En pri­mer plano. Cien­tos de ni­ños re­fu­gia­dos en Sue­cia han en­tra­do mis­te­rio­sa­men­te en co­ma. Aun­que aca­ban re­cu­pe­rán­do­se, los mé­di­cos no lo­gran iden­ti­fi­car las cau­sas de es­te ex­tra­ño mal: el sín­dro­me de re­sig­na­ción.

Cien­tos de ni­ños re­fu­gia­dos que vi­ven en Sue­cia en­tran mis­te­rio­sa­men­te en co­ma. Con el tiem­po se re­cu­pe­ran, pe­ro los mé­di­cos no con­si­guen ave­ri­guar las cau­sas de su ex­tra­ño mal. El prin­ci­pal sos­pe­cho­so: el mie­do a re­gre­sar a sus paí­ses en gue­rra.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / FO­TO­GRA­FÍA: MAG­NUS WENN­MAN

Je­ne­ta lle­va dos años y me­dio sin mo­ver­se y con los ojos ce­rra­dos, ali­men­tán­do­se gra­cias a una son­da na­so­gás­tri­ca. Ella y su fa­mi­lia vi­ven en Sue­cia y han so­li­ci­ta­do asi­lo po­lí­ti­co co­mo re­fu­gia­dos ko­so­va­res. Du­ran­te el pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co, la ni­ña –de 12 años– ca­yó en­fer­ma, en una es­pe­cie de co­ma que la man­tie­ne ais­la­da del mun­do. Cuan­do el per­mi­so de re­si­den­cia de la fa­mi­lia fue de­ne­ga­do y su her­ma­na ma­yor, Iba­de­ta, es­cu­chó la no­ti­cia, em­pe­zó a tem­blar y a llo­rar. Du­ran­te me­ses ha­bía acom­pa­ña­do a sus pa­dres a las con­sul­tas mé­di­cas de su her­ma­na y ha­bía tra­du­ci­do del ro­ma­ní al sue­co los diag­nós­ti­cos y las re­co­men­da­cio­nes de los fa­cul­ta­ti­vos. Tam­bién ha­bía es­cu­cha­do a los mé­di­cos de­cir que la re­si­den­cia era la úni­ca cu­ra co­no­ci­da pa­ra ese ti­po de ca­sos. Al día si­guien­te, Iba­de­ta de­jó de an­dar. Po­co después ya­cía en la ca­ma con­ti­gua a la de su her­ma­na y se ali­men­ta­ba con otra son­da. Sus ojos tam­bién es­ta­ban ce­rra­dos. El año pa­sa­do, la pe­rio­dis­ta ame­ri­ca­na Ra­chel Aviv con­tó la his­to­ria de es­tas dos her­ma­nas de et­nia gi­ta­na pro­ce­den­tes de Ko­so­vo en un re­por­ta­je pa­ra The New Yor­ker. La re­vis­ta lo ilus­tró con una ima­gen del sue­co Mag­nus Wenn­man. Aque­lla fo­to­gra­fía aca­ba de ga­nar el pres­ti­gio­so World Press Pho­to en la ca­te­go­ría de Gen­te. Es­te pre­mio y aquel re­por­ta­je han pues­to el fo­co so­bre una mis­te­rio­sa en­fer­me­dad cir­cuns­cri­ta a te­rri­to­rio sue­co y que só­lo afec­ta a los ni­ños cu­yas fa­mi­lias bus­can asi­lo po­lí­ti­co en el país. Lo lla­man el 'sín­dro­me de re­sig­na­ción' y el pri­mer ca­so se do­cu­men­tó en 1998. Des­de en­ton­ces –no hay ci­fras ofi­cia­les–, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res afir­man que ha ha­bi­do mi­les de ca­sos. En­tre 2003 y 2005 se re­gis­tra­ron 400 y, aun­que en los úl­ti­mos años su in­ci­den­cia se ha re­du­ci­do, en 2015 y 2016 se re­gis­tra­ron 169 diag­nós­ti­cos más.

UN MAL SE­LEC­TI­VO. Las víc­ti­mas sue­len te­ner en­tre 7 y 19 años y per­te­ne­cen a fa­mi­lias so­li­ci­tan­tes de asi­lo que pro­vie­nen, prin­ci­pal­men­te, de paí­ses de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca o de los Bal­ca­nes, aun­que tam­bién hay ni­ños gi­ta­nos y ya­zi­díes afec­ta­dos. Ape­nas se han re­gis­tra­do ca­sos de asiá­ti­cos y nin­gún afri­cano. La ma­yo­ría, ade­más, lle­van años vi­vien­do en Sue­cia, es­tán in­te­gra­dos en la cul­tu­ra nór­di­ca y ha­blan el idio­ma lo­cal con flui­dez. Los sín­to­mas son pro­gre­si­vos. Los ni­ños em­pie­zan a mos­trar­se pa­si­vos y a de­sin­te­re­sar­se por los jue­gos. Lue­go

Los ni­ños em­pie­zan a mos­trar­se pa­si­vos; lue­go de­jan de ha­blar, de an­dar, de co­mer... y aca­ban ce­rran­do los ojos, co­mo su­mi­dos en un co­ma, aun­que no pa­dez­can pro­ble­mas fí­si­cos ni neu­ro­ló­gi­cos

de­jan de ha­blar, de an­dar, de co­mer y aca­ban ali­men­ta­dos con una son­da. Fi­nal­men­te cie­rran los ojos, co­mo su­mi­dos en un co­ma, aun­que no pa­dez­can pro­ble­mas fí­si­cos ni neu­ro­ló­gi­cos. «Son co­mo Blan­ca­nie­ves. Sim­ple­men­te se ale­jan del mun­do. Es un me­ca­nis­mo de au­to­pro­tec­ción», cuen­ta Elisabeth Hult­crantz, oto­rri­no­la­rin­gó­lo­ga sue­ca vo­lun­ta­ria de la ONG Mé­di­cos del Mun­do, que ha tra­ta­do de­ce­nas de ca­sos si­mi­la­res. Hult­crantz sos­tie­ne que es­tos ni­ños 'des­co­nec­tan' la par­te cons­cien­te de su ce­re­bro a con­se­cuen­cia del su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co y el trau­ma que han vi­vi­do. En 2005, Gö­ran Bo­de­gård –di­rec­tor de psi­quia­tría in­fan­til de Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ka­ro­lins­ka, en Es­to­col­mo– pu­bli­có un ar­tícu­lo pa­ra tra­tar de ex­pli­car el fe­nó­meno, en el cual des­cri­bía así el es­ta­do de los pa­cien­tes: «To­tal­men­te pa­si­vos, in­mó­vi­les, ca­ren­tes de tono, re­traí­dos, mu­dos, in­ca­pa­ces de co­mer y be­ber, in­con­ti­nen­tes y sin reac­ción an­te los es­tí­mu­los fí­si­cos o el do­lor».

Nin­guno de los afec­ta­dos, en to­do ca­so, ha muer­to y to­dos ter­mi­nan re­cu­pe­rán­do­se, aun­que al­gu­nos pa­san has­ta cua­tro años en ca­ma. La re­cu­pe­ra­ción, por cier­to, ocu­rre en el or­den in­ver­so al de su de­cli­ve. Abren los ojos, mi­ran a sus fa­mi­lia­res y, después de va­rios me­ses, vuel­ven a ha­blar. En la ma­yo­ría de los ca­sos se re­cu­pe­ran por com­ple­to. O ca­si. A me­nu­do, el tran­ce de­ja pro­fun­das se­cue­las psi­co­ló­gi­cas. La li­te­ra­tu­ra mé­di­ca do­cu­men­tó ca­sos si­mi­la­res en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis, pe­ro na­da exac­ta­men­te igual.

PA­LOS DE CIE­GO. La co­mu­ni­dad mé­di­ca sue­ca cree que el tras­torno se de­be al trau­ma. Por un la­do, al aso­cia­do con las si­tua­cio­nes de aco­so, in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia que los pa­cien­tes su­frie­ron en sus paí­ses. Por otro, la pers­pec­ti­va de re­gre­sar a ese es­ce­na­rio. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can el co­ma co­mo una for­ma de so­ma­ti­zar el su­fri­mien­to fa­mi­liar. Un in­for­me del Go­bierno ar­gu­men­tó in­clu­so que to­do po­día es­tar re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra ho­lís­ti­ca de los lu­ga­res de ori­gen y lle­gó a con­clu­sio­nes aven­tu­ra­das co­mo que los ni­ños se sa­cri­fi­ca­ban por sus fa­mi­lias per­dien­do la con­cien­cia de for­ma in­vo­lun­ta­ria. Sin em­bar­go, tras en­viar mé­di­cos y so­ció­lo­gos a paí­ses co­mo Ko­so­vo o Ka­za­jis­tán las au­to­ri­da­des no ha­lla­ron in­di­cios que co­rro­bo­ra­ran esa te­sis. Pa­ra mu­chos, la teo­ría del es­trés pos­trau­má­ti­co no ex­pli­ca el fe­nó­meno. En­tre otras co­sas, por­que so­lo ocu­rre en Sue­cia. El neu­ró­lo­go Karl Sa­llin sos­tie­ne que los ni­ños in­terio­ri­zan pa­tro­nes de con­duc­ta del país de aco­gi­da, don­de ex­pre­sar trau­mas no es­tá so­cial­men­te acep­ta­do, y acha­can la coin­ci­den­cia a la lla­ma­da 'psi­co­gé­ne­sis cul­tu­ral'. De he­cho, pa­ra Sa­llin, aten­der es­tos ca­sos po­dría es­tar dan­do lu­gar a que se re­pro­du­je­ran. Pe­ro to­do son sim­ples con­je­tu­ras, por­que ape­nas se ha in­ves­ti­ga­do y no se si­gue de cer­ca la pro­gre­sión de los pa­cien­tes. Mien­tras tan­to, los 'ni­ños apá­ti­cos', co­mo se los co­no­ce en Sue­cia, son ya un gran pro­ble­ma po­lí­ti­co. Du­ran­te años, el país nór­di­co fue la tie­rra pro­me­ti­da de los re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos. De he­cho, Sue­cia re­ci­bía más so­li­ci­tan­tes per cá­pi­ta que cual­quier otro país europeo. Pe­ro en los úl­ti­mos años, y en es­pe­cial tras la cri­sis de los re­fu­gia­dos, los sue­cos han em­pe­za­do a plan­tear­se los lí­mi­tes de su es­ta­do del bie­nes­tar y la ne­ce­si­dad de en­du­re­cer sus fron­te­ras. El par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta De­mó­cra­tas de Sue­cia ha con­quis­ta­do el 18 por cien­to del vo­to ape­lan­do al mie­do, con un dis­cur­so que ad­vier­te de los pe­li­gros de la in­mi­gra­ción. Ade­más, en los úl­ti­mos dos años, las res­tric­cio­nes pa­ra los so­li­ci­tan­tes de asi­lo se han en­du­re­ci­do, so­bre to­do pa­ra quie­nes no hu­yen de paí­ses en gue­rra. Y eso no ex­clu­ye a las fa­mi­lias de ni­ños con sín­dro­me de re­sig­na­ción. Por eso, en el úl­ti­mo año, más de 60.000 sue­cos han fir­ma­do una pe­ti­ción pa­ra de­te­ner las de­por­ta­cio­nes de los afec­ta­dos; y cin­co par­ti­dos, de los sie­te con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, han so­li­ci­ta­do una amnistía pa­ra ellos. Por la mis­ma ra­zón, 42 psi­quia­tras di­ri­gie­ron una car­ta al mi­nis­tro de in­mi­gra­ción pa­ra de­nun­ciar que las nue­vas res­tric­cio­nes y la de­mo­ra del pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co es­ta­ban cau­san­do la en­fer­me­dad a cien­tos de ni­ños. Acu­sa­ban al Go­bierno de «abu­so pú­bli­co y sis­te­má­ti­co de me­no­res». La ex­tra­ña en­fer­me­dad, sin em­bar­go, tam­bién ha des­per­ta­do mu­chas sus­pi­ca­cias. Se ha lle­ga­do a su­ge­rir que los ni­ños fin­gen o que los pa­dres los dro­gan pa­ra pos­po­ner las de­por­ta­cio­nes. Teo­rías que nun­ca han si­do pro­ba­das. De he­cho, mu­chas víc­ti­mas des­co­no­cen la exis­ten­cia del sín­dro­me an­tes de pa­de­cer­lo y, se­gún los mé­di­cos, los sín­to­mas no pue­den ser vo­lun­ta­rios ni fin­gi­dos.

LA CU­RA BU­RO­CRÁ­TI­CA. La re­cu­pe­ra­ción de los ni­ños tam­bién es un te­ma es­pi­no­so, ya que pa­ra la ma­yo­ría de quie­nes los atien­den el tra­ta­mien­to más efi­caz no tie­ne na­da que ver con la me­di­ci­na, sino con la ob­ten­ción del per­mi­so de re­si­den­cia por par­te de sus fa­mi­lias y la es­pe­ran­za y se­gu­ri­dad que se de­ri­va de ello. La pro­pia Jun­ta de Sa­lud y Bie­nes­tar Pú­bli­co lo re­co­no­ció en un in­for­me en 2013. «Un per­mi­so de re­si­den­cia per­ma­nen­te es­tá con­si­de­ra­do, de le­jos, el 'tra­ta­mien­to' más efec­ti­vo. El cam­bio se pro­du­ci­rá me­ses después de que la fa­mi­lia lo re­ci­ba». Pe­ro eso tam­bién es­tá su­je­to a dis­cu­sión. Pa­ra Sa­llin, una co­sa es el trau­ma y otra, la con­di­ción de re­fu­gia­do. De he­cho, hay ca­sos de ni­ños que en­fer­man cuan­do su fa­mi­lia ya cuen­ta con la re­si­den­cia y otros que se re­cu­pe­ran pe­se a no te­ner­la. Se­gún un re­por­ta­je de la BBC, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas tra­tan de po­ner en prác­ti­ca tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos, co­mo el que desa­rro­llan en Sol­si­dan, un ho­gar pa­ra ni­ños con pro­ble­mas. Su ex­pe­rien­cia re­afir­ma la idea de que el trau­ma, y no el es­ta­tus mi­gra­to­rio, es­tá en el ori­gen del pro­ble­ma. Por eso, su pro­to­co­lo se­pa­ra a los ni­ños de sus pa­dres, que son pun­tual­men­te in­for­ma­dos de sus pro­gre­sos. Los tra­ba­ja­do­res so­cia­les jue­gan an­te ellos o des­pier­tan sus sen­ti­dos sen­tán­do­los en la co­ci­na pa­ra que hue­lan los aro­mas de la co­mi­da. Ade­más, las con­ver­sa­cio­nes so­bre el pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co del per­mi­so de re­si­den­cia es­tán prohi­bi­das en la ha­bi­ta­ción. Así, mu­chos se re­cu­pe­ran an­tes de que su si­tua­ción le­gal se acla­re. Mien­tras tan­to, mu­chas otras fa­mi­lias en Sue­cia es­pe­ran an­sio­sas una re­so­lu­ción que ga­ran­ti­ce su es­tan­cia en el país y que, so­bre to­do, les de­vuel­va por fin a sus hi­jos.

Más de 60.000 sue­cos han pe­di­do de­te­ner las de­por­ta­cio­nes de las fa­mi­lias afec­ta­das; y cin­co par­ti­dos, de los sie­te con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, han so­li­ci­ta­do una amnistía pa­ra ellos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.