em­bar­go, la ca­pi­tal co­lom­bia­na cam­bió gra­dual­men­te gra­cias a va­rios fac­to­res, a pe­sar de que úl­ti­ma­men­te pro­li­fe­ren los hur­tos: la se­gu­ri­dad es más un pro­ble­ma de per­cep­ción que de reali­dad, es­pe­cial­men­te com­pa­ra­da con los años en los que los cár­te­les (esen­cial­men­te Es­co­bar) po­dían vo­lar edi­fi­cios en­te­ros. Co­lom­bia, des­pués de la pre­si­den­cia de Pas­tra­na y la pos­te­rior de Uri­be, trans­for­mó bue­na par­te de sus es­truc­tu­ras de De­fen­sa y Se­gu­ri­dad y de­vol­vió mu­cha tran­qui­li­dad a los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal. Uno no se ol­vi­da de aquel año en el que hu­be de ir a Ca­li por asun­tos va­rios y es­cu­chan­do el in­for­ma­ti­vo lo­cal de las seis de la ma­ña­na, en el des­fi­le de ti­tu­la­res, en el pues­to 12 o 13 enun­cia­ron uno que de­cía: «Ayer 12 muer­tos por vio­len­cia en la ciu­dad de Ca­li». Je­rar­qui­zar la in­for­ma­ción es dar­le ca­rác­ter, im­por­tan­cia y no­ve­dad a lo que se

En 2017, en Londres, per­die­ron la vi­da por ac­ti­vi­dad cri­mi­nal 116 per­so­nas (pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, en Ma­drid fue­ron unas 15)

Qcuen­ta, de lo que de­du­je que era una no­ti­cia bas­tan­te co­mún. Ima­gí­nen­se que ma­ña­na di­je­ra en la ra­dio que en Va­len­cia hu­bo la no­che anterior 12 ase­si­na­tos y lo di­je­ra en dé­ci­ma po­si­ción. Más o me­nos lo mis­mo. Tam­bién en Ca­li las co­sas han cam­bia­do a me­jor, lo que de­mues­tra que, cuan­do las au­to­ri­da­des se qui­tan com­ple­jos de en­ci­ma y quie­ren tra­ba­jar, se pue­den lo­grar avan­ces. Ve­re­mos có­mo lo ha­cen los que man­dan en Londres, que, co­mo sa­be­mos, bien me­re­ce una vi­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.